lunes, septiembre 10, 2007

CORTIJO LAS ENCEBRAS, GRANADA (1)




Los que leyeran la entrada sobre mi pueblo Montejicar, recordarán que decía que un mes de esos veranos los pasaba en el cortijo de Las Encebras.
Ni que decir tiene que, para mí, el cortijo era el cortijo de mis tíos. Estaba la casa del señorito, que vivían en Granada durante el invierno, y a quienes consideraba gente con más dinero pero no mejores! Los señoritos viví an un poco alejados de las otras construcciones pero nada que una niña de 10 años no pudiera hacer a pie. Luego, en los alrededores había una serie de familias con casitas de una a un par de habitaciones, gente pobre, con su pequeño terreno y ganado que cuidar… pensaba yo.
Dentro de la “fortaleza” - es la palabra que mejor se ajusta a mis recuerdos - vivían mis tíos con sus cuatro hijos, la hija que ya se les había casado, en un caserón grande: en el tercer piso se almacenaban el grano y productos de matanza, almendras, membrillos, frutos secos y en conserva. Comida para todo un regimiento. Mi hermano y mi primo menor me enterraban en el trigo del que salía polvorienta y asustada.

En ese tercer piso había una habitación donde una maestra que venía de Granada daba clase a los chavales de la zona de Las Encebras. Algo que habían gestionado mis tíos.
La fortaleza era una muralla blanca de larga extensión. Dos portones gigantescos la cerraban por la noche, fuera quedaba la higuera más hermosa y grande que nunca he visto y un pequeño arroyuelo donde se lavaba la ropa. Cerca, en la pared de la izquierda de la muralla, había una alberca para el regadío, con un fondo verde y espeso, que disfrutábamos de piscina los crios de los alrededores. En braguitas entraba y salía de ella cada vez que, sudorosa de mis recorridos, pasaba por allí.
Dentro, estaba la hermosa casa de mis tíos. Adosada a ella la vivienda de Rosa y Juan y a ésta la de Eulalio el manco y su familia: tenía ésta última una sola habitación con dos colchones en el suelo y una pequeña mesa con dos sillas. Vivían allí el matrimonio y cinco hijos.
Yo no era consciente, y nunca lo fui hasta muy tarde, del sistema feudal que se ejercía en toda esta zona. Disfrutaba: montaba en el trillo con alguno de mis primos o en una mula yendo hasta los terrenos donde otro de mis primos me enseñaría a sembrar trás el arado. Todo fascinante y divertido. Por la noche…las estrellas. Los cuentos, las historias de los vecinos y la flauta de uno de mis primos.

Hoy quisiera detenerme en Rosa y Juan. Rosa tendría más de setenta años, y Juan no menos. Ella era alta y derecha, de ojos grandes y tristes, nariz recta y una leve sonrisa en los labios. Tenía el pelo blanco y ondulado, recogido en un moño. Vestía de negro con mandil gris y una toquilla hecha por ella misma a croché . Mi tía siempre decía que era una pena que no hubieran tenido hijos… pero que se querían mucho. Llevaban más de cincuenta años viviendo allí. No tenían familiares.

Más de una vez me adentré en la casa de Rosa y Juan. La curiosidad me comía. La primera vez que la vi me pareció un palacio. Eso explicaba que vivieran tanto tiempo allí. Como la de Eulalio, una habitación. El suelo estaba tan machacado que no se levantaba ni una pizca de polvo: tierra pisada durante 50 años. Cuando leí “Pascual Duarte” describiendo su cocina me acordé del suelo de la casa de Rosa. Lo único que se veía por la ventana -por donde había curioseado muchas veces- era la chimenea, a los lados las alacenas y una mesa camilla con dos sillas. Nada más entrar se tropezaba con la mecedora. De espaldas a la chimenea y en el centro de la habitación había una cama de hierro y cobre. La tenía Rosa adornada con encajes hechos a bolillo y una colcha de croché de distintos colores que ella misma había tejido hacía años. Una cortina al fondo, medio corrida tapaba su modesto vestuario.
Había un par de preciosas tazas , nunca había visto cosa igual. Varios cuadros colgados, El Nazareno de Jaén, la Purísima…y una foto de Rosa y Juan de cuando cumplieron veinte años de casados. El lugar era tan acogedor que siempre lo recuerdo como todo lo que se necesita para vivir.

Lo más importante de la historia era que estaban perdidamente enamorados. Rosa se ponía todas las tardes sus zapatos de feria, se juntaba el mantoncillo con unos alfileres que brillaban como luceros y se colgaba los pendientes de boda. Con su callado y el mandil limpio, a las cuatro y media, salía con un ”hasta luego” a los vecinos. Con dificultad se encaramaba a la carretera principal y paso a pasito salía al encuentro de su marido. El marido había salido al amanecer, con su sombrero de paja, a trabajar en el campo.
Todas las tardes volvían cogidos del brazo hablando como si hubieran estado separados una eternidad. El bajito y menudo, con unos ojos diminutos y legañosos, volvía con sombrero de fieltro y botas lustrosas. El atillo con la ropa del trabajo bajo el brazo. Los dos saludaban de nuevo a los vecinos y a su nido volvían… para repetir la misma ceremonia el próximo día. Así durante cincuenta años. Extraordinaria pareja!
Las Encebras hoy:
http://www.lasencebras.com/

74 comentarios:

Graciela dijo...

Estrella, me da mucho placer leer estas historias de tu vida, contadas con tanta ternura. Es fácil imaginarte como una niña incansable, curiosa y divertida. La historia del amor de tus tíos parece de García Márquez.

