domingo, octubre 14, 2007

La del Largo



Anoche, Grillo, con su comentario sobre la sensibilidad femenina en el hombre y viceversa en la mujer me hizo recordar una historia de Las Encebras que tenía por completo olvidada. Realmente no sé cómo a la edad que tenía podía captar estas sutilezas, a veces, y brutalidades otras.

La del Largo, no recuerdo su nombre, llamémosle María; tampoco sabía por qué “el Largo”, era un tarugo… pero me enteré más tarde. Maria era una mujer alta y robusta mas de lo que se acostumbraba en ese tiempo y esa zona. Algo que la hacía diferente eran sus ojos verdes y el pelo rubio, difícil definir el color del pelo porque lo llevaba grasiento y cogido en una cola baja. Su piel clara y de mejillas rosadas, brazos y manos grandes, también los pies…llevaba las alpargatas en chanclas porque no encontraba su medida y zapatos de hombre en el invierno.

Parecía una de esas serranas del Arcipreste de Hita. Pero amable y le gustaba hablar conmigo…siempre tenía algo que ofrecerme. Sus dos habitaciones estaban adosadas a la muralla pero por fuera, había que dar media vuelta, larga para mí, para llegar allí. María tenía dos niños, uno que andaba y el otro que todavía gateaba. Los llevaba con una camisetilla… pero nada en el culete porque no habían aprendido a pedir caca y pipi. No tenía pañales, decía ella. Nos sentábamos en el escalón y ella como otra niña me escuchaba y se reía a carcajadas (no sé de qué hablaríamos; yo tendría por entonces diez u once años) mientras los niños jugaban en la tierra, junto con las gallinas, con caras suicísimas y el pelo casi albino.

Todos la criticaban por lo vaga y ‘marrana’ que era. Se le veía poco por el arroyo lavando. Siempre que leo Pascual Duarte (novela que me recuerda las condiciones físicas de la época que describo) mi escenario mental se sitúa en la casa y la puerta de María. Me hacía reír y me quería. No me gustaba que hablaran mal de ella…pero tampoco la defendía.

Llegué un verano y como siempre correteé los caminos para ver a los vecinos. Fui a la casa del señoriíto y me presentaron a la mujer de un nuevo jornalero que habían contratado… Virginia. Decían que venía de una buena familia de Granada; se había casado con un hombre –pude comprobar-- también diferente a lo acostumbrado por allí: amable, bien hablado, como si hubiera estudiado, rubio y modesto, pero impecablemente vestido. Virginia tenía las facciones de una muñeca y como tal vestía. Llevaba una blusa blanquísima, almidonada, una falda semilarga y un delantal bordado por ella misma. El pelo negro recogido en la nuca con una especie de buclé a su alrededor. Se movía como una reina y su fragilidad te hacía pensar que se podría romper de un momento a otro.

En la casa (los cercanos a la casa del señoriíto tenían casas) la mesa camilla graciosamente vestida y el sofá, en forma de ele cubierto por mantas alpujarreñas, como las de mis tías de Montejicar. Los cojines, con los bordados de ella, contrastaban con la gama de colores de las mantas. Las paredes olían a recién blanqueadas, al igual que la chimenea. Unos platos y tazas adornaban la repisa. Era la única casa que tenía cortinas y unas macetas de geranios a la entrada de la casa. El marido era el único que, en bicicleta, volvía para comer al medio día con ella, luego regresaba de nuevo a los campos.

Pensando en Virginia iba de camino a la casa de Maria. Cuando llegué me quedé pasmada: la casa estaba limpia, la cama hecha y un pequeño mantel cubría la mesita rectangular en la habitación. Los niños estaban creciditos y los llevaba lo limpios que se pueden llevar en el campo, donde la tierra y las piedras eran los únicos juguetes. Pero el mayor cambio era Maria misma. Llevaba el pelo brillante, de un rubio grisáceo…recogido en la nuca… como Virginia. Su blusa con graciosos bordaditos y un delantal a cuadros. Inmediatamente me di cuenta que Maria había sufrido el impacto de Virginia. Recuerdo que hablamos de la nueva vecina. A Maria se le iluminaba el semblante y parecía una chiquilla recién enamorada. Según Maria, Virginia había llegado hacía un mes y ya le había enseñado recetas para cocinar el conejo y las perdices.

