viernes, mayo 14, 2010

SEGUIMOS CON JOAN MARGARIT

Ya sé. Hace tiempo que les prometí seguir con Joan Margarit - que para ahora andará en su terruño - pero el hombre propone sin contar con cosas como: una gripe en primavera, dos graduaciones, una boda, un homenaje, el día de las madres... y la maldita tecnología. Después de negarme rotundamente a romper mis relaciones con el disco duro de mi ordenador, va el caballero y se declara en huelga. Como un favor lo he considerado. En fin, con tanto hacerse de rogar, le ha salido el tiro por la culata; les escribo desde uno nuevecito, diez veces más rápido que el antiguo. Nuestra separación - la de su memoria dura y la mía, que se derrite sin que le dé el sol - ha sido bastante buena. En el transcurso de un año él (el disco duro) me ha acostumbrado a esperar. Esperar a conectar con la Red, a usar el fotochap (como dicen algunos andaluces), a abrir el correo, a imprimir... En fin, a e s p e r a r. Siempre he querido las cosas 'ayer'. Hoy, el "mañana será otro día" me atrae bastante, especialmente en compañía de esta veloz saeta que me permite llegar a ustedes ahora y ya!




Joan Margarit y su mujer Mariona (Raquel en su obra poética) pasaron por Boston dejando huella. Largos paseos por los lugares de siempre. Pero sobre todo largas conversaciones y risas. Los recogí en el hotel, les di un beso, el momento en que sabes que la conexión afectiva se ha producido, como una chispa eléctrica. El recorrido turístico fue un poco dislocado. Mariona y yo delante observando y comentando y tras nosotros Joan y Christopher Maurer hablando y gesticulando como si de una ópera se tratara. Hubo momentos en que, al menos yo, me sentí como una mula tirando de ese doble arado que se atrancaba y no quería seguir...Mariona lo llevaba mejor. Los mejores momentos los pasamos sentados, hablando, contando poemas. Una de las cosas que mejor hace Joan Margarit, voraz lector de poesía, es referirse a un poema y hacer de él un relato. Luego siguieron los relatos vividos y los por vivir. Sus atrevidas opiniones sobre lo que para él es poesía. Bastantes detalles que no menciono porque nunca se me ocurrió pedir permiso al autor para publicarlos aquí; así como la foto en que Joan besa a Mariona, que me parece tan hermosa e intima que la guardaré sólo para ellos. Volveremos a vernos; es nuestra intención. Entonces, cuando hablemos me acordaré que tengo un blog y que querré publicar! En esta ocasión ni me acordé del blog; la presencia personal fue abrumadora. Gracias Mariona y Joan por vuestra visita.

Eso sí, les dejo con unos cuantos de mis favoritos poemas. Proceden de "Misteriosamente Feliz". Colección Palabra de Honor. Visor Poesía.

Despedirse

He retirado alfombras y cortinas,
todas las mesas en las que hace tiempo
que ni como ni escribo.
He sacado los cuadros y he pintado los muros
para borrar señales de los años.
Guardo unos pocos libros. Sé bien cuales.
He destruido
cartas de amor que no me amaban ya.
Silenciosos, ahora, los amores
son icebergs errantes del pensar.
La casa, sin rincones para el miedo
deja mis ojos más desnudos.
Nada, ni la esperanza,
podrá perturbar ya la última muerte.
No hay otra cosa para los que amo.


Te despiertas de noche

Evocas rostros, sábanas al viento,
perdidas azoteas de la infancia.
Olvida lo que te ha asustado,
lo que te hace encender la luz de madrugada.
El miedo no es por nadie que desea dejarte
ni por nadie que ahora ya no está.
El miedo es por alguien que jamás
ha estado junto a ti.
Alguien que no está a tiempo de llegar.


Hacia la tristeza

El bosque entre la niebla
es sentir los recuerdos.
Van surgiendo y se borran
como el camino que entra
--mojada tierra roja--
donde busco a los pájaros,
que con niebla no cantan.
Aquí todo está inmóvil:
he llegado hasta el mismo
fondo de la tristeza.

En algún sitio hay alguien
que lee este poema.
También yo estoy leyéndote
a través de mis versos,
que sigues con los ojos.
Un lugar de los pocos
en los que todavía
podemos encontrarnos
es aquí, en la tristeza.


Raquel

Un nombre para ti:
el nombre que acaricia
a una mujer desnuda
y la acerca a mis labios.
Un nombre para ti,
para ver en tus ojos
la terraza regándose,
la hiedra evenenada
por la luz de la luna.
Un nombre para ti,
severa como hiedra,
que acusaste al poema
de cruel, cuando tan sólo
deseaba piedad.
Un nombre para ti.
Una palabra de aire
sobre un campo de flores.


