lunes, agosto 16, 2010

Anabel, Annabel Lee, y Federico García Lorca.


Anoche conocí a Anabel. De paso por Boston con sus padres, Anabel vive en Madrid. No sólo por su nombre Anabel me recordó a Annabel Lee.

Me gusta imaginar que la Annabel que inspiró los versos de Poe, si hubiera pasado anoche horas en la sola compañía de sus padres y dos amigos de ellos, habría actuado de la misma forma en que Anabel lo hizo.

Anabel no ha cumplido los 17, toda ella así lo pregona: la frescura de su piel y su andar, el pelo a su aire y color, la sonrisa entre tímida y dulce, y los ojos -- como los de Annabel Lee-- brillantes. Al entrar a casa - mientras saludaba a los padres - observé de refilón que Anabel sacaba del bolso su movil; ni le di importancia. En años no he visto a una adolescente sin móvil en mano. No volvió a tocarlo en toda la noche, con lo cual concluyo que lo que hizo fue apagarlo, como cuando se entra a un concierto. Quizá sea su formación musical: Anabel estudia piano y gimnasia rítmica. Uno percibe su preferencia por la armonía a su alrededor. Quizá fuera esto lo que la llevó a que nada interrumpiera los momentos especiales. Y especial fue la noche.

Anabel: cada vez que me dirigía a ti me venían a la memoria los versos de Edgar Allan Poe, que poco tienen que ver contigo si no es en que, un día, alguien tan especial como tú soñara contigo. Es probable que ese alguien no escriba poemas como Poe, pero sí es posible que componga melodías. Se me ocurre que te gustará leer el poema y quizá le pongas música. Luego le pides a tu hermana - a quien no conocí- que lo cante. La próxima vez que vengáis a Boston tendremos el piano afinado. Te lo prometo.

Annabel Lee
It was many and many a year ago,
In a kingdom by the sea,
That a maiden there lived whom you may know
By the name of ANNABEL LEE;
And this maiden she lived with no other thought
Than to love and be loved by me.

I was a child and she was a child,
In this kingdom by the sea;
But we loved with a love that was more than love-
I and my Annabel Lee;
With a love that the winged seraphs of heaven
Coveted her and me.

And this was the reason that, long ago,
In this kingdom by the sea,
A wind blew out of a cloud, chilling
My beautiful Annabel Lee;
So that her highborn kinsman came
And bore her away from me,
To shut her up in a sepulchre
In this kingdom by the sea.

The angels, not half so happy in heaven,
Went envying her and me-
Yes!- that was the reason (as all men know,
In this kingdom by the sea)
That the wind came out of the cloud by night,
Chilling and killing my Annabel Lee.

But our love it was stronger by far than the love
Of those who were older than we-
Of many far wiser than we-
And neither the angels in heaven above,
Nor the demons down under the sea,
Can ever dissever my soul from the soul
Of the beautiful Annabel Lee.

For the moon never beams without bringing me dreams
Of the beautiful Annabel Lee;
And the stars never rise but I feel the bright eyes
Of the beautiful Annabel Lee;
And so, all the night-tide, I lie down by the side
Of my darling- my darling- my life and my bride,
In the sepulchre there by the sea,
In her tomb by the sounding sea.
Edgar Allan Poe



Otro viajero español, que andaba acompañado de Poe y de su Annabel Lee, fue Federico García Lorca. Le he pedido a nuestro lorquista favorito que me pase la anécdota que yo mal recuerdo. Aquí la dejo; es divertida y retrata al Lorca entrañable.

"Recuerda Sofía Megwinoff, amiga puertorriqueña de Federico García Lorca, sus esfuerzos para enseñarle el inglés en el verano de 1929, cuando el poeta estaba matriculado en la escuela de verano de Columbia University y escribiendo Poeta en Nueva York" (CM)

