miércoles, septiembre 07, 2011

La salud de 'nuestros' enfermos.

Les iba a contar mi viaje de Boston-NY-Madrid, largo pero interesante. Cuatro horas en el aeropuerto JFK para un observador es oro. Una vez en el avión me proponía dormir – o hacerme la dormida-- pero me tocó un locuaz y simpatiquísimo joven (una mezcla de hijo y sobrino) y caí en la tentación de seguirle en su seductora conversación: lo último que me dijo, antes de mandarlo a dormir, fue que lo primero que encontraría en casa cuando llegara sería un plato de JAMON. Ni que decir tiene que lo primerito que haría yo al llegar a Madrid sería ir al mercado y comprar Jamón y pan crujiente.
Pero el hombre propone… y la salud dispone. Nada más llegar me fui derecha a la clínica donde estaban a punto de operar a mi tío. Éramos unos cuantos en la sala a la espera de noticias. En buenas manos estaba el paciente, en el equipo su hija y su nieto (madre-hijo…para mí prima y sobrino). Y fue éste quien en dos ocasiones entró para asegurarnos que todo iba mejor de lo previsto y la intervención quirúrgica duraría menos de lo pensado. Me emocionó ver al todavía, para mí, “pequeñajo” vestido de azul…o como su hermano ha titulado esta foto que hizo con el teléfono “el nuevo George”.



10 comentarios:

Ada dijo...

Salir de Boston e ir a un peluquero japonés en Madrid, ¡qué internacional!
Y qué poco conozco mi ciudad, ni me sonaba ese señor.

Lo mejor, lo del jamón. Y el sobrino de azul, claro.

amalia dijo...

Salud del tío, lo principal. Lo segundo, felicitaciones al equipo médico, no podía el enfermo estar en mejores manos.No es fácil dar con un médico (y en este caso dos!) comprometido emocionalmente con la salud del paciente!
Chiqui, lo que contás de tu Odisea peluqueril parece un calco de lo que me pasa a mí.
Sólo que no he encontrado aún a mi príncipe de las tijeras capilares...

Elvi perdida en la red dijo...

Al fin puedo decir algo, Chiqui. He estado desconectada por la confluencia de dos factores decisivos, a saber: envié mi PC a que lo reformatearan (yo no me atrevo a tel cosa) y cambié de router inalámbrico, lo que me ha obligado a mantener una peculiar conversación telefónica con una amable operadora de adsl. ¡Y no he logrado hablar contigo por teléfono!
Me encanta que ye encante Takashi. hay que recomendárselo a Amalia.

saludos desde BURGOS dijo...

Josefina Infante, como el protagonista de su primera novela, emigró a Barcelona desde un pueblo castellano, que en el caso de la escritora fue Revilla Vallejera. La autora burgalesa comparte en Los mundos de Gabriela los recuerdos de lo que le contaban sus padres sobre la vida en el pueblo, las relaciones de pareja en el mundo rural y la difícil adaptación al entorno urbanita de quienes habían hecho su vida en el campo.
Sin ser una novela autobiográfica, Infante ha echado mano de sus vivencias para reflejar también su experiencia como hispana en Estados Unidos, país en el que reside después de pasar un examen para ser profesora bilingüe en el sistema público de Nueva York.

Anisia Serendipia dijo...

¡Muchas gracias! Yo se lo he recomendado a mis amigas Marta

Elvi comiendo uvas dijo...

Burgalés: no consigo abrir ese enlace del Daily News en español. Toca un poco las narices, como dice el Honorable catalán que hacemos todos con su pequeño idioma. ¿A qué viene tu relato, anyway?

Jo, qué rabia dijo...

Chiquiiiiiiiiii, ¿dónde estáááááááás?

Chiqui dijo...

Elvi, entre preparar clases, organizar el apartamento y visitas a la clínica se me van los días. Mi tío ha dado un bajón en su recuperación y está en la UVI.
En el pasado ha salido de situaciones imposibles. Tiene una fortaleza impresionante.

Gracias a todos y esperemos que todo vuelva a su normalidad.

Elvira dijo...

Lo siento de veras, Chiqui. Siento lo mal que se pasa cuando alguien a quien quieres se debate en un hospital, aunque los médicos que te atienden sean de la familia. Cuando llega la hora de la verdad, la verdad -como dice Serrat- no es que sea amarga, es que no tiene remedio.
Pero quizás puedas contar algo de tus clases, mientras tanto.

Lola dijo...

No sabes cuanto siento que tu tio, esté en quirófano, deseo de todo corazón que con tan buen equipo médico y su fuerte naturaleza se ponga bien. Os deseo todo lo mejor y espero que se recupere muy pronto.
Un fuerte abrazo para ti y toda tu familia.
Lola