miércoles, abril 29, 2009

SHORT BUT SWEET


Mi paso por Madrid este año ha sido ‘short but sweet’. Llegué para celebrar el santo de mi querido tío y me voy después de asistir a la presentación de su libro; ocasión que merece una entrada en el blog. He pasado momentos preciosos con aquellos que durante años me esperan para reanudar la conversación que no acabamos el año anterior.
Las comidas con la familia. Las escapadas con mis primas: de compras, de copas…Las fotos de grupo que he censurado - era mi cámara - y que nunca asomarán a la pantalla de un ordenador… por yo no haber salido bien. El resultado de mi vanidad: me vuelvo sin una foto de las cuatro juntas! Tendré que esperar a que sean más viejas…Las jodidas no sólo son guapas sino fotogénicas.
Los taxistas: las conversaciones monótonas, deprimentes; les faltaban esa chispa de ingenio de otros años... la depresión económica. Después de cada intercambio de opiniones - y para unos días que pasaba por aquí - he acabado dando unas propinas que hasta yo, que soy generosa, me he sorprendido.
La luz de Madrid. Las mujeres arregladas, como si fueran de boda, para ir al mercado; las marcas a la vista. Los maridos que buscan, las esposas que esperan. Dos amantes de la mano, ya en sus setenta…se nota que no llevan cuarenta casados. Los que soñamos despiertos cuando no podemos dormir, como ocurre esta noche.
Las caras que nos recuerdan a otros que conocíamos hace años…pero que probablemente no reconoceríamos si nos cruzaramos con ellas. Precisamente esa cara que durante veinte años hemos buscado en otros, y que sabemos no volveremos a ver. Pero quizá el azar nos sorprenda a la vuelta de una esquina, al entrar en un restaurante….
Las miradas que se cruzan, las que se evitan cuando alguien te pide unas monedas. Las niñas sordomudas, las prostitutas que ya avanzan a lo largo de la Gran Vía…



Hoy, mi última escapada a La casa del Libro: “Lampedusa”, de Rafael Argullol. Un libro escurridizo que no ha querido hacer el viaje solo a EE.UU, por correo. Caprichoso que es él…el libro.

Después he descubierto un rincón de lo más atractivo de Madrid. Quién lo iba a decir? en el Corte Inglés de Callao. La cafetería, en el noveno piso. Me dirijo a su ‘Arrocería’. Son las tres y media y la sala está vacía; Bueno, no, un distinguido caballero sentado a la entrada del comedor. Pregunto si todavía sirven. El camarero me indica que me puedo sentar donde quiera. Voy al final de la sala, camino hacia una ventana desde donde diviso medio Madrid: El Palacio Real, La Catedral, lo que yo llamaría el tercer tramo de La Gran Vía. Al fondo otros edificios y parques que medio puedo identificar. Pensé en Antonio López. También en Gonzalo Goytisolo Gil.

Extasiada en el inesperado panorama, con mi arroz valenciano (en recuerdo a mi hermano, a quien no he visto en este viaje) me bebo una caña fría.
Cuando pido el cheque, el amable camarero me anuncia que la comida la paga la casa. Pensaba que era una broma pero, al insistir, otro camarero con aspecto de saber mas me sonríe y repite que la comida está pagada y que disfrute de mi estancia en Madrid.

Ya ven, la magia de la gitana de Sevilla empieza a hacer efecto.

23 comentarios:

Chiqui dijo...

Mañana corregiré. Me voy a la cama!. No dejen de abrir los enlaces en azul. Merece la pena.

Elvi54 dijo...

Pero, Chiqui, qué bonito relato madrileño. ¡Mucha suerte con los camareros! Ya contarás los detalles de la invitación; que yo sepa, no es muy corriente que pase. Tu mirada y tu sonrisa les resultaron irresistibles, seguro.

tadeusz dijo...

Qué no Chiqui. No me puedo creer que te dijeron que lo pagaba la casa.
Lo pague yo!

tadeusz dijo...

Muy bueno Gonzalo Goytisolo.Tiene algo que ver con los escritores?

Anónimo dijo...

Tadeusz pago? Muy sospechoso todo esto.

Tienes buen ojo con los pintores, este Goytisolo es tan bueno en los landscapes como A.Lopez.

Chiqui dijo...

Qué gracioso, Tadeusz. Pero si te dejé en La Casa del Libro y tu tarjeta había sobrepasado el crédito!
Sí, caballero. Este talento viene de los Goytisolo: hijo de Luis Goytisolo y su primera mujer María Antonia Gil. La destreza en las manos le vienen por parte de madre, dibujante, retratista; pero ese ojo observador y certero me da la impresión que lo ha heredado del padre. Vamos, que lo que el padre dice en una trilogía el hijo es capaz de captarlo en uno de sus cuadros.
Fantástico el de Barcelona con la Sagrada Familia al fondo.
Pasearos por su web, que para eso la he puesto!

