lunes, abril 26, 2010

ROXANA

Esta bella foto de Roxana fue sacada con un teléfono móvil un mes antes de su muerte. La calidad de la foto es ínfima, pero la sonrisa la supera. Estábamos en la celebración del Bat Mitzvah de Rebeca, la hija de unos amigos. Por la mañana hubo una ceremonia religiosa que duró tres horas. Roxana ya me había dicho que saldría antes para estar con fuerzas para la fiesta de la noche: la parte de la celebración más divertida para los niños. Llegó a la sinagoga acompañada de Luis y sus dos hijos, Camila y Diego. Nadie habría sospechado que la joven madre, exquisitamente vestida, con un elegante sombrero que ocultaba los destrozos de los fuertes tratamientos que recibía, estaba luchando por su vida en esos mismos momentos…minuto a minuto.

Luchando: me resulta ajena esta palabra cuando me refiero a Roxana y a su convivencia con el cáncer durante casi diez años. Todos los que la conocieron estarán de acuerdo conmigo. Muy raramente hablaba ella de su enfermedad - sólo cuando había buenas noticias; la palabra ‘cáncer’ la evitaba. En los últimos seis años, desde mi vuelta a Boston, Roxana ha sido mi apoyo cuando necesitaba a una amiga. Nuestras llamadas telefónicas eran seguidas de una visita inmediata, éramos vecinas. Teníamos las “girls’ nights out”: acabábamos en sus restaurantes preferidos. La dejaba que escogiera el menú. Lo hacía con su innata elegancia y gracia; me recordaba a Audrey Hepburn en Breakfast at Tiffany's, aunque íbamos a un restaurante seudo oriental. Yo la observaba, divertida y embobada. Acompañábamos la cena con un martini; ella sabía qué ginebra y el punto exacto que requería. Hubo ocasiones que necesitábamos dos, ni nos contábamos por qué; nos los tomábamos. Cenas con martinis y algo interesante o divertido de qué hablar: preguntas, planes futuros…siempre el futuro. Yo me dejaba llevar por su entusiasmo. Solía pensar, y así se lo decía, que yo moriría antes que ella, sin que yo tenga ninguna enfermedad amenazante, simplemente por sus ganas de vivir, por las ganas con que Roxana lo vivía todo. ¿Cómo podría morir alguien así?
Esta primavera, antes de mi viaje a España, la última vez que la vi, planeamos ciertos cambios en su jardín. Con humor me decía: “yo no me podré agachar”; su respiración le fallaba. Le contestaba que se sentaría y daría órdenes. Las noticias que me llegaban a España durante mi estancia eran alarmantes. No me podía creer que a mi querida Roxana se le escapara la vida de tal forma. Volví con esperanzas. Un día después de mi vuelta besé a una Roxana que no acababa de enfriarse. En su casa, acompañada de familia y unos cuantos amigos inició ese sueño profundo que a todos nos espera .

De Roxana he aprendido a no temer a la enfermedad y cómo morir. Que lo pueda hacer con el coraje y gracia que ella lo ha hecho, es otra cosa.
Les dejo con Cecilia, su hermana, que leyó en la ceremonia religiosa este fiel esbozo de Roxana: “Mi hermana Roxana cambió la vida de todos los que están aquí hoy…”.

Así lo creo yo. Y éramos muchos los presentes.




WORDS OF REMEMBRANCE
Cecilia Enjuto-Rangel




My sister Roxana changed the life of everyone who is here today. Our family is deeply moved and genuinely grateful for your support and your love. She touched us all with her passionate desire to live life to the fullest. When she entered a room she would shine both literally and metaphorically. In many ways she shines here through us all.