Una noche me despertó un alboroto: gritos y lloros. Pensé que alguien había
muerto. Mis tíos y primos en sigilo salieron de la casa. Mi tía se asomó -abriendo una rendija- a mi cuarto; me hice la dormida. Encogida de miedo esperé hasta que volvieron ya de madrugada. Escuchando me enteré que el marido de Maria le había dado una paliza tan grande que no la podían levantar del suelo. Habían llamado a la guardia civil y al médico. La razón: su marido la acusaba de querer engatusar al marido de Virginia. Le había arrancado el pelo y roto los mandiles, tirado el mantel y la colcha al corral llenándolo de estiércol y heces de otros animales.

La guardia civil vino y se lo llevó, ella con los dos niños tomó la Alsina
(autobús), dos días más tarde y se fue con sus padres. La habían criticado tanto en el pasado… Ahora todo era contrición y aves marías para que Dios ayudara a Maria. No fue hasta mucho más tarde, años, que una de mis primas del pueblo me explicó que de quien realmente estaba enamorada Maria era de Virginia…No supe que pensar.

Ninguno de los problemas que se presentan aquí se ha solucionado: el abuso físico y sexual de la mujer. La pobreza, falta de nutrición y educación en la población infantil, los prejuicios contra la inclinación sexual que no sea la tradicional. Y la explotación de los campesinos asalariados.

40 comentarios:

hanako dijo...

Tremenda historia, chiqui. Es una lástima como dices que estas cosas sigan sucediendo, aunque poco a poco vamos avanzando y las cosas mejoran o empeoran, depende de los titulares de los periódicos o los noticieros... Últimamente hay un bombardeo constante de noticias sobre violencia doméstica. Creo que es un reflejo de que la sociedad está cambiando. Si bien parece que cada vez hay más casos y que el problema se agrava, también tiene una lectura positiva: el rechazo unánime, las penas y condenas cada vez más serias... esperemos que los resultados positivos lleguen pronto.

Sobre el respeto a la condición sexual es donde parece que hay mayor cambio y tolerancia... mucha miga tiene hoy tu entrada. sdos

Coco Becerra dijo...

Qué bien, Chiqui.
(Cuando escribes de tu pueblo, también a mí me recuerda al Pascual Duarte, y es una novela que me parece imprescindible).

Puro nervio, Hanako me ha descrito perfectamente. Azul eléctrico y facilidad para explicar a los niños de 6 a 60 años conceptos complejos, como la diferencia entre lejos y cerca. (Por amabilidad, se ha callado decir que mido algo menos de medio metro y tengo los ojos saltones).

puro nervio dijo...

Gracias Coco por tu simpatía. Las listillas no se equivocan: pelo azul y ojos saltones, pero a mí me parecen sus complejos conceptos un pelín azul y relativos, además, por mucho que le salten los ojos que parecen dos pelotas, más salta la rana Gustavo, y canta y toca la bandolina, y cuando dice "¡qué difícil es ser verde!" es capaz de enamorar a una cerdita rosa que no es poco. Pero admito que el casco le va que ni pintado, señor Coco, tan cerca y tan lejos como se quiera, porque hasta en alemán le he podido escuchar. Si es que todo es de un relativo que no vea.

Salgo ya que me esperan.

Coco Becerra dijo...

No, P. Nervio, yo por feo que sea no tengo complejos. Es un concepto demasiado complejo, si se me permite la estupidez.
Los guapos, cuanto más se acercan a un canon, más parecidos son. A los feos nos queda el consuelo de que cada uno lo somos por un asunto diferente.
Fíjese que iba a darle las gracias por sus gracias y, cuando me he dado cuenta de la tontería, ya lo había hecho y no me puedo volver atrás.

hanako dijo...

y los feos guapos? estos son los mejores... creo que la inmensa mayoría pertenecemos a ese grupo, o eso espero en mi caso. pero al de las listilas, no porfa, puro nervio... debe ser cansado eso de ser listilla todo el rato...

