sábado, diciembre 01, 2007

MI PRIMA: CAMILLE CLAUDEL


No la conocía, aunque la había oído nombrar e, incluso, sabido de su historia y obra a través de referencias en alguna novela que he leido últimamente.

Sin embargo, cuando el pasado viernes entré en la exposición de su escultura que hay en Madrid, el impacto fue brutal.

Nunca, nadie, nada, me ha dejado tan atónita como las obras de esta mujer.

Nunca, nadie tan ajeno a mí, nada tan lejano en el espacio y en el tiempo, me ha conmovido tanto como su vida.

Y claro que estoy exagerando. Pero quiero exagerar, porque no tengo palabras que describan lo que he sentido conociéndola.

Su amor apasionado y entregado, desmedido y desbordado, que la llevó a la locura.

Supongo que percibía las cosas y las personas tal y como las conseguía plasmar, con la sensibilidad y la maestría de un espíritu superior, con un talento fuera de serie.

No soy nadie para hacer una crítica de la obra de Camille Claudel. Sólo se me ha ocurrido hablaros de ella porque para mi ha sido una revelacion y un regalo inesperado. Por eso me atrevo a elegir entre todo lo que vi. Por eso destaco La Valse o Les Valseurs. No me cansaba de mirarlas, porque son varias piezas, varias versiones de la misma obra. Esa pareja bailando… esa ternura, ese abandono de uno en el otro, la fuerza del sentimiento que se palpa, ese baile sin final… Lo siento, me vuelven a faltar las palabras.
Desde el 7 de noviembre de 2007 al 13 de enero de 2008 podrá visitarse, en la sala de exposiciones de la FUNDACIÓN MAPFRE, una exposición monográfica dedicada a CAMILLE CLAUDEL (1864-1943), la gran escultora de fin de siglo, recordada como la alumna y amante de Rodin. Se trata de la primera exposición que se presenta sobre la artista en nuestro país.

42 comentarios:

amalia dijo...

Leer sobre la vida de Camille Claudel me provoca angustia.También
recordar la película acerca de ella donde trabajaba Isabelle Adjani (no sabía que se parecía tanto a la original!)
30 anios encerrada en un manicomio sin que nadie oyera su grito desgarrador.
Su obra lo dice todo...

adolfo dijo...

Prima, muchísimas gracias por esta muestra de la exhibición de Camille Claudel, cuya obra no conocía. Y qué entusiastas tus palabras sobre ella. Acabo de leer las notas biográficas en Wikipedia, y es fascinante. Amante de Rodin y de DEBUSSY! Me pregunto si la “locura”, la “crisis nerviosa” fue eso, psicosis, o si fue un caso de esa enfermedad inventada por los hombres para controlar a las hembras independientes, la “histeria”. ¿TREINTA años en un manicomio? Qué curioso que la consignan al manicomio justo cuando muere el padre.

Chiqui dijo...

Querida Prima. Gracias por mandarme este descubrimiento, para mí, una joya. No sólo por la obra que dejó sino por la vida que vivió.

Como a ti, mi preferido es El Vals. Espero que hayáis pinchado en todos los enlaces.

Mandaste esta entrada cuando ya tenía preparado el de Amalia, que casualidad o como Rafael Argullol diría - Amalia - qué sincronidad!

Amalia, recuerdas el nombre de esa película?

amalia dijo...

Chiqui la película se llama así:Camille Claudel,Depardieu es Rodin.
Les dejo la ficha:
http://morganea.free.fr/Filmo/Fichesfilms/camille.html
Prima gracias por evocar a esa persona tan especial.

escarola dijo...