When I was a child and my dad passed away, she took care of me like no one else: I am who I am because of her. Remembering would bring us solace and strength because death is another form of life nourished by the memory of the living. Roxana is here with us, she is present in our memory – we will always remember her. And we will also remember her every time we are planning a party, or enjoying a delicious dinner, or travelling to a new city, or shopping for clothes, and she will tell us somehow how to dress for the occasion. She was such a gifted teacher in so many levels. As her beloved husband Luis says, she taught him to enjoy life with intensity. Diego, Camila and him will always cherish all those wonderful trips to Puerto Rico, Spain, France, Mexico, England, and the West Coast. She was always looking ahead, planning the next journey, and embracing the future.

We all admired her deeply; she was such a brilliant mind, an insightful reader, a generous soul and a loyal, loving friend “tan entregada a todos sus seres queridos.” She loved rare combinations; we saw her originality and creativity through her eloquent writings, her words, and through her famous fashion instinct; but also in the way she loved to mix and match ingredients, from goat cheese and cranberry sauce, to people from diverse backgrounds. As my role model, I always wanted to follow in her footsteps, but she was really the role model of so many of us here. Roxana’s intelligence can be appreciated in her magnificent book about letters, but it is through her own letters that she gave us something to hold on to, as she would sign often Roxana “la roca más sana,” Rox, “the healthiest Rock.” Her brave and strong nature made her fight cancer until the end; and her energy gave us all the courage to face her death with tranquility and peace. She passed away just as she had lived, with grace and elegance. When you think of her, remember her smile. She smiled with her bright gaze, and Luis’s masterful photographs lovingly capture her gaze and her smile in all their intensity. As she will be greatly missed, his photographs will help us all remember her through these days of sorrow.

The best testament to how much she is loved and how intensely she loved, is this gathering, where friends and family from all over the world have travelled just to be here, not to say goodbye but to celebrate her life. Roxana gave us many gifts, but by far the most precious, are Luis, Diego and Camila; having them in the world and in our lives is our privilege. The bond of her love connects us today, she gave us each other, and our friendships; and praying, meditating, talking to her, remembering her will be the best way to honor her.



Desde Puerto Rico

Buenas noches:
Seré breve. Rox lo querría así. Difícil resumir su vida y decir lo que uno siente. Entre ella y nuestra última prima, su hermana Cecilia, había quince años, y entre medio once primos. Hoy lloramos la partida de la líder del clan.
María del Rosario, Ana Roxana, Roxy, Rox y últimamente, Roc Sana, la Roca Más Sana. Nació en San Juan, Puerto Rico un 8 de agosto de 1961.
Hija de padres exiliados que habían llegado hacía apenas unos meses a esta hermosa isla. Fue la primera puertorriqueña del clan de los Rangel. Llegó al seno de una familia, que a pesar de las vicisitudes del exilio, la incertidumbre y la desolación de saber que se había perdido todo lo material, siempre supo que el amor era la base para seguir adelante en esta nueva tierra. La arroparon de amor. Vivió protegida por sus abuelos, Ma y Pa, y Mamama y Papapo y en ese pequeño hogar de Los Frailes donde vivía con su hermano, sus abuelos y su madre se fundieron las bases de quien ella decidió ser.

Roxana falleció un 18 de abril de 2010 a las 4:03 minutos de la tarde en la calle Adams #35 de Brookline, Massachusetts. Murió lejos de esta Isla que tanto amaba, pero rodeada de amor; el de su familia y amigos, el de su esposo Luis, sus hijos, sus hermanos, sus padres y sus amigos. Ese amor que ella cultivó tanto en todos los que la rodeaban. Su esposo Luis pidió silencio y allí frente a todos se esfumó el último aliento de su vida. Murió en paz; dejó impregnada la casa con su perfume.
El martes, 20 de abril a las 3:00 de la tarde se celebró la misa por su descanso eterno en la Parroquia St. Mary of the Assumption. Era una tarde hermosa de primavera y la Iglesia estaba repleta. Gente de todas partes del mundo, estudiantes, profesores, amigos, vecinos, llenaron a capacidad esta iglesia. Roxana era el hilo conductor que entretejió tantas vidas desconocidas en un solo momento. No es fácil ser un extranjero en Boston, Massachusetts y llenar una iglesia, pensé yo. Qué hizo esta diminuta mujer de ojos rasgados y sonrisa amplia que consiguió que tantos estuviéramos allí entonces, y hoy aquí tantos presentes para celebrar su vida.

