jueves, mayo 20, 2010

Manuel Montero: Las tentaciones de San Antonio

"Las tentaciones de San Antonio" viene de Zarabanda de los once cuentos de Baltasar. Como su título indica, once cuentos escritos por M.Montero para su hijo. Conocía alguno de ellos publicados en el blog de Manuel, pero ahora que he leído los once me decido a dejaros aquí, probablemente el menos adecuado para un blog, el más largo. Su clara exposición y lo divertido y picaresco del contenido resultan en una lectura fácil y agradable. Yo me divertí leyéndolo. La ilustración es del autor...Ese ingenuo árbol de navidad no se parezca mucho al santo!

Comparto con ustedes esta interesante nota que Manuel me manda en un correo:
"Consulté sobre todo La monografía de
Jurgis Baltrusaitis sobre la Edad Media fantástica, una maravilla de erudición, que me facilitó las líneas generales del contexto hagiográfico. Otras cosas las sabía de antes, pero con Baltrusaitis me enteré del orden exacto de aparición de las tentaciones. Por supuesto tenía el recuerdo de la delicia que fue para mí el libro de Flaubert sobre las tentaciones de san Antonio; pero el cuento me permitió tomar distancia de Flaubert, que ya me había inspirado para Pleroma, si me permites la vanidad de traer a mientes un viejo proyecto de libro escrito por mí en 1999 y que anda por internet."

Gracias Manuel por sacar al blog de este bache. Pensaba que todo se arreglaría con la primavera pero veo que habrá que esperar hasta la cosecha de verano.

Para el Manuel pintor
miren aquí y visiten su blog.