Chiqui dijo...

Hola Hanako, No sé como anda la cosa por España. Cuando vivía ahí el periódico EL CASO siempre venía lleno de situaciones parecidas a ésta. La mayoría de las atrocidades y aberraciones se daban en las zonas rurales, de ahí que la literatura lo recoja: Pascual Duarte es indispensable, Lorca con Yerma y Bodas de Sangre. Otros lo han hecho más al estilo costumbrista, menos dramático y más colorido.

Está muy bien que todo esto salga a la luz más, pero todavía me pregunto qué pasará en el campo, alejados de los oídos y vista de los vecinos. No sólo el campo Español; estoy pensando a un nivel más global.

Chiqui dijo...

Si Coco, Pascual Duarte...por esa novela le perdono a su autor lo grosero que era!

No se si has visto que estás en la lista (se va haciendo larga) de posibles ligues para mi próxima vida...en el cielo, claro!

Aunque ya veo que Puro Nervio anda lanzada....

Chiqui dijo...

Hanako, llevas razón con lo de los hombres guapos; pero he descubierto que en su madurez se ponen interesantes...los feos también! Ya sabes el dicho machacadísimo de el hombre y el oso….

puro nervio dijo...

Pues no pienses tanto que te saldrá humo por la chimenea, chiqui, aunque sé que lo haces aposta para que rebote. Novios hay por un tubo todos los fines de semana, yo prefiero un lorito que tengo de vecino que ahora silba y silba como una locomotora, pero me temo que no está muy seguro, porque he oido sin querer ciertas amenazas..., no se yo si habrá indulto al final.

Que no, que no quiero novio, chiqui, y menos un jovenzuelo verde, ¿pero tu hijo pequeño es más joven que yo? No hace falta que me contestes, es solo por molestar ¿sabes? Don Fulgencio me recordaba a un vecino supersimpático, pero anda que era bobo.

Me voy un rato.

Chiqui dijo...

PURO NERVIO, no me creo que tengas 22, quizás cerca de los 30? (por qué no nos dices la verdad?) Por eso decía el mayor que tiene 28 y le gustan las mujeres maduritas...Pero bien, no creo que esté available...siempre anda alguna rondándole.

hanako dijo...

Pues ya no existe El Caso, chiqui, pero no hace falta... los periódicos y telediarios ya se encargan...

si, recuerdo lo del dicho! lo tendré en cuenta aunque probablemente se me olvide en seguida. sdos

Chiqui dijo...

QUE ME VA SALIR HUMO POR LA CHIMENEA!!!, QUE GRACIOSA!

grillo dijo...

Enhorabuena chiqui por tu historia, vaya si te dieron de si los veranos. Tienes un buen estilo, muy próximo y afable, que hace apetecible la participación.

También creo que tiene miga la historia que todavía dura... y eso que la miga es blanda. Mucho que desmigar sobre la forma de relacionarse y de "ganar" o "rendirse" de algunas personas. No se si cada vez hay más casos, que podría ser, ya que cada vez la mujer tolera menos determinadas actitudes y eso aumenta la crispación del que no sabe dialogar, o que ahora se hacen más facilmente públicos. El miedo al que dirán va pasando al otro lado y empiezan a temer también los verdugos.

hanako dijo...

estaba leyendo por casualidad cosas sobre grillos, grillo, y me han asaltado un par de dudas:

eres doméstico o campestre? si eres de los que andan por casa parece que eres pardusco y pequeñín... si estás por el campo eres negro y cabezudo. (es para tener cuidado la próxima vez que me encuentre uno, y saludarte primero)

y tu voz es estridente y ostentosa o dulce y armoniosa? ummmmm.

me voy me voy. buenos días!

