viernes, septiembre 21, 2007

Buen fin de semana de Flickr











1 y 2. La unión hace la fuerza..
3. Dos igual a uno.
4. Peek a boo!
5. Luna llena.
6. No otra ducha!






29 comentarios:

hanako dijo...

Oh! me parece haber visto un lindo minino... bonitas las fotos, chiqui.

Para los que estén en Madrid, les interese la noche, la fiesta, museos, teatro, performance, música, literatura, etc. esta noche es la noche en blanco...

http://lanocheenblanco.esmadrid.com/lanocheenblanco/index.do

que paséis un buen día!! sdos

puro nervio dijo...

YO temo a los felinos, y no puedo controlarlo, aunque también me dan desconfianza los caninos, que por mucho que digan que son nuestros amigos, me digo que lo serán de algunos ¿pero de todos? No sé, no lo veo claro y cuando les miro prefiero que sea a lo lejos. Si nosotros somos raros y difíciles de entender, ¡a ver quién me explica en qué piensa un gato!
Una amiga de mi madre, que es alemana, tiene tres, y lo llenan todo de pelos, por eso no me gusta ir a su casa, además se asustan cuando me ven y empiezan a correr, a esconderse, a salir de repente, y su mirada me pone muy nerviosa. Mi madre dice que el gato tiene una relación con la Luna y con la noche, y con los sueños, que perciben las vibraciones del entorno y por eso me huyen, porque sienten mi rechazo. Bueno, pero en los dibujos animados sí que me hacen gracia, como el gato Félix, por ejemplo, cuando ríe, entonces creo que sólo me gustan los gatos que ríen, como la famosa vaca. Los animales que ríen me asustan menos, debe ser por eso. Y ese gato que al que sólo se le ven los ojos... me ha dejado aterrada con su mirada, por favor, que susto me ha dado al mirarlo, aunque los que están en panda sí que me gustan. No sé, pero mi madre dice que no quiere gatos en casa que ya tiene bastantes animales y lo dice mirándonos a mí y a mis hermanos, pero debe ser una broma por lo que le respondo con unas carcajadas y me quedo tan pancha.

Un alegre saludo a los capris que hoy es vuestro día, y a todos los demás signos también, que no se encoja nadie, vale.

hanako dijo...

gracias guapa! algún dia me dirás de donde sacas las predicciones... hoy nuestro día??? espero que sea el de mi prima, que voy de boda y no me apetece ná... pero en fin, me pondré el vestido (negro y blanco), me pintaré los ojos oscuros y hablaré poco, que es cuando más mona estoy... jajaja

que lo paséis bien. bye bye

Chiqui dijo...

HOLA,HANAKO. Gracias por el enlace de " la noche en blanco". No me puedo imaginar que haría yo en una cosa así. Dinos si fuiste y cuenta algo.

Chiqui dijo...

PURO NERVIO. Parece que tienes problemas con los animales domésticos...mas bien los domésticos contigo. Sí los gatos son bastante sensibles a los cambios ambientales, los perros también.
Cómo que es el día de los Capricornios? Dónde leíste eso...o te lo dijo tu madre. Ahora me veo en la obligación de pasar un buen día...qué lata, con lo bien que estaba de mal humor. Me has estropeado el día guapa.

Chiqui dijo...

HANAKO, no olvides sacarte una foto y mandármela, vas a estar de lo mas guapa!

Anónimo dijo...

¿De dónde viene eso de las “noches blancas” de Madriz? ¿Qué es lo que se celebra? Perdonad mi ignorancia

Gatanuta dijo...

Sobre gatos. Una persona muy querida se estaba muriendo en un hospital, y yo pasaba muchas horas con ella. En su habitación había una ventana que daba a un jardín, muy descuidado, porque el hospital estaba en un edificio antiguo y venido a menos. En el jardín se veían, de tanto en tanto, gatos. Me lo dijo la enferma, que los había visto al llegar. Ya no podía levantarse, pero quería que yo me entretuviera mirándolos, y yo me acostumbré a quedarme junto a la ventana y a contarle a ella lo que hacían los gatos. Notaba que se le distendía la cara cuando yo le hablaba de los gatos. Una vez le describí minuciosamente a un gato negro y gordo, con ojos amarillos y bigotes blancos, que estaba empeñado en cazar gorriones, pero no lo lograba nunca, se mantenía al acecho muchísimo rato, inmóvil, con la cola vibrando de excitación, y de pronto daba un salto fenomenal, pero el gorrión siempre se les escurría de las garras. La enferma sonrió, como no la había visto sonreír durante semanas, y eso me animó no solamente a contarle todo lo que hacían los gatos, sino a inventar gatos, si no había ninguno a la vista. Durante muchos días, describí gatos que veía y que no veía, gatos durmiendo en lugares inverosímiles, gatos caminando sigilosamente entre las malezas para cazar algo, gatos tendidos al sol invernal o enrollados, con el hocico para arriba, gatos frunciendo la cara disgustados si no les gustaba la comida que les daban los de la cocina del hospital, gatos que de pronto corrían como demonios por el jardín, por razones solamente conocidas por ellos. Cuando empezó el celo, le describí las gatitas indiferentes lamiéndose las patas mientras los machos se preparaban para destrozarse las orejas por ellas, y después, cuando habían tenido cría, le describía los gatines, uno por uno, y cómo se peleaban por las tetas de la madre.

