domingo, noviembre 09, 2008

EL DIA DESPUES DE LAS ELECCIONES…

Me quedé dormida esperando ver si los demócratas se hacían con el Senado: 60 escaños necesita un partido para alcanzar una posición de dominio en el Congreso. A las tres y media de la madrugada, cuando me iba a la cama, habían conseguido 56. Cuando me despertó el teléfono a la mañana siguiente todavía estaban en 57. ¡El teléfono! El oftalmólogo… tenía cita a las ocho y media y eran las nueve menos cuarto.
“Maria, where are you?!”. Amablemente, Sara, la recepcionista me dice que si puedo llegar a las nueve y media el Dr. Roseane me podrá ver, un paciente ha cancelado.

Normalmente voy andando, el consultorio está a quince minutos de casa. Ya en la ducha pienso que no me va a dar tiempo. Pido un taxi, suelen tardar diez minutos…Sin peinarme y buscando el bolso, las llaves…sin tomar café, el taxi - en menos de tres minutos - está en la puerta. Me asomo y le hago una señal mientras me pongo el abrigo. Salgo y me doy cuenta que el día está nublado y húmedo. El taxi: limpio, gris como el día y frío como una antigua nevera. Un enorme irlandés - seguro que es irlandés - con gabardina y gorra, como si fuera de caza, me saluda. Veo que toma la dirección opuesta a la que yo habría tomado. Mientras que tuerce, a la izquierda unas veces y a la derecha otras, me va hablando del triunfo de Obama. No es realmente una conversación, no me deja meter baza, es más bien una especie de razonamiento para convencerse que “ha hecho lo mejor que se podía hacer”. Repetía: “es más inteligente que Bush, eso sí”. Sin acabar sus reflexiones nos encontramos frente al edificio. Me había traído en tres minutos y por sólo $4.75. Este hombre ya ha empezado a practicar la doctrina de Obama ‘servicio público’ ‘ayudarnos los unos a los otros’. Lo que decía Cristo… ¿no es Obama nuestro Redentor? Le doy una esplendida propina. No faltaría más: me levanto tarde, casi pierdo la cita con el médico, pero ahora… todo sobre ruedas. Hasta la recepcionista rusa, que siempre está de mal humor, me dice que acaban de hacer café; una forma de ofrecerme una taza que acepto convencida de que sabrá a agua sucia…Well, not bad, me despertará...
La sala está hoy medio vacía. Quizás no hicieron citas para el día después de las elecciones porque sabían que amanecerían rendidos. Gente precavida, no como yo. Veo que el Doctor Roseane pasa por detrás de las recepcionistas para llevarse la carpeta de su próximo paciente. Como de costumbre, porque es un encanto, hace lo posible para saludarme. Tiene una sonrisa tan cariñosa.... Siempre me sorprende que me recuerde, no lo veo con tanta frecuencia. Bueno este año he acabado con tres gafas: unas para leer, otras para el ordenador y hoy me va a tener que recetar otras para trabajar con las tareas de detalle de la joyería (las de la farmacia ya no me sirven). Vuelve otra vez, me mira inclinando la cabeza en un gesto complaciente. Hay algo nuevo en este hombre: parece más joven, más alto…ah, se ha dejado el pelo un poco largo, se le riza en el cogote de una forma graciosa.


Me llega el turno; quiero disculparme pero no me lo permite…efectivamente ha habido varias cancelaciones. Entre cambios de lentes, aparatos y lecturas de abecedario, en un momento oportuno, me lo quedo mirando y - sin saber cómo - le digo:“Si tuviera veinte años menos no le diría nada, no fuera a creer que estaba intentando ligar con usted, pero… a mi edad, estas cosas se pueden decir sin peligro ¡qué bien le queda el pelo largo!” Le ha hecho mucha gracia, se ríe a carcajadas, según se sienta a mirar de nuevo mis ojos a través de otras lentes me dice: “no me importaría que ligara conmigo”.
Uf… Le doy las gracias. Me contesta…”ya sabe, yo también estoy en esa edad” y sigue riendo. Me pongo seriecita, no quiero pasarme.
El doctor Roseane no encuentra ningún motivo por el cual vea esos ‘mosquitos’ flotando enfrente de mi…quiere que vuelva en un mes. Cómo no, ya tengo la cita.

Cuando salgo a la calle me doy cuenta : ¡no llevaba sus acostumbradas gafas!. ¡Ouch! ¿Cómo no lo he notado? Le podría haber echado otro piropo; todo habría sido por ese ‘servicio público’ que Obama nos pide. Procuraré no olvidarme la próxima vez que lo vea.
Hasta en un día gris, todo se ve de un color esperanzador la mañana siguiente a las elecciones, si tu candidato ha ganado... ¡Si vives en Massachusset!