Chiqui dijo...

Efectivamente, Anónimo. Los paisajes sobre todo. Aunque lo que hace Antonio López y Gonzalo Goytisolo Gil no sé cómo se le llamaría, pasa de la categoría de paisaje, no crees?

Elvi54 dijo...

Feliz regreso a casa, Chiqui. Que los bellos cielos de Gonzalo GG te regalen la vista en el periplo. Los dioses te sean propicios y podamos compartir pronto, otra vez, nuestros pasos por la vida. Como dice otro Gonzalo (Sobejano): eres una Buena Estrella. Nos conviene tenerte cerca.

Chiqui dijo...

Elvi, como ya te he dicho, dejarías a las gitanas de Sevilla sin trabajo…Qué gracia tienes!
Gonzalo Sobejano… qué va a decir; sabe lo que lo quiero: TENGO buena estrella y por eso tan buenos amigos!

Elvi, ahora que veo los cielos de GGG (¡) recuerdo el entusiasmo de Luis al descubrir esa extraña nube y mandárselas a su hijo desde su celular. Ahora la anécdota tiene un sentido mucho más juguetón de lo que me pareció.

Gracias por tus celestiales deseos.

una de tus fotogénicas primas dijo...

Hola Chiqui
¡Eso no me lo habías contado!
¿La casa pagaba? ¿La casa era el Corte Inglés? ¿Estabas en Madrid seguro? ¿No lo habrás soñado? ¿No preguntaste porqué?
Suena rarísimo. Pero enhorabuena, hija, lo que no te pase a tí..
¿Que tal el viaje de vuelta? ¿Tuviste que pagar exceso de equipaje con tanto libro que te agenciaste?
Esa costumbre de volver a España cada año es de lo más saludable, no la pierdas, y mejor estancias más largas para hacer mas llevaderos los inviernos bostonianos. Tus buenos amigos se alegrarían mucho, y tus fotogénicas primas también.
¿Nos vemos pues en septiembre?
Un abrazo guapísima

Elvi54 dijo...

¿Qué será, será, whatever will be, will be, the future is ours to see, qué será, será... What will be, will be...

camelot dijo...

A la prima guapa y fotogenica.

esa comida no la pago el corte ingles ni tadeusz. La pague yo.

Para Elvi.

http://www.youtube.com/watch?v=xZbKHDPPrrc

Chiqui dijo...

Mi guapísima y fotogénica prima, septiembre está demasiado cerca!
He llegado y no sólo la casa y el jardín estaban de lo más cuidado sino que me he encontrado flores en mi escritorio, en la sala, en el comedor (y éstas la ha pagado la casa… mi casa!) una sorpresa muy agradable.

Los perros, todo un espectáculo, me comían a lametones. Chiqui que es el más…vamos lo que llaman ‘alfa dog’, gruñía y asomaba los dientes a los otros cuando se acercaban. La gata esperaba paciente su turno y tu ‘primo’ disfrutaba de la escena.
Hoy ya he empezado a revisar encargos y fechas -bien cercanas- donde tengo varios compromisos.

Prima fotogénica, en el aeropuerto me compré tres billetes de la ONCE del día de la madre, por si lo de la gitana seguía en efecto, pero ná de ná. Ese apartamento en Madrid tendrá que esperar para mi otra vida.

A lo del Corte Inglés hay que echarle un poco de imaginación. Lo que si puedo asegurar es que no fue ni Tadeusz ni Camelot (especialmente este último que andaba a varias millas de distancia)

Chiqui dijo...

Camelot, sé que si hubieras estado en Madrid no sólo habrías pagado la comida sino que habríamos comido juntos. La próxima vez?
De todas formas te agradezco la intención, y la canción que le mandas a Elvi. Besos.

Manuel Montero dijo...

Nota bene : no recuerdo si nos tuteabamos. Por si acaso = no se hace usted una idea querida Chiqui, a mi la ultima gitana, que ademas era una jovencita, me cobro veinte euros (y queria inicialmente que le diera veinte "por cada mano"). Se da usted cuenta de como esta el negocio ? (disculpas por la falta de acentos en el teclado)

Chiqui dijo...

