miércoles, julio 14, 2010

Juan Muñoz en Los Berkshires


Hace unas semanas nos alejamos de Boston en dirección oeste hasta entrar en The Berkshires. Hacía más de dos décadas que recorrimos la misma ruta y la grata impresión que entonces nos dejó palidecía ante la presencia del paisaje en pleno verdor. Montes, bosques y lagos interrumpidos por una serie de pueblecitos pintorescos con casa humildes y jardines suntuosos hicieron una delicia de las tres horas hasta llegar al Clark .

The Clark Art Institute, una rara joya ‘escondida’ y rodeada por 60 hectáreas de bosque, alberga una de las colecciones más importantes para un museo de su tamaño. Según Tom Loughman (Assistant Deputy Director) “The Clark’s Grand Tour” que se iniciará este otoño en Madrid, Museo de El Prado, con 70 obras de pintores europeos de primera fila, sólo es posible gracias a la excelente colección del museo: 500 cuadros, 5.000 dibujos y cientos de piezas en cerámica, plata y esculturas. Entre los oleos se encuentra uno de los más bellos que he visto de Sargent.

Y será Barcelona en el otoño del 2011 quien tendrá la suerte y el honor de encargarse de la colección del edificio antiguo del Clark mientras se restaura éste. Buenas noticias para los amantes del arte.

La primera vez fuimos a Los Berkshires a alquilar una cabaña al lado de uno de sus lagos, algo que entretuviera a los dos chavales y que nos diera la paz y serenidad de la naturaleza para trabajar. Cómo imaginar que años después volvería para descubrir a Juan Muñoz, para tocar esos objetos que – aunque se supone no se deben tocar por ser arte de museo – están pidiendo que lo hagas, porque así es la obra de este artista. ¿Cómo no meterte en uno de sus grupos de conversación y escuchar lo que dicen y reírte de lo que se ríen?
Por suerte, había poca gente en la nueva adición al museo. El edificio en si – del arquitecto Tadao Ando - es ya una obra maestra de sencillez y elegancia. Los personajes de Juan Muñoz se sienten en casa, dentro y fuera del edificio. Dentro, rodeados de árboles y cielo tras esos ventanales, y fuera en contacto con los elementos de la naturaleza: cuchicheaban, gesticulaban y hasta se permitieron dar besos a Bego!



Me fascinó y divirtió la sala donde se expone "Many Times”. No me había fijado en el título; entré allí mirando una y otra vez, ‘muchas veces,’ las caras de estos hombres de rasgos orientales. Indudablemente, su expresión y posturas sugerían todo tipo de conversaciones, todas ellas atractivas. Se me ocurrió pensar: luego dicen que no se puede distinguir a un oriental de otro…Yo distingo perfectamente las diferencias entre este grupo. Loughman debió escuchar lo que pensaba y sonriente me dijo, en un español buenísimo, “te das cuenta que es la misma cara… which explains the title”. Me hizo sentir, no ignorante, que lo admito, sino tonta. ¿Cómo se me había escapado a mí el detalle! Porque presumo de ser observadora. Siguió explicandome “the only thing that changes is the position of the head, but it is the same head ‘many times.’” No que no le creyera… Si lo sabía alguien, sería él, que los había colocado uno a uno en la sala. Pero me di otra vuelta, ahora más maravillada que antes.

Se pregunta uno qué habría hecho este talento de no haber muerto tan joven. Según su mujer, Cristina Iglesias, muchas cosas. Cito aquí de una excelente entrevista realizada por
Natividad Pulido

“Hace casi ocho años un aneurisma de esófago truncó una de las carreras artísticas más fulgurantes de nuestro país. Lejos de vivir desde entonces como «la viuda de Juan Muñoz», la también escultora Cristina Iglesias, siempre discreta, se ha ocupado de su carrera […] Le pedimos a Cristina que nos hable de Juan como artista.

«Era exigente consigo mismo y perfeccionista a su manera. Pero no buscaba la perfección siguiendo las normas. Todo lo contrario. Era alguien contestatario, en el mejor sentido de la palabra, como se debe ser; era también progresista en el lenguaje de la escultura, del arte. Intentaba siempre crecer y construir. Siempre se estaba reinventando. Si no, se aburría...»

Se habla mucho de su actitud subversiva, combativa, en permanente rebeldía. ¿Lo fue tanto en su vida como en su trabajo?

«Sí, y se le echa de menos porque era de aquellos que se atrevían a decir las cosas, y las decía bien; era inteligente, dialogante y sincero».

Sus amigos le recuerdan divertido, seductor, aventurero, intuitivo, brillante... ¿Y la mujer que mejor le conoció? ¿Cómo lo recuerda?
«Era de verdad así. Por eso se le echa de menos. Y no sólo en cuanto a lo que construyó en su trabajo, sino también como voz dentro de nuestra sociedad. Siempre se levantaba por todo aquello que defendía a muerte: sentirse libre y poder hablar». […]


Al mismo tiempo que la exhibición de Juan Muñoz se daba la de “Picasso Looks at Degas” que les llegará a ustedes en su momento. Interesante la curiosidad (obsesión?) que Picasso sentía por Degas. Está más que documentada en esta exhibición. En mi caso me llamó la atención el grupo de dibujos eróticos del español (seré patriótica, no sólo el fútbol cuenta…) basados en Degas, en especial aquellos en que Degas es retratado por Picaso como voyeur.
.
Si vienen a Massachusetts, una visita “The Sterling and Francine Clark Art
Institute”
is a must!



17 comentarios:

camelot dijo...

Cool chiqui, very cool
Por donde anda el personal? Todavia celebrando el mundial?

Chiqui dijo...

Hola, Camelot sin música. No, creo que estarán descansadon de tanta algarabía! Has estado en este Museo? Sería fantástico pasar por allí un fin de semana en el otoño...

Elvira dijo...

Me gustó mucho caminar por entre los grupos de hombres orientaloides de Muñoz cuando estuvieron expuestos en el Sofidú (ya saben, el Reina Sofía, de Madrid). Qué interesante lo que cuentas, Chiqui. Cristina Iglesias es una muy interesante escultora.

Elvi dijo...

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Puertas/futuro/elpepicul/20070203elpepicul_2/Tes/

Frere Jacques dijo...

Elvi, no funciona el enlace. Podrias ponerlo otra vez?

amalia dijo...

Parece un gran contraste con la rigidez de los soldados de arcilla del emperador chino.

Elvi dijo...

No me funciona nada últimamente. Será mejor que lo busques tú mismo, querido Frère jacques, en "cristina Iglesias puerta prado" por ejemplo.

Elviagain dijo...

Por cierto, ¿se han fijado en el ilustre apellido de la escultora?

Chiqui dijo...

Elvi, Frere Jacques parece que no ha leído tu comentario. Dejo este enlace que parece interesante, no se si es lo que tu querías. Francamente, la puerta me parece horrorosa!
Voy a ver que otras cosas hay de ella en la Red.

http://tinyurl.com/37zaxvt

Frere Jacques

Chiqui dijo...

Amalia, pensé lo mismo que tú cuando entré en la sala y los vi. Vaya contraste!
Tambien me acordé de tus Menschen…

http://www.amalia-carrara.com/index.htm

F.J dijo...

Buscando el enlace de Elvi encontré este video. Para que Elvi y tu podáis conversar con los hombrecitos risueños

F.J dijo...

ops!
http://www.youtube.com/watch?v=hkUuylN9tF0&NR=1

Elvira dijo...

Creo que cambiarías de opinión si pasaras a través de esa puerta de varios lienzos, Chiqui. Es como un bosque denso y protector.

Elvimosca dijo...

FJ, no veo video alguno; o quizás es mi PC que me la está jugando últimamente. Humm...

Elvira dijo...

Muy bonito, FJ. Ví la expo cuando llegó a Madrid, al "Sofidú". Y sí, esa figura, vuelta hacia la pared, como castigada o penando, que musitaba algo moviendo los labios daba algo de grima. Pero resultaba lo suficientemente inquietante como para pararse a pensar.

me dijo...

Estoy segura que llevas razón, Elvi. Mira, esto me guata más.

http://www.youtube.com/watch?v=WDAUH9-k8_U&feature=related

me dijo...

F.J. Gracias por el video, mucho mejor que una foto.