Quizás, si meditamos qué nos unió en su muerte, comprendamos lo que nos unió en su vida. Quizás podamos dar algún sentido al porqué de su partida. Roxana era transformadora. Su energía transformadora, como dice Luis, hipnotizaba y hechizaba a todos a su alrededor para caer derrumbados ante sus encantos. ¿Por qué? Porque amó intensamente la vida. Y amó profundamente a todos los que nos cruzamos en su camino. Luis dice que era un animal social. Sus amigos eran su fuente de energía. Disfrutó cada segundo de sus 48 años, a pesar de luchar con el cáncer y el miedo a morir por casi 10 años. Sus contradicciones, el amor por la moda y su brillante intelecto, su sentido del humor y su análisis profundo, su enorme sensibilidad y su firmeza de carácter, su dulzura y angustias, su sencillez y exuberancia, le daban el balance que la hacían única. Logró lo que muchos no logramos, que es vivir el presente y amar sin límite el hoy. Fue valiente y se atrevió a vivir a pesar de la muerte.

Hoy, los que nos quedamos para celebrar la vida de Roxana, podemos comenzar por aprender de ella a amar la vida y vivirla con esa misma intensidad; a dar las gracias por lo que tenemos y a no querer lo que no es importante, podemos amarnos más los unos a los otros, agradecer más la salud que tenemos, ayudar más a los que no tienen tanto, sonreír más como sonreía ella, abrazar más a nuestros hijos, decir presente cuando un amigo nos necesita, podemos creer como ella creía que había paz al final del camino, y sobre todo aprendamos a vivir intensamente en el presente agradeciendo cada aliento de vida como lo hizo ella hasta ese último suspiro que nos arropó con ese suave aroma del cual no nos podremos desprender nunca más.

Roxana descansa en Paz.
Maria Luisa Ferrel Rangel
************************


"...la celebración de la vida de mi querida madre."

Diego Fernández Rangel



Queridísima Familia,
Si pudiésemos reunirnos en circunstancias mejores, no estaría hablando ahora. Pero estamos reunidos para un evento especial, para una celebración, la celebración de la vida de mi querida madre. Algunos la recordarán como una persona a la que le encantaban las fiestas, especialmente las grandes y extravagantes, como la del Martes pasado. Si hubiese estado aquí, le hubiese fascinado una congregación tan grandiosa. Otros la recordarán como una viajera impresionante. Yo, por ejemplo, me acuerdo de los veranos que nos pasamos yendo de país en país, especialmente nuestro viaje de España a Francia. Las maravillas que nos enseñaba eran realmente maravillosas. Ella me creó el mundo, me lo construyó de arriba abajo, modelando mi propia Tierra. Yo recuerdo a mi madre como mi Mamá. Era, y todavía es una persona que deja al mundo con vida. El funcionamiento de su cuerpo se habrá terminado, pero su vida nunca desaparecerá. Con su cuerpo, mas precioso que las estrellas en el cielo, vivió en esta Tierra lo más que pudo. Con el tiempo que tenía, disfrutó del mundo. Muchos estarán pensado “Por qué, por qué ella, por qué ahora.” En las palabras de uno de mis autores favoritos, eso no lo podemos escoger nosotros. Lo único que nosotros podemos decidir es qué hacer con el tiempo que nos han dado. Y eso lo hizo ella. Ella decidió usar su tiempo de la mejor manera posible. Se convirtió en una de las personas más queridas, más adoradas. Se convirtió en hija maravillosa, en hermana cuidante, en sobrina querida, en prima amada, en esposa irreemplazable, y en mi Mamá.
Hace cinco días, aunque parece una eternidad, mi tía querida me dijo que una cosa así o te destruye o te fortalece. Yo, por lo menos, me voy a asegurar que me convierta en la persona que ella quería que fuese.