Manuel, o sea que lo mío fue una verdadera ganga. Diez Euros y nos la leyeron las palmas a mí y a mi hijo. Pero recuerda que, prácticamente, nos forzaron. Yo les dije que no tenía suelto (claro que ella no quería monedas; cosa que yo no sabía) y me contestó que lo hacía por amor y para que me acordara “de esta gitana”.

Manuel yo te he tratado siempre de tu , creo, pero ‘usted’ se empeña en tratarme de USTED…Eso lo hacía ‘el domador de gatos’ que había dejado claro que era más joven que yo y siempre tomo la precaución de guardar las distancias. Vamos, como si yo fuera a tomarle un cariño ‘diferente’ del que le había tomado…Cosa de hombres.

Me encontré en Madrid con el que fuera ministro - y Secretario de Estado con Suarez - Carlos Robles Piquer… pasados ya sus ochenta. Se horrorizó cuando lo traté de usted! Pues así seré yo si llego a su edad.

Chiqui dijo...

Para ASIER, dónde quiera que esté

Asier, ayer pasó por aquí Bernardo Atxaga. Me firmó su libro, “The accordionist’s son”, con una gran estrella, que mas parece la paloma de la paz y con lo siguiente:

Izar – entzat
Para Estrella.

No sin antes aclarar que era el nombre que más le gustaba. A mi también; en vasco más que en español. Saludos cariñosos.

Manuel Montero dijo...

Claro que obligan, es parte del arte de camelar, y me parece en fin normal. Al final, tu misma puedes ver que todos quedan contentos. En Granada al lado de la catedral si quieres pasar sin que te lean la mano y te hagan vaciar el bolsillo tienes que apanartelas para tenerlas las dos ocupadas, y mirar para otro lado; ah, y ademas no tener bolsillos en el pecho de la camisa ni en la chaqueta (dejarlos cosidos como salen de la tienda) porque ahi te colocan el ramito de romero y asî empieza todo, pero yo me digo que al fin y al cabo ellas también son artistas.

a good friend dijo...

WELCOME BACK !

http://www.youtube.com/watch?v=CSUFRpkIXBY&feature=related

Anónimo dijo...

Lee Ann Womack, I Hope You Dance Lyrics:


I hope you never lose your sense of wonder
You get your fill to eat
But always keep that hunger
May you never take one single breath for granted
God forbid love ever leave you empty handed
I hope you still feel small
When you stand beside the ocean
Whenever one door closes, I hope one more opens
Promise me that you'll give fate a fighting chance

And when you get the choice to sit it out or dance
I hope you dance
I hope you dance

I hope you never fear those mountains in the distance
Never settle for the path of least resistance
Living might mean taking chances
But they're worth taking
Lovin' might be a mistake
But it's worth making
Don't let some hell bent heart
Leave you bitter
When you come close to selling out
Reconsider
Give the heavens above
More than just a passing glance

And when you get the choice to sit it out or dance
I hope you dance
(Time is a wheel in constant motion always)
I hope you dance
(Rolling us along)
I hope you dance
(Tell me who)
I hope you dance
(Wants to look back on their years and wonder)
(Where those years have gone)

I hope you still feel small
When you stand beside the ocean
Whenever one door closes, I hope one more opens
Promise me that you'll give faith a fighting chance

And when you get the choice to sit it out or dance
Dance
I hope you dance
I hope you dance
(Time is a wheel in constant motion always)
I hope you dance
(Rolling us along)
I hope you dance
(Tell me who)
(Wants to look back on their years and wonder)
I hope you dance
(Where those years have gone)

(Tell me who)
I hope you dance
(Wants to look back on their years and wonder)
(Where those years have gone)

Chiqui dijo...

Ay! Tengo la mala costumbre de pasar a una nueva entrada y no volver a la anterior…Casi me pierdo esta canción - de la que tanto me gusta la letra- que ya se colgó por aquí en otra ocasión. Gracias amigo.

Supongo que sería demasiado pedirte que la tradujeras al español, verdad?

Chiqui dijo...

Buenos consejos, Manuel. Me hace gracia lo de los bolsillos cosidos!

Efectivamente, es un arte.

Anónimo dijo...

Estrella:
Qué buena noticia lo del homenaje a Sobejano! Me alegró que lo acompañaran. El lo merece.
Gracias por la edición, escribí la nota sin pensarlo dos veces y luego, al leerla, me dí cuenta de que confundí el nombre de Naharro.
Como nunca había escrito en un blog y no me aceptaba mi correo, inventé uno que no existe pero que me permitió comunicarme. Mi correo, el de siempre: rectora@universidadsanjudas.ac.cr
Si puedes, también edita el cúantas con acento,que parece un animal australiano.
Un abrazo fuerte a los dos y palomas mensajeras.