Las tentaciones de San Antonio

El cerdo de San Antonio no sólo hacía compañía al santo monje solitario, en el desierto de la Tebaida, sino que entre los dos habían aprendido a comunicarse. No digo hablar con palabras, pero sí intercambiar ideas. El buen cerdo, con su inteligencia, quizá ayudó al ermitaño en el camino de la santidad, como Sancho Panza, más tarde, ayudaría a Don Quijote en el de la genuina Caballería.
Pero todo esto es ponerse a hacer prólogos, que deben evitarse en los cuentos para niños, e incluso las propias tentaciones del santo las tendremos que simplificar porque eran algo complicadas, consecuencia de comer poco y el aire misterioso del desierto. Vamos a ver qué hacía el cerdo. Avisaba cuando se acercaba gente, porque era una zona a veces con bandidos. El cerdo conocía cuales eran los discípulos del santo y cuales no. Ayudaba a encontrar hierbas curativas, y, sobre todo, comida. Mendigaba, también, para el santo, porque cuando la gente veía al cerdo, le daba pena y daban algo de comer a los dos. Pero sobre todo el cerdo lo despertaba todas las mañanas, cuando el santo estaba soñando sus tentaciones, y con sus pequeños gruñidos le devolvía el sentido de la realidad.
Una rara lluvia del desierto, que a veces tiene lugar, caía sobre la cueva del santo, y éste se había quedado dormido. Hacía poco tiempo que había decidido ser santo, así que todavía no había tenido ninguna tentación. Como veréis se trata de simples pesadillas como las que tenemos todos a veces, pero San Antonio consideraba que tenía que luchar con ellas, o, en todo caso, aprender algo especial de ellas. Su fiel cerdo ya estaba con él. Los pintores de la Edad Media lo representan con unos pelillos tiesos, un poco parecidos a los de los cepillos de dientes, pero algo más cortos, y con una campanita colgando de la oreja, para avisar por dónde iba.
Esa primera noche, u hora de la siesta, el santo se imaginó que ya se había muerto. Estaba enterrado, según la vieja usanza, en una tumba. Los demás muertos lo recibían con una fiesta. "Fíjate", le decía uno, "ya estás muerto y no te ha dado tiempo a ser santo y todo eso que tú querías". Se despertó de muy mal humor, muy temprano, y se puso a hacer ruido en la cueva cambiando los libros de sitio y arrastrando la silla donde pensaba escribir sus milagros, tentaciones, o lo que fuese surgiendo. "¿Qué pasa?" indicaba con gestos el joven cerdo. "Pues que he soñado que estaba ya muerto". "En cierto modo", decía el cerdo moviendo la cabeza, "así ya ha pasado lo peor. En vez de enfadarte, y ya que sigues vivo, aprovecha un poco la mañana y ordena. O ponte a leer la Biblia o alguno de esos libros buenos que te has traído al desierto, y sigue aprendiendo."
San Antonio, como ocurría en su época, y todavía hoy día entre los más fanáticos, no solamente creía en Dios, sino en la existencia de los demonios. Así es natural que al miedo normal de ser atacado por bandidos se añadiese el miedo supersticioso. "Es un fanático", pensaba el cerdo de San Antonio. Pero se quedaba con él porque dos se defienden mejor que uno. Un día un lobo de verdad se acercó a la cueva. Había que tener cuidado y no salir. Así que San Antonio abrió su libro y apuntó: Segunda tentación (después del sueño de la tumba). "Aparición del diablo en forma de lobo muy, muy feroz, con dientes que arrastran hasta el suelo, y orejas de punta que llegan hasta el cielo." Luego pensó que si las orejas llegaban de verdad hasta el Cielo, escucharían los consejos de Dios, y el lobo entonces no sería el diablo. Así que lo cambió, el final, y puso, "y con orejas gachas y el rabo entre las piernas (que quiere decir asustado de todo y muy dócil)."
Cuando llegó el verano, y se les agostó el huertecillo, el cerdo y San Antonio se acercaron a una selva a buscar algún tipo de fruto o tubérculo para comer. "¿Por qué se me aparecen los dioses de la memoria, y no Jesucristo, que debiera ser el verdadero?" exclamó San Antonio poniéndose de rodillas. El cerdo, que buscaba turbérculos, dejando buscar la fruta a San Antonio, por ser más alto, se acercó a escucharlo y preguntarle otra vez: "¿Qué pasa?"
"MIra". San Antonio señalaba, como cuentan las crónicas de San Atanasio, la copa de un árbol, con un largo leopardo acomodado a una cómoda rama.
"Vámonos de aquí", le daba a entender el cerdo con empujones para levantarlo.
"¿No te parece un excelente animal de compañía?" preguntaba a su cerdo, acerca del majestuoso leopardo, el santo. "¿Te parezco poco majestuoso yo?" dijo el cerdo, "no tengo manchas por todos lados, como él. Y además... además ese leopardo es... es otro demonio, muy maloliente y muy carnívoro, seguro." Lo dijo para ver si colaba, ya que la otra vez San Antonio había tomado por demonio al lobo.
"Ah, sí, querido cerdo, gracias por ayudarme a resistir a la tentación, vámonos..."
Menos mal que les dio tiempo a recoger una piña llena de piñones, y unas uvas tempraneras, que a pesar de que la Canícula no hacía sino empezar, ya estaban maduras. Pudo ser de milagro.

