domingo, enero 25, 2009

LOS TRES DONES "MI PRIMA"



Hoy he recordado una cuestión que siempre me ha sorprendido. Se trata del viejo juego de los tres deseos. Supongo que cuando no se tiene buena salud, es lo primero que se desearía tener. Pero dejando eso a un lado, el problema es que los tres deseos siempre se quedan cortos -tantas cosas se necesitan, o se creen necesitar-, y la mayor revelación es que casi nunca se piensa más allá del entorno más cercano del interesado. No he encontrado a nadie que así, de pronto, te diga que desearía que se descubriera una cura para el cáncer, o que hubiera una paz mundial duradera, o que, más concretamente, un amigo en paro encontrara trabajo. Quiero decir que una cosa son los buenos deseos que todos tenemos, en general, y otra muy diferente gastarse en alguien ajeno -la familia cuenta como algo propio- uno de los tres deseos cuyo cumplimiento nos hubieran asegurado. Bueno, prima, siento el rollo pero es que durante la comida hemos estado debatiendo la cuestión, y la conclusión es la de siempre. Hay muy poco altruismo del verdadero. Pero quizás sí, quizás sí que haya personas desinteresadas. La duda siempre estará ahí porque el asunto no puede dejar de ser una hipótesis incontrastable.
Claro que la cosa es muy complicada. Por cierto, un amigo sostenía que la familia no tiene por qué contar como algo de la propia esfera del sujeto, sino que es parte del entorno vital del mismo, pero ajeno a él, de forma que lo que somos capaces de darle a un hermano, por ejemplo, es una manifestación de la generosidad intrínseca del ser humano, que garantiza la supervivencia de la especie, basada en la solidaridad de un grupo, sea el familiar, sea el de la manada. No sé. Eso ya es sobrevolar mucho. Pero no deja de ser otro punto de vista. Lo de la generosidad digo. A mí, ser generoso con la familia no me parece verdadera generosidad, pero supongo que todo depende.

28 comentarios:

Chiqui dijo...

Mi querida prima hizo este comentario en la entrada anterior y le pedí que lo usará como entrada. Creo que interesará y hará pensar a muchos de ustedes. Espero que origine buenos comentarios. Gracias, prima!

Prozac dijo...

Pues prima, a mi me parece simplemente que la generosidad tiene grados: Ser generoso con uno mismo es un placer, con la familia cercana es bastante gratificante, con los amigos es sencillo, con la gente que te cae bien no cuesta trabajo, con los extraños ya necesita una dosis de desinterés añadida y con los que te caen mal te supone un grado de santidad bien escaso en la media.

Y respecto a los buenos deseos para la humanidad en general no pasan de eso, de buenos deseos que no nos cuestan nada, porque muy pocos o ninguno dedica su vida a acabar con las guerras, el hambre en el mundo o las injusticias que no nos afectan directamente...La naturaleza humana.

Alguien dijo (recuerdo quien, pero no me gustan las citas, me parecen pedantes) que lo que anida en el alma del ser humano es pura maldad, solo que en situaciones de bonanza está matizada por la buena educación y nos permitimos ser amables, generosos y hasta bondadosos. Pero cuando surje la catástrofe se destapan los malos instintos y sale lo de "marica el último". No es una cita exacta, pero resumiendo venía a decir eso y yo estoy de acuerdo. No somos buenos, es solo que a veces nos permitimos parecerlo. O sea que eso que dices de "la generosidad intrínseca del ser humano" me suena a ingenuidad, prima, que las conductas encaminadas a proteger a la manada son todo menos generosas.

Mis tres deseos serían sin duda empleados por mi para mí, entre otras cosas porque ni se me ocurriría si me los ofrecieran que fuera posible emplearlos en mejorar la vida de otros... Excepto la de mis hijos, claro.

25-ene-2009 12:54:00

adolfo dijo...

“Tu Prima”, me ha encantado la disquisición filosófica sobre lo interesada que es la gente…. Bueno lo interesados que somos! En efecto, totalmente de acuerdo!
Y que conste que le he enviado a Chiqui la ilustración, sospechando que te gustaría. Un abrazo.

adolfo dijo...

La foto es de TW Collins
http://www.flickr.com/photos/twcollins/

Anna Karenina dijo...

Prozac, te adoro. Esto es la pura verdad.

Chiqui dijo...

Gracias Prima por dejarme colgar tus comentarios como entrada…y gracias a Adolfo por la foto tan original que ha mandado.

Qué nostalgia la de esas sobremesas domingueras entre familiares y amigos.