Me pidieron Federico de Onís y Ángel del Río, también Federico, que le enseñara inglés. Empecé a tratar de darle algunas lecciones pues él no sólo no sabía nada, sino que no tenía idea del idioma, ni empeño en aprenderlo. La primera clase fue de frases sueltas, de dónde vivía, el local donde tomaba su lunch, lo que nos rodeaba, etc. Al siguiente día se presentó con un librito de las poesías de Edgar Allan Poe (todos los europeos que he conocido eran adictos a Poe, más que a ningún otro poeta norteamericano). Me dio el librito y me pidió le leyera algunas poesías. Escogí “Annabel Lee”; se hipnotizó con el ritmo. (No entendía nada del contenido). Empezó a llevar el compás con la mano, así como se solfea, como si fuera un cronómetro y con un sonido de boca cerrada, seguía con un “u-u-u-u-úm”. Entonces repetía algún sonido sonoro de alguna palabra que captara. La poesía de “Las campanas” la simplifiqué, pues es muy larga; le dije que me adivinara a qué campanas se refería Poe. Él por supuesto las adivinó. Imitaba mi voz y conservaba en el rostro una expresión de veneración, absorto en los sonidos. De ahí en adelante traía el librito todos los días para que le leyera. Como no aprendía ningún inglés, no podía yo seguir la dieta de “Annabel Lee” a diario, tenía mis clases en Columbia. Se terminó el episodio, el de las clases [...]

29 comentarios:

pinguino despistado dijo...

Dile a Anabel que le amo profundamente

tadeusz dijo...

Estrella, conoces la Anabel de Cortázar? Sé que eres aficionada a sus cosas, te la mando. No hay dos Anabeles que sean iguales. Saludos.

http://www.pagina12.com.ar/diario/verano12/subnotas/138540-44739-2010-01-15.html

morocha dijo...

Estrella, ayer justamente estuvimos Anabel, la nuestra, y yo, en una librería. Hablamos con la propietaria, amiga, de Salinas, de Boston, de la Residencia de Estudiantes.....se me hizo la boca agua rememorando el rato estupendo y cálido que compartimos la otra noche, y me encantó que de una manera fortuita viniera a mis manos una edición de un epistolario de Salinas, enorme, pero tan jugoso, justo tras estos días !!!!!!!!! Coincidencia ! Me maravilla que hayas captado a Anabel así, tan como ella es. No hay duda, se ve que las aguas del Mar menor os han bañado a ambas. Muchas gracias. Os mando a ambos un abrazo.

Filoloca dijo...

Chiqui, casi me da un infarto cuando al entrar en tu blog he visto la misma imagen que ha estado velando mis suenos desde hace anios. Compre una lamina de este "Flaming June" de Leighton, cuando vivia en Granada, y ha seguido acompanandome alla donde he ido...
Preciosa imagen, para una preciosa entrada. Gracias por alimentarnos los sentidos de esta manera.

Christopher dijo...

Ana, es emocionante lo que cuentas, (quien será esa amiga de Salinas?) y espero que disfrutes de las cartas a Katherine Whitmore, su musa norteamericana. Lo bonito, para mí, es que ella, que era fina, inteligente, y con sentido de ironía, era muy consciente del juego poético, no se reconoció en la figura creada por Salinas, se burlaba de esa figura a veces, y sin embargo se dio cuenta del valor "literario" de las cartas, que, siguiendo una sugerencia de Jorge Guillen, acabó donando a la biblioteca de Harvard.
http://www.elpais.com/articulo/cultura/gran/amor/secreto/Pedro/Salinas/elpepicul/20020407elpepicul_1/Tes/

Chiqui dijo...

Querido pingüino, creo que los padres de Anabel querrán entrevistarte antes de que te acerques a esa preciosidad. No esperes que te de una buena carta de recomendación...!

Chiqui dijo...

Tadeusz, leí ese cuento hace años y sólo recordaba de él la admiración de Cortázar hacia Bioy Casares. Pero que refrescante volver a encontrarme con Cortázar otra vez, lo tenía abandonado. Gracias.

Chiqui dijo...

Morocha, esas cartas de amor de Salinas son de poeta. La desgracia es que las escribió cuando estaba casado y con hijos - no precisamente a su mujer - y lo que era belleza y éxtasis para unos fue tortura y depresión para otros. Una historia muy interesante. Léete la poesía que escribió cuando escribía esas cartas y veras que bien encajan: "La voz a ti debida" y "Largo lamento".

Tenemos que repetir mas veladas como la de la otra noche. Pedro Salinas lo deja todo a manos del azar, en su poesia...Yo le empujo un poquito, así que nos volveremos a ver.

Chiqui dijo...

FiloLoca! No me extraña que nos guste la misma imagen, "Flaming June". Ese sueño tan tranquilo y dulce: ni pesadillas de exámenes doctorales - para ti- ni sueños con la fluctuación de los intereses de las hipotecas, para mí. Y luego estas esos colores frutales...

Acabo de volver (esto te hará reír) de comprarme una almohada que se llama 'Symphony pillow' ". Un dineral, pero me la merezco.

Chiqui dijo...