Cuando llegó el invierno, bajó del norte un artista egipcio que tenía como animal de compañía una osa casi salvaje, pero que él estaba domesticando. El santo se volvió a poner de rodillas. Muchos pensamientos le hacían sentir que estaba en un sueño. El artista egipcio adivinó que el santo era supersticioso y le ofreció un secreto de la osa a cambio de un poco de dinero. San Antonio dio unas monedillas. La osa le explicó que ella era la Osa Menor, o sea, la estrella que señala el Norte y alrededor de la que gira el eje de la Tierra. Que había venido a verlo para que él la bautizase y que así toda la Tierra fuese cristiana.
De pura emoción, San Antonio se desmayó. Más tarde, el buen cochino lo despertaba a lametazos. "Esa osa era probablemente el demonio de otra pesadilla", decía San Antonio despertándose. El cerdo no dijo nada. Era otro animal de compañía, como él, y se habían hecho amigos en poco tiempo. La osa le escribía desde el circo, unas veces en las tierras del Danubio, otras en la India, o aún en Roma.
Los discípulos de San Antonio eran ya algo numerosos, venían a escuchar el relato de sus tentaciones. La famosa tentación de la tumba, la del lobo, la del leopardo, que es el animal de Dioniso o Baco, y ahora lo de la Osa Menor.
Ese deseo de escuchar más tentaciones hizo que algunos discípulos, por prisa, ayudaran a producirlas. Como cuando metieron una serpiente en el dormitorio de San Antonio. Pero antes tuvo lugar la maravillosa y terrible aparición de un león, en nada prevista.
Es cierto que en la Tebaida, cerca de las fuentes del río Nilo, hay realmente leones. Pero este león no era en nada un león común. Un sonido como de trescientas guitarras lo acompañaba a cada gruñido. Los discípulos y el cerdo estaban como dormidos, porque el león se aproximaba muy despacio, con paso gimnástico y felino.
"¿Sabes que te puedo comer?" dijo el león. "No tengo miedo. Tú no eres un león como los otros", respondió San Antonio. "¿Sabes que soy el Rey de la Naturaleza?"
"Lo sé", respondió el santo mientras todos dormían, "pero yo no te estoy esperando a ti, sino al Rey del Cielo, que es Jesucristo. ¿Eres tú, acaso?" "No, no lo soy", dijo el león, ardiendo como una hoguera, y desapareciendo.
Estaba muy contento San Antonio de cómo había tenido lugar la tentación del león, y se puso a ordenar la cueva alegremente y luego se tumbó un rato a saborear su felicidad y pensar cómo iba a contarlo todo.
El cerdo veía a los discípulos más revoltosos muy atareados en el ventanuco de la cueva, pero no sabía qué estaban haciendo. Estaban metiendo la serpiente. Tenían preparado un texto para leer por una trompetilla, como si fuese la serpiente. "Soy la serpiente o Dragón que está por encima de la Osa Menor en el Cielo. Al lado de la estrella del Norte está el punto alrededor del que gira, no ya la Tierra, sino el Cosmos entero, el eje del mundo." El viejo ermitaño vio la serpiente, tuvo un escalofrío. Le hizo sitio en el camastro y se quedó quieto, meditando. Desde fuera de la cueva los discípulos escuchaban atentamente, a ver si decía alguna tontería.
Entonces, otra vez, y es bastante raro, estalló una tormenta con truenos, rayos de fuego, diluvio de mucha agua, una verdadera inundación. Se fueron todos en un barquichuelo, muy asustados. El cerdo entró en la cueva y vio a San Antonio con la serpiente, en medio de las aguas. La serpiente cogió al cerdo y al santo y los llevó por el oleaje sobre su lomo hasta un lugar seco.
"Cuando el discípulo está listo, el maestro llega", dice un verso del yoga, que San Antonio conocía, "¿ves, querido cerdo? Esos discípulos me han regalado, con sus bromas de ignorantes, y de irresponsables, la preciosa y salvadora serpiente de la Sabiduría. No tiene veneno, toda ella es larga y sinuosa como el camino del solitario, y en medio de las aguas está seca, o como la serpiente de Moisés, en medio del seco desierto hace correr el torrente de una fuente."

"¡Cómo se complace mi amo en sus visiones, y qué orgulloso está!", pensaba con una cierta melancolía nuestro querido cerdo. Iba con la cabeza gacha, olisqueando el suelo, y un escorpión del desierto le dio un picotazo con el aguijón de la cola y dos pellizcos con las pinzas. Ante tanto dolor que sentía, el cerdo se preguntaba de dónde podía salir tanta maldad, con sólo levantar una piedra.
Gritaba y tenía el morro hinchado por el veneno. San Antonio lo cuidó. Al fin y al cabo era su único amigo, así que le estuvo restregando hierbas curativas por los hocicos, para hacerle escupir el veneno. El cerdo lloraba y no quería que lo dejasen solo, necesitaba que su amo le hablase todo el rato. Así que San Antonio le estuvo contando la fundación de Roma, desde el origen de la dinastía de reyes romanos en la antiquísima ciudad de Troya, de la que habla Homero largamente en la Ilíada. Esa es una vieja leyenda que no toma en cuenta la existencia de los etruscos, que son los verdaderos antepasados de los romanos. Pero Virgilio, otro poeta, dice que un abuelo de Rómulo y Remo, los gemelos fundadores de Roma, era "el pío Eneas", y que venía de Troya. "¿Y qué tiene esto que ver con el escorpión?", parecía decir en sus lloros el cerdo.
"Ese escorpión se me hace a mí que a su manera es una suerte de demonio que habría venido a tentarte, o sea, picarte, a ti, como representante mío entre los seres pequeños. Y ten por seguro que es una alta representación de la maldad del mundo, y de su misterioso poder. Por eso te duele tanto. ¿Sabes que la ciudad de Roma, que domina tiránicamente todo el mundo, por las armas, y por otros medios más disimulados, como el espectáculo y la religión, ha escogido para fundar su poder, entre todos los signos del zodiaco, el signo del Escorpión? No te extrañe que los emperadores y los pontífices (o sea el Papa de Roma) sean en cierto sentido venenosos y lleguen a afectar, incluso en la soledad y el recogimiento del desierto, el hocico de un pobre cerdito inocente que no estaba pensando en nada, como tú, y que ahora se extraña grandemente de lo que encontró debajo de la piedra. Pero, ea, fíjate cómo ha bajado la inflamación con las hierbas y con la conversación."
"Es verdad, me siento mejor. Pero apunta bien en tus tentaciones este episodio, porque ha sido el peor de todos."