57 comentarios:

prozac dijo...

Yo te aconsejaría unas gafas progresivas, Chiqui, y si acaso unas de lupa solo para el trabajo de joyería. Lo de tener gafas por todos lados es muy engorroso.

Aparte de eso me encanta tu capacidad de novelar cualquier anécdota, nos lo haces pasar muy bien leyéndote.

Buenas noches.

Chiqui dijo...

Mi querida Prozac, ya he probado lo de las gafas progresivas, serían para leer y el ordenador, pero no las sé usar, me marean y…como las pierdo, si perdiera las bifocales perdería dos al mismo tiempo. Las del ordenador siempre están en mi escritorio, las de leer (tengo dos) unas en el bolso y las otras por casa; las del trabajo son las más fieles, nunca se mueven del banco de trabajo!
¿Novelizar? Pero chica, conté lo que me pasó fielmente. Creo que, no con permiso, pero avisándole a mi marido, voy a ligar con el doctor belga…se me olvidó decir que era europeo, divorciado y con un hijo arabista…Vamos, que siendo yo de Granada, quizás tengamos algo de que hablar.

Chiqui dijo...

Ay, Prozac...lo que yo necesito son unas gafas 'progresistas'.

Lo de ligar si que lo puedes llamar 'novelar'...a no ser que él tome la iniciativa!

Lucy dijo...

http://www.aeroplastics.net/John_Isaacs/2007/Eye_Chart_2006-680.gif

Estoy de acuerdo con Prozac, Chiqui; muy atrevida has estado – él, más todavía-- muy divertida la historia, y espero la secuela... ¿para dentro de un mes? No me había imaginado a Obama en el papel de Cúpido... Pero en efecto, el miércoles todo el mundo estaba cansadísimo y sonriente.

Manuel Montero dijo...

Genial, Chiqui, tengo a Amy Winehouse sonando mientras leo tu anécdota * nombre tradicional de la micro-novela o autoficción. Me lo he pasado bomba, para mí eres un personaje de libro. Gracias.

Chiqui dijo...

Querida Lucy, ¿de dónde sales? Según tu enlace no necesito gafas, lo leo todito. ¿Atrevida? Cuándo demonios - a qué edad - una mujer le puede decir a un hombre que el pelo largo le queda bien sin esperar una respuesta similar. Y qué tiene de malo que dos personas que se caen bien se puedan tratar como iguales (edad, sexo, intención…aunque esta última es más difícil de detectar) De todas formas, basada en mi experiencia, todo queda en dejarle ver al otro que no me es indiferente…! Lucy, Lucy!… ¿Quién eres? No necesito una segunda conciencia.

Chiqui dijo...

Hombre, Manuel; creo que es la primera vez que lees una entrada mía – aunque sea mientras hablas por teléfono, con Amy Winehouse (¡) – sólo los genios podéis hacer esas cosas…No quiero ser sarcástica. Bueno, Manuel, hemos progresado.
Estoy disfrutando de tus entradas en Azua. Me gusta tu “rapto de Europa” Gracias

Anónimo dijo...

Jo...macha (esta expresión era muy popular en Madrid en la época en que te conocí) te vas a morir y si se le ocurre al enterrador abrir la caja, te llevará con él a su casa sin saber lo que le espera. ¡Coqueta eres!. Sí, no nos digas que es tu forma de ser.

Chiqui dijo...

Anónimo, tú te lo dices todo. Mujer creo que eres porque ningún hombre jamás me ha dicho que sea coqueta, a algunas amigas si se lo he oído decir. En cuanto a tu nota fúnebre, pero graciosa, creo que no será posible; de mi quedarán cenizas, y volviendo al genial Quevedo, probablemente ‘cenizas enamoradas’.
Los anónimos no son necesarios en este blog…Qué bien que hayas entrado, búscate un seudónimo sugerente. Gracias.

tu prima dijo...

Muy bueno. El taxista bostoniano?, el doctor belga, la recepcionista rusa, el café colombiano? y mi prima española. Un diez, querida. Y, desde luego, el mes próximo debes decirle lo de las gafas. Por cierto, no eres coqueta, prima. Eres la coquetería bien entendida. Dominas a la perfección la técnica de la seducción (que en tu caso no es otra que la autenticidad). Hablo en el buen sentido. O en el malo, que no es nada malo, la verdad.

Chiqui dijo...