Me anima ese (1) del título: espero que haya más capítulos.

Si yo cazara, iría al Complejo Cinegético Las Encebras con una buena excusa para pasear por esos paisajes, conocer a esas gentes y disfrutar de esas cabañas y de los asados de jabalí. Nunca he comido jabalí. Lo más exótico que he comido es avestruz.

Me voy de viaje, pero volveré cada tanto a ver si nos cuentas más. Con razón le decía Rilke al joven poeta que recordara su infancia si quería encontrar los mejores temas para su poesía.

hanako dijo...

Comparto la opinión de Graciela. Chiqui me ha encantado tu texto, me gusta cómo narras estas vivencias de tu infancia, la cantidad de matices y detalles que recuerdas con tanta exactitud.

Graciela, buen viaje! un placer leerte como siempre.

Y una mención también al texto de Coco que se ha quedado en la entrada anterior, estás que te sales, tío.

Chiqui dijo...

Graciela. Te voy a reprochar...leíste esto un poco de prisa. No te culpo, es demasiado largo para un blog. El amor de mis tíos es otra historia que no contaré... Mi tío nunca superó la muerte de su compañera de tantos años.

Rosa y Juan eran los vecinos de mis tíos, una habitación de vivienda durante cincuenta años. Esa es la historia de amor.

El enlace al final, es de Las Encebras hoy día. Un sitio turístico, donde nunca he estado ni creo que vaya. Las Encebras que yo describo eran puro campo abierto y desierto de casas y personas. Lleno de olivares y otros cultivos con unos pocos y humildes edificios desparramados por aquí y allí. Lo que más destacaba era la casa de los señoriítos, típica andaluza, y la fortaleza donde vivían mis tíos (encargados de los jornaleros). Buen viaje!

Coco Becerra dijo...

Cada vez que me dicen que estoy que me salgo, me dan ganas de entrar.
Me refiero a lo que me refiero.

Coincido con Hanako, Chiqui.
Las entradas de tu niñez tienen una claridad que parece que se escriban solas.
Envídia de recuerdos y de letras.

hanako dijo...

vaaaaale, no te sales, entras y muy bien que entras... al ras del suelo y atinando. que te den pa'l coco materia que hay que ver lo que sale de la mollera (mejor?). sdos

Chiqui dijo...

HOLA HANAKO...Gracias. Parece que tú has vuelto a tu cauce! y te metes con Coco?
Los detalles que recuerdo los cuento, pero es evidente que hay muchos que no retuve o se me han olvidado. No creo que sea este el tipo de narración para un blog como el nuestro. Me inspiró Azúa con su artículo en El País sobre la muerte de su amigo. Pórtate bien ¡

Chiqui dijo...

COCO. Mira quien habla de claridad! tú eres claro incluso cuando intentas ser complicado!

Gracias de todas formas. Sí que se escriben solas. Mi escritura es casi automática. La recuerdo y compongo cuando no puedo dormir y luego me levanto y ahí queda. Se podría decir que escribo como hablo...no hay ningún mérito en eso, pero es lo único que puedo y sé hacer. Las imágenes y metáforas las dejo para los escritores 'de verdad'. Voy por allí…!

garmir dijo...

Hola:
Haces unos posts muy interesantes.

Chiqui dijo...

GAMIR, gracias. Leí en tu blog lo de "la belleza madura" y me hizo mucha gracia. Cuando yo era joven y soltera solía pensar que todos los hombres interesantes estaban pillaos". Ten paciencia.

Coco Becerra dijo...

Chiqui, a Delibes cuando le animaban a escribir (¡!) contestaba que cómo lo iba a hacer, si él no sabía. Le dijeron que escribiera como hablaba. Hizo caso y no le fue tan mal.

Hanako, si ya estaba bien, ya. Era la oreja izquierda, quería que la regalasen a ella otro poco...vanidosa que es la oreja esta, oyes.

Graciela dijo...

Chiqui, mi pecado más habitual no es leer de prisa, sino escribir de prisa. Entendí perfectamente que los dos enamorados eran los vecinos, pero no sé por qué los convertí en tíos al escribirte.

Las Encebras de hoy en día son lo que queda del lugar de tu infancia, transformado en "complejo" (ya el anglicismo es desagradable) y comprendo que no te interese ir. Para mí sería el único modo de conocer ese lugar desde adentro, viviendo allí mismo, pero por supuesto no es lo mismo y además ya te digo que no sé cazar.

Chiqui dijo...

Graciela, volví a Las Encebras hace veinte años. Todos los edificios estaban en ruinas, la murallita medio caída, los campos secos. Lo único que se mantenía medio en pie era la casa do los dueños, los señoriítos de Granada. A los que estábamos allí nos entraron ganas de llorar, pero no lo hicimos; tampoco es que nos quedáramos allí en un pasado para mantenerla ! Preferí ver eso, que todavía era parte de mi recuerdo, que lo que han hecho ahora. Por otra parte me alegro que el terreno se esté usando y sea la delicia de los cazadores. No me gusta la caza.

Chiqui dijo...

COCO. Con que Delibes, eh? Me tendría que haber enterado hace unos años. Pero se te agradece el intento.
Sí, esta Hanako es una mimosa…tú la mimas más que yo!

Montse dijo...