Chiqui dijo...

GRILLO, gracias por pasarte por aquí. Ya ves que la historia está inspirada en tu comentario...la tenía totalmente bloqueada. Dios sabe porqué.

Para eso sirven los comentarios, para inspirar a los demás y para reñirles cuando se portan mal...pero dulcemente. Un beso.

Chiqui dijo...

HANAKO, ya veo que estás cambiando de estilo. Ahora haces preguntas. Me gusta porque me ayudas y me ahorras de ser yo siempre la preguntona. Adelante…insiste!
Dónde anda Aupa. Pobre chico, no lo dejo tranquilo…

Chiqui dijo...

UNA AMIGA, anoche, me preguntaba que :cómo siendo yo una niña tan curiosa no salí a ver que pasaba, en vez de quedarme en la cama.

Muy sencillo: mí familia salía sigilosamente, no me querían despertar, lo cual indicaba que el corralón no estaba en llamas, yo no corría peligro.

Otra: Los gritos eran aterradores. La noche estaba oscura y aunque se oían de cerca, era porque Maria vivía pegada a la tapia del corralón. Para llegar allí había que dar toda una vuelta, sin ver dnde uno ponía los pies.

Y lo más importante, yo creía que alguien había muerto. Ya había visto a mi abuelo y a mi madre morir. No quería ver a otro muerto...me daba miedo. Todavía prefiero no ver a los muertos y recordarlos vivos!

hanako dijo...

cambiar de estilo??? jajaja, más bien el de siempre: pinchar un rato. reconozco que lo de las preguntas no son lo mío... pero en fin, se quedarán sin respuesta?? sdos

prozac dijo...

"En ese espacio blogístico, más secreto que el periódico o la tele, más propicio a la impostura, adquiere un formidable valor la libertad, la confidencia y el descaro. Frente a la convencional importancia de lo público, el papel protagonista corresponde aquí a la privacidad y la correspondencia de lo íntimo."

Este fragmento es del blog de Verdu, de la entrada que el autor le dedica a nuestra Chiqui. He querido reproducir aquí esta reflexión porque me ha parecido que es un retrato maestro de lo que es este rincón. Es justo eso lo que hacemos, amparados en el anonimato adoptamos poses e identidades mas o menos inventadas, decimos lo que nos viene en gana, novelamos nuestras propias vidas...y somos, incluso disfrazados,a veces más auténticos de lo que nos permitimos en la vida real.

Gracias Señor Verdú, por su reconocimiento a nuestra común amiga de Harvard.

Os recomiendo leer la entrada entera y los comentarios. Muy interesante

prozac dijo...

Y respecto a la Larga, pues Chiqui, creo sinceramente que las cosas han cambiado radicalmente.

Sigue habiendo mucho bestia que recurre a la violencia física con la mujer que considera suya, por supuesto, pero la que quiere tiene salida, aunque no sea fácil. Lo que pasa es que desgraciadamente queda mucha ingenua que perdona y aguanta esperando el milagro del cambio, y mucha miedosa que no denuncia...y bueno, que es díficil y sigue habiendo víctimas, pero la salida existe, y antes era impensable.

hanako dijo...

la leí ayer y mi enhorabuena chiqui a un reconocimiento más que merecido. buenas noches.

Chiqui dijo...

Pues ya ves, PROZAC, si no dije nada en el blog fue porque sentí que Verdú se había pasado en el mérito que le da a este lugar. El lleva razón en todo lo que dice, pero me atribuye el haberle hecho pensar tan acertadamente a cerca de los blogs, cuando todos sabemos que -por poco que los lea- no necesita inspiración. Se le agradece, hace años que nos conocemos y supongo que eso es lo que se hace con los amigos.