Prima, deberías ser abogada; menuda defensa. Claro que le voy a decir lo de las gafas. Si el hombre se ha hecho la operación habrá sido porque estaba arto de las gafas y porque pensó que sin ellas estaría más atractivo. De lo último no estoy segura: donde estén unas gafas elegantes y un pelo canoso…o calvo, que los hay con mucho enganche (esto va para Tadeusz) que se quiten los niñatos imberbes (aunque no hablábamos de barbas…)

Qué bien me conoces…eso de la seducción es totalmente involuntario. Graciela, a quien has leído por aquí, está de acuerdo contigo, es mi forma de ser. Nada me horrorizaría más que no ser yo misma, seductora (¡) insoportable, la mayoría de los días, y depresiva. Lo de coquetería siempre me ha parecido indigno en una mujer…vamos, qué NO.
¡Gracias hermosa!

tu prima dijo...

A mí me encanta la coquetería, siempre que no sea afectada y cursi, de lo que no hay ningún peligro contigo. La coquetería como cultivo del encanto, incluso de la sofisticación, aunque solo sea en el gesto. Claro que la naturalidad también puede ser coqueta, incluso muy coqueta. En todo caso, yo la encuentro estimulante, la coquetería, digo. En fin, lo mejor es mirarse al espejo, venirse arriba, salir y comerse el mundo a carcajadas o diciéndole al primer doctor que te eches a la cara lo atractivo que está sin gafas. Lo de las canas y la calva, casi mejor se lo omites, a ver si le creas un problema de autoestima ahora que estará tan orgulloso de sus ricitos en la nuca. Pero no te cortes y cuéntanoslo todo.

Chiqui dijo...

Bueno, eso de comerse el mundo...te lo dejo a ti!

prozac dijo...

Evidentemente eres coqueta Chiqui, y haces muy requetebien. La vida es mucho más divertida (por ejemplo la visita al oculista) si la aderezas con un poco de picardía y eso lo haces como nadie.

Eso no significa que seas una comehombres ni nada parecido, simplemente cultivas un arte que se te da bien. No implica "pasar a mayores" si no quieres. Seguro que a tu marido le hace gracia la anécdota del médico ¡Debe estar acostumbrado!

Buenas noches

tu prima dijo...

"Comehombres". Curiosa expresión, Prozac. Es una pena el sueño que tengo, me hubiera encantado divagar un poco con esa idea.
Prima, creo que habiendo ganado tu candidato, el mundo es tuyo ahora. Disfrútalo.
Buenas noches a todos.

Lucy dijo...

Chiqui, que quién soy? ¿De dónde salgo? Soy de tierras muy lejanas. Soy Lucía, soy la bienaventurada Virgen Santa Lucía, “universalmente reconocida por el pueblo cristiano como especial y poderosa abogada de la vista.”

Manuel Montero dijo...

Si te descuidas se te organiza aqui una fiesta espontanea y tu blog va a ser "de culto". Es broma (en parte), venia a agradecerte la visita.

Chiqui dijo...

Gracias a ti, Manuel. Lo que he dicho, ese poema lo deberías traducir –escribir – en español. Para poesías como esa el español tiene más fuerza…o quizás te quieres quedar en el juego del lenguaje.

Yo aquí intentando que no me cuelguen el San Benito de ‘coqueta’. Con el desprecio que siempre he tenido por ese tipo de mujer…Lo de prozac es puro ‘pincharme’ hasta ver dónde llego.
Manuel, tenemos un nuevo blog que te va a gustar. Es el de Robin, ¿recuerdas su entrada sobre la Reina? El enlace está a la derecha “Cartas de mi Molino”

Chiqui dijo...

Santa Lucia...? y yo que creía que era la Lucy de los Beatles! Claro, tiene sentido Lucy y el oftalmólogo.

http://www.youtube.com/watch?v=A7F2X3rSSCU&feature=related

Chiqui dijo...

Me equivoquE

http://www.youtube.com/watch?v=aTbvKrH0FB4&feature=related

Chiqui dijo...

QUE NO! Prozac. El coqueteo requiere un artificio del cual yo carezco. Que nací así, vaya.
Mi marido, no sólo esta acostumbrado sino que se casó conmigo por ser como soy, no he cambiado en los últimos 30 años. Nada de sorpresas... Un poco aburrido, no? Y sí, le hace mucha gracia, porque sabe que no paso de esos momentos espontáneos, está muy seguro de si mismo. Un día de estos le voy a dar una sorpresita; pero me tengo que dar prisa porque voy cuesta abajo a una velocidad que no me gusta nada.

adolfo dijo...

Mira, Chiqui, sabes muy bien que el mejor artificio es saber ocultar el artificio. La sprezzatura!* Y esa sprezzatura es la ESENCIA del coqueteo. Todo artificio se debe encubrir”, dice Gracián, y la coqueta sabe esto mejor que nadie, mientras cultiva a la perfección el arte de la naturalidad.

* "la desenvoltura y seguridad propia que consiste en disimular un sentimiento o actitud con estudiado ejercicio y con gracia".

Chiqui dijo...