La enferma me escuchaba siempre con atención, y a veces preguntaba algo, y a veces hasta sonreía. Aquellos gatos de los que yo le hablaba la ayudaron a sonreír tanto como la visita de los nietos o una palabra cariñosa del médico, y yo creo que más. No me avergoncé de mentirle, porque los gatos nunca existen del todo en la realidad, viven en un mundo propio suyo, al que apenas tenemos acceso, y además, lo que yo contaba no eran inventos, eran recuerdos de los muchos gatos que las dos habíamos compartido, evocados ahora, como compañeros nuestros que siempre fueron, para que la ayudaran un poquito a morir.

puro nervio dijo...

Puede que tengas razón, chiqui, porque tú entiendes mucho, son los animales domésticos los que tienen problemas conmigo, me huyen y será por algo, digo yo; pero reconozco que al ver a Peek a boo casi me caigo de la silla, por la impresión que me ha dado su mirada, me recuerda una peli donde salían unos animalitos pequeños que armaban mucho jaleo, iban al cine y hasta se emborrachaban, pero en cierto momento se trastornan y son unos bichos terroríficos, ¿la habeis visto?

Veo que no estais muy enteradas. Si hoy es vuestro día se debe a que es sábado, sencillamente sábado, día de Saturno que es el planeta regente de los capris. Y no sigo porque me voy, que me espera una amiga, hasta luego. Un saludo

Chiqui dijo...

Gatanuta, hermosa narración la tuya, por lo que tenga de verdad o de inventado; como tú dices los gatos viven su propia vida, te acompañan si quieren pero no necesariamente cuando los necesitas. Esa es la gran diferencia con los perros. Los perros reconocen tus melancolías y tristezas antes de que ellas lleguen...como con los truenos, no necesitan ver el relámpago primero. Una muerte dulce y acompañada la de la viejita. Quién nos pudiera garantizar algo parecido a la hora de la nuestras. Gracias

Chiqui dijo...

PURO NERVIO, es mi día solo por el hecho de ser sábado.
Me voy por ahí, quizá me compre algo...te pasaré la factura cuando vuelva. Cuídate.

mastin dijo...

Estupendo, gatuna Gatanuta, me ha encantado la historia de los gatos imaginarios. No sé si has leído la historia de Oscar, un gato de Rhode Island, que acompaña a los moribundos…
http://www.associatedcontent.com/article/327541/dead_cat_walking.html

o
http://thekankel.blogspot.com/2007/07/el-gato-que-acompaa-los-moribundos.html

Gatanuta dijo...

Mastín, sospecho que, pese a tu nombre, a ti te gustan mucho los gatos, y hasta tienes uno que duerme a tu lado. Un amigo mío se queja de que, cuando hay un huésped en su casa, su gata lo deja y se va a dormir con el huésped. Los gatos no se casan con nadie.

Conozco a Oscar, el gato de Rhode Island. Supongo que él puede percibir algo en los que van a morir, algo que los humanos no perciben, y por eso se queda junto al enfermo, haciéndole compañía. El perro se valora en poco, está siempre pendiente del amo, pero el gato, que se cree muy gran cosa, sabe que su mera presencia indiferente es un gran regalo.

Gatanuta dijo...

Y gracias por los enlaces, Mastín.

pirsin dijo...

La noche en blanco se nos va a fastidiar porque llueve y están suspendiendo los actos al aire libre. Pero como el ambientazo que hay es impermeable, yo me voy a dar un garbeo por ahí que para eso es sábado-noche.

Pasaba yo por aquí con el firme propósito de esforzarme en escribir algo inteligente, pero el tema de los gatos no me estimula nada, y sin estímulo me es imposible (Y con estímulo también, la verdad, pero lo intento)

Ya vuelvo otro rato, ahora me voy a mojarme por dentro, seguro, y por fuera si sigue lloviendo que parece que no.

Lo mismo me encuentro a Hanako y lo mismo la reconozco sin conocerla, dificil es, pero de todo pasa en esta vida ¿no? Pues allá voy Hanako.

Saludos al resto

pirsin dijo...

Antes de irme he leido la entrada anterior y esa si me apetece comentarla, no intentando ser brillante que es muy trabajoso y me están esperando, solo un par de cosas que me sugiere:

¿Por que las tías os hacéis esas componendas tan retorcidas, interpretando el cuento?

Para mí que el marido puede bajar a refrescarse, oir música y fumar simplemente porque le apetece el cigarrillo de "después", que está buenísimo, pero no la quiere ahumar, ni que se entere de que fuma porque lo está intentando dejar.

Y ella lo mira desde arriba, puede que tan contenta de ver que ahora su mundo se ha expandido y con él dentro será todo menos previsible.

¿No puede ser? Prosaico, pero puede ser.

Ahora si que me voy.

Chiqui dijo...

PIRSIN, nos estábamos preguntando, las mujeres, dónde se habrán metido los hombres de este blog...gracias por acercarte. Los gatos son para un amigo...si pasa por aquí. No tiene que comentar nada. Seguro que le parecerá una brutalidad lo de bañar a un gato. Estoy de acuerdo...sólo hay que ver al pobre de la última foto.

En cuanto a la interpretación del cuento...hombre...la tuya no es menos retorcida y además, totalmente partidista.

Vuelve y cuéntanos que hiciste en la noche blanca! Y sí, deja de fumar. Mi mejor amigo lo ha dejado después de 40 años y está tan campante!

Chiqui dijo...

PURO NERVIO...He heho unas compras increíbles. Yo no compro nada que no esté rebajado. Aquí en la USA si uno ve algo que le gusta y espera un par de semanas ya lo han rebajado un 20%; si esperas otras dos pues...es como el juego de la ruleta, hay que tener sangre fría, o poco dinero - como yo - y esperar otras dos semanas. Vuelves y claro, lo han vendido o sólo quedan tallas - si tienes un cuerpo del montón - muy pequeñas o muy grandes. Pero, como todo en la vida, algunas veces aciertas y te pones tan contenta.

Tengo un problema...cuando llegué a casa y me puse a sacar las prendas de las bolsas...todas eran negras! y eso que hoy era mi día!

Graciela dijo...

Pirsin, me ha encantado tu interpretación del cuentito sobre la luna de miel. Hanako desde el principio interpretó lo mismo que tú, pero como tú lo haces después, eres el único que puede decir, como dices, que no entiendes por qué las tías hacen interpretaciones tan retorcidas.

Escribo esos cuentos brevísimos intentando que nunca digan "pasó esto, después esto y después esto". Prefiero presentar escenas, en este caso algo así como una fotografía de un momento en la vida de un matrimonio. Yo no interpreto esa escena: eso lo tiene que hacer el lector, con las pistas que le doy.

Como me dedico a estudiar semántica y pragmática, o sea cómo significa el lenguaje en estado de reposo y cómo significa el lenguaje en uso, respectivamente, puedo decir que tu interpretación es la más lógica, la que más cerca está del significado de las palabras mismas. Tú agregas menos significados que los demás, con la excepción de Hanako. No eres prosaico, sino que te atienes a lo que lees, aunque tú también agregas significados, porque sería imposible interpretar un texto sin hacerlo. En el cuento, todo lo sabemos desde el punto de vista de la mujer, que espía a su nuevo marido en la noche. Por ella sabemos que él está a sus anchas solo, fumando; es ella la que piensa que, cuando la dejó durmiendo, el marido pensó, probablemente, que ella estaba tranquila y contenta en su sueño. Incluso supone que si ella se acercara a él, sería muy bien recibida. Sin embargo, no se acerca, se vuelve a dormir.

Todo esto suena bien. Tú solamente has agregado lo del cigarro post coitum, ya que en el cuento no se habla de actos sexuales, pero también las mujeres los agregaron, ya que se trata de la segunda noche de la luna de miel... En ninguna parte dice que ella esté angustiada ni que pase nada malo, y por eso tu interpretación es irreprochable.