Nota: Las fotos de Diego y Camila fueron sacadas por su padre, Luis Fernández Cifuentes - maestro de la cámara. Son la tarjeta de Año Nuevo del 2008 .






Roxana Pages-Rangel (1961 - 2010)



If you could only step in my shoes

Para ver lo que yo veo.

If only I could step in your shoes

Para ver las maravillas que tú ves.

If only...

Si sólo pudiera ser pequeño otra vez.


By Diego Fernández-Pagés

******

She cares for me

like for a wounded bird.

By Camila Fernandez-Pagés











27 comentarios:

amalia dijo...

Cuando se nos muere alguien tan querido no hay consuelo, ni explicacióm, ni comprensión. No nos queda otra que aguantar el dolor del agujero que su ausencia nos provoca en el alma.

Nora dijo...

Contra la inevitabilidad de la muerte existe un solo antidoto: vivir la vida como nos gustaria ser recordados. Aunque Roxana se fue demasiado pronto, ese antidoto ha surtido ya su efecto. Que Roxana descanse en paz y su memoria sea eterna entre sus seres queridos y quienes nos la tropezamos en el sendero de la amistad. Con afecto y admiracion. Nora

elvi54 dijo...

Así, es, Amalia, como lo siento yo también: y en el estómago. ¿Por qué se formará ese agujero en el estómago, con un come come que araña produciendo dolor? Y qué buen comentario, Nora: "vivir la vida como nos gustaría ser recordados". Así sea.

Angela dijo...

Estrella, con lo mucho que me has hablado de Roxana y sus nenes siempre he sentido que los conocía. La van a echar mucho de menos. Que foto más linda la del agua, van a recordar siempre el amor que ella les ha dejado. Cariños para todos. Angela

tadeusz dijo...

Estrella, en estos momentos estoy brindando con un martini por Roxana su familia y por ti.Gracias por esos últimos recuerdos de tu amiga. Cecilia tiene que ser una persona especial. Bonito el recuerdo de su hermana. Elocuentes fotos.
Qué la primavera sea larga y balsámica para todos.

Anónimo dijo...

Gracias Estrella por esta preciosa idea. Desde Madrid, desde la lejanía es difícil compartir el dolor por su pérdida. Estos preciosos comentarios me hacen sentirme más cerca de todos vosotros, de Camila y Diego, de Luis y de todas sus grandes amigas. Las fotos llenan de "vida" la pantalla, Roxana en estado puro. Ana Peláez

prozac dijo...

Lo importante no es durar, es vivir.
Cuanto tiempo vivió no importa, lo que importa es cuanto vivió el tiempo que respiró.
Por lo que se desprende de tu sentimiento al hablar de ella, Roxana dejó huella. Afortunada ella y afortunados los que la lloran.
Verás como el dolor de su ausencia acabará perpetuando el placer de su presencia en el recuerdo.
Chiqui, yo no la conocía, pero te felicito por haber tenido el privilegio de disfrutarla tú. Esas entrañables cenas-martinis que compartías con tu amiga son un precioso regalo que te quedará siempre.
No duró, pero vivió. Muchos no pueden decir lo mismo, chapeau por ella.
Un fuerte abrazo

adolfo dijo...

Gracias, Chiqui y Cecilia por vuestras evocaciones y por las fotos. En estos meses últimos de su enfermedad he visto cómo, en vez de buscar consuelo, Roxana intentaba consolar a los demás. En efecto, evitaba hablar de su enfermedad y, por su comportamiento nos obligaba a seguir tratándola como siempre. No aceptó nunca el papel de ‘enferma’, no era lo suyo. Todo lo hizo con cariño, con bravura, con elegancia, con una sonrisa y un guiño de cómplice, un espíritu juguetón que duró hasta el final. Sí, ha dejado huella. Los que tuvimos la suerte de conocerla la llevaremos para siempre en el corazón. La recordaremos e intentaremos seguir su ejemplo.

tex dijo...