Estaban en lo alto de una montaña del desierto, donde los había llevado la mágica serpiente, y esperaban debajo de una acacia, que es un árbol de clima cálido, que hiciese menos calor para bajar a buscar el camino de la cueva. San Antonio canturreaba o rezaba mantras o poesías. La emoción de la montaña le hacía volar con el corazón. "Verdaderamente se nota que, ahora, está volando por medio del cielo, en su corazón, mi querido San Antonio, con esa mirada vagabunda mirando todo el horizonte", se decía el cerdo, que no podía desviar la vista de la cara ya un poco vieja del santo.
Efectivamente era una tentación o un apocalipsis lo que le pasaba por el corazón. Estaba en medio del aire, sostenido sobre las alturas por la fuerza del corazón. Entonces tomaba conciencia de que el aire, intermediario entre Dios y los hombres, estaba poblado como de genios al principio invisibles, y luego poco a poco reconocibles por su aspecto. Unos eran soldados del amor, otros lo eran del odio y el rencor eterno. Se estaba preparando una batalla y San Antonio, en medio del aire, era testigo de todo. Se le representa con unos demonios con cara de culo y brazos de saltamontes que le están tirando de la bata. Esta tentación y la de las mujeres son las más conocidas de San Antonio y se ven muchas variaciones según cada pintor. Los hay que aprobechan para dibujar en una especie de gran batalla todas las enfermedades conocidas, como si pudiese servir el cuadro así como una especie de mapa medicinal.
No sabemos decir si estaba todavía en el aire, porque todo pasaba debajo de la acacia, cuando tuvo la siguiente tentación, la del disco de plata y la masa de oro. Se puede resumir diciendo que estaba cansado de no tener nunca dinero, de vivir con lo puesto, y el pobre, en su imaginación, en vez de soñar con muchas monedas, soñaba con una sola, pero enorme. También era una representación de un espejo, porque la plata cuando está muy pulida refleja nuestra imagen. Y él estaba triste porque se veía vestido con el batín de ermitaño de toda la vida, mal peinado, con ojeras, y acompañado de un cerdito profundamente dormido en su siesta. Fue ver al cerdito lo que le enterneció el corazón y le hizo pensar en otra cosa. La masa de oro, más que deseo, le daba la sensación de que lo iba a aplastar, porque la perfección es inaguantable.
Así pues, ¿estaba en los aires, o sólo sentado debajo de la acacia? Porque la siguiente visión fue el mundo, y no es lo mismo verlo desde arriba que desde dentro. En todo caso, se lo figuraba como un pescador que lanza una red que enreda todo y que recoge para su barca todo lo que existe, sin que nada, o casi nada, se escape. Pero a la vez la red era de agua o de aire húmedo, y se lanzaba y se recogía una vez y otra vez, como una respiración presente en toda la realidad. El cerdo se estaba despertando y con gestos de insistencia le dijo: "Vamos a la cueva".
La diferencia entre San Antonio y Don Quijote, aunque los dos eran hombres sensibles a la belleza de las mujeres, es que Don Quijote había escogido como dama de sus pensamientos a Dulcinea. San Antonio no sabemos si le rezaba a la Virgen María, porque, a pesar de que ahora todos los católicos rezan el Ave María, en el siglo tercero o cuarto todavía predominaba la opinión de San Pablo, que le tenía algo de ojeriza, por ser mujer, y que en la epístola a los cristianos de Efeso, que es donde estaba exiliada María, me parece que muchas de las cosas desagradables que dice de las mujeres (sobre que tienen que estar tapadas y no maquillarse ni nada) son indirectas a María, que debía tener el carácter de una gran dama. Pero San Antonio, al contrario que San Pablo, seguramente quería mucho a todas las mujeres, además de a la madre de Cristo, porque si no no hubiese tenido la famosísima tentación de la mujer.