Has descrito muy bien, lo que es el señoritismo que había, y creo que aún hay en Andalucía, me gusta mucho tú manera de escribir.
Lástima que en algunos pueblos del sur todavía crean en los señoritos, bueno este país está llenos de ellos, sino mira la tele.
Ja ja

hanako dijo...

contesto aquí o allí? da igual... me siento alagada, pero vamos que me echo unas risas aquí o allí, me da igual... con tal de reír!!! sdos. bye bye

hanako dijo...

glupsss "halagada", con lo que me gustan las "h" se me ha pasado esta. sdos que me vooooooy

Coco Becerra dijo...

¿Que te sientes alargada, dices?

hanako dijo...

jajaja y aletargada también. hoy en mi primer día de vuelta al trabajo en vez de martes parece lunes... y es que los lunes tengo un humor especial y los lunes son especiales, cosa que me recuerda a Asier. Eso lo aprendí de ti (a ver si saludas un día de estos, guapo). sdos

Chiqui dijo...

Qué pena que trajisteis la fiesta por aquí y con esto de la diferencia de hora estaba en el súper. No sólo de blog vive el hombre.

Hanako, Asier debe de estar de lo más ocupado con su proyecto DA (?)Y probablemente, como siempre, enamorado...

Montse...lo del señoriíto andaluz lo habrás captado por su la asuncia, que es muy significativa. Creo que acabó arruinándose, pero no sé bien por qué.

Anónimo dijo...

Chiqui. ¿Te inventas estas historias o son de verdad? Has metido a Rosa y Juan para darles un toque a "El coronel no tiene quien le escriba" como dice Graciela. Demasiado perfecta para ser verdad.

hanako dijo...

Demasiado perfecta para ser verdad, anónimo? no tengo ni idea, claro, solo lo que cuenta chiqui, pero si he observado en alguna ocasión a las parejas de ancianos que pasean por la calle, del brazo, despacio, con cuidado para no tropezar... él se agarra a la puerta del autobús para después ayudar a su señora y tú los ves y te parece que se van a caer de un momento a otro de lo frágiles que parecen... no sé si será amor, pero ver cómo cuidan uno del otro es entrañable.

Dicen que ahora en los asilos con eso de que la esperanza de vida es mayor y tienen mejor salud, los ancianos se enamoran de nuevo y se casan y tienen la ilusión de su espíritu joven. Me parece bello que se mantenga el pálpito (o lo que sea). sdos

Chiqui dijo...

ANONIMO.
Hanako...has decidido volver a la sensatez. Qué bonita la observación que haces del autobús. Quién llegara a esa edad?

Anónimo, quizás lo perfecto o redondo venga de la intención de sintetizar. También porque mi recuerdo es bien reducido… y selectivo. Ahora haciendo un esfuerzo creo recordar que Rosa había tenido varios abortos y no podía quedarse embarazada...de ahí su tristes ojos, decían.

El coronel: Pues sí, son dos viejos que se aman y cuidan, como Hanako los describió. Viven en la miseria (estos de mi relato no tanto) El coronel espera indefinidamente su paga del gobierno...Aquí no existe ningún elemento parecido; Rosa espera a Juan y Juan llega todos los días a la misma hora. Hay cierta dignidad en las dos parejas, pero el coronel la pierde al final cuando su mujer le pregunta (cito de memoria) que qué van a comer - ya que todo lo han gastado en mantener al gallo de pelea de su hijo, muerto. El coronel, pierde la paciencia y la esperanza y responde "mierda". Creo que son dos vidas bien distintas.
En los relatos de mi niñez puedo inventar o cambiar algo para proteger la identidad de alguien y también para hacerlo mas contable, por qué no...? Pero son pequeñas cosas que no cambia lo esencial.

“El corones no tiene quien le escriba” es una novela corta, de Garcia Marquez, que no tiene desperdicio. Estoy segura que la habrán leído.

tu prima dijo...

Prima, tus recuerdos atraen los mios y te veo sentada en mi cama -la que estaba más cerca de la ventana- con tu silueta recortada en las noches de tantos veranos, en todas aquellas noches, en que nos contabas, a mis hermanas y a mi, las historias más increibles y más subyugantes que yo le he oido nunca a nadie. Escribes como hablas, desde luego.

Chiqui dijo...

PRIMA, que daría yo por volver a una de aquellas noches...daría unos días de mi vida; y mira que la amo!... y quiero arrancar de ella cada minuto, aun cuando no puedo.Qué magia verdad, ser niños y no tener que preocuparnos de nada. Ahí estaban los mayores para hacerlo. Hemos cambiado los papeles y quién sabe cuantos veranos nos quedan.

Pero coño, no sé por qué me ha entrado esta vena lúgubre...los recuerdos. Ven a verme...te lo digo delante de todos estos seres que nos leen y nunca conoceremos...a no ser que la maquinita de Google este mal.....!! Gracias por traerme esos recuerdos. Dónde habrá ido a parar esa imaginación?? Las neuronas...las hormonas…la energía, todo empieza a disminuir. No te preocupes, tu eres mas joven que yo. Hoy está nublado por aquí. Si hay algo que no me gusta de Boston es cuando esta nublado…el 75% de los días!

TU PRIMO dijo...

tU pRIMA:
mUAK!

Chiqui dijo...

PRIMA: anoche soñé que estábamos mudándonos a una de esas casas en las que vivimos con tanta frecuencia...Yo intentaba convencer a los mayores donde cada cual tenía que tener el dormitorio y los muebles. Hacía falta un nuevo cuarto de baño. Nadie me hacía caso. Siempre fue lo contrario, a los 14 me pedían opinión de dónde tenía que ir el tresillo y la tele, claro lo más importante en la casa. En el sueño había perdido mi autoridad de decoradora y era bastante frustante!
Tú me entenderás.
Tu primo, el americano te mondó un beso.

tu prima dijo...