Poniente
Como estrella sobre ti y muy pronto sobre mí. -- Rilke

Te alejas más y más.
Me lo dicen los rojos
que barnizan el mar.
Más tarde se oscurecen
y la mirada sube
al azul del crepúsculo,
Me acostumbré a vivir
con los que ya no estáis.
Sobre ti, las estrellas.
Muy pronto sobre mí.


Su libro Noves cartes a un jove poeta será publicado en setiembre por Swan Isle Press, en traducción inglesa - New Letters to a Young Poet - de Christopher Maurer. El libro es un homenaje a las Cartas de Rilke y una apasionada defensa de la poesía, con recuerdos sobre su propio aprendizaje como poeta. En Nuevas cartas, así como en el resto de su obra, y hasta en la conversación, aboga Margarit por una poesía que lleve al crecimiento interior; una poesía clara, que enriquezca espiritualmente-- sin "misticismo"-- al lector. “Se trata de hacer frente al desorden, al dolor, al mal, de manera que quede iluminado – como el pan de Dalí en aquel cuadro que es uno de los mejores de este pintor- con una claridad que por sí misma ya consuela”.

Leer poesía

Cuando acabo este libro de poemas
de Paul Celan, no sé ni qué me ha dicho
ni qué quiso decirme. Ni tan sólo
si pretendió decirme alguna cosa.
Hay tanto miedo en un poeta hermético.
Dejo la mano encima del libro ya cerrado
y juro rechazar para siempre este miedo.
La poesía, que puede ser primero
un paisaje al que a veces se ha llegado de noche,
acaba siendo siempre un espejo
donde uno ha de leer sus propios labios.
¿Y qué razón de ser
tiene el contenedor si está vacío?
Silencios y vacíos están hechos
sólo para los ángeles. Contienen
el miedo a la basura. La basura del miedo.


DE INTERES:

http://www.youtube.com/watch?v=YpDpkMQ_ESw

17 comentarios:

Elvira dijo...

Bueno, bueno, bueno, qué bien te has currado esta entrada, Chiqui. Bonita de verdad. Las fotos, la evocación, los poemas, la chanson del video, todo en su justo lugar. Y encima con ordenata nuevo y sideral. ¡Enhorabuena!

Elvidenuevo dijo...

Más vitamina C para despistar resfriados, Chiqui.

Manuel Montero dijo...

Asi se puede tratar a Paul Celan fuera de Francia. Es todo un tema, pero la manera de hacerlo de Joan Margarit me parece comodona e ininteresante, lo siento, Chiqui. Nosotros en Paris discutimos con los angeles y estamos sometidos a la presion de los extremos. Keine sandkunst mehr...

Elviagain dijo...

Creo que valente también le hubiera tratado mejor, pero...

A-M dijo...

Celan: "Un poema puede ser un mensaje en una botella, enviado con la esperanza de que alguien lo reciba en su tierra y tal vez también en su corazón".

amalia dijo...

La poesía tiene de bueno ese asombro ante lo obvio, ante lo que, si no estamos en trance, ni siquiera percibimos.

Elvira dijo...

¿Cómo traduces sandkunst, MM? NO encuentro su significado en mi diccionario.

Chiqui dijo...

Hola a TODOS. Creo que para el martes normalizo mi horario... Gracias, ELVI por los buenos consejos, soy un desastre para eso de las vitaminas y las pastillas en general. A mi edad lo que se toma es calcio, no?
Oye, esta maquinita es tan rápida que me asusta. El formato de programas ha cambiado con lo cual ando un poquillo cabrea. Me había acostumbrado a donde estaba todo en los armarios de la cocina.

No, MANUEL, no te disculpes conmigo. No creo que te escandalice si te digo que no he leído a Paul Celan. De hecho, hace bastante que no leo nada que no tenga que ver con mi trabajo o con los avatares de la vida diaria. Para qué leer tantos libros si el mejor libro todavía queda por escribir y quizas nos lo estemos perdiendo.

A-M...lo de la botella, muy romántico...pero imagínate que llega a la costa mediterránea y el mensaje está escrito en chino!

AMALIA, me gusta lo que dices y estoy de acuerdo de que hay, no sé si llamarlo trance, pero si algo mágico en que el poema te envuelve. En mi caso tiene que ser casi inmediato ya que no le doy más de dos lecturas antes de decidir si merece la pena seguir con él o no.