Vamos a ver, el cochinillo movía la cola de lo contento que estaba de ver a una chica guapa. Pero el asunto se convirtió en tentación por culpa de los discípulos, que habían vuelto, y que se inventaron un dispositivo para multiplicar la belleza y crear en nuestro querido San Antonio la alucinación de un ejército infinito de mujeres. Cuando esta mujer, interesada en conocer la vida de San Antonio, ya que estaba de paso por la Tebaida y ella también se interesaba en la mística, se acercaba a la cueva, los discípulos colocaron unos armarios con espejos a todo lo largo del camino. Eso multiplicaba la imagen de forma insoportable para el pobre viejo, que no estaba acostumbrado a ver tanto a la vez. Así que estuvo muy seco, muy tímido, y apuntó en su libro que ese día lo había pasado fatal. Hay hasta versiones budistas y chinas, que cuentan que para complacer al viejo santo la mujer se convirtió también en viejecita, y que a pesar de todo él seguía prefiriendo la soledad.
Luego San Atanasio cuenta otras tentaciones. No te preocupes, lector, no voy a dejar escapar ninguna que sea principal. Solamente decir que puede ser que la historia sea puramente fantástica, o que esconda algún secreto, ya que San Atanasio fue uno de los discípulos, el último, de San Antonio. Habla, parece ser, de un fauno, visión contraria a toda lógica, ya que es un hombre con patas de cabra. A lo mejor la imaginación de San Antonio era más viva que la nuestra. Seguidamente está el centauro, más conocido, pero que no tiene nada que ver con el cristianismo, y que San Antonio había podido ver en los frontones de los templos griegos. También es contrario a la lógica, porque es mitad caballo, mitad hombre. Puede ser que debamos en el futuro mezclarnos con los que son diferentes, y que nuestra lógica sea demasiado pequeña para un viejo como San Antonio. Se habla, también, de un muchacho negro. Mi opinión es que, muy probablemente, San Antonio lo adoptó, y que él heredó la cueva con los libros y el viejo cerdo, y fue organizando todo para hacer un museo o una ermita. Incluso sospecho que el muchacho negro es el propio San Atanasio, biógrafo de San Antonio, y último discípulo suyo.
La última tentación de San Antonio fue tener una estatua. Pero era contrario a los monumentos, le gustaban más las cosas sencillas. Y no obstante, de vez en cuando imaginaba estatuas, pensaba en las cosas, los dioses antiguos, el Dios nuevo, o él mismo en tanto santo, como si fueran estatuas que miramos y admiramos, y que en el fondo no significan nada, porque son de mármol o de bronce hueco. Hasta un troncho de sandía o una palabra se pueden considerar estatua, en la última filosofía mística que tuvo San Antonio. Estaba cansado, quizás, de escribir, de leer la Biblia y estudiar. El cerdito y su hijo adoptivo lo cuidaron mientras se moría, y le prometieron que sería famoso. Aunque más que estatuas, lo que sí existen son muchas pinturas góticas (y de Salvador Dalí alguna también) con San Antonio, como he dicho. La historia tal y como la he contado, con su cerdito, recuerda un poco el Quijote de Cervantes, que es una especie de segunda Biblia entre los españoles y que leemos varias veces todos en la vida. Pero como historia del Santo Antonio no creo que sea del gusto de los obispos españoles y del papa de Roma, ávidos, como el escorpión, de poder, que, como lo era al principio de su vida el santo, son bastante fanáticos, y les falta la imaginación y la fantasía del santo para dejar de serlo. La vida de San Antonio demuestra que ha habido a lo largo de la historia cristianos de otro tipo que el tipo que ellos nos quieren obligar a ser.