Yo soy muy torpe para estas cosas pero me apoyo en el comentario de Prozac: “el dolor de su ausencia acabará perpetuando el placer de su presencia en el recuerdo.”

Elvira dijo...

Qué expresión tan buena la de la foto. Es una gran cosa que una foto tirada algo a lo loco con un teléfono movil dé tan buen resultado. Que lo que menos importa es su perfección técnica: todo ese rollo de los megapíxeles y la definición y esas monsergas.

Bach: Toccata and Fugue in D minor dijo...

Music from the "Gathering of family and friends in celebration of the life of Roxana..."

Pachelbel Canon in D Major dijo...

Music from the "Gathering of family and friends in celebration of the life of Roxana..."

Vorrei spiegarvi, o Dio! by Mozart dijo...

Music from the "Gathering of family and friends in celebration of the life of Roxana..."

me dijo...

Camelot, como siempre, gracias por la música.

lola dijo...

Querida Estrella, siento la gran pérdida de tu querida amiga, tuve el placer de conocerla, era como la has descrito, alegre, dulce y llena de vitalidad, me gustaría quitarte ese dolor, no es posible, pero sé que siempre estará en tu corazón. Te deseo como bién dices ha sido un ejemplo de vida, siempre estará contigo.

Samuel dijo...

Chiqui, beautiful Mozart aria. Viva Kathleen Battle. Bravissima. I imagine this must have been one of your friend Roxana’s favorite pieces. Here are the lyrics.


Vorrei spiegarvi, oh Dio!
Qual è l'affanno mio;
Ma mi condanna il fato
A piangere e tacer.
Arder non pù il mio core
Per chi vorrebbe amore
E fa che cruda io sembri,
Un barbaro dover.
Ah conte, partite,
Correte, fuggite
Lontano da me;
La vostra diletta
Emilia v'aspetta,
Languir non la fate,
È degna d'amor.
Ah stelle spietate!
Nemiche mi siete.
Mi perdo s'ei resta.
Partite, correte,
D'amor non parlate,
È vostro il suo cor.


Quisiera explicarte, ¡o Dios!
lo que es mi pena;
mas me condena el destino
a sollozar y guardar silencio.
Mi corazón no puede arder
Por aquel que deseo amar
y hace que yo parezca
dura y cruel.
Ay, Conde, márchate,
corre, huye
lejos de mí;
tu amada
Emilia te espera,
No la hagas aguardar
es digna de amor.
¿Ay, estrellas despiadadas!
Sois enemigas para mí.
Me pierdo si él se queda.
Márchate, corre,
No hables de amor,
Es tuyo su corazón.

(traducción de M. Gonzalo Bermejo)

miguel dijo...

Mayo es mes de las flores y en Burgos las lilas estàn en plena floraciòn.

Invito visitar este jardìn de Boston en memoria de Roxana

me dijo...

Queridos, creo que no es necesaria mi participación a vuestras sabias y cariñosas aportaciones. Quiero darle las gracias a Samuel por buscar la letra de esa Aria de Mozart. Curioso, no me imaginaba el tema.

Lola. Ya sé que no te gusta comentar. Gracias por hacerlo; sé lo bien que te cayó Roxana. El restaurante donde te llevamos el otoño pasado fue el mismo que menciono en mi entrada al blog: lo han cerrado recientemente, para disgusto de Roxana y mío.

Miguel, qué buena idea. Esperaremos una semana o dos; la primavera anda con retraso por aquí. El “Gardner’s Museum” era uno de los lugares favoritos de Roxana. En ese patio tan hermoso, con frecuencia, invitan a músicos. La última vez que estuve había un excelente guitarrista que tocaba música clásica española. No recuerdo su nombre.

Chiqui dijo...