http://www.exposicionesmapfrearte.com/home.html
Os dejo el link con el catálogo de la exposición, como pobre sucedáneo de lo que debe sentirse al estar allí en presencia de la obra, y de su imán. Mi profe de arte ,maestro genial además de escultor, decía que para comprender una escultura era necesario tocarla( lástima que eso sólo lo dejen hacer en las exposiciones de la Once).Estas esculturas de Camille más que a dejarse tocar invitan a ser abrazadas, tal es la intensidad del desgarro que transmiten. No me extraña nada que “la prima de Chiqui”(parece el lenguaje de los Soprano, me gustaría poder darle otro nombre) haya salido anonadada. Cuando el arte surge al tiempo del talento, las entrañas y la pasión, convulsiona lo que sale a su encuentro, nada vuelve a ser lo mismo.Isabelle Adjani protagonizó otra película de amor fou, La historia de Adele H, basada en la de la hija de Victor Hugo.-El final es impresionante. La protagonista, tan ciega de amor que no ve pasar a su lado al hombre de sus pasiones. Así es el amor, un proyección de nosotros mismos en el otro, que en la locura amorosa, al no encontrar su correlato objetivo se pierde en el infinito- como la mirada perdida de Adelle.

prozac dijo...

Existe una especie rara de personas que son un cúmulo de sentimientos y sensibilidad sin proyección práctica ninguna, pocas, pero valiosísimas.Se mueven en otra dimensión, lo que admiro sobremanera, sin lastre ni ataduras ¡Quien pudiera! Claro que eso hace que desgraciadamente lleven una vida bastante azarosa y atormentada. Pero yo las envidio, ya me gustaría a mí saber como, y atreverme a soltar amarras y volar como ellas.


Y si además a ese perfil de por si extraordinario, añades un enorme talento y lo sazonas con una oscura pasión tenemos a Camille. Siempre me ha gustado muchísimo la obra de esta mujer, y siempre me ha sobrecogido contemplarla, porque sus figuras están vivas, parece que hay una historia tras cada una, cuentan algo, notas como se mueven, las sientes palpitar.

Realmente impresionante, prima, comparto totalmente tu opinión. Y por cierto, estoy de acuerdo en que te merecerías un alias más sugerente, lo de "tu prima" es lacio y tu, de todo menos lacia.


Escarola, me ha encantado este párrafo:
"Así es el amor, un proyección de nosotros mismos en el otro, que en la locura amorosa, al no encontrar su correlato objetivo se pierde en el infinito"
Genial

escarola dijo...

Gracias Prozac, pero ni me acerco a la genialidad. Es la voz de la experiencia. Así es el amor. Quien lo probó lo sabe. Quien saboreó sus dichas y sus suplicios. Cómo se acerca a la locura el amor. Ese sentimiento de estar fuera de sí, para bien o para mal, para el éxtasis o para el delirio. Pero siempre es un privilegio amar. Y una condena, una misión, un vicio.

prozac dijo...

Si lo sé, y porque lo sé me descubro ante tu magnífica manera de expresarlo.
Pero lo de privilegio...mas bien calvario.
Creo que con una dosis por vida es mas que suficiente, por eso entre otras cosas nunca seré una Camille.

Chiqui dijo...

OTRA VEZ me levanto a leer comentarios tan sustanciosos e interesantes.
PRIMA...no se te ocurra cambiar de alias (mira el mío!)No sabes lo que me gusta entrar y verte en el reparto. Es obvio que de lacia no tienes nada...Pero para mi es compañía, animo y lealtad!
PROZAC, soltar marras...? yo creía que las habías soltado mas de una vez! Yo te tengo a ti como modelo de lo que muchas mujeres no pueden hacer. No te entiendo.

Chiqui dijo...

ESCAROLA, efectivamente Prozac lleva mucha razón, el final de su entrada es bien poético. Creo haber visto esa película porque la escena que describe me vino vívida y fugaz a la memoria. Me gustaría verla otra vez ya que no me acuerdo de nada.
Gracias por el enlace del catalogo, también se puede ver si se pincha en las palabras en color del texto de Mi Prima (que efectivamente es MI prima y no un nick!)

PROZAC…no se puede decir que tu tengas dificultad en expresarte!

prozac dijo...

Chiqui, si no niego que yo haya podido soltar amarras en un momento dado...Pero para volverlas a echar. Eso no tiene nada que ver con admirar a las personas que viven sin poner los pies en la tierra, cultivando su espiritu, yo conozco alguna, son un desastre pero absolutamente cautivadores.