Quería que pasara discretamente, pero como leíste los comentarios… habrás visto como me descubrieron
.
Me doy cuenta de que las cosas han cambiado. Me pregunto si han cambiado en las zonas rurales y alejadas, y sobre todo en los países subdesarrollados donde la mujer sigue siendo esclava, ya sea por tradición o por religión.
Los niños maltratados y necesitados, están por todas partes: Brasil, Africa, gran parte de Latino América; y no hablemos de los raptados (u ofrecidos por las familias) para dedicarlos a la prostitucion, etc...
Gracias Prozac

Chiqui dijo...

Gracias Hanako...y sigue con las preguntas, a mi se me acaban!

prozac dijo...

Bueno, yo me refería al cambio en nuestro medio, claro. La situación de mujeres, niños, y población en general en paises subdesarrollados cada vez es más insostenible y lo grave es que no hay visos de mejora para ellos. La barbarie está alcanzando en algunos sitios grados verdaderamente preocupantes, ciertamente.
Y yo aun sabiéndolo, me voy a mi confortable cama a dormir. Así están las cosas, lamentablememte.
Buenas noches

grillo dijo...

Hanako, las alitas pardas y la barriga negra, ando por campo y casa a gusto pero con cuidado de quitarme de enmedio según que pasos oigo. De mi voz (también se tiene voz por escrito)sabes tú más que yo, no sé como se me oye.

Tú me pareces una niña picajosa, menos mala de lo que quiere demostrar. Esto es lo que me invento de tí, aunque tengas 40 años, que no lo se, pero no tengo ningún tipo de problema en decir digo donde digo diego si noto que me he equivocado. Y no me extrañaría que te afilases las uñas y te dispusieras a transformarme en carpaccio de grillo al ahumado de hanako.

hanako dijo...

jajajajaja... y digo yo que quién se pica, jajajaja... ahora eso si, lo de la edad es un golpe bajo... no tengo 40 aunque ya veo en el horizonte cómo se aproxima esa fecha en la que en pocos años entraré. ya he avisado a mis allegados (porque ya me está entrando la crisis, asi ya estoy preparada) que puede que me de por llorar 3 meses o que me haga hare krisna o como se diga o que me de igual o que me de un patatús o a saber... pero vamos que no estén muy cerca por si acaso. picarme yo? jajajaja

en lo que puedes estar tranquilo es en lo de hacerte carpacio, todavía voy por las ensaladas en el libro de recetas y no domino el arte culinario lo suficiente. ahora eso sí, cuidado con las coces...

gri gri gri grillo tu voz suena... cómo te diría yo! espera que lo piense

hanako dijo...

chiqui, como ya sabes, cuando puedo hablo de cine, venga o no a cuento. dos películas más o menos recientes que hablan se las fantasías de una niña, con dos estilos muy distintos que te puedo recomendar si no has visto... El laberinto del fauno y Tideland. Aviso: no tienen que ver con tus recuerdos, absolutamente nada, solo se parecen en que las historias están contadas por niñas.

Chiqui dijo...

Hola Hanako. Te gustaron las películas? yo empecé a ver la de El Laberinto del Fauno pero me quede dormida desde el principio...
Qué tal la otra?

Señor Grillo, no hay nada mejor...para un niña que dormirse mientras cantan los grillos. Usted suena meloso y melodioso.

Chiqui dijo...

HANAKO, Don Fulgencio casi lo doy por perdido...alguien se metió con él?

Me extraña que GRACIELA no haya entrado últimamente, aunque se que está a apunto de salir de viaje.
Mi PRIMA debe estar cansada de estas historias de infancia; un día de estos voy a empezar con ella.
Es broma, no te asustes!

Espero que a AUPA no lo haya pillado el jefe entrando en el blog…añadía a este lugar algo inesperado. Además nunca acabó esa perorata que le estaba echando a Hanako el día que llegó aquí…me quedé con mucha curiosidad.

AUPA, por qué no escribes tú la próxima entrada?

hanako dijo...

si que vi el laberinto del fauno y me gustó. Tydeland reconozco que a medias, es que estaba desincronizado el sonido y los subtítulos y mi inglés no da pa tanto, pero la veré en breve. es dura y rara... aviso.

anda que, no te haces preguntas?? te buscaría una bonita canción "Qué será, será..." pero hoy no tengo tiempo!!! sdos

francesca dijo...