Muak! bien fuerte, a mi primo.

Prima, podemos volver siempre que queramos, ¿no?. De hecho, eres una maestra en eso de volver a dias pasados, aunque sea rememorando, que es una fórmula estupenda para ir donde más nos apetezca, en el espacio y en el tiempo.

Un amigo -supongo que amigo, aunque no lo conozco- dijo aquí un día que los recuerdos son tesoros y nos regaló alguno de los suyos, igual que tú ahora.

Y que los sueños no te jueguen malas pasadas. Sigues siendo la experta decoradora. Tambien nos aconsejabas en cuestión de estilismo. De hecho, hasta nos hacías trajes. ¿Te acuerdas de uno largo, atado al cuello con un volante que me hiciste para un baile muy especial?. Era precioso.

Chiqui dijo...

Casi me acuerdo. Necesito memorias mas frescas que la mia para volver a sentirme OK.Besos

tu prima dijo...

Seguro que tienes miles de recuerdos para sentirte OK. Yo los tengo de ti.
Ya te digo que a los sueños mejor no hacerles caso si no te gustan.
Muchos besos y muy buenas noches.

prozac dijo...

Tu relato es pura ternura, Chiqui, pero es la visión dulcificada de una niña curiosa que descubre el mundo, y que es dificil que capte la frustración que a veces subyace detrás de esas idílicas escenas.

Atribuyes sin dudar amor verdadero a tus viejitos, pero lo mismo solo había conformismo y soledad compartida.

Alguien ha hablado de las parejas de ancianos que pasean de la mano como enamorados. Han enterrado las armas, han abandonado la lucha, y se aferran a la única mano disponible, pero enamoramiento... Son la viva imagen de la decadencia. A mi verlos me entristece, mucho, no hay nada más penoso que el retrato del que ya no espera nada, solo un paseo cada vez más corto agarrando una mano tan decrépita como la tuya.

prozac dijo...

Postdata:
Eres una romántica empedernida, Chiqui. No cambies nunca, el mundo necesita gente como tú y tu apabullante prima ¿En tu familia sois todos inasequibles al desaliento?

Anónimo dijo...

“…y se aferran a la única mano disponible, pero enamoramiento... Son la viva imagen de la decadencia.” Sí, sí, Prozac, de acuerdo, esos viejos no se unen por enamoramiento, pero tampoco tienen por quE entristecernos. A mí no me dan pena. Siempre me han gustado estos versos del Eclesiastés (el anti-romántico por excelencia):

4:9 Mejor dos que uno solo, pues tienen mejor recompensa por su trabajo.

4:10 Porque si caen, el uno levantará a su compañero. Pero, ¡ay del que cae cuando no hay otro que lo levante!

hanako dijo...

Hola Prozac, cuanto tiempo! chica, de la mera observación en la calle de los ancianos no soy capaz de discernir si están enamorados o no, de hecho en mi comentario hablo de la sensación que me producen al verles, pero no juzgo el porque están juntos, no lo sé. Dices que los ancianos se han rendido? a veces los observo, tengo miedo a envejecer (no sé si más o menos que otros, pero en mi es una constante) y los observo buscando supongo un conocimiento o comprensión que no creo que me sirva de nada, y a veces tengo que dejar de hacerlo porque pienso en esa decrepitud de la que hablas, en mi propia decrepitud y ufff... rendirse? no lo creo, mi abuelo se estuvo muriendo durante un año, después de varias operaciones y que le fuera fallando todo, la cabeza la tenía bien. un día intenté animarle diciéndole que estaba mejor y me contestó que sabía que se estaba muriendo... no me parece que se rindera, creo que era muy consciente de la realidad.

En fin, que encantada de leerte! y buenos días!

Luna llena dijo...

Prozac, sí, algunos ancianos caminan de la mano hacia su muerte, o solos, que es peor, y ya no les queda nada bueno que esperar, sobre todo si son muy viejos o están enfermos. Pero ahora la vejez es más larga, y hay algunos muy activos. He leído unas estadísticas muy reconfortantes acerca de la vida sexual de las personas de más de 55, y oye que digo sexual, no solamente amorosa, que enamorarse es más fácil que ponerlo en acción. La gente vive más, el Viagra es muy efectivo, y los ancianos quieren seguir la guerra.

El lado malo de esto es que las ancianas están cogiendo el SIDA, porque se acuestan con ancianitos promiscuos. En Nueva York ahora reparten condones en las residencias de ancianos, lo he visto por la tele. Y había que ver las risas de las señoras, todas ya, como decía Nostálgico, fofas del corazón y mustias del intelecto (él lo dijo al revés, pero a mí me gusta más así).

Aquí en mi consulta odontológica tuvimos un matrimonio mayor, él más de 70 y ella 67. Ella es alérgica a la penicilina, y tenía una reacción alérgica igual a la que produce la penicilina, aunque no había tomado ningún antibiótico. Los médicos no sabían qué hacer. El marido había estado tomando penicilina para una infección de la boca, pero él, no ella. Al fin ella contó que había hecho el amor con su marido, y entonces los médicos se dieron cuenta de que había absorbido (se dice así?) yna cantidad pequeña de penicilina a través del semen, y pues qué gracia, a ningún médico se le ocurrió eso, porque uno piensa que los ancianos no follan.

puro nervio dijo...