Y me ratifico, probar la locura de amor, con una vez vas sobrada, dos pueden significar la locura eterna.

Chiqui dijo...

PROZAC, dices 'son un desastre' absolutamente ‘cautivadores’ .Te has delatado...tendrías que haber dicho "cautivadoras". Se te perdona, yo sigo usando el plural masculino para ambos sexos, pero si grammaticus anduviera por aquí te diría que personas requiere el femenino.

Es un desliz interesante, para muchas mujeres son los hombres los cautivadores...pero dónde dejamos a las que son cautivadoras?

En realidad lo que dices de estas personas es que no pueden convivir con nadie, que no son practicas, fieles, consistentes...No llevan una vida normal, por lo tanto nunca encuentran ese equilibrio que todos buscamos, a no ser que lo encuentre en su arte...muchos ni se conforman con eso, son sus peores críticos...el próximo paso es la locura de la/el que antes era tan 'cautivador/a. Esto era mas llevadero en el siglo XIX, hablo por pura intuición, hoy día...si no triunfas y eres aceptado en ese pequeño círculo de privilegiados, donde no siempre son todos los que están ni están todos los que son...qué pasa con esa persona cautivadora?

Prozac, esto no es una vista negativa del espectáculo que observo, mas bien realista...y no muy esperanzadora, eso sí. Te sigo admirando. El amor como locura sólo se da una vez en la vida….no necesariamente es el amor que te hará feliz, mas bien todo lo contrario.

escarola dijo...

¿Sólo una vez en la vida? Yo creo que quien lo prueba, repite (excepto si la cosa acaba en crimen, suicidio o manicomio). Hay personas propensas a enamorarse así, ahora los llaman adictos al amor; lo explican como una adicción a esa sobrecarga adrenalínica que se produce cuando te subes a la montaña rusa vertiginosa de la pasión. Así que Prozac, ya te puedes ir preparando para la próxima- que sólo estás en periodo de descanso .- Yo quedé destrozada después de mi segunda experiencia así, pero no podría arrepentirme, me enseñó muchas cosas.

tu prima dijo...

Me alegro de que Camille os haya impresionado tanto como a mi, tanto en su obra como en su vida. Y coincido con tu impresión, Adolfo. Las circunstancias de la época debieron influir enormemente en su encierro. El caso es que el amor ciego que sentía la desbordó completamente, la llevo a la genialidad en sus obras porque cerró el círculo de su talento, pero también la destruyó y la hizo desgraciada. El día que visité la exposición volví ocho veces sobre mis pasos para volver a ver a esa pareja bailando. No los toqué, Escarola, pero es increible la atracción que emanan. Es la fuerza de ese amor que ella pudo plasmar y ahí lo dejó, para siempre. Atraen y sobrecogen.

En fin. Por lo que respecta a mi identidad, soy la prima de mi prima y me gusta llamarme así para poder llamarla prima a ella, a Chiqui, prima de sangre, hermana de vida, como una vez dijo alguien por aquí, creo que fue la Criatura, refiriéndose a sus hermanas y amigas de infancia.

Y, por otra parte, también me va el adjetivo de lacia, Prozac, y el de incauta, como otra acepción de la misma palabra.

O sea, que voy a seguir con lo de prima. También porque me siento importante haciendo ostentación de mi parentesco con la creadora de este blog. Va por ti, primita.

Chiqui dijo...

OLE! PRIMA, ya sabía yo que no te iban a convencer. Además...ESCAROLA, qué alias es ese? y no me digas PROZAC!
Bueno, ya no hay na que hacer. Yo quise cambiar el mío en el blog de Verdú y en el de Rafael Argullol, por Estrella, para usar mi nombre propio, pero ya hay por ahí otra Estrella.

Esos amores que te hacen sufrir y te vuelven loca de pasión me parece más bien obsesiones y fijaciones de tipo erótico. Mientras duran llenan el vacío que con frecuencia sentimos, no se hasta que punto los llamaría yo amor...
Cada cual tiene su experiencia y no todos necesitamos lo mismo, Gracias sean dadas.

Me voy a alquilar esas dos películas para ver como las mujeres apasionadas sufren de verdad...que romántico! Yo estuve enamorada de muchos y como se lo ponía bien difícil perseveraban (la dificultad anima al incauto) hasta que acababa aburrida...o se aburrían ellos. Menuda adolescencia me pasé, rodeada de chicos de película… que lo estropeaban todo cuando abrían la boca! Quién pudiera volver a ella…verdad Prima…? Cadiz, Sevilla y no te digo Madrid…Uf!

Chiqui dijo...

ESCAROLA, decía 'el amor como locura'. Después de volverte loca, quién te haría caso.

la espuma dijo...

Quizás ya nadie te haría caso, como nadie se lo hizo a ella, pero no por eso se puede detener la ola que te arrasa y que te ahoga, y que te ciega, y que te borra, y que te hunde y que te traga, y que te lleva y que te mata. Cuando llega, nada se puede hacer. Dejarte llevar, hacerte la muerta, tratar de sobrevivir, de aguantar o de resucitar. Nada se puede hacer. Amar.

espejismo dijo...

Y volar.
También puedes volar, espuma, mujer enamorada.
Volar hasta su alma, volar con ella, vivir en ella,
pensar de ella,
comerla, beberla, respirarla.
Ser de ella, ser ella,
ser su alma.

Chiqui dijo...

Espuma, MUY BONITO, de verdad...pero un poco dramático, no? Se ve que yo no estoy ya para esos trotes, a parte de una buena dosis de cinismo que me envuelve los días grises bostoniano. Me gustan mas los amores dulces y serenos...para nerviosa y neurótica me basto yo solita. Yo soy de tierra…el agua para beberla y mirarla de lejos!

Beach Boy dijo...

Oh, Espuma, estás subiendo como la espuma y me estás haciendo subir a mí…estoy ya en la cresta de esa ola, esa cumbre de la pasión. ¿Es a ti a quien busco? Sí, sí. Ven, ven tú.

Beach Boy dijo...

ESPEJISMO: ¿Respirarla? ¿Esnifarla? ¿Comerla? De todo, vamos, aunque me suena a canibalismo.

beach boy dijo...

Y tú, chiqui, que eres tan seria hoy con la pasión, lo de Hamlet a su hermana: “Vete a un convento!”
Y tira la llave al pozo
donde ya dejastes tu gozo!

prozac dijo...

Sigo opinando que la pasion incontrolada, la locura de amor, ese frenesí que te conmociona hasta los entresijos, ese solo se vive una vez en la vida. Después solo son sucedáneos que tu misma provocas para intentar volver a sentir lo mismo, Escarola. Si a ti la segunda experiencia te dejó destrozada, no creo que vivas otra igual, seguro.

Prima, ya te dije que tu no eres lacia, te pongas como te pongas. Y sigue con prima si quieres, claro. Si lo cargas de tanto significado sentimental la cosa cambia, desde luego.

Os leeré el domingo, me escapo unos días a recargar pilas. Cuando tu vida es tan prosaica como ahora la mia, lo necesitas.

aupa dijo...

Una breve interrupción para agradecimientos varios:

Muchas gracias prima ( de chiqui) por traernos las magníficas obras de Camille. Es verdad que la del vals tiene algo especial, no terminarán nunca de bailarlo.

Muchas gracias chiqui por tu regalo, ahora seguro que no quedara rastro en la sala cuando entre sin hablar.

Muchas gracias a todos por los sabrosos comentarios. Ñam, ñam

Beach boy por díos...a donde vas con el flotador y manoteando como si te estuvieras ahogando? ¿Todo menos hacerte el muerto, eh?

¡Aupa a todos que son dos días!

Chiqui dijo...

PROZAC...llévame contigo...yo necesito recargar las pilas también. Aquí hasta nieva! Bueno...recuerda: como dice Bogart, y como me dijiste tú en la última entrada….
"We'll always have Granada!" Pero contigo, como la última vez! Besos

Chiqui dijo...