Las chicas del blog, sin embargo, tendieron a agregar unas cuantas cosas que hacían la escena menos apacible, llena de malos presagios, aunque debo decir que no todas, porque algunas encontraron todo muy natural: que el marido saliera al parque en la noche fría, etc. Tú te identificaste con el hombre y justificas bien su comportamiento, incluso considerando una cortesía irse a fumar afuera. Ellas tendieron a ponerse en lugar de la mujer, espiando a su marido por una ventana, y la mayoría encontró algo de mal augurio en la escena misma. En realidad, ellas no son más retorcidas, sino que tienen otra visión del mundo, la visión de la mujer que no entiende por completo el comportamiento del hombre y sospecha desamor, aunque no quiera y haga lo posible por convencerse de que todo está bien.

¿Te has preguntado qué harías tú si la que está fumando en el parque a las 3 de la mañana fuese tu nueva mujercita, que te ha dejado a ti durmiendo? Me interesa mucho tu respuesta, porque lo que es normal para unos, no lo es para otros, y en cuanto nos cambian los papeles descubrimos otras cosas.

Pirsin, gracias por tu interpretación semántica. Te la agradezco porque es buena y sensata, y no atribuyes al narrador del cuento casi nada que no esté allí dicho, y eso es reconfortante, ya que por lo general las interpretaciones atribuyen demasiado al pobre narrador, que no ha querido decir tanta cosa.

Pero piensa también si un cambio de papeles te obligaría a cambiar tu interpretación. En ese caso, verás que las interpretaciones de las mujeres no son tan retorcidas, sino que todas las interpretaciones que hacemos provienen, como dicen los antropólogos, de nuestras intuiciones sobre la realidad, que a veces son diferentes en hombres y mujeres.

Espero que te estés divirtiendo en la noche en blanco. Te envidio. El año pasado la pasé allí, era una hermosísima noche, había ríos de gente, fui a museos y teatros, perdí por ahí a parte de mi grupo, encontré a otros amigos, y a la mañana volví a mi casa derecha y digna, pero deseando que no me viera el portero.

hanako dijo...

Buenos días!

Hola Graciela, qué bien que tengamos la oportunidad de comentar tu cuento. Si, supongo que tienes razón, hice una interpretación literal de tu texto y me gusta verlo así. por qué? me gusta la simplicidad y me gusta a veces no ver más que lo que veo, no leer más que lo que leo, no escribir más que lo que escribo. Y esperar a que todo se ordene, dentro o fuera. Hoy empieza el otoño (o fue el otro día? cambian las fechas para despistarnos? o me despisto sola?).

No, en serio, ayer no fui a la noche en blanco, no sé cómo fue. Pirsin, no nos hubiéramos encontrado, pero es gracioso jugar con la posibilidad de que fuera así. espero que te divirtieras.

veo gatos, perros, por aquí... tendré que prestarles más atención a los animales, son más interesantes de lo que pensaba.

puro nervio dijo...

Si compraste ropa negra, chiqui, eso quiere decir que estás al día con la moda, además de por ser capri, este invierno iremos todos de luto o de medio luto, porque el gris también se llevará mucho, ya lo vereis. YO estoy encantadísima, pues todas las tonalidades del gris me van de cine.

Es una lástima que el rico por família se haya ido a Namibia, dijo que a trabajar ¿trabajar un rico? ya le vale... Ahora descubro que también hay hombres florero, o si no, pues que nos cuente en qué trabaja el rico por família. Algunos mienten más que respiran, con tal de llamar la atención, pero al final se descubre el pastel y ni tiene azúcar ni nada, una porquería. La amiga alemana de mi madre dice que en España se les nota mucho a los pijos, a los hijos de papá como suele decirse, que en Alemania no es así, y es una mujer que a pesar de su manía por los animales domésticos es estupenda y tiene muy buen juicio.

Un saludo

equinnocio dijo...

La ignorancia de Hanako no es obstáculo para que opine sobre cualquier cosa. Lea sobre el comienzo del equinnocio que le vendrá bien

http://www.dlh.lahora.com.ec/paginas/ciencia/equinoccio.htm

hanako dijo...

jajaja, lo cual se demuestra hasta escribiendo mal equinoccio. vaaaale, ya lo dejo...

pirsin dijo...

Graciela, me siento halagado, muy halagado. Es como aprobar un exámen eso de que la ilustre autora del cuento te diga que tu interpretación es irreprochable. Muchas gracias.