Se sabe cómo empieza una historia, pero no cómo termina. Los recuerdos tan detallados de chiqui han derivado hasta las relaciones sexuales. YO, por lo que le oigo decir a mi madre que es especialista, sé que la libido es un impulso que se aloja en el cerebro, y no en otras partes del cuerpo. Follar es una palabreja de poco gusto, como joder, cualquier día me pondré a inventar una. YO prefiero que me digan que soy libidinosa, pero ya vale.

Los capri en su juventud parecen mayores que los de su misma edad, y a medida que pasa el tiempo, al revés que otros, van pareciendo más jóvenes. Tengo prisa ahora. Ciao.

puro nervio dijo...

Me repiten muchas veces que es bueno que hable de mis cosas, que saque afuera mis sentimientos, igual que hace chiqui cuando nos cuenta sus recuerdos, porque así pondré en orden mis experiencias. Mi padre siempre repite que uno debe estructurar su historia, y otra cosa que repite a menudo es que las mujeres somos muy variables a simple vista. Si le dijera lo que pienso yo de él a lo peor se enfadaría, porque a veces pienso que aunque sea mi padre es bastante tonto, para mí es el tonto por excelencia, porque a ver quien no es variable ¡si todo está cambiando a cada momento! . YO he cumplido 22 hace poco y me pregunto si será cierto que la mujer está en su mejor punto a los 26, bueno, eso lo dice mi madre que ya he dicho que es sexóloga. Eso ya lo veremos.
Un saludo cariñoso y pido disculpas a todos por aguantar mi rollo.

puro nervio dijo...

Si no fuese porque no quiero abusar del espacio en blanco, del vacío, seguiría y seguiría un buen rato. Cuando veo que un lugar es tan pacífico me lleno de entusiasmo y me da confianza, pero volveré en otro momento. Mejor será que hablen otros. Un saludo.

Chiqui dijo...

PROZAC, puede que lleves razón de que no hay enamoramiento entre los viejos...ojala te lo pueda decir algún día, Sería muy buena señal.

Lo que me extraña es que hayas pintado un retrato tan tétrico de la vejez, tendrás tus razones o quizás tienes uno de esos días...El que no llega a viejo corta vida le fias.

Chiqui dijo...

PROZAC: No hablo por mi prima...Yo soy la sombra del desaliento, pero intento torearla.

hanako dijo...

Vaya, había oído que era a los 30 y en el hombre a los 18. Mecachis!! se pasó entonces el momento? vaya disgusto y (yo) sin enterarme. Entre esto y el tema de las ancianas con el sida, en fin que como te despistes es que no te enteras.

Puro nervio, cuenta cuenta, por aquí gustan las historias y sobre todo las que no se saben como acabarán. sdos

Chiqui dijo...

GRACIAS, ANONIMO, por esas citas que bienen tan a mano al tema.

hanako dijo...

bueno, pasaba a saludar porque me voy a dormir, esto de volver a la rutina tiene sus pegas... buenas noches!! sdos a todos

Chiqui dijo...

LUNA esos detalles que nos das de los viejecitos y el sida son un poco alarmantes, no crees? La vejez está marcada por el estado de salud de la persona, no tanto por la edad. Yo estoy rodeada de personas bastante mayores, que si quieren buscar pareja la buscan, y la que fue coqueta de joven lo es más de vieja...

Pero Hanako y Puro Nervio no tienen que preocuparse, parece que sois de las más jóvenes del grupo...que levante la mano si me olvido de alguien!

Chiqui dijo...

HANAKO, es un consuelo tenerte aquí por las mañanas y por la noche. Nos trae suerte.

cesca dijo...

No voy a levantar la mano, chiqui, ya sabes que llevo siendo adulta hace ya algunos años. Y, como dice el protagonista de "La verdadera naturaleza del amor", -una peli que me sigue gustando-, no desearía repetir la experiencia. Me va bien así, que las cosas sucedan de la manera más natural posible, fluir, no forzar ni renunciar a nada.

También he encontrado muy interesante lo que nos dice anónimo. El Eclesiastés es una fuente de sabiduría, y también de consuelo para los espíritus inquietos. Las dos citas que transcribe son para no olvidarlas. En cuanto a su observación sobre su anti-romanticismo, me parece perfecto. Gracias, anónimo.

Buenas noches a todos. Besos, chiqui.

Don nadie dijo...

¡Zaradajas!
La vejez la marca la edad y no tiene nada que ver con la salud, Chiqui. Hay viejos sanos, pero viejos, y jóvenes enfermos pero jóvenes.
El que haya viejos con espíritu joven es otra cosa, pero viejos, coño, eso es inamovible.
Señora nerviosa no quiero criticar a su santa madre, pero lo de fijar una edad para la plenitud sexual ya no se lleva, a ver si se pone al día y deja que quitarse años, usted no escribe como si tuviera 22 años aunque lo intente.
La vejez apesta.

Chiqui dijo...

DON NADIE. Escribí una respuesta a su comentario. Era totalmente en broma pero aun así...cuando la leí la encontré cruel. No era mi intención.
Lo ideal seria que llegados a los 50 a todos se nos permitiera quedarnos así durante 20 años. Qué le parece esa idea...? Bueno probablemente no ha llegado ahí todavía, pero es una buena edad.

hanako dijo...

Curioso, (yo) te diría Chiqui repetir en un blucle de los 25 a 35... supongo que cada uno elegimos lo que conocemos, al igual que lo que queremos.