AUPA...ya era hora!
De qué regalo hablas y de qué sala? No me confundas …
Que majo eres! No hables mucho...escribe, eso sí.

tu prima dijo...

Yo me escaparé de la rutina en casa, que también vale.
Aupa, transmites optimismo vital. Da gusto.
Buenas noches a todos. Buen viaje, Prozac, vayas donde vayas.

Chiqui dijo...

Quería decir: QUE MAJO ERES!!!

escarola dijo...

Prozac, fíjate bien, he dicho la segunda porque la primera no acabó en desastre, acabó en la segunda y yo diría que voy camino de la tercera. Y no no es así, no es un esfuerzo por revivir el ardor del pasado, al contrario, la voluntad no cuenta nada, se ama por accidente, al bajar la guardia, en uno de esos momentos en que la incredulidad se suspende, ahí donde se te diluye el alma en el alma del otro y ya no paras hasta volver a encontrarla. Y cuando eso no pasa, cuando el otro se niega a devolvértela, entonces es cuando naufragas, como ha descrito muy bien Espuma. Cuando tú ya eres uno con el mar y no tienes tierra donde regresar. Y sí Espejismo, qué lástima que sólo seas un espejismo, yo vuelo hasta su alma y transpiro por ella, suya soy.

tu prima dijo...

No, querida Escarola (perdona la confianza y la intromisión), no creo que andes camino de la tercera vez. Yo diría que estás de lleno metida en ella. Y me alegro por tí. Da igual cómo se salga del asunto. Merece la pena vivirlo. Absolutamente. Sentirte de alguien, uno con otro, es una experiencia difícil de explicar y, desde mi punto de vista, única e incomparable a nada. Y aquí no exagero.

Chiqui dijo...

Ay, Ay, Ay, vaya pareja que os habeis juntado! A volar se ha dicho!

Chiqui dijo...

Como os dije, anoche vi la película Camilla Claudel. PRIMA , buena película. Adjani te va a gustar. Me quedé con la miel en los labios ya que sólo se centra en su relación con Rodin pasando rápido por sus conflictos familiares y, especialmente profesionales. Pero, claro, no se puede comprimir todo en una capsula.
Hablábamos ayer de la locura de amor en general, pero provocado por el tema “Camilla”.
La película desmiente eso. Por supuesto estaba fascinada y totalmente atrapada en el genio, poder, y edad de su maestro (hoy se podría hablar de un caso de abuso de poder y abuso sexual) era muy joven. No la voy a contar…la tienes que ver, pero me parece que el tema principal que predomina al final es su locura, no tanto por amor, sino por despecho, celos profesionales y resentimiento hacia él por haberla explotado cuando era su estudiante.
Acaba en un manicomio con una paranoia dirigida exclusivamente a Rodin: piensa, no solamente que le va a robar sus ideas sino sus piezas…el aire que respira. Lo acusa de tenerle celos y envidia profesional a ella. Esta imagen, para mi, es mucho mas atractiva de la pobre Camilla que muere y sufre de amor….Su arte y ella, según la película, quedan marginados; nadie lo compra, lo único que ven en ella es la mala mujer que quiso robarle el marido a otra, sus escándalos. De esa marginación y la imposibilidad de seguir trabajando por falta de apoyo económico, moral y profesional. Su ya frágil mente acaba perdiéndose. Me imagino – la película no apunta a este detalle – que a noches en vela, mala nutrición y aislamiento contribuyen en gran parte a su locura.
La película te deja con ganas de saber más de ella, señal de una buena obra de arte.

aupa dijo...

Nada, que no me cuadra... ¿por qué de alguien? con alguien está muy bien.


Chiqui, alma mía (¡¡¡¡), me regalaste una alfombra el otro día. Ese gato nada más que tiene 4 patas y está acurrucado justo ahí, en la alfombra, a la entrada de la sala. Dile misito, anda.

Un beso guapa

Chiqui dijo...

