domingo, noviembre 07, 2010

EL RAPTO DE LAS HORTENSIAS

Y le mandé al poeta mis flores secas y se quedó con ellas. Qué no se puede fiar uno de nadie, y menos de los poetas.
Le pedí a nuestro vecino de "Han ganado los malos" que me escribiera un poema que acompañara a estas flores, porque sé que le gustan las hortensias, todas ellas, aun cuando están secas. Y en vista de que no me las devolvía me pasé por su cuaderno y el muy bribón allí las tenía colgadas; y colgada me dejó, sin tener nada que ponerles este fin de semana.

Estas flores vienen de varios de mis jardines: algunas sureñas, otras de Chicago y las más hermosas de mi cosecha de este año en Boston.

Nací entre geranios y jazmines y más tarde llegaron las adelfas. Le siguