lunes, julio 19, 2010

Your real purpose in life in about 20 minutes



Take out a blank sheet of paper or open up a word processor where you can type
(I prefer the latter because it’s faster).

Write at the top, “What is my true purpose in life?”

Write an answer (any answer) that pops into your head. It doesn’t have to be a complete sentence. A short phrase is fine.

Repeat step 3 until you write the answer that makes you cry. This is your purpose.


*******************



Así que, la respuesta que ‘te haga llorar’, será tu verdadero propósito en la vida?. Vaya por dios, yo creía que sería lo opuesto: la respuesta que te hiciera feliz sería la correcta.

Ahora comprendo por qué sigo preguntándome qué demonios hago por aquí - en la vida, claro, no en EE.UU. - y me agobio cuando no encuentro una respuesta que calme esta ansiedad que es mas bien propia de adolescentes y no de alguien que tiene ya un pie en los sesenta. Pero bueno, dicen que los sesenta de hoy son los treinta de ayer, y conozco a muchos treinta añeros que todavía siguen en Babia.
Mis esperanzas se agotan. Hay que reconocer que, si los 60 de hoy son los 30 de ayer, los 33 de ayer son los 3 de hoy…Y dónde me deja eso a mí?

Si vuelvo al momento - como si se pudiera volver! - en que había encontrado ‘paz’ y me había reconciliado con la vida, sería a los 24.

A mis 24 tenía más que claro que iba a ser una buena periodista, curiosidad no me faltaba y según uno de mis más apreciados profesores: tenía el don de ‘aparentar más de lo que sabía’, algo totalmente necesario para la profesión. Creo que ha sido la única persona que me ha calado; el resto se han engañado aun cuando les he prevenido en cuanto a mi ignorancia . Pero tengan en cuenta que ignorancia no es sinónimo de experiencia: experiencia tengo mucha…No en todo, depende en qué.
También tenía claro que lo de tener una familia quedaba fuera de mis intereses: a los 14 había acurrucado a la mitad de mis primos y el ejemplo que tenía de los hombres no era precisamente ‘ejemplar’. Los niños siempre me han gustado. Todavía, si me cruzo con una madre y el bebe en el súper, empiezo a hacerle boberías hasta que se sonríe. Si un crío llora en un avión, no lo puedo resistir , me levanto y le pido a la madre que me lo deje pasear; no falla, el bebé deja de llorar. Mano de santa para los hijos ajenos y madrastra para los míos.
Todo salió al revés. De perioodista nada. Acabé siendo profesora: desde niña me decían que sería una buena maestra, cosa que me irritaba, pero llevaban razón: la enseñanza ha sido una vocación insospechada para mí.
soy madre de una familia, como dios manda, y hablo un idioma extranjero que había rechazado desde mis años en la enseñanza secundaria: “para qué aprender el inglés si nunca saldría de España”, me preguntaba entonces. Ni hablo o escribo bien el inglés, tampoco soy esa madre ejemplar que los hijos mayores adoran, y empiezo a ser esa compañera incómoda que se queja y no hace nada para solucionar su desventura.

Ahora, llegada a lo que podría ser mi ultima década (hoy me siento optimista) me empiezo a preguntar otra vez: ¿“para qué”? … No me resigno a ser el eslabón de una cadena que acabará oxidada y olvidada en el fondo de un mar contaminado y viscoso… Es obvio que tendré que empezar por dejar de mirar CNN y el desastre de BP en el golfo de México.

Y ustedes, tomen esto con un grano de sal. No creo que sea muy diferente a la vida que les ha tocado, o se han ganado a pulso. Verdad?

19 comentarios:

Nadia dijo...

Usted ha producido aquí un oximoron bien divertido: “esa madre ejemplar que los hijos mayores adoran”.

tex dijo...

No Chiqui, no es muy diferente. Por lo menos no soy padre y al paso que llevo si lo soy sere mas bien abuelo.

Pero que es lo de la decada? Sigue el ejemplo de tu suegro y sigue dando guerra.

Chiqui dijo...

Ese reloj no se ha movido desde que lo colgué!

NADIA, es usted madre? Me imagino que si.

Tex, el ejemplo de mi suegro es que nunca ha dado guerra! En cuanto a lo de ser padre, los amigos que lo han sido en sus cuarenta o cincuenta, son excelentes padres. Ya te tocará amigo.

amalia dijo...

Chiqui en mi caso funcionó el test. Ni siquiera me puse a escribir. A los tres segundos pensé en algo que, si bien no me hizo llorar, me dio un nudo en la garganta. Será que despierta un balance express de la vida de uno.

francesca dijo...

Hola, estimada Estrella.

Mientras leía tus interesantes reflexiones, he recordado algo que leí hace algunos años sobre la sensación de angustia cósmica o vital. Decía lo leído que hay un nivel de esta angustia que se considera normal, por nuestra situación en el mundo; sobrepasar dicho nivel puede conducir a neurosis, por lo que deberíamos evitarlo. Por otra parte, también extraído de mis ratos de lectura, esta vez con Kierkegaard, pude deducir que hay un nivel de angustia que nos deja suspendidos, que no es suficiente para lanzarnos hacia lo que llama 'creatividad'. No sé si te servirá de algo esto que digo... Personalmente, estas indagaciones a mí me tranquilizan.

Recuerdos cariñosos,

francesca

Chiqui dijo...

Querida Amalia. En tu caso tiene sentido ese nudo en la garganta. Estás en pleno proceso creativo (míra lo que dice Francesca abajo) yo estoy en un atasco. Pero tampoco me asusto porque me doy cuenta de ello. Peor sería no andar por no saber que te puedes mover.

Chiqui dijo...

Francesca. Gracias por traernos a Kierkegard en un momento tan oportuno. Efectivamente, es muy posible que esté sobrepasando ese nivel de angustia y mis neuronas estén alborotadas. Paso por estos estados con frecuencia en los últimos años. Casi siempre salgo airosa de la situación.
Me alegra mucho saber de ti.
Como dicen por aquí “don't be a stranger”

Nadia dijo...

No, Chiqui, no soy madre pero soy hija.

Chiqui dijo...

Nadia, entonces solo sabes de la misa la mitad. No me lo negaras, verdad?

Elvi dijo...

No te empeñes en ser madrastra, Chiqui. Madre amorosa eres. De lo del propósito en la vida, habría que empezar a preguntárselo como cuando eras niña: "¡enfermera!, mujer de negocios, pocera, azafata, cirujana, exploradora, física nuclear..." Y así. ¿No has ejercido como periodista? Yo, sí. Y hasta he disfrutado de los quince minutos de gloria de los que hablaba Warhol. So, what?

Elviplas dijo...

Otra preguntita: ¿qué cosas, de las que has hecho o vivido, te han gustado más?

Chiqui dijo...

Elvi, a ver si te atreves a decirlo tu primero.

Elvi dijo...

Jugar al voley, nadar en el mar por la noche, escribir un libro (aunque fuera pequeño y,aparentemente, sin importancia), cuidar de mis gatos, pasear en solitario hablando para mí o canturreando, conocer a determinadas personas, hacer un pan de calabacín que me salió formidable, algunos días de trabajo en el periódico y en la radio, viajar al Africa oriental, leer algunos libros, aprender algún poema de memoria, jugar al escondite, descubrir los regalos de los reyes magos cuando ya creía que sólo me habían dejado carbón (de azúcar), aprender yoga con Marta R. Mahou, escuchar a los Beatles, dibujar en la arena mojada de la playa enormes figuras femeninas, el verano que pasé en Inglaterra a los 20 (aunque hubo momentos en que lo pasé mal), amar a mis padres después de mucho tiempo sin saberlo.
Tener a mi hija...

miguel dijo...

Hacer torrijas...
Y saber que a ella le gustaban...

Each neuron has a voltage, which can change when ions flow in or out of the cell.
This is normally triggered by stimulationn from another cell, and once a neuron's voltage has reached a certain point,it too will fire an electrical signal to other cells, repeating the process.
When many neurons fire at the same time, we see these changes in the form of a wave,as groups of neurons are all excited,silent,then excited again..

Chiqui dijo...

Pero Elvi, no se trataba de eso. A esa lista que tú me has mandado – quitándole lo del voley – podría yo añadir 1899 cosas más! Yo creía que te referías a “la cosa que más te ha gustado”. Pero veo que sería imposible porque no es sólo una cosa.
Disfrutar disfruto de lo que hago, de la gente, pero queda en mi un huequito sin llenar…

Chiqui dijo...

Pues Miguel, a saltar esa ola muchas veces! Hoy no has entrado en azul? Qué raro.

Anónimo dijo...

Al parecer, la sabia madre naturaleza nos va suministrando a nuevas situaciones renovados recursos, y lo que la edad trae, lo trae en circunstancias que provocan reacciones nuevas..., de manera que nunca nos equivocamos demasiado. Incluso eso de darle tantas vueltas a "¿qué he hecho?, ¿que voy a hacer?" es una respuesta, una reacción...

pingüino despistado dijo...

Pues ahora también me doy cuenta de que el Pingüino despistado ha sido muchas veces anónimo; el anterior, por ejemplo, también era mío.

Chiqui dijo...

Un pinguino despistado pero listo!