Christopher!! Gracias. Buena observacion.

camelot dijo...

Anabel. A Joan Baez tambien le gusto este poema. Si le vas a poner musica creo que lo puedes mejorar. Me gusta Joan Baez pero esto no es de lo mejor que ha hecho.

http://www.youtube.com/watch?v=AIGj3CZ3uPQ

camelot dijo...

Gracias Chiqui, hoy es dificil encontrar una Annabel o Anabel.

Muy simpatico Lorca.No aprenderia ingles pero me pregunto si perdio en Ny su acento andaluz. Tu crees que lo sabe el lorquista del blog?

pimngüino despisgtado dijo...

los amores de los pingüinos son siempre inofensivos y en esa páginas y sus comentarios ----–que entre todos lo habéis hecho-– hay materia suficiente como para sentirse enajenado de amores. Luego está la otra observación: la cara maravillosa del amor esconde otras, las de sus circunstancias (caso Salinas)sobre todo y la del tiempo que erosiona momentos de plenitud... Si nos pusiéramos a considerar todo eso en cada caso que sentimos emoción, pues seríamos incapaces de sentirnos intensamente humanos.
Hay que arriesgar.

Chiqui dijo...

Pingüinito, no sé qué quieres decir con lo de "enajenado de amores" a causa de nuestros comentarios. Todavía no te has dado cuenta de lo que disfruto haciendo rabiar a la gente???
En cuanto a lo de 'arriesgarse': lo hice una vez y me desperté al otro lado del oceano; vaya jugada, eh? Desde entonces ando con más cuidado y ni juego a la lotería; no vaya ser que me toque.
Nos estás resultando un pingüino de lo más filosófico y romántico.

Chiqui dijo...

Camelot. Tengo los altavoces estropeados pero mañana me compro otros. Estoy en plan gastón estos días. Michelle Obama me está contagiando. Si ella se gasta mi dinero...
Qué sí, hombre, que hay Aanabeles por todas partes. Lo único que tienes que hacer es abrigarla bien para que no se la lleve una pulmonía!

amalia dijo...

Chiqui, en una asociación libre de toda reflexión pensé en Tadzio, que muchos recordarán.
El link es ridículamente largo pero funciona:

http://www.google.com/imgres?imgurl=http://videotecadelmirador.files.wordpress.com/2009/01/tadzio2.jpg%3Fw%3D320%26h%3D298&imgrefurl=http://videotecadelmirador.wordpress.com/2009/01/23/sobre-la-muerte-en-venecia-de-thomas-mann/&usg=__GO4h3fU5fm8bporLZFYxHTQOfYE=&h=298&w=320&sz=10&hl=es&start=8&zoom=1&tbnid=p_-TaSypaPVxyM:&tbnh=143&tbnw=153&prev=/images%3Fq%3Dtadzio%2Bmuerte%2Ben%2Bvenecia%26um%3D1%26hl%3Des%26sa%3DN%26rls%3Dcom.microsoft:en-US%26rlz%3D1I7GZEZ_es%26biw%3D1003%26bih%3D453%26tbs%3Disch:10%2C283&um=1&itbs=1&iact=hc&vpx=744&vpy=141&dur=109&hovh=217&hovw=233&tx=124&ty=120&ei=HwFuTOqZEMiOjAf0yoj7CA&oei=EwFuTMfuE8KRjAfW1Mj6CA&esq=2&page=2&ndsp=9&ved=1t:429,r:4,s:8&biw=1003&bih=453

pinguino despistado dijo...

La asociación, que es excelente, juega con un campo conceptual que comienza con adolescencia, belleza, frescura... y se va a todo.
No he ido al enlace de Tasio, porque estoy de prestado en un WI-fi público...; lo tremendo de su historia es el final, es decir, no saber aceptar que todo eso son instantes, momentos, pasajes. En algún momento le dije a Chiqui que la madre naturaleza también da a los que somos provectos nuestro contexto, condiciones, rasgos, etc. valiosos. Bueno, vale de filosofar, que soy un pingüino.

Chiqui dijo...

Querida Amalia, Gracias por la conexión, que tan bien ha visto el despistado pingüino. "Aquel que ha contemplado la belleza está condenado a seducirla o morir"
No sé si la palabra adecuada es "contemplado", pero es cierto que algunos somos más exigentes que otros en el terreno estético; y en absoluto me refiero solamente a la apariencia física de la persona, que con frecuencia queda afeada por su vaciedad, narcisismo, crueldad... Sin ir más lejos: anoche me acosté satisfecha con el collar de ágatas. Lo colgué en el maniquí y pensé, 'está bien'. Esta mañana, nada mas despertar lo he mirado y antes de tomarme el café lo he deshecho... Todo eso sin ni siquiera ser Penélope!

