viernes, noviembre 13, 2015

Tarde, pero llegó...






(Llueve, llueve dulcemente...)
... El agua lava la yedra;
rompe el agua verdinegra;
el agua lava la piedra...
Y en mi corazón ardiente,
llueve, llueve dulcemente
Esté el horizonte triste;
¿el paisaje ya no existe?;
un dia rosa persiste
en el pálido poniente...
Llueve, llueve dulcemente.
Mi frente cae en mi mano
¡Ni una mujer, ni un hermano!
¡Mi juventud pasa en vano!
-- Mi mano deja mi frente... --
¡Llueve, llueve dulcemente!
¡Tarde, llueve; tarde, llora;
que, aunque hubiera un sol de aurora
no llegará mi hora
luminosa y floreciente!
¡Llueve, llora dulcemente!

J.R.J



15 comentarios:

JRJ dijo...

¡Esquisito! Y qué tranquilidad violeta!
Tu
JRJ

Anónimo dijo...

Que hermoso verso, es verdad que el otoño, llega lentamente, es tierno, y nos deleita con esa paleta de colores desde el verde más intenso pasando por el rojizo, anaranjado, amarillo y marrón, es todo un espectáculo, al mismo que comienzan las lluvias, pero aqui en Sevilla todavía estamos casi de verano, bañandonos con un sol que nos acaricia con su calided, es una sensación, que se puede explicar con palabras, pero es mejor percibirla, sentirla.

lola dijo...

Lola

Pingüino despistado dijo...

También ha llegado tarde a mi tierra....

estrella dijo...

Lola, que alegría verte por aquí, con esa maravillosa "primavera" otoñal de Sevilla. Que envidia! Besos a todos y que dure.

estrella dijo...

Pingüino, pero hay otoño en su tierra? Por aquí lo acostumbrado es que estuviéramos en invierno pero, como no tuvimos primavera, nos han regalado con un largo otoño...hemos recogido varios sacos de hojas muertas ...por respeto a los vecinos. Saludos!

Miguel dijo...

El próximo mes de diciembre intentaré ir a Mozares.Pueblo burgalés de donde es originario Prudencio de Pereda.Escritor al que se le ha traducido al castellano el libro que tiene por título <>
Ahora estoy leyendo en inglés su otra novela que trata de su segunda visita al pueblo despues de acabada la segunda Guerra mundial.

estrella dijo...

Que interesante, Miguel. Si no fuera por la desgana que me ha entrado últimamente de leer libros gordos. Quizás me atreva a leer esa no vela que parece dar nombre a esta canción popular. Suena a folletin
Cuéntanos lo que encuentras en ese pueblo... mándanos fotos! Pasatelo bien!

https://www.youtube.com/watch?v=rVq0ONrSH-Q

estrella dijo...

Jo, que bien se conserva Julio. Lo vi por primera vez a los 15 y el me llevaría 10 o más años... Tendrá el mismo cirujano que Isabel? Tengo una anécdota muy graciosa de ese concierto; quizás la cuente algún día

To All The Girls I've Loved dijo...

Tal vez suene a folletin, pero como Gregorio Moran dice: es un libro que se titula Molinos de viento en Brooklyn y que responde a un autor de nombre tan superferolítico como Prudencio de Pereda. Por si faltara algo en este enigma literario, resulta que el tal Prudencio de Pereda, de procedencia española y del que confieso no había oído hablar en mi vida, resulta que es norteamericano y que su fascinante novela ha sido traducida del inglés en una traducción brillante de Ignacio Gómez Calvo.

Por mi parte: Pereda al ser apellido de Las Merindades (mando mapa) me entró la curiosidad. Y hete aquí, que tambien habia escrito otra novela que lleva por título FIESTA. Y que está ambientada en esta zona que yo conozco por ser de allí.

Te mando la primera pag.

THE WAY HE DREAMED it, the time was dusk-- the most beautiful part of the day in Spain. The light had a pure,white brightnes,and he saw himself leaving the little Citroen taxi just before it reached the pueblo, paying the man and walking along the highway towards his aunt's big house; starting to run as he came near, and reaching his arms out towards peace, towards security.



It was a daydream-- he had no bother about details, about who would carry his luggage, about whether he'd feel like running after such a trip. The boat from New York docked at Santander, and it was a gruelling fourteen hours in bus and taxi to the pueblo where his Aunt Felipa lived and where his father had been born.


It was a daydream that he had summoned many times since that first visit to Spain in 1933. Through the depression in New York, through his marriage, through the war, Spain had always seemed like some kind of last hope. It was the one part of his life he had never fully realized; it was the one thing that he could always go back to.


He had gone back tonight. Fifteen years later, Ros--that was the saving nickname for the very Spanish Erostrato--was back in Spain. He had come to Mozares at dusk, as he had always dreamed, but he had not left the taxi early tonight; he had not rushed up to the big house on the highway. It was raining that soft, wet September rain that brought its own kind of dreariness, and he had the taxi go into the patio and let him off just a few feet from the door.


When he had moved quickly into the big lower hall there was only a strange woman waiting there. She greeted Ros pleasantly. She had a throaty voice and a handsome face, but Ros had never notice these, he had been so shocked to find no one there, no one he knew.

estrella dijo...

Miguel, lo de folletin era en broma. Lo decia por la cancion que parece haber heredado el titulo. Lo que es impresionante son las fotos de Google. Gracias por la primera pagina que invita a seguir leyendo. Ahora estoy con la preparacion del "gracias sean dadas" pero en vez de pavo hacemos una buena paella...Gracias!

tu prima dijo...

Qué rica prima. Qué lo paséis estupendamente. Las celebraciones en buena compañía siempre se agradecen.

estrella dijo...

Gracias, prima. Los chicos con sus parejas y una querida amiga de toda la vida. La paella...no se, acabo de preparar un caldo de pescado por separado, es la primera vez que hago esto . Ya os dire!

Molinos de viento en Brooklyn dijo...

"Prudencio de Pereda, español de Brooklyn", en el que doy noticia de este olvidado escritor.

Prudencio de Pereda nació en Brooklyn, Nueva York, en 1912. Sus padres eran españoles inmigrantes. Graduado en 1933 en el City College de Nueva York viajó a España y comenzó a escribir relatos cortos que fueron publicados en diversas revistas literarias. Algunos de ellos ganaron premios y fueron antologados entre los mejores relatos de 1937 y 1938.
Su última y posiblemente mejor novela llegaría en 1960 con Windmills in Brooklyn. la novela tiene un marcado carácter autobiográfico y cuenta, en primera persona, recuerdos de su infancia en el seno de la pequeña colonia española de Brooklyn Heights. El tono cercano y familiar, la mirada candorosa del narrador y el humor son tres de los componentes que hacen de esta obra una deliciosa reminiscencia. Tras Windmills in Brooklyn, Prudencio de Pereda dejó de publicar y se retiró a Sunbury, Pensilvania, donde murió en 1973.

estrella dijo...

Sí Miguel. Elvira Lindo acierta en todo lo que dice de NY, aunque no ha mencionado las ventajas. La vida, en rasgos generales, no es muy diferente en otras grandes ciudades de este país; incluida Boston que es pequeña. En mi caso, después de tantos años, lo tolero todo bastante bien; todo menos la soledad. Cuando vuelvo a España y me quejo, nadie lo entiende, con lo cual la soledad es mucho mayor. Habrá que leer ese libro! Gracias por el enlace. Eres un lince, estás en todo.