Aupa...No juegues! Ya se me había olvidado lo del gato, digo lo de la alfombra...no sé lo que digo.
Me ha llegado lo del !alma mía! hasta lo más hondo de la mía.
No te digo lo de ‘guapa...’ que chulo. Hasta me puedes llevar a la Verbena de la Paloma.

Escribe y aclara!

tu prima dijo...

De alguien, con alguien, en alguien. De él, de ella, con él, con ella, en él, en ella. Puro canibalismo, desde luego, como apunta un tanto cínicamente Beach Boy. Pura posesión. Bestial. Me cuadra perfectamente, Aupa. Y sigo sin exagerar, ¿eh?.

En cuanto a Camille Claudel, prima, no he profundizado en su vida ni visto la película. Está claro que estaba enferma y que el centro de su obsesión, su desencadenante, era Rodin. Pero me temo que muchos de esos síntomas los agravaron las circunstancias en que vivió, como decía Adolfo. No exactamente un invento de su familia, sino más bien un instrumento, una coartada moral que permite desentenderse de alguna obligación incómoda o justificar algo injustificable. Yo lo veo un caso bastante similar al de Juana la Loca que, también está bastante claro, estaba como un cencerro, pero un cencerro enamorado y utilizado por los demás a su antojo y en su beneficio.

Todo lo cual no deja de ser una pincelada, nada profundo, nada exacto, seguro, pero es la percepción de cada cual la que cuenta y lo que yo quiero saber de Camille Claudel es lo que siento cuando miro La Valse.

escarola dijo...

Gracias, prima de Chiqui, por tu afecto. No te he contestado antes porque no quería volver a desviar la conversación hacia mi caso, es mejor centrarla en Camille. Hoy en El cultural han sacado un artículo sobre la exposición, y vaya casualidad, aparece una foto de su obra La ola. No he visto la película, pero así, a priori, pienso que hay una diferencia cualitativa entre acoso y seducción, aunque el método seguido en la seducción en algunos casos se parezca al acoso.

tu prima dijo...

Nuevamente estoy de acuerdo contigo, Escarola. En la seducción, supongo que el que seduce también se implica emocionalmente. El seductor quiere rendir la voluntad del seducido, incluso aunque sea por mera vanidad.

En el acoso no. El que acosa pretende, simplemente, obtener el objeto de su placer de forma inmediata, con independencia de la voluntad del acosado, prevaliéndose de su posición dominante respecto de éste.

Pero a mi no me interesa nada si Rodin fue un seductor o un acosador. Lo que tengo muy claro viendo la obra de Camille es que ella le quería y cómo le quería, hasta la obsesión y el odio que engendran los celos y el despecho.

escarola dijo...

Lo has definido a la perfección. Y parece incuestionable que en el caso de Camille su voluntad se doblegó, que fue seducida y sedujo, pues para ser seducida antes hay que seducir al seductor. Imagino que en toda locura hay un detonante y para Camille ese sería Rodin.

Chiqui dijo...

Escarola, para ser seducida hay que seducir al seductor? En ese caso tú serías la seductora, no?
Este es un caso de dos y dos no siempre son cuatro...Como diría Rafael Argullol… y Matemático!

Chiqui dijo...

PERO PRIMA, el acoso puede empezar con la seducción...y acabar en acoso.
............

AHORA SI QUE OS DEJO EL BLOG EN VUESTRAS MANOS. VOY ATRASADISIMA EN EL TRABAJO. TENGO ENCARGOS HSTA EL 23!!! PORTAROS BIEN.

escarola dijo...

Chiqui, existe una seducción pasiva, más o menos inconsciente. Y no creo que la seducción sea nunca unilateral. Pero sobre relaciones unívocas y biunívocas consultemos con el matemático. Que espero que sea matemático sólo de mente, pero de corazón sea de mixtas.

Chiqui dijo...

La seducción inconsciente, si en esa creo. Matemático no lo es de cabeza ni de corazón. Tiene su propio estilo, eso si. Solo entra cuando quiere, no cuando nosotros queremos!