Bueno, Adolfo. De acuerdo con el dicho de Gracian nada es natural, todo podría ser artificio ‘escondido’, y si mejor lo escondes - el artificio - menos ‘natural’ eres. En ese caso yo sería una coqueta redomada y una experta en el arte del disimulo.
Igual podríamos decir de la vanidad, ¿no? : La mujer que menos maquillaje o adornos lleva es la más vanidosa puesto que demuestra que no los necesita para estar bella…y así con todo. Pues lo que queráis…
Y qué tal con la depresión, la indiferencia, el hastío, la apatía… ¿qué diría de eso Gracian? Seguro que tienes una respuesta.

Adolfo dijo...

Vamos a dejar aparte las enfermedades y dolencias... aunque alli tambien (esperemos!) el arte domina a la Naturaleza.
Sobre el maquillaje, esos italianos del XVI, inventores de la "sprezzatura", tienen mucho que decir. Maquillarse de modo que parezca natural... ¿Y quién duda que hay mujeres que presumen de no maqujillarse? Pero me repito...

Bottom line: El coquetear es el disimulo que se complace en descubrirse, en revelarse... El coqueteo es un disimulo irónico, gracioso, sonriente....

Ambrosio de Salazar (s. XVI) habla de las que se maquillan demasiado, y las que lo hacen con "discrecion" y artificio:

"Así se ve que esta desmasiado vistosa afectación y esta voluntad desreglada que tienen de parecer hermosas hacen que aún nuestros ojos padecen mirándolas, y muestran a la clara que esta gracia que ellas estudian es una lección que no se puede aprender sino de las que parecen quererlo ignorar. Así nadie puede negar que una dama que después de haberse aderezado lo supo hacer tan discretamente que los que la consideran dudan si ella solamente ha soñado a ajustarse, no sea más linda y agradable que otra que no contenta de sentirse cargada debajo de la pompa de sus vestidos osa aún en mostrarse así enjalbegada que parece no tener sino una máscara en lugar de rostro y que no se atreve a reír con temor de hacer parecer dos. Estas son las faltas de la afectación por las cuales se puede muy bien y con facilidad conocer cuanto es contraria esta agradable simplicidad que debe resplandecer en todas las acciones del cuerpo y del espíritu..."

tu prima dijo...

¡¡¡Olé!!!. Muy bien dicho Adolfo, y muy bien traidas esas citas. Totalmente de acuerdo contigo.

Adolfo dijo...

Gracias, “Mi Prima”; me alegro que estés de acuerdo!! Right on!

Chiqui dijo...

Ay, prima, me abandonas en esta inútil lucha. Sí, muy bonito y bien dicho…pero por hombres!

No puedo negar lo que de verdad hay en todo ello…pero nos alejamos de algo tan simple como que ‘no coqueteo’.
A lo mas,me quedo con lo de “mi torpe aliño indumentario”
El resto del poema no lo cito porque nada de ello me atribuyo…

tu prima dijo...

Tú no tienes nada torpe, ni siquiera el aliño indumentario. Pero comprendo lo que quieres decir cuando dices que no coqueteas. Y cuando lo dices como lo estás diciendo, también llevas razón. Pero eso no quita que me haya encantado lo que ha dicho Adolfo de la "sprezzatura" italiana, expresión que no conocía.

Chiqui dijo...

Sé que me comprendes, Prima. Muy bueno Adolfo, siempre da en el clavo.
Lo del "aliño" era para recordar la naturalidad que emana de la obra de Machado. Claro que, si lo medimos por la regla gracianesca - a la que se suscribe Adolfo - podríamos reducir su obra y vida a un estudiado ‘descuido’.Y así se afirma. Yo creo que algo (mucho) auténtico tenía.
Dejo ahora el poema completo.

RETRATO :Antonio Machado

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierra de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
mas recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas pueden tener de hospitalario.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.

Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.

¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.

Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con este buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.

Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.
El Liberal, 1 de febrero de 1908, sin título.
Campos de Castilla, Madrid, Renacimiento, 1912.

Adolfo dijo...

Chiqui, cambiando de tema, leo con asombro esta noticia sobre Luis Garcia Montero...
http://tinyurl.com/65hz4y
Y, como informacion de fondo, este:
http://tinyurl.com/552b4o
Desde luego, tendrian que mostrar una mayor firmeza en la universidad de Granada... Como dejan que Fortes siga dando clase? Y no es que llame a Ayala o a FGL fascista, sino que, segun los ex-alumnos de Fortes, insulta en clase, todos los dias, a su colega. No creo que la libertad de expresión proteja ese tipo de conducta: los alumnos están perdiendo el tiempo.
Ver:
http://tinyurl.com/6a596f

Chiqui dijo...