Don Nadie, cómo escriben las jóvenes de 22 años? hombre no me sea usted incrédulo! en lo que si le doy la razón es en lo de la plenitud sexual, ufff ayer me acosté con una voz que me decía: se pasó, se pasó, se pasó.... y joder he dormirdo regular, ahora estoy más tranquila desde que he decidido creerle a usted.

Puro Nervio, cuenta cuenta, me gustan tus historias.

buenos días!!

puro nervio dijo...

Los chicos, pobrecitos, como el rape que sonríe fuera del agua, son tan tontos que ni lo notan, como don nadie. No le insultaré porque me han educado para no ofender a nadie, con don o sin el don, pero cuidado que es tonto este señor... Solo dice "zarandajas" y es tan pretencioso que le faltaría añadir que "yo soy así". Circule, hombre, que YO escribo bien desde los ocho años, por eso mis amigos que son tontos del haba, dicen que para mí es igual ocho que ochenta. Si no fueran tan cretinos me ofenderían pero paso.
Si mi madre dice que la mejor edad para las relaciones sexuales de una mujer está en los 26, ni lo duden, porque no es su opinión sino una observación científica actual. Alguna vez sí que creo que sus teorías son demasiado perfectas para ser verdad, así que lo quiero comprobar por mi misma.

¿Anako es capri? Una amiga mía a la que admiro mucho también lo es, y no recuerdo haber salido con ningún chico del signo, pero el primer chico del que me enamoré lo parecía, era hermano de mi amiga Regina, poco hablador, serio, de porte elegante (influencia de mi madre), con unas gafas de ver que le daban un aire distante, como si mirara con telescopio a los demás, muy delgado, todo un cuadro saturnino, como dice la sabihonda del hogar. Para mí son muy atractivos, aunque también me gustan los que me hacen reir. Los capri cuando rien se les va la comisura de los labios hacia abajo y tienen un sentido del humor raro que me gusta un montón. Mi amiga, la capri, no Regina, tiene una moto grande que deja a los chicos a la altura del betún.

Desde pequeña sé, don fátuo, que al tiempo no lo para nadie, ni con toda la fuerza de todos los habitantes del planeta juntos y en bloque. Lea, lea sino Alicia a través del espejo, que lo dice bien claro.

Un saludo carinoso y hasta luego.

hanako dijo...

Pues si, desde pequeñita, soy capri, pero vamos que a simple vista no se me nota nada... por cierto, felicidades puro nervio! fue hace poco tu cumple, no?

Chica, no quiero quitarle la razón a tu madre, pero es un poco triste que te digan que ya ha pasado tu plenitud sexual, y ahora qué?? ya verás, ya, cuando te digan que no eres joven porque tienes más de 35 por ejemplo y ya no tengas derecho a sacarte el interrail y cosas así... las etiquetas son injustas con nosotros, nunca te ajustas bien a ninguna.

y me llamo h-anako... h aspirada me gusta pronunciarlo a mí, con un toque de j. sdos guapa

hanako dijo...

Que se me va la pinza, el interrail es hasta los 26... estará relacionado con eso de la plenitud sexual?? entonces no me acuerdo qué era hasta los 35, pero seguro que hay algo.

puro nervio, has ido de interrail alguna vez? es una experiencia flipante. me voy a hacer que curro. sdos

Chiqui dijo...

Hanako, se me había olvidado que eres capricornio. A mi tampoco se me nota. Te explico, me quedaría en los 50 porque tengo dos hijos y si me vuelvo a los 25 los perdería...Cuando llegues a los 50 te darás que es la mejor edad para la mujer. Ya no tienes complejos, tu vida profesional trazada (nunca querría volver a repetir los exámenes doctorales, ni cualquier otro examen que no sea el de la vista cansada) y para entonces descubres mas o menos lo que quieres y lo que no. Si que está una un poco menos fresca que a los 25, pero he descubierto que a los jóvenes les atraen las mujeres mayores (bueno, mas bien las de 40!) pero ya que ando en los cincuenta - y no me da vergüenza decirlo, mi madre murió a los 37- me pararía aquí por otros veinte años. No es tanto el miedo a parecer vieja sino a sentirse vieja, como prozac decía y con razón. HANAKO, vive la vida y nunca te aburras. Sí, estoy de acuerdo, la plenitud sexual de la mujer está entre los 25 y 30…aunque mira lo que dice Luna de los viejitos de las residencias, quién lo diría.

Chiqui dijo...

PURO NERVIO, muy bien que conoces a los capricornio...y a Hanako. Pues chica parece que piensan que tienes más de 22, di la verdad, a esa edad todas nos quitábamos uno. Yo creo que tienes 23. Eso hará a Don nadie feliz.

Tu madre suena de lo mas interesante...me llevaría muy bien con ella.

Jamoncito dijo...

Qué nerviosa eres, nerviosa, y eso no te arredra, sin embargo. Mira, yo pasé por una etapa nerviosa, antes de las hormonas, y te comprendo tres bien, pero.

Muy bueno lo del cortijo. El beneficio de los recuerdos a veces alcanza a los paseantes circunstanciales, cuando pueden conectarse con algo y piensan que que bien lo dice, pues así era, sí. Me has revivido remembranzas, Chiqui, a mí que no sé quién eres siquiera, que te encuentro en los blogs y pienso quien será esta mujer que no sé que dice. Hay varias que dicen sin decir, me gustan, son buena compañía. Por lo general los recuerdos de los otros nos importan un grano de arroz, pero a veces, una vez de cada mil, son los mismos recuerdos que nosotros queremos olvidar, pero bien escritos y recubiertos de una melaza romántica y temblorosa, como una mala foto que tiene la virtud de borrarnos las marcas de la viruela. Entonces los celebramos y queremos conocer mejor a quien los ha escrito, y nos quedamos esperando, a ver, a ver.