24 comentarios:

Manuel Montero dijo...

Gracias infinitas, Chiqui, por tu dedicacion. Habia olvidado citar entre los pintores, para no complicar, a Grünewald, que es el que hace el famoso inventario de enfermedades dermatologicas. Pero estoy contento de que mi cuadro La Samaritana figure con el cuento. Un saludo.

Elvira dijo...

He superado la tentación -sin pretender emular a San Antonio- de saltarme el largo cuento y dejarlo para otro día, pero, no; lo he leído de corrido y he disfrutado de lo lindo. Bello.
Que el cerdito fuera su amigo de compañía es una idea genial, un hallazgo. Inteligente animal. Lo malo es que guarda ric ambrisía en su cuerpecillo regordete.
Mi madre pedía a San Antonio que le echara una mano cuando perdía cosas y el santo varón siempre la ayudaba. Siempre. De modo que creo que su teoría, MM, de la admiración que sentía San Antonio por las mujeres debe de ser cierta. ientíficamente demostrada por la fuerza del empirismo. Enhorabuena.

Elvira dijo...

Rica ambrosía, demontre. También he olvidado agradecer a Chiqui su generosa acogida del cuento. Y que nos lo dé a leer "sin censuras" ni breefings que valgan.

Chiqui dijo...

Ya, ya decía yo que no era la Magdalena, ella sale arrodillada, no?
Manuel, te habrás inspirado en una parisina. Y la cara de ese Jesús...pidiéndole al Padre que le deje beber del agua...Aunque más tarde le pida que aparte de él ese cáliz..

Chiqui dijo...

Elvi, sabía que lo leerías hasta el final. Seguro que así lo harán muchos , aunque no comenten.
Yo creía que a San Antonio se le pedía un buen novio (?)

amalia dijo...

A medida que leía el cuanto me imaginaba un cuadro de art naïf, del tipo del Aduanero.
Como no tenía bien claro quién era San Antonio (creo que en Argentina el famoso es su tocayo de Padua), me dirigí al gran Oráculo.
La vida "real" de San Antonio Abad, el de Manuel,es un disparatado cuento fantástico en sí misma!
Cuánta fantasía! Creímos en Zeus, en Júpiter, en Dios...quién vendrá después?

Manuel Montero dijo...

Lo del cerdo como animal doméstico de San Antonio, querida Elvira, no es un hallazgo mio, es tradicional. En algun cuadro del Bosco sale. Y se le llevan al santo en procesion los animales, todavia hoy.

Manuel Montero dijo...

Si, Chiqui, eres muy perspicaz, me he inspirado de una parisina.

Manuel Montero dijo...

Es verdad, Elvira, que no sé por qué, el cerdo me hizo pensar en Sancho Panza y asi se tejio la historia. Mi hijo, a quien yo le enviaba los cuentos por carta normal, me habia dicho al teléfono que no se debian matar a los cerdos porque habia visto en un documental que eran casi tan inteligentes como los delfines.

yo soy aquel cerdito... dijo...

http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Abad

Chiqui dijo...

http://www.slideshare.net/sapereaude/san-antonio-abad

Manuel, quizás te apetece pasear por tu Granada. Estas fotos,y la historia del asentamiento de tu San Antonio en Granada, vienen del blog de Miguel Ángel Pareja. Lo he encontrado por casualidad.
Lo verás mejor si pones la pantalla entera, a si te quitas de encima la odiosa publicidad

Chiqui dijo...

Amalia, gracias por aclararnos lo de los Antonios. Tenía totalmente olvidado a éste de Manuel que , en realidad, es más simpático que el de Padua. Y mira que a mí sí que me hicieron las monjas leer la vida de los santos...Creo que Manuel debería rescribirlas todas!

de Antonio de Padua dice la Wiki "En el verano de 1220 cambió de orden y se hizo franciscano. En ese momento adoptó el nombre de Antonio en honor de san Antonio Abad a quien estaba dedicada la ermita franciscana en la que él residía.

Chiqui dijo...

cerdito, exquisito el cuadro del Bosco. Gracias

tadeusz dijo...

Elvira, a mí si me ha entrado la tentación de leer el cuento pero me he quedado enganchado en la pañoleta de la parisina.
Una samaritana muy fina Manuel. Me entran ganas de mudarme a Paris.
Otra vez libre de equipaje, Chiqui.

Manuel Montero dijo...

Claro, Chiqui, granaína, la calle San Antón, donde están todos los veinte duros, que ahora son chinos. De nosotros los pintores dice el dicho : Si sale con barba, San Antón. Y si no, la Purísima Concepción.