Si no he entendido mal, el Largo era un tarugo... Tiene gracia la expresión. En mi pueblo también se usaba, para nombrar a las personas poco refinadas, no sé ahora... Hay que rascar un poco para averiguar si detrás de un comportamiento correcto hay sensibilidad o mera educación. Yo diría que hemos ganado cierto nivel, respecto a épocas anteriores, pero queda aún mucho camino por hacer. ¿O quizá no damos más de sí? No sé, ojalá nos superemos en muchos aspectos, estaría bien.

También pensé que la entrada de Verdú te la dirigía a tí, chiqui, pero no me atrevía a decir nada, por si metía la pata. Qué reconfortante, ¿verdad? Claro, para los que valoramos la amistad, estos detalles son de un valor incalculable. Luego, los comentarios de tu hijo... La verdad es que lo encontré encantador. Ya sabemos que este medio es ideal para desarrollar 'otras' identidades, y no es que me parezca mal fantasear, pero al menos yo agradezco mucho la franqueza y la sencillez.

B7s

Chiqui dijo...

!FRANCESCA! Tú sabes que te echaba de menos, pero nos conocemos y sabía que entrarías cuando pudieras.

Sí en la provincia de Granada y Jaén también "tarugo" se usa como persona torpe, pero a veces se interpreta como persona bajita y gorda...por eso que no entendía yo que lo llamaran ‘el largo’, porque era muy corto. La misma prima que me dijo lo del afecto de María por Virginia, me dijo que le llamaban el largo – a sus espaldas - porque sabían que tenía la mano larga...no sólo pegaba a la mujer, también a los niños.

Una amiga me comentó (sin entrar por aquí...que pena es un tema interesante) que lo que sentía Maria por Virginia posiblemente era algo inocente: admiración, cariño.... Yo estoy de acuerdo con esta interpretación. Virginia así lo debió sentir y quiso ayudarla a organizarse mejor en las tareas de la casa y, por supuesto, a cuidar de los niños.

Tengo que reconocer que yo era ya bien mayorcita cuando me di cuenta de que el lesbianismo existía. Todavía me es difícil reconocerlo a no ser que sea muy evidente.
Cariño y admiración he sentido por muchas mujeres en mi vida. No veía nada escandaloso en el comportamiento que le criticaban a Maria.

francesca dijo...

Chiqui, el tema de la elección sexual es cada vez más confuso, porque cada día somos menos naturales. Es más, con la fuerza de la corriente del estilo de pensar dominante, los humanos nos aproximamos cada vez más en nuestro comportamiento a los robots, salvo algunas minorías que se resisten a dejar de ser seres subjetivos, sujetos. Muchos son incapaces de soportar la soledad y trampean hasta con su sombra, lo que significa sencillamente que no son auténticos, todo lo simulan.

No obstante, lo que importa es respetarse y respetar ¿no crees? Hay una película que acostumbro ver en días que observo demasiada intolerancia y gregarismo: "Cuando cae la noche", dirigida por Patricia Rozema, una lesbiana declarada. Hay muchos hombres con gran sensibilidad, de eso no tengo la menor duda. Tampoco tengo nada en contra de la homosexualidad, pero sí me disgustan algunas de sus ridículas formas, su mal gusto, vaya.

Es hora de cenar. Un abrazo

Chiqui dijo...

"trampean hasta con su sombra", pues me lo creo. Es triste porque en esas situaciones alguien siempre sale perdiendo.

No he vista esa película pero la veré pronto.

aupa dijo...

Bueno, bueno, chiqui, vaya capítulo este. Completa la visión. Lo cuentas en primera persona y de una forma que me parece honesta, eso hace que me guste más.