Gracias Adolfo. Interesante y trágico resultado. No me explico como García Montero cayó en la trampa del chismorreo y acosamiento que se da en todos los departamentos académicos del mundo. Tu bien sabes que no hay departamento donde no haya - de tiempo en tiempo - alguien que la tiene tomada con algún colega, o colegas. Lo mejor en estos casos - por parte del atacado - es la indiferencia, el silencio y ‘dar buenas clases’, cumplir con tu trabajo y no distraerte con la mala leche de otros; para eso te pagan y si tu vocación es la enseñanza, enseñar debe ser tu objetivo y no participar en rencillas absurdas. Los alumnos siempre son los primeros en darse cuenta de la manipulación a que son sometidos cuando un profesor los quiere hacer coro de su causa.

Francamente, el artículo de García Montero en contra de Fortes me parece lamentable. Todo tendría que haber sido resuelto a nivel departamental o universitario.
Creo yo.

Anónimo dijo...

Chiqui, desde luego es un lujo colocar un comentario en tu blog y saber que – a diferencia de otros blogs—contestarás. Nos tienes a todos muy mimados.

tex dijo...

Es un lujo y un placer, anónimo.
Adolfo, gracias. Yo sabía algo de esto pero lo tenía olvidado. No creía que sacaran “las navajas de Albacete” ni que la sangre llegara al río. Pero estoy de acuerdo con Chiqui; alguien tendría que haber parado a García Montero y calmarlo. Ahora la cosa se podría tomar porque estaba cabreado, no por el asunto de Lorca y Ayala (que no necesitan defensa) sino por los insultos a su persona y familia, que son más difíciles de tolerar.
Espero que la Universidad de Granada haga algo. Qué tontería perder a este buen poeta y profesor, al final los perjudicados son los alumnos.

tadeusz dijo...

No estoy de acuerdo, Chiqui, los chismorreos académicos, como tú los llamas, pueden causar grandes destrozos personales. Es fácil decir que se deben ignorar, se ve que nunca has pasado por las afilada lengua de algunos colegas. No veo muy claro lo que ha pasado en Granada, creo que en un sitio tan pequeño la gente se debe ahogar en un vaso de agua. Mira yo que bien llevo lo de tu inventada calvicie mía. Y no digamos Tex, con lo de republicano, por aquello de que vive en Texas. Un día de estos nos vamos a unir y nos las vas a pagar todas juntas.
Pero chica, lo de la depresión es mi exclusiva, no me la quites. Además siempre anda por ahí una rubia que me la puede quitar.

Me apunto a lo de COQUETA, !Vaya que si lo eres!. Las citas de Adolfo no tienendesperdicio. Saludos

Chiqui dijo...

Anónimo, parece que dejas comentarios ¿Por qué ‘anónimo’?

La verdad es que el mimo y el lujo lo recibo yo de vosotros. No creo que todo el que tenga un blog pueda hacer lo que yo hago. Para mí, el contestar, sería el equivalente a tomar un café con un compañero de oficina, hablar unos minutos en la fotocopiadora del departamento, acercarse a la oficina del amigo para preguntar por la familia…Os podéis hacer una idea, ¿no? Trabajar en casa puede resultar claustrofóbico, incluso para alguien como yo, a quien le gusta la soledad. Me asomo a esta ventana y veo lo que pasa en el mundo virtual, reconozco algunas caras y me imagino otras, pero me acompañáis a lo largo del día…o de la noche, porque me gusta trasnochar.
Gracias a los que dejáis vuestro comentario; y a los que nos leéis en silencio ¡animaros!

Chiqui dijo...

TADEUSZ, prometo nunca más decir que estás calvo. Lo cierto es que tienes una mata de pelo envidiable…por eso lo de estar calvo, pura ironía.

TEX. Eres tan liberal que en este país serías considerado de extrema derecha, y para colmo ni siquiera eres tejano. ¿De dónde eres?

Que conste todo esto y que nadie me demande ¡por favor!
Besos a los dos por aguantar mis bromas.

prozac dijo...

Leo tu último comentario y me pregunto ¿No es coqueta esta Chiqui? La respuesta es obvia, querida.
No hace falta artificio, la coqueteria puede ser innata y salir con toda naturalidad como te pasa a tí.
Y nada más lejos de mi intención que picarte, te estoy admirando, que lo sepas.
Me encanta lo que cuanta Adolfo de la "sprezzatura". Lo guardo para futuras tertulias, voy a quedar genial.
Buenas noches

amalia dijo...