Chiqui dijo...

JAMONCITO, lleva mucha razón. Me entró nostalgia cuando leí el bello ensayo de Azúa sobre la muerte de su amigo Trias. Dio la casualidad que en esos días vino a mis manos un libro que se llama "Acordanzas" y entre una cosa y la otra empecé de nuevo (lo hago con frecuencia) a recordar mi infancia. Gracias a que tenemos cosas en común usted aprecia esta narración, pero no quiero cansar a los demás con algo tan ajeno a ellos. Volveré al cortijo de vez en cuando en este blog...pásese por aquí y deje sus recuerdos que seguro que a todos nos evocará algo.
Jamoncito…qué rico!

Aupa dijo...

La vejez es decadencia. Pues en parte, pero mientras uno está vivo está vivo ¡que narices!. Hay cabezas muy mayores y muy lúcidas que dan un número infinito de vueltas a la mayoría de cabezas de 30 o 40 años. ¿Que son menos lúcidas que las mismas cabezas con 30 o 40 añejos? No diría yo eso, pueden haber perdido alguna capacidad pero han ganado otras. En el cerebro hay neuronas que son las que son pero las uniones entre ellas van cambiando y no siempre a peor, esa es la función de la experiencia, de lo que aprendemos, de lo que vivimos. Así es que aunque se pierda alguna neurona, el que tenga más de una se lo podrá permitir, la amistad que surge entre las que quedan da para entretenerse.

¿Fisicamente?, pués sí el cuerpito serrano realmente decae, pero tampoco está en plenitud en la infancia y no vemos a los niños como amargados. Por cierto, durante la niñez el sexo compartido,como lo vivimos de adultos, ni fú ni fá y se vive y se disfruta de la vida. ¿Es que si el sexo pierde su papel primordial ( para el que lo tenga) ya no va a haber nada que nos haga sonreir?. ¿De verdad buscamos en el otro solo el centrifugado?... que mareo ¿no?

¿El futuro?, ya llegará o no. Lo que supongo que pasa es que se deja de esperlo...¡¡Mejor, mejor, que nos pille desprevenidos!!.

¿La mejor edad? pues depende de como te vaya. De los 30 a los 45 ( si no hay contratiempos) se está en plenitud física y se ha aprendido lo suficiente como par tener perspectiva. Y el que quiere hijos ya ha tenido tiempo de ponerse manos (y todo lo demás) a la obra.

Aupa dijo...

Perdonen, entré a lo bestia.
Buenos días-tardes-noches( táchese lo que no proceda) a todos. Soy Aupa y si no tienen mucho que objetar les leeré de vez en cuando.

Gracias por tu historia, chiqui, yo sí creo que se puede estar amablemente en compañia después de muchos años. Y lo pasado,pasado.

Chiqui dijo...

Aúpa, quédate por aquí porque mira que a veces necesitamos ese empujón. Yo pienso como tú! La comparación con la niñez me ha gustado. Y lo bien que estaría poder besarse y acariciarse sin tener que pensar que uno de los dos va buscando algo más?... que no es precisamente lo que en ese momento necesita el otro! Además, siempre está Viagra...como dice Luna, que yo no dejaría tomar a mi viejito...si llego a la vejez con un viejito! Muy buena entrada.

Luna llena dijo...

Muy bien, Aupa, lo dices muy bien, estoy de acuerdo en todo, menos en eso del centrifugado. El sexo es un poquito más, es una intimidad única, una cooperación y un placer intenso que nos damos uno a otro, o uno a otro y a otro, según y dependiendo. Mientras podamos,q ue sigamos. Después, quedará el regusto, como con el buen coñac.

Chiqui dijo...

LUNA, no hay quien te pare! Estamos hablando de cuando a uno no le importa el sexo mas...supongo que se llega a ese estado, o no? Desde tu juventud quizás no los vislumbres pero deja a otros que hablen por su experiencia…que nos pueden venir bien los consejos en el futuro!

hanako dijo...

Que si, que si, que está muy bien lo de la experiencia que se gana con los años, que hay cosas que importan más que el sexo, que la plenitud intelectual y la madurez que se alcanza con los años, que si... pero el cuerpo serrano, que no es tan importante? anda ya! no nos engañemos: en la actualidad, además de tanto tienes tanto vales, lo que vale es el envoltorio (y creo recordar que aquí más de uno prefiere un envoltorio bien puesto).

Que la juventud está sobrevalorada? probablemente, pero quién no volvería al punto (cada cual que elija: 20, 25, 30... 45) de mayor plenitud física si tuviera oportunidad? si me prometen inmadurez y el elixir de la juventud y me bajo de este tren ahora mismo. o no? sdos

Chiqui dijo...

HANAKO, hay que pasar por todas las edades...si tenemos suerte...no te asustes de los cuarenta ni de los cincuenta...ya te avisaré si llego a los 60. Son edades más tranquilas y se busca lo que se necesita, se rectifican errores si es posible. En cuanto a la envoltura...yo nunca compro papel de regalo, reciclo los que me dan o me invento algo!

Chiqui dijo...

PARA VIEJOS Y JOVENES:

http://www.youtube.com/watch?v=1rAsoLm1Ges&mode=related&search=

aupa dijo...