Cuantas historias parecidas. Con los datos que tenemos no podemos saber lo que pasó, cual fue el motivo que teóricamente motivó la paliza. No es realmente importante. El motivo real estaba en el hombre, en la mujer, en la sociedad. Algo hubo que hizo que María cambiara de actitud, un cambio que en principio debía haber agradado al marido ya que él mismo se beneficiaba de la nueva situación, su mujer estaba más hermosa y su casa más cuidada. Seguramente no lo entendió y sintió miedo, sintió que perdía, o podía perder, poder sobre María y puedo suponer que eso fue lo que desencadenó la paliza definitiva. Creo que la impotencia es la que levanta la mano aunque parezca una contradicción. Si el resultado fue que María cogió fuerza para apartarse de él al final no fue tan mala cosa.

No sé como sería María pero es muy probable, vista su evolución, que si él en lugar de dedicarse a maltratarla la hubiese tratado con deferencia, ella hubiese adoptado una actitud distinta hacia ella misma y hacia los suyos.Claro que los olmos no dan peras. Los golpes no llegan de repente, son la punta de un tremendo iceberg que ha minado las vidas de muchas mujeres. Antes que los golpes llegan el no tener en cuenta la opinión y el deseo del otro, el desprecio, las palabras desagradables, y como no, la permisividad de ese otro ante estas actitudes. Antes de aguantar un golpe se han aguantado infinidad de bofetadas sin manos. Esas son las que no se deben permitir.

¿Cuál es el límite de la tolerancia? ¿Podría ser la intolerancia?

Chiqui, si te parece te paso un enlace a un video que pusieron en el blog de azua y, si te gusta, lo comentamos para la siguiente entrada. Puede venir a colación. ¿Donde puedo dejártelo?

aupa dijo...

Hablando de mariposeo, cuando unicamente importa conocer la opción sexual de otro es cuando podría interesar como pareja. En el resto de las ocasiones... ¿que mas da lo que a cada uno le guste?, es como si nos importase en que lado de la cama duerme cada cual.

Y tampoco me gusta la ostentación, sea cual sea la tendencia sexual que se exhiba o la cantidad de millones que se puedan gastar.

Chiqui dijo...

"Antes que los golpes llegan el no tener en cuenta la opinión y el deseo del otro, el desprecio, las palabras desagradables, y como no, la permisividad de ese otro ante estas actitudes. Antes de aguantar un golpe se han aguantado infinidad de bofetadas sin manos. Esas son las que no se deben permitir" AUPA

Chico cómo piensas. Me da un no sé qué alabarte...es como si traicionara a matemático que tantas cosas ingeniosas y profundas le he leído, pero ya que él no viene por aquí, un ángel te manda a ti.
El párrafo que cito arriba es fundamental. Por ahí se empieza la violencia en la pareja...por la indiferencia.

También, de acuerdo en cuanto a lo de no tratar a nadie por su inclinación sexual. Una de mis mejores amigas (a mi marido le encantaba que la invitara) nunca me dijo nada de ser lesbiana o no. Ella se dio cuenta un día...por no sé que comentario y me dijo: "bueno, tu sabes que yo soy lesbiana" estábamos almorzando, me quedé sorprendida porque era preciosa y divertida (yo tenía otra idea de las lesbianas). Nos reímos como tontas...y todo siguió y sigue igual. Todo esto después de dos años de tratarnos diariamente, enseñábamos en el mismo colegio!

En cuanto al paradero de María, no sé nada. No me extrañaría que volviera con él. Mis tíos murieron y alguno de mis primos también. Los demás se fueron a Barcelona.
Ya ves por el enlace que puse de las encebras que ese lugar dejo de existir hace años, ahora es un campo de entretenimiento

Chiqui dijo...

Mándame el video a mi correo:
Estrella077@hotmail.com

Por qué no escribes algo?

hanako dijo...

Muy sensato Aupa. mi disculpa por llamarle en una ocasión algo que no venía a cuento pero que tampoco pretendía ser un insulto... y va a escribir una entrada? pues qué bien! sdos

anonimo americano dijo...

Chavela Vargas
http://www.youtube.com/watch?v=V83DWKcGIzM&mode=related&search=