Adolfo me encantó lo de sprezzatura, vendría a ser el "cool" del renacimiento. Encontré este texto de Baldasare Castiglione, que la define (va en italiano y en inglés):

Ma avendo io già più volte pensato meco onde nasca questa grazia, lasciando quelli che dalle stelle l’hanno, trovo una regula universalissima, la qual mi par valer circa questo in tutte le cose umane che si facciano o dicano più che alcuna altra, e ciò è fuggir quanto più si po, e come un asperissimo e pericoloso scoglio, la affettazione; e per dir forse una nova parola, usar in ogni cosa una certa sprezzatura, che nasconda l’arte e dimostri ciò che si fa e dice venir fatto senza fatica e quasi senza pensarvi. Da questo credo io che derivi assai la grazia, perchè delle cose rare e ben fatte ognun sa la difficultà, onde in esse la facilità genera gran meraviglia; e, per lo contrario, il sforzare, e, come si dice, tirar per i capegli, dà summa disgrazia, e fa estimar poco ogni cosa, per grande ch’ella si sia. Però si puo dir quella esser vera arte, che non appare esser arte; nè più in altro si ha da poner studio, che nel nasconderla: perchè se è scoperta, leva in tutto il credito, e fa l’omo poco estimato.

I found a universal rule which appears to govern human actions or words more than any other: namely, to steer away from affectation at all costs, as if it were a rough and dangerous reef, and (to use perhaps a novel word for it) to practice in all things a certain sprezzatura which suppresses all artifice and makes whatever one says or does seem uncontrived and effortless. I am sure that grace springs especially from this, since everyone knows how difficult it is to accomplish some unusual feat perfectly, and so accomplishment in such matters produces the greatest marvel; whereas, in contrast, to labor at what one is doing and, as we say, to make bones over it, shows an extreme lack of grace and causes everything, whatever its worth, to be discounted. So we can truthfully say that true art is what does not seem to be art; and the most important thing is to suppress the artistry, because if it is revealed this discredits a man completely and ruins his reputation.

–Baldassare Castiglione, Il libro del cortegiano (1528), lib i, sec xxvi (S.H. transl.)

Chiqui dijo...

Hola Amalia. Iba a decir a Prozac y a los otros que enterráramos la palabra ‘coqueta’ para siempre y adoptáramos la de "sprezzatura" mira por donde entras tú con otro texto bien interesante. Tanto Gracian como Salazar y Castiglione no se inventan estas ‘reglas’ de conducta de la nada sino basados en la observación de otros que ya las practicaban, sin que nadie les hubiera dicho cómo hacerlo. De todas formas son libros que muchos deberían memorizar.

Nota: Tengo que decir que El arte de la Prudencia, de Gracian, fue traducido al inglés, The Art of Worldly Wisdom, por Christopher Maurer en 1992 y desde entonces se han vendido en EE.UU. más de 200.000 ejemplares y traducido a otras lenguas, incluido el chino y el japonés.
Era el año en que Clinton se presentaba a presidente y fue “best seller” en el Washington Post y en el New York Times. A partir de las ventas de esta traducción saldrían otras ediciones en España.
Adolfo tiene que recordar esto, ¿verdad?.

tu prima dijo...

Dejo el tema de la coquetería y tomo el del chismorreo en el sentido en que lo recoge Tadeusz con el que estoy totalmente de acuerdo. El asunto me tiene hoy especialmente sensibilizada, por dos motivos.
El primero, por las lágrimas de una chiquilla a la que a duras penas pude ayer consolar cuando vino del colegio con una angustia incontrolable por haber sido el blanco de unas cuantas viborillas preadolescentes aprendiendo a afilar sus uñas a costa de la pobre criatura, poco o nada acostumbrada a combatir en ninguna cancha de dimes y diretes estúpidos e injustificados pero no por eso menos crueles, profundamente crueles.
El segundo, porque influenciada por ese episodio, hoy he tenido una gran bronca con una compañera de trabajo que se había lanzado más torpe que malintencionadamente a imputar a otra la culpa de una situación producto de un malentendido del que nadie era responsable, o lo éramos todos. El caso es que he desbarrado bastante porque para demostrarle al mundo la bondad de la noble franqueza, he hecho una montaña de una estupidez y, en fin, la he montado gorda. Tadeusz, tienes toda la razón. Los chismorreos pueden causar grandes destrozos personales. Menos mal que la mayor parte de las veces las aguas siempre vuelven a su cauce sin muchas secuelas. Espero. Yo todavía estoy con una buena resaca emocional. Perdonad por usaros de frontón.

Don Bevidor dijo...

Siempre hay mala intención Tu Prima. No se me equivoque usted. El torpe, por torpe, no es más bueno. Solo es más tonto y más dañino porque destroza sin tino y sin ninguna finalidad. Lo hace por purita incompetencia.
Para la resaca emocional lo mejor es una buena resaca convencional del trago que más le guste y que la lleve a usted a un sueño de doce horas; se levantará mareada y con un buen dolor de cabeza. Sin embargo, su dolorosa emoción habrá desaparesido.

miguel dijo...

Hola:

Ya están en las fruterias las granadas.