Hanako, claro que es importante el cuerpo, para todos y para todo, y para algunos más cuanto más hermoso es, tanto que se olvidan del resto. Todos no medimos metro ochenta y cinco, ojazos verdes y melenón negro ( yo sí, aviso)pero somos capaces de disfrutar como posesos.

Hay que vivir, hanako, con lo que se tiene y lo mejor posible. Hay pocas cosas imprescindibles para estar a gusto, pero una de ellas es uno mismo.

No tengo 30 años, pero cuando los tenía el sexo no era lo más importante par mi. ¿Me rasgo las vestiduras?... aunque, dada mi postura de hoy, digo yo que para qué. Y me gusta, claro que me gusta, podemos decir que igual que a ti por no desmerecerte ni desmerecerme.

Seguiremos adelante

Chiqui dijo...

Uff! Aupa, No diga lo de los ojos verdes ni en broma...además tiene talento. Muy buen consejo a Hanako…pero yo creo que prefería conocerlo en persona! Estoy segura…ella es un poco tímida, pero con unos ojos, verdes también, hermosísimos.

Chiqui dijo...

AUPA! Ahora recuerdo. Tal como te describes tienes que ser el que sacaba fotos en Nuevos Ministerios, metro cercanías, el día que me reuní con Hanako. Juraría que vi a un tío altísimo con un trípode sacando fotos hacia donde yo estaba (mi imaginación, claro). También vi. Al mismo en la feria del libro cuando paseaba con Hanako. Contra...nos conocemos? o lo he soñado. Este, que no será usted, tenía unas piernas larguísimas y una mata de pelo negra rizada bellísima, desde lejos. Parecía que no se había peinado en días...Uff, Hanako me va a decir que he perdido otra vez la olla! Me gustan los sueños...

hanako dijo...

paso... (me estoy riendo, y no sé de momento por donde saldré, se me ocurrirá algo (supongo))

hanako dijo...

Capullo... upss se me ha escapado, pero va con cariño, que conste.

Nada, que me has desmontado, que me he quedado sin argumentos, espero que sea momentáneo... en fin, touché

puro nervio dijo...

Hanako, disculpa por el detalle de la hache que olvidé, ya me corrigió un fallo el don nadie del blog, pero digo yo que para lo que sirve. Eso me pasa por ser tan lógica, despistada, y andar con prisas. No he viajado en interrail, porque tengo un Polo que me regalaron al sacarme el carné de conducir, hace ya cuatro años. Si voy al extranjero suele ser en avión, o en coche, así que el tren casi no lo conozco, ni el AVE famoso, para nada y me da igual, cada uno tiene sus gustos.

Mi madre es una experta en el tema que estais debatiendo, chiqui, y cuando habla de los congresos mundiales de sexología siempre dice algo interesante. Cuando vino del de París nos contaba las últimas novedades y las ponencias más sorprendentes eran de japoneses. No veas, se llaman parafilias o algo así, con mucho morbo, porque decían que los vómitos les ponía, les excitaba, ¡que asco! Contó también que en la clausura se puso un ejemplo que comparaba la satisfacción sexual con la comida de un restaurante, que si no te gusta has de decirlo, y si sigue sin gustarte, pues que siempre podremos cambiar de restaurante. ¿A que está bien? Una amiga mía tiene un vibratil fantástico, claro que ella es superlanzada y divertida. Para mí es un asunto de interés menor, en los chicos busco otras cosas que no encuentro, porque son así. Uno de mis hermanos que es un listo, dice que sus amigos están obsesionados con el sexo, y le creo, pero allá ellos.

Espero no ser pesadita. Un saludo.

aupa dijo...

Bueno, bueno,bueno... Creo que me han visto ese perfil, el bueno, bueno... ya me daré la vuelta y miedo me da, la simetría no es mi fuerte.

Dice un dicho calé que ningún gitano quiere buenos principios para sus hijos ¿alguien sabe porqué?

Muchas gracias a las dos. Aquí ya es buenas noches.

Chiqui dijo...

Pero en qué quedamos? soñaba o estaba despierta? Si no soñaba...me gustaría ver las fotos.
Contra, con lo mal que salgo!

hanako dijo...

Disculparte, puro nervio? no hace falta, es una manía que tengo, cada vez que me quita alguien la hache me constipo... la hache me abriga y arropa por estos lares y le tengo cierto cariño, nada más. Pues nada a cada uno le gusta lo que le gusta y suelo pensar (a veces) que no hay porqué probar de todo si no quieres, eliges lo que te gusta y ya está.

ehhhh aupa, no seas creído, creo que te he llamado capullo (medio insulto amistoso) no???... para un momento de debilidad que tengo! pero persevaré en mi empeño, no te fíes. del dicho ni idea.

chiqui, tu olla es tuya, que la disfrutes!!! buenas noches!

Chiqui dijo...

NO NERVITOS, es muy interesante todo lo que cuentas. Avísame si tu madre viene por aquí a algún congreso, me gustaría conocerla.
Si chica...los hombres piensan en el sexo, pero no todos...mira lo que dice mi fotógrafo...justito como me gustan a mi, todo a su tiempo y en su medida. Claro la tortilla de patatas no, si hago una me la como entera. Me debe recordar mi niñez y es una forma de volver a España sin gastarse mil euros! Tranquila, no te sobresaltes...duerme bien.

hanako dijo...

joder con el verbo, ya podía habérseme ocurrido otro mas sencillo

(yo) perseveraré
(tu) perseverarás
(el) perseverará

(nosotros) perseveraremos
(vosotros) perseveraréis
(ellos) perseverarán

esta noche tengo pesadillas fijo... sdos