Chiqui dijo...

Amalia, cuando tengas un enlace tan largo puedes acortarlo aqui:

http://tinyurl.com/

Chiqui dijo...

Pingüino, 'provectos???( me suena a laboratorio). No me estarás incluyendo a mí? No faltaría más! Mi suegro tiene 100 años, lo cual quiere decir que me queda casi la mitad de vida por delante, si tengo la suerte y los genes que él tiene. Ya!

Chiqui dijo...

Bueno, pinguino, no lo conozco muy bien. No se me vaya a enfadar. Queria decir 'provecto mi suegro!'

amalia dijo...

Me da pena que lo hayas desecho, Chiqui.
Un excelente ceramista, Michael Cardew, tiró al lago unas piezas que no le gustaron al sacarlas del horno. A las horas lo vieron tratando de pescarlas, arrepentido.
Mil cosas que hago no me satisfacen al instante, pero me doy siempre unos días para que se me pase la primer furia, y recién las tiro si entonces me siguen disgustando.A veces se salvan...

Chiqui dijo...

Amalia, es muy diferente con la cerámica. La ventaja de trabajar con cuentas...y cuentos, es que los puedes deshacer y el material todavía queda ahí! Claro que puede ser una desventaja porque si la cosa no te convence te pasas la vida dándole vueltas hasta el hastío!

Te mandaré una foto de lo que salga. El diseño no me disgustaba pero necesitaba unos ajustes que sólo podía hacer empezando de nuevo.

Peter Anderson - un ceramista de Mississippi sobre el que hemos escrito Christopher y yo - rompió más de trescientas piezas antes de vender al público. Casi cien años después se pueden encontrar a los alrededores de su taller pequeños trozos de cerámica con un esmalte que ahora sus herederos no pueden reproducir: algunos de los minerales que usaba están prohibidos.

Aquí tienes una foto de cuando empezó.

http://tinyurl.com/32msrqq

(espero que la tinyurl funcione!)

amalia dijo...

Sí funcionó Chiqui, y me acabo de pasar un buen rato leyendo todo lo que muestran del libro en Amazon. Me parecía estar escuchando tu voz en ese relato apasionado.
Me gustó esa frase "I believe in beauty".

pinguino despistado dijo...

Ese collar deshecho es el que yo había pedido... Así va todo. Si nos protegemos nosotros mismos...
Los pingüinos tienen pocas esperanzas de vida, como yo, como Arriaga, Shcubert, Bécquer y la lista interminable. ¡Si pudiera alcanzar el medio siglo, cuántas cosas podría hacer!
Obviamente Estrella no sé qué edad tienes y no me puedo referir a ti; pero por el tono díscolo andarás por los treinta o así, es decir, la edad en la que se manifiestan con rotundidad las discrepancias.
Que los disfrutes.

Chiqui dijo...

Pingüino, el que tiene treinta es mi hijo! Pero da igual, hay veces que no he salido de los dieciocho y otras que me siento acabada. Si hacemos un promedio se puede llegar a mi edad, que no es ningún secreto...creo que anda en el URL del blog.
Los pingüinos tienen una vida durísima y aguantan de todo. Animo!

Chiqui dijo...

Pero, cómo que ese era el collar que pedías, pingüino? No lo querías para marca páginas? Las ágatas son del tamaño de la lente de tus gafas...Tienes gafas? Nunca he visto a un pingüino con gafas.

pinguino despistado dijo...

Es asombroso, estoy recuperando vista; hoy me desojaba intentando ver cómo se perdía a lo lejos el contoneo de una dama... y al quitarme las gafas para limpiarlas observé que lo veía mucho mejor. ¿O sería la pura lujuria? Y me pregunto, ¿somos los pingüinos rijosos? He notado que me gustan incluso las focas envidiosas.
Por cierto el collar lo quería para lo que lo quería, que lo mismo da espejo o marca libros, era una prueba para ver hasta dónde llegaba la generosidad. Y no llegaba.

Chiqui dijo...

Generosidad????? Señor pingüino no estoy en esto de las joyas por amor al 'arte'(?)...Si recupero el precio del material me doy por contenta. Qué haría usted por mí, señor pingüino?, sin pedirme nada a cambio, eh?
Toma esa!