Te respondo: Si la situación hubiera sido al revés y mi chica se sale a tomar el fresco y a fumar de madrugada y yo la pillo, desde luego que no me dedico a observarla por la ventana. Bajo con su abrigo, se lo pongo, le doy un beso y me subo, sin decir nada. Para que sepa que estoy con ella pero respetando su espacio...claro que si me deja irme sin decirme nada me sentiría algo inquieto porque las mujeres no os calláis facilmente. Luego no me dormiría hasta subir ella, claro, por tantear su estado de ánimo. Y si ella me hace ver que todo está bien, pues me duermo tan tranquilo. Las mujeres os movéis de una manera que yo hace tiempo he desistido de entender. Pero no es necesario entender, solo respetar...creo.

Y la noche en blanco,genial. No llovió más. Mucha gente, muchas copas, mucho ambiente, y hoy una resaca monumental. A mí me gusta eso, soy urbanita cien por cien.

Me voy a dormir la sieta, aunque hace un rato que me he levantado.

Graciela dijo...

Pirsin, mis amigas argentinas dirían que eres un dulce, gran elogio, por eso de que abrigarías a la señora y luego la dejarías en paz, sin preguntarle nada. Chiqui opinó, cuando alguien planteó este caso, que un hombre iría a decirle a la mujer "qué haces tú aquí, vas a coger una pulmonía y a arruinar la luna de miel". Es muy verosímil, y tu reacción es más excepcional. En el cuento, él no necesita abrigo, pero ella podría haber salido solamente a darle un beso, y no lo hace. Y eso es, creo yo, lo que da al cuento su tristeza, como si algo no estuviera bien, aunque aparentemente todo esté bien. La interpretación más negativa de las chicas del blog tiene mucho fundamento. Ellas se fijan más en lo no dicho, en lo que falta, interpretan el silencio, y también lo hacen de una manera irreprochable. Como no sabemos cuál es la "verdad", aquí nos quedamos. Gracias a todos por leer el cuento y comentarlo.

limpiamente dijo...

Hola Graciela, hola a todos

Graciela , gracias por aportar luz. No entendí que la visión del marido era la que daba ella, deduje que hablaba el marido a través del narrador. Si es una interpretación de ella me resulta de otra forma, es la imagen que ella tiene del hombre y puede no coincidir con la real. De todas formas creo que la manera de interpretar se ha podido ver influenciada también por las fotos que lo acompañan, bien escogidas acentuan el aspecto dramático del cuento.

Graciela dijo...

Limpia mente (así, separado, me gusta más), tienes razón en que eso de que podría haber salido y él la habría recibido con amor es algo que dice el narrador (que es quien dice todo), y no es necesario suponer, como yo propongo, que es lo que ella piensa. Yo tiendo a entenderlo así, me parece que todo lo que dice el narrador es lo que ella piensa, pero esos tiempos verbales (sobre los que he escrito un libro, para que veas cuánto los amo) son ambiguos y hay que agregarles significado. Tu lectura es válida, y también es verdad que las ilustraciones en blanco y negro, pese a la belleza de las caras, no alientan a pensar en nada bueno, sino más bien en un dramón. Las ilustraciones de un texto ya son una interpretación. En este caso, están muy de acuerdo con mi visión del cuento, que es algo así como "no pasa nada todavía, pero...".

francesca dijo...

Hola a todos, después un corto paréntesis vacacional. Intentaré ponerme al corriente de lo escrito durante mi ausencia, lo antes posible, para así poder comentar con algo de sentido.

Gatitos... Estas fotos me recuerdan a alguien. ¿Quién sabe algo sobre los gatitos de matemático? Espero que su ausencia del blog no se deba a mi decisión final al respecto de una posible adopción felina. Sería un poco pretencioso por mi parte, lo sé, pero tengo la costumbre arraigada de responsabilizarme por todo, de sentirme culpable, vaya. Lo siento.

Espero que esteis todos estupendamente. Un abrazo.

hanako dijo...

Hola Francesca, me alegro de leerte de nuevo. Una cosa: no me gusta hablar en boca de los demás y por eso no digo nada normalmente, pero te leo y quiero que sepas que si matemático aparece o no por aquí no tiene que ver con el tema de los gatos, no te preocupes. supongo que va y viene como hace siempre, porque es así como le gusta esto de los blog. los gatos están colocados y todo está resuelto.

Chiqui, perdona si no doy más detalles, pero por respeto a matemático que lo cuente él si quiere un día de estos, le gusta hacerse el interesante... sdos