ELVI, es que a Valente cuesta trabajillo entenderlo...por lo menos a mí que mi modelo en poesía es Becquer:

Una mujer me ha envenenado el alma,
otra mujer me ha envenenado el cuerpo;
ninguna de las dos vino a buscarme,
yo de ninguna de las dos me quejo.

Vaya, que voy un poquillo atrasada.

Chiqui dijo...

Querido Joan. Estuve ayer en una boda de la que habríais disfrutado tú y Mariona: en un trasfondo de agua y bosque se casaban dos ingenuos amantes. Me acordé de ti porque entre los textos que se leyeron había dos de tus favoritos.
Uno era un párrafo procedente de " Cartas a un joven poeta" de Rilke
"Este amor más humano, que se consumará con delicadeza y dulzura infinitas -imperando luz y bondad, así en el unirse como en el desligarse- se asemejará al que vamos preparando entre luchas y penosos esfuerzos: el amor que consista en que dos soledades se protejan, se deslinden y se saluden mutuamente...(escribe a Kappus. Roma, 14 de mayo de 1904)

El otro texto fue este poema de Neruda...Ya sabes lo que pienso del poeta, pero aquí lo tienes como muestra de que me acordé de ti. El haberte conocido me está haciendo más tolerante con él.

EL VIENTO EN LA ISLA

El viento es un caballo:
óyelo cómo corre
por el mar, por el cielo.

Quiere llevarme: escucha
cómo recorre el mundo
para llevarme lejos.

Escóndeme en tus brazos
por esta noche sola,
mientras la lluvia rompe
contra el mar y la tierra
su boca innumerable.

Escucha cómo el viento
me llama galopando
para llevarme lejos.

Con tu frente en mi frente,
con tu boca en mi boca,
atados nuestros cuerpos
al amor que nos quema,
deja que el viento pase
sin que pueda llevarme.

Deja que el viento corra
coronado de espuma,
que me llame y me busque
galopando en la sombra,
mientras yo, sumergido
bajo tus grandes ojos,
por esta noche sola
descansaré, amor mío.

Angela dijo...

Ay, Estrella, como me gusta la poesia de este hombre. No te ha pasado a ti lo que describe en "te despiertas de noche"?. Que ese miedo sea por alguien que no conoces.
Me haria mucha ilusion si vinieras a Nashville, aunque esta primavera no es a la que estamos acostumbrados por aqui. Un abrazo y saludos a todos. Angela

Chiqui dijo...

Angela, buena señal verte por aquí. Ese poema que mencionas es uno de mis favoritos. En mi caso la sorpresa está en que no me daba cuenta de que esa desazón proceda de 'algo' que no te puede hacer daño, ya que probablemente no exista, aunque el poeta habla de un "alguien".

El miedo es por alguien que jamás
ha estado junto a ti.
Alguien que no está a tiempo de llegar.

tex dijo...

Chiqui, lo del disco duro es un mensaje en una botella? quien lo recogera? El recogedor que lo recogiera buen entendedor sera.
Me gusta la poesia de Raquel, esa si la entiendo.

Elvira dijo...

Pues, en la misma ando yo, Chiqui, en cuanto a la poesía de Valente y la de Bécuqer, al que añado Antonio Machado, el Bueno. En cuanto a la máquina, no. La mía se está haciendo parsimoniosa hasta la impaciencia enfermiza.

Elvira dijo...

Buenas noches, gente silenciosa.

amalia dijo...

Cierto Elvi, la ansiedad que provoca la lentitud de estos bichos es galopante. Es que uno espera de ellos que hagan sus conexiones tan rápido como nuestras neuronas, nos creemos que son una prolongación de nuestros cerebros. Y ellos, pobrecitos, se tienen que recorrer la virtualidad del planeta entero lleno de informaciones para darnos satisfacción cuasi inmediata!

Pablo Jauralde Pou dijo...

No sé si se puede comentar que no se comenta, pero que se sigue esta conversación a varias bandas, a las que acuden tantos versos... ¿Vive tanto la poesía en lugares como estos, los vuestros? Qué sorpresa tan especial. Tantos años explicando "literatura", jugando a la trascendencia, y vosotros andáis con ella cada día, como quien no da importancia.

Chiqui dijo...

Pablo, muy amable. Lo cierto es que a lo tonto y de tanto en tanto se sueltan cosas transcendentales por aquí. O las traemos de otros sitios...Claro, nuestra edad estudiantil pasó hace ya, si es que dejamos de ser estudiantes en algún punto de nuestra vida.
Algún día me dejarás que ponga en mi blog alguno de tus poemas, verdad?