Ha sido una sorpresa encontrar en el blog que has puesto las placas de cobre y bronce de la plaza del general Herrera. Las hizo mi padre con ayuda de mis hermanos y de un profesor de escultura que es fundidor. Están hoy día casi desmanteladas por los chatarreros o por vete a saber quién. El general Herrera fue presidente de la República en el exilio y murió pobre. Mi padre se leyó varios libros sobre él antes de hacer las placas, que conmemoran, más que su actividad política, su actividad precursora como científico. Batiscafos o cosas así, yo no soy escultor...

tex dijo...

Ja,ja,ja, Tadeusz. Yo casi me quedo en el panuelo pero lo que de verdad me gustaria es quitarle las medias a la samaritana
Chiqui, no me censures. Quien demonios va a leer ese cuento con las ilustraciones de Montero?!

Prometo leerlo si consigo olvidarme de las medias.

Manuel Montero dijo...

Me iba a morder la lengua, pero la conversacion de anoche me ha inspirado un poema en francés (hay otros en el blog)

*

J’ai du retard, je traverse le Père Lachaise chargé comme une bourrique

je déteste les samedis parce que tout le monde semble avoir pris des sédatifs,

à bas les promeneurs, marchons vite, nous sommes dans la ville

les tombes sont impatientes...

*

(interlude de court sommeil)

*

J'ai fait un rêve

tu avais construit un mécanisme de sphères

elles étaient en zinc ou aluminium, emboîtées

et elles servaient à imprimer à l'intérieur

de chaque chou qui sortirait au marché

le message révolutionnaire

femmes, paysans, ouvriers,

réveillez vous, n'acceptez pas

pour nourriture la routine

faites la grève sauvage à chaque usine

et au coeur de chaque ménage.

Dans ce rêve mon père

avait jugé inutile ta machine

et l'avait fait disparaître dans notre absence

et à la cuisine sous une lampe du plus noir

tableau de Van Gogh

je protestais

et mon oncle, d'habitude poli

me disait : Tu iras en Enfer

de toutes façons

un prêtre habillé d'ailes miteuses

riait à ses côtés

et je l'ai pris par son collier

et à sa gueule de chien j'ai crié : Fils de pute

*

Manuel Montero dijo...

Es un sueño de verdad de esta mañana, anotado en verso. Mi pareja se sorprendió de que yo me despertese esta mañana farfullando "hijo de puta". Podeis encontrar Les mangeurs de pommes de terre en google, es el cuadro de Van Gogh. El cura tenía la cara para mí odiosa de un "intelectual de extrema derecha" francés que conocí en un cóctel y que no jura más que por Bernanos. Es un tipo intrigante, y en aquella ocasión le dije presencialmente cuatro cosas que pensaba de él.

me dijo...

Tadeusz y Tex, muy graciosos!

Tadeusz, le podrias pregunta a Manuel que tal la vida en Paris. Me temo que no abunden las samaritanas.

Ya me contaras.

me dijo...

Manuel, que casualidad la de las placas de tu padre. Por la foto parecen haber sido originales.

Ya ves que jugueton es el azar ...y tu sacas de tu sueno un poema! Por que no lo escribiste en espanol?

me dijo...

Estoy rendida. Como diria Elvi, me voy a la piltra.

Manuel Montero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel Montero dijo...

Es que a ella le hablo en francés, y el sueño se lo tuve que explicar, habida cuenta de mis malas maneras al despertar. Además, mis textos en francés están teniendo más salida y más acogida de público que mi escritura en español, que era un asunto de pocos. En eso soy un poco "judío errante", como le gustaba escribir en español a Rubén Darío, y, luego, en francés a Apollinaire. Un temprano estudio de George Steiner insistia, creo recordar, sobre los escritores europeos que se dieron a conocer en lenguas prestadas, como Casanova o Jan Potocki.

Chiqui dijo...

Manuel, no era un reproche. Haces bien en escribir en la lengua que mejor te salga. Mi frances fue mejor de lo que es, me encantaría recuperarlo sin llevarlo al extremo de la historia que cuenta Azúa hoy en su blog: "Burgess, casi olvidado, se fue de este mundo muy pesaroso por no saber japonés ni hebreo, pero libre de la negra desesperación, el viscoso líquido de la melancolía. Debía de importarle un rábano quién barriera las hojas de yedra al año siguiente de su entierro si no podía nombrarlo en japonés"