miércoles, septiembre 14, 2011

NOSTALGIAS


Hoy vuelvo a una vida casi normal.
Anduve desde mi apartamento a Miguel Ángel ocho.
Hermoso edificio.
Di mi primera clase con un día de retraso.
En el aula sólo existe el presente, los demás tiempos no nos pertenecen.
De vuelta a casa he buscado un almohadón de plumas.
Esta noche quizás duerma.
Cuando he llegado a este extraño lugar donde resido ahora
he sentido nostalgia de Yo-Yo Ma y su admirado Morricone.
El sonido de mi laptop es estridente, irritante, pero sigo escuchándolo.
Espero que ustedes tengas buenos altavoces y almohadones de plumas,
Aunque sean de IKEA.

7 comentarios:

AMALIA dijo...

amalia dijo...
Ey Chiqui!
Es que todavía tus alumnos no aprendieron los pretéritos ni los futuros ni del indicativo ni del subjuntivo?
Bromas aparte, espero que vayas bajando lentamente a tierra, como lo haría una pluma de tu almohadón si consiguiera la libertad...
Un abrazo.
Por qué es tan raro el lugar donde vives?
13/09/2011 10:36:00

SOFIA dijo...

sofia simões dijo...
Gracias por compartirlo, Estrella. ¡Buen regreso a las clases!
14/09/2011 06:32:00

Sila dijo...

Habrá que preparar esa quedada en Madrid?

sofia simões dijo...

Para tí, Estrella: Lorca, medio pan y un libro: http://www.universoabierto.com/6011/pretextos-discurso-de-federico-garcia-lorca-al-inaugurar-la-biblioteca-de-su-pueblo/

Un abrazo y ánimo.

Elvi, como a los tres años dijo...

Qué melancólica música, Chiqui. Y qué bonita. ¿Cuántos alumnos tienes? ¿Son majetes? ¿Estás contenta con las clases? ¿Te sientes sola? ¿Por qué es rara tu casa (como pregunta Amalia)? ¿Cómo es posible que aún no hayamos hablado? ¿Estamos perdidas? Hummm, algo habrá que hacer.

Nicol dijo...

Cuando entro en tu blog, ya de noche, leerte me produce un efecto de hechizo: no lloro pero se me saltan las lagrimas; me rio cuando leo lo de los almohadones de IKEA: eres tu, tan transparente tu forma de ser; fuerte y no fuerte al mismo tiempo. Y pienso que el humor te salva, las palabras te salvan, los amigos te salvan, o a lo mejor nada de esto es asi y es solo mi propia percepcion, esa cualidad de ser siempre tu misma, feliz o cabreada, con almohadones de IKEA o de Pottery Barn; me gustan esos dos lados tuyos, elegante y rebelde... Para mi ir de compras a IKEA es reivindicar mi derecho a seguir viviendo, a ser feliz o simplemente a ser yo.

Chiqui dijo...

Queridos, no he tenido tiempo de contestaros debido a las circunstancias que ya sabéis, si leéis esto.
De mis clases no suelo hablar en el blog. Tengo un grupo pequeño y singular… Quiere alguien venir a clase como invitado especial y hacerles hablar??
Sila, todo se andará; claro que nos reuniremos.
Mi casa es extraña porque no es mi casa, o porque yo ya no soy yo…
Nicol. Eres nueva en el blog? Evidentemente me conoces…sí, todo lo que mencionas me salva. Muy gracioso lo del cabreo, no me daba cuenta de que seme notara tanto.
Me encanta como te expresas!