martes, abril 01, 2008

MARIA VICTORIA ATENCIA (II)


Dejo aquí unas notas de María Victoria Atencia, sobre su poética, que leyó durante su reciente presentación en Harvard . Qué las disfruten!

* * *

[...] Creo que el mayor atentado a un poema es limitarlo en una sola dirección: la que busca su apoyoi e nla intimidad biográfica del poeta o la que reduce el poema a la ocasional anécdota que lo suscitó.

Porque estos son apoyos de los que el poema carece: el poema es, por definición, una intimidad confesada. Pero una intimidad suya –del propio poema—y que excluye e incluso suplanta a la de quien lo ha escrito.

Mi poesía (y quiero decir con ella su cerco a mi campamento y mi asedio al suyo) parte siempre de un hecho biográfico, por leve que sea, o de un hecho cultural, pero acogido éste como vida propia y del que no sea precisa otra referencia, o lo quisiera así.

Es decir, que mi poesía parte siempre de una vivencia propia o asumida, elegida o impuesta, y con la que el poema se identifica sin que importen mi aceptación o mi rechazo.

Lo que cuenta es su manifestación, no la medida de mi aceptación, de mi negación o de mi perplejidad ante el hecho vivido o asumido. Lo que importa es su plantaeamiento y –desde luego—e ningún caso su solución.

He creído siempre que esa solución, a la que en narrativa llamamos “desenlace”, sólo es una mutilación (circunstancial, ocasional, coyuntural) de las infinitas posibilidades que el poema ofrece.

Para hablar válidamente de “mi” poesia tendría que empezar por hablar de mi creencia en ella como un añadido gratuito a mi crencia en ”la” poesia.

Picasso afirmaba: “Yo no busco, encuentro”. Pero lo que Picasso hallaba lo descubría después de una búsqueda incesante, y lo que realmente hubiera podido decir es: “Yo encuentro sin saber lo que buscaba; pero, cuando lo encuentro, sé que era eso lo que adnaba buscando”.

El poeta (y yo misma, si lo soy) podría igualmente decir si supiese lo que busco, si conociese su bulto o su color, no tendría que echarme a buscar: me bastaría con alargar la mano y tomarlo y mostrarlo. O decir, con toda sencillez: “No lo tengo”.

Y eso me lleva a pensar que hablamos como si busásemenos algo que está o no está ahí, o que nos tiene a quí o o nos tiene, cuando en realidad tendríamos que hablar de si nuestra construcción, nuestra invención pone o no pone eso ahí.

La “inspiración” (término que por pudor omitimos) es una salida de la poesía en nuestra busca y consiste en un apredisposición especial ajena al acto voluntario. La “creación” es esa consciente salida nuestra para ir a su encuentro; no a su hallazgo sino a su invención.

Aunque muchas veces, como en el cuento de “El pequeño príncipe,” de Saint-Exupéry, sólo hayamos sabido (pero con cuánta ilusión, perseverancia y exactitud) trazar la caja que la contiene. La caja y, con el pequeño príncipe, la certeza de su influencia.

9 comentarios:

amalia dijo...

Chiqui que interesante la aclaración a la frase de Picasso.
Muchas veces parece que la inspiración no dependiera de nosotros, y no nos damos cuenta de que estamos en un estado de búsqueda orientada, aunque no sepamos orientada a qué.

Chiqui dijo...

Sí, Amalia. Lo que me gusta de Maria Victoria es su sencillez y la gran claridad con que se expresa; señal de su inteligencia y finura.

“ el poema es, por definición, una intimidad confesada. Pero una intimidad suya –del propio poema—y que excluye e incluso suplanta a la de quien lo ha escrito.”

Manuel Montero dijo...

Al final el Blog de Estrella, con toda la tonalidad femenina que tiene y que me hace pensar en una gazeta de la época de Isabel segunda encuadernada en cuero y heredada por mi madre, que yo leía sin entender ni jota pero con gran interés y que se llamaba, con perdón, La Cotorra, a pesar de ello y gracias a ello también (las mujeres siempre me han aportado más que las personas de mi sexo) el Blog de Estrella es uno de los pocos o el único que he encontrado en el que se hable REALMENTE de literatura. Son más cotorros los periodistas masculinos, con su fingido aplomo. Por cierto, Chiqui, ¿qué pasa con el link del boomeran? Cuando clica uno (en la columna del blog) se va a dar a una cosa infumable de El País.

Anónimo dijo...

Yo también soy lector de María Victoria, quien es --- aparentemente—sencilla, concisa, y fácil de entender. Cuando se adentro uno más, se da cuenta de la enorme riqueza de las escenas que vive y describe, con un arte que alude magistralmente a otros poetas y autores. Así me gusta—ha vivido y leído intensamente.
(TADEUSZ)

Anónimo dijo...

Chiqui, no entiendo el nuevo sistema-- no se puede entrar con el nombre. TADEUSZ

Chiqui dijo...

Manuel, quien pudiera ver esa gaceta, “La Cotorra” ¿La tienes todavía? Quizás puedes colgar algún artículo curioso, que los debía de haber.
Gracias por tu observación sobre el “Boomerang”. No me había dado cuenta.
También te incluí en los enlaces…espero que no asustes a ninguno de mis lectores con tus dibujos eróticos, aunque a la mayoría le interesara.

Chiqui dijo...

Tadeusz, no sé a lo que te refieres con la firma en el blog… preguntaré a los expertos en casa.

Muy buena observación sobre la poesía de María Victoria.

Manuel Montero dijo...

La gazeta debe andar ahora perdida por algún desván. Casi todo estaba en verso. Ahora me hace pensar en sor Juana Inés de la Cruz, sobre la que creo que escribió después Octavio Paz. A ver si Amalia o usted, que lo encuentran todo, pudieran dar con algún texto de Paz sobre sor Juana, y si no, con algún prólogo que le hizo a la Pizarnik. Respecto a la poetisa Maria Victoria ¿saben algunos títulos de libros suyos, antiguos o nuevos?

Chiqui dijo...

Manuel, Octavio Paz tiene un libro: "Sor Juana Inés de la Cruz, o las trampas de la fe". Alguien, en una conversación reciente…que escuchaba a medias…contaba que Octavio Paz estaba realmente enamorado de Alejandra Pizarnik; seguro que escribió sobre ella, no sé si hay algo en Google, que sabrás usar de sobra.

Los enlaces a la página web de Maria Victoria Atencia, y otros enlaces, están en la entrada principal. Aquí te dejo el de ella: http://www.mvatencia.com/

Si pinchas en “Referencia general” encontrarás todos sus libros; luego hay otros enlaces interesantes, uno con bibliografía bastante completa.