Cuando pienso en los tres deseos lo primero que se me viene a la cabeza es el típico ‘salud, dinero y amor’. En tiempos en que era más idealista solía cambiar el orden pero ahora lo dejo así. Como deseo general, cuando brindo, siempre pienso en las personas más allegadas que sufren; también en la paz mundial…Otra cosa sería si el ‘deseo se fuera a cumplir y sólo fuesen tres’. Menudo dilema: me quedaría con uno y los otros dos - como Prozac- en lo primero que pensaría sería en mis hijos, aunque no fueran los más necesitados.

Me ha interesado mucho la teoría de ese amigo: “que la familia no tiene por qué contar como algo de la propia esfera del sujeto, sino que es parte del entorno vital del mismo,…”

Mi experienza personal así ha sido. Eso es lo que practico.

Chiqui dijo...

Prozac, yo creo en la generosidad de la mayoría de los seres humanos. Me encanta la división que has hecho, ‘los grados de la generosidad’, luego tú crees en ella también.

¿No has conocido a nadie que no sea generoso consigo mismo? Esas personas que sienten remordimiento cuando gastan dinero en cosas que no necesitan…Yo he conocido a unas cuantas en mi vida.

Decías que mi prima se expresa muy bien, pero tu no te quedas corta. Una delicia tu comentario, como siempre. Gracias

tadeusz dijo...

Gracias Prima, yo me apunto a una de esas sobremesas, si alguna vez coincido con Estrella en España y si me invitáis, se entiende.
Por lo que veo la única generosidad autentica es la de las madres. Como a la mía yo la encontré en la calle ni siquiera eso me va a tocar.

La foto es buena pero el merito lo tiene la mano que sostiene las velas. Sabemos que no eres tú, chiqui, ya que la tendrás en cabestrillo. Cuídate.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=xz32I_GbpeU&feature=related

tu prima dijo...

Bueno, se llame como se llame, en general las hembras de la especie debemos de traer una información genética que nos lleva a cuidar a nuestra descendencia con un desprendimiento y un sacrificio que podrá ser generosidad o simplemente instinto de conservación o sentido de la propia trascendencia, pero que ahí está... por lo menos en la gran mayoría de los casos, que siempre hay excepciones.

Dicho lo cual, estoy completamente de acuerdo con vosotras, prima y Prozac.

En cuanto a esas personas que no saben ser generosas consigo mismas, también las he conocido y tiendo a desconfiar de ellas. Suelen ser personas muy intolerantes, infelices e insatisfechas siempre porque esperan de los demás la misma actitud que mantienen ellas. No me gustan y que conste que no me estoy refiriendo a las que siendo perfectamente capaces de darse un gusto al cuerpo cuando procede, son totalmente capaces también, con la misma alegría, de volcarse en ayudar al prójimo sin pensárselo dos veces.

Y digo esto un poco a voleo, que no lo tengo muy meditado y que habrá gente estupenda con vocación de sacrificio permanente. No digo que no.

tu prima dijo...

Me encanta lo que ha dado de sí la comida de ayer, que fue de lo más entretenida, la verdad.

Y muchas gracias, Adolfo, por la ilustración y el comentario.

Bueno, gracias a todos. Da gusto ponerse a charlar con vosotros.

Chiqui dijo...

Tadeusz, querido, me habías prometido un poema! Sigo esperándolo.
Vaya melodrama el tuyo, menos mal que tu madre no se pasa por aquí; aunque ya te conoce…
No llevo cabestrillo, ya ves, puedo escribir (sin abusar) Y sí, si coincidimos en Madrid, sé que estaremos invitados a esa sobremesa. Un abrazo.

Chiqui dijo...

Anónimo, gracias por la canción. Dejo la letra, merece la pena.

Rascal Flatts
My Wish lyrics

I hope the days come easy and the moments pass slow,
And each road leads you where you wanna go,
And if you're faced with a choice, and you have to choose,
I hope you choose the one that means the most to you.
And if one door opens to another door closed,
I hope you keep on walkin' till you find the window,
If it's cold outside, show the world the warmth of your smile.
But more than anything, more than anything...

My wish, for you, is that this life becomes all that you want it to,
Your dreams stay big, your worries stay small,
You never need to carry more than you can hold,
And while you're out there getting where you're getting to,
I hope you know somebody loves you, and wants the same things too,
Yeah, this, is my wish.

I hope you never look back, but you never forget,
All the ones who love you, in the place you left,
I hope you always forgive, and you never regret,
And you help somebody every chance you get,
Oh, you find God's grace, in every mistake,
And always give more than you take.
But more than anything, yeah, more than anything...

My wish, for you, is that this life becomes all that you want it to,
Your dreams stay big, your worries stay small,
You never need to carry more than you can hold,
And while you're out there getting where you're getting to,
I hope you know somebody loves you, and wants the same things too,
Yeah, this, is my wish. Yeah, yeah.

My wish, for you, is that this life becomes all that you want it to,
Your dreams stay big, your worries stay small,
You never need to carry more than you can hold,
And while you're out there getting where you're getting to,
I hope you know somebody loves you, and wants the same things too,
Yeah, this, is my wish (my wish, for you).