Estas que te mando son venecianas,

Las vi en el arbol tan colgaditas el pasado mes de septiembre que me dije, a Chiqui le gustarán.

Un abrazo.

Chiqui dijo...

Querida prima, que situación más familiar; con mis propios hijos cuando eran pre-adolescentes y con mis estudiantes. Hay una edad donde algunos críos pueden ser verdaderamente crueles con sus compañeros, los más sensibles son el blanco perfecto.
Mándame a esa criatura que le enseñaré a defenderse; me sé todos los trucos habidos y por haber.

En cuanto a ti, te conocen en el trabajo y todo se solucionará. Una disculpa a tiempo siempre se agradece. Muy poca gente admite que se equivoca, tú eres de las pocas que lo sabe hacer. ¡Por eso eres quien eres!

Chiqui dijo...

Miguel. Cuánto tiempo. ¡Venecia! Qué foto tan extraordinaria, nunca había visto granadas en el árbol. Me alegra que pensaras en mi blog. Gracias.

Mira aquí y dime si este rincón sigue igual, hace años!

http://www.flickr.com/photos/21126237@N03/3030610853/

Nota: para ver la foto de Miguel, recordáis...hay que pinchar en su nombre. Algún día aprenderé a hacerlo.

miguel dijo...

No se cuantos años separan ambas fotos. Pero como recuerdo de aquel dia, aqui tienes otra del mismo sitio, puente ,torre...

Chiqui dijo...

Miguel, como mínimo 30 años. La última vez que estuve en Venecia fue el verano antes de venirme para acá. Si te fijas, en mi foto se ve el ladrillo de la torre; la tuya está recién pintada. Lo que si veo – o será el ángulo en que tomaste la foto – es que en la que mandas la torre parece estar inclinada…Como fotógrafa no me voy a comparar contigo, además yo llevaría una cámara de lo más humilde. Las fotos están amarillentas, un poco triste, pero tengo muy buenos recuerdos de ese viaje.

¿Tú crees que es el mismo puente en las dos fotos? No sé cómo lo encontré tan solitario ese día…

Chiqui dijo...

DON BEVIDOR . Muy sentencioso entra por aquí. Espero que no cure sus penas con el licor porque además de en la cabeza, que se pasa, se acumula en el hígado y eso si que puede ser fatal. Yo le recomendaría a mi prima una docena de tortas sevillanas de Santa Inés. Y se las debe de comer todas, de un golpe, en el coche… camino al trabajo. ¿Verdad Prima?

Pero gracias, Vividor, por dejarnos esta bien intencionada perla. Yo recuerdo un dicho que más o menos dice ‘no hay peor malo que un tonto’.

Chiqui dijo...

Para ALICIA la maravillosa le doy una frase en inglés... que lo habla muy bien:

‘Sticks and stones may break my bones but words will never hurt me.’

Eso dicen los niños de habla inglesa cuando otros compañeros les dicen cosas para hacerles sufrir. Y los mayores deben de seguir el dicho también.

amalia dijo...

Chiqui, Prima el mobbing (se dice así en inglés?) es un tema lamentablemente muy candente por estos lados. En escuelas y lugares de trabajo.Aniqiila a la persona hasta hacerla renunciar.Es judicialmente una figura punible, pero es muy difícil de comprobar. Una amiga lo sufrió, y nos contab a cosas terribles. Y lo peor es que los companieros de trabajo suelen ponerse del lado del "torturador", por miedo a perder el trabajo.
Prima tu montania gorda puede servir de advertencia para situaciones similares que no sean tan simples.
En las escuelas también.Nadie sale a ayudar a la víctima; es mucho más "cool" reírse del otro que tener una actitud solidaria.
Mi hijo tiene tendencia a ser víctima de esos ataques. Y encima nuestros consejos (del tipo de sticks and stones) le parecen de adultos, y los rechaza alegando que las cosas son distintas en el mundo adolescente.

Adriano dijo...

Yo simpre habia pensado que el "actuar con naturalidad" entre hombre y mujer, era el mayor signo de coquetería y que no reconocerlo quizas sea engañarsea si mismo. Cuando a una mujer se le dice, por ejemplo, ¿donde estabas hace veinte años? y se rie, está entrando con la risa en el juego de la coqueteria de algo dicho "con naturalidad". El juego es entre dos, siempre. Me gusta que la mujer sea "naturalmente coqueta"

tu prima dijo...

Pues sí, Adriano. Pensándolo bien, la relación social, de uno con otro, siempre va impregnada de un punto de coquetería, si se está más o menos sano mentalmente. El deseo de agradar nos es consustancial. El reflejo de la vanidad y todo eso ... Ya ves. Quizás el hacerlo con naturalidad denota más sutileza, más misterio, más inteligencia.