Me llegan noticias de Puerto Rico a través de Susan Homar, queridísima amiga de Roxana y Luis. Dice Susan:

“La misa de aquí, que fue el jueves pasado, fue muy linda. El padre Darío que ofició es un franciscano, poeta y teólogo, inteligente y sensible…todo fue muy apropiado y personal... También fue mucha gente, por la amplia familia y por los amigos. Fue muy conmovedor.


Chary Rangel, madre de Roxana, me escribe:

Estrella, quiero que compartas con las queridas amigas de Roxana, esta bellísima imagen que el Padre Darío, amigo personal de Rox y nuestro, creó para ella y dijo en la Misa de Celebración de su vida aquí en P.R. Me parece muy consoladora para todos los que la amamos.


"El cielo permanece vacío y lejano hasta el día en que inesperadamente lo habita una persona amada.
Sólo entonces comenzamos a verlo tal y como es: oculto y dinámico entre nosotros.
El amor- y sólo el amor-es el puente inmaterial que acorta distancias para eternizar el abrazo" (Padre Darío)


(PD de Susan: Y al final añadía: "Roxy, qué bajitas y accesibles nos lucen hoy las estrellas!")

elvira dijo...

Jo, qué bonito; este padre Darío es una joya.

tex dijo...

Que buenas fotos y que chicos tan majos. Se parecen a su madre. Gracias chiqui.Conmovedoras las palabras de Diego.

amalia dijo...

Le mando esta música a Roxana y a todos los seres queridos que están en el infinito.
http://www.youtube.com/watch?v=E-t5Nk49yZs&feature=related

Chiqui dijo...

Amalia. Esa música es como tu cerámica. Gracias

Chiqui dijo...

Acabo de introducir en la entrada el texto que me ha sido
mandado por la familia de Roxana desde Puerto Rico. Viene después del de su hermana Cecilia. Nos da testimonio de lo querida que era en su tierra, entre familia y amigos.

Anónimo dijo...

Conocí a Roxana brevemente y solo antes de enfermarse, pero su madre es mi queridísima amiga/hermana Chary. De modo que he seguido de lejos todo su proceso e intento sentir el dolor de mi amiga (se que no es posible). Que persona tan maravillosa! Que privilegio haber sido su madre,su esposo, sus hijos, sus amigos. Personalmente, no creo en la muerte. Solo en una transcición dolorosisima para los que quedamos, pero ella tiene que
estar en un lugar especialisimo al lado de Dios. Celebremos su vida!

m dijo...

A Roxana en su cumpleaños

A Roxana
Por Maritza Meléndez-López

Te has ido sin haber partido.
Tu amor se esparce ahora
sin palabras,
y tu espíritu se siente en el aire.
En tu ausencia vemos más claro
lo que siempre amamos de ti.
Cantaste a la vida
en clave de amor por todos comprendida,
y cantamos contigo.
Cantando llegaste y te vas cantando.
¿Será que cantando te has quedado dormida?

To Roxana
By Maritza Meléndez-López

You have gone without leaving.
Now you spread your love without words,
and we all feel your spirit in the air.
In your absence we can see clearer
what we’ve always loved about you.
You sang to life
in the chord of love,
and we sang with you.
You came to this world singing
and you’re leaving singing.
I wonder if while singing you have fallen asleep!

Isabel dijo...

Mi querida Roxana: Por fin de encuentro. Estás aquí con todos...con todos nosotros, que tanto te queremos. Hacía mucho tiempo que no sabía de ti y este verano Luis me escribió contándote que te habías ido. Esta ausencia no existe porque estás entre todos, te recuerdo muchas veces sonriendo cuando hablábamos de cosas incontables, te siento a mi lado cuando quiero contarte algo que hice ayer o los últimos adornos que puse en mi casa. Roxana, siempre estarás conmigo y te seguiré escribiendo y contando para que tú me leas.
Un beso fuerte fuerte, tu amiga que te quiere
Isabel (desde España)