This is my wish (my wish, for you)
I hope you know somebody loves you (my wish, for you).
May all your dreams stay big (my wish, for you).

Chiqui dijo...

Sí, Prima, debe de ser eso que llaman instinto maternal. Curioso que no se oiga lo del ‘instinto paternal’.

Interesante lo que dices de las personas ‘intolerantes’. Creo que se dan en los dos bandos, en las que son generosas consigo mismas y las que disfrutan con ‘dar’, más que ‘tener’.

La intolerancia siempre me pareció enfermiza; vamos, que va acompañada con algún fallo neurológico… ¿Hay algún medico que lo pueda explicar?

bastión dijo...

Cómo madre no hay más que una,
que dijo el otro,
si te toca callejera,
callejeando te veo,
que no es que eso sea malo,
pero tampoco parece bueno.

entrenador dijo...

¿Eh?

Chiqui dijo...

Bastión, que pierdes tu inspiración!

camelot dijo...

Buena conversacion. Yo siempre he pensado como tu prima y Prozac pero unos cuantos viajes a New Orleans despues de Katrina y he cambiado de parecer. Que uno no sea capaz de hacer lo que otros hacen, en este caso los voluntarios que trabajan en la reconstruccion de los barrios pobres, no quiere decir que no haya personas con la capacidad de entregarse a otros que necesitan ayuda. Yo no me cuento entre ellos pero me dan envidia. Saludos desde N.O.

http://www.youtube.com/watch?v=vnRqYMTpXHc

tu prima dijo...

Desde luego, Camelot, eso es lo que decía Prozac respecto a la generosidad con los extraños, o incluso respecto a la generosidad con los que te caen mal. De todas formas, tengo la intuición de que enfrentadas a los tres deseos, muchas personas a las que tenemos por desprendidas y desinteresadas nos sorprenderían, y también al contrario. Conozco a unos cuantos seres bastante egoistas por un lado, y pródigos -que no generosos- por el otro. Complejidades del ser humano.

Chiqui dijo...

Camelot, que bien que menciones New Orleans y Katrina. Yo pensé que el primer año toda esta gente se volcaría en la causa pero que la abandonarían. Más de tres años después todavía conozco a antiguos estudiantes que pasan ahí todo el verano, vacaciones de navidad etc. Es más alguno hasta dejo la Universidad durante un semestre para trabajar en el proyecto que tú mencionas (creo que os conocéis).
Y no estamos hablando de Angelina Jolie y Brat Pitt, verdad?, sino de gente como tú y yo.

Gracias por Louis Armstrong ¡

Chiqui dijo...

Pues no hay quien te quite la razón en eso, Prima. Es como cuando toca la lotería que hay quien se olvida hasta de sus padres!

Mer voy a que me de un poco el aire, esperamos nieve de nuevo!

Chiqui dijo...

De vuelta, prima. Ahora que te leo más despacio veo que diferencias entre 'prodigo' y 'generoso'. Mucha gente los usa como sinónimos. Es un adjetivo que yo, y muchos, asociamos con la parábola de 'El hijo prodigo', el derrochador.

Marcel dijo...

Qué maravilla, la letra de las canciones de “country”, no defraudan casi nunca, y esta que ha dejado aquí Anónimo tiene su dosis de sabiduría desiderativa. Viva Nashville.

Cristóbal dijo...

A vote pronto:
Ser inmortal, conocer lo que piensa y siente cualquiera que me interese y diagnosticar certeramente con solo mirar.

Chiqui dijo...

Marcel (turista en Nashville?) alabo tu gusto en música, como dices: la letra ‘country’ no defrauda casi nunca. Hasta te hace llorar mientras conduces por un camino solitario enfilado por hermosos árboles; hasta el punto de cegarte y estrellarte con uno de ellos…

Hum? “desiderativa”, esa es una palabreja que no suena a Nashville!

Chiqui dijo...

Qué bueno, un médico como dios manda. Cristóbal, si consigues esos dones avísame que seré tu primer conejillo de indias. No sólo sabrás todo lo que pienso (si es que te interesa) sino que - lo que más me importa - que me diagnostiques mis males sin mencionar ‘menopausia’.

Lo de vivir eternamente…cómo lo vas a hacer? No has pedido salud, dinero, ni siquiera amor!!!

Cristóbal dijo...

"Lo de vivir eternamente…cómo lo vas a hacer? No has pedido salud, dinero, ni siquiera amor!!!"

Si vivo eternamente es que tengo algo más que una buena salud. Dinero y amor he conseguido suficiente y espero apañarme sin otra ayuda que mi esfuerzo.

Chiqui dijo...

Cristobal, afortunado tu que solo pides la eternidad!