Por lo demás, muchas gracias, Chiqui, Don Bevidor y Amalia. Todos lleváis razón, incluso en lo de la resaca. Chiqui, es verdad que mi estallido fue desproporcionado y que pedí disculpas, pero también es verdad que quizás no fue tan injusto, tal y como apunta el bebedor?, y espero en todo caso que haya sido un poco útil, según dices, Amalia.

Chiqui dijo...

AMALIA, PRIMA
Prima, Amalia ha puesto el dedo en la llaga. Lo de “stick and stones”, Amalia, sólo sirve cuando los niños son pequeños (entre 4 y 7 ?) Si se les enseñara a esa edad lo asimilarían. Mi Abuela, y esto lo he contado en otras ocasiones, a esa edad me vino a decir algo así: Tú decides quien te insulta, no ellos; otra cosa…la indiferencia (aunque cueste mucho serlo) puede con estas personas que quieren ver como estallas, vamos, que pierdas el control. Por último, creo que las personas que te atacan y te quieren humillar, al hacerlo, dicen más de ellas que de ti; por lo que hay que compadecerlas.

No es que nunca haya estado en situaciones como las que describís, pero desde muy pequeña y por circunstancias penosa que no vienen a cuento aquí, aprendí a retirarme de las personas que no me querían bien, que me podían hacer daño. Aprendí muy pronto que lavida es CORTA y que no estaba, o estoy, dispuesta a perder mi tiempo con gente que me hace sentir mal. Tiendo a arrimarme a aquellas personas que me hacen sentir mejor de lo que soy, más alegre, generosa, atrevida y útil. Los pocos que comentáis aquí así lo hacéis. Suerte que tengo.

En fin, todo lo que he dicho son simplezas, pero tendemos a olvidarlas. No hay que menospreciar a los simples…que no tienen nada de tontos.

Chiqui dijo...

Adriano. A un piropo como ese de los 20 años yo no podría resistir y habría contestado.

Cuando tenía 20 (siempre he parecido más joven) bajaba yo por una calle y dos hombres, en sus treinta, me miraban de lejos, al cruzarnos uno me dijo “quién te viera en 5 años”; me volví y le conteste “no hay nada que mejorar, los cinco años ya han pasado”. En ese caso si que soy coqueta, pero ¿quién podría no replicar a un piropo tan gracioso?

Adriano dijo...

Por curiosidad...me quedo con las ganas de saber que habria contestado Chiqui si alguien le hubiera preguntado lo de los 20 años. Como ves, ademas,la coqueteria puede rozar, ademas de la inteligencia, como ha dicho "tu prima" la naturalidad.

Chiqui dijo...

Adriano, depende de quién me lo preguntara. La risa, en mi lugar, indicaría que el que lanza el piropo me deja fría; yo soy más directa.
Hace veinte años ya llevaba casada diez, pero eso no me habría impedido contesta: ¿y tú, dónde te escondías?
Mi marido sabe, porque se lo digo con frecuencia, que después de conocerlo a él he conocido a hombres - y mujeres - muy interesantes. Claro, con los hombres siempre está la posibilidad de la atracción de tipo romántico ( más peligrosa que la física)… pero hay que ser prudente. Un caballo sólo se cambiaría por otro ‘de la misma estirpe’ si el primero te cocea ¿no crees?
Los hombres sois diferentes… Muy curioso eres.

prozac dijo...

Tu prima:
A cada edad lo suyo. A esa niña que sufre por ser objeto de burlas y desplantes por parte de sus compañeras hay que hablarle de la técnica de la pared. Eso lo va a entender. Le dices que tiene que explicarles a todas que ella ha decidido ser una pared donde todo rebota...meterse en el papel y cumplirlo. La pondrán a prueba y si sale airosa en muy poco tiempo la van a mirar de otra manera. A final de curso se habrá ganado el respeto de todas. Se formará un nuevo grupo a su alrededor y los vetos los pondrá ella. Somos predecibles, prima, y los niños más... La ventaja la tiene quien sabe como actuar para provocar la respuesta deseada.
Desgraciadamente a otras edades es mucho más complicado pero con preadolescentes funciona muy bien porque aun tienen los mecanismos nuevos, sin cortocircuitos ni conductas aprendidas.
Pero es importante que la niña se crea de verdad una pared y consiga que ningun desplante la descoloque, todo es cuestión de cambiar el chips y eso solo sale bien si la niña es lista, pero intuyo que lo es.
Buenas noches

Chiqui dijo...

PROZAC, esperaba que entraras porque sé que tienes teorías de sicóloga brutal, que es lo que ne cesitamos por aquí.

Yo conozco a esa niña y creo que no le va a gustar lo de la pared, vamos, que le sugieras algo menos duro...lo del chip quizás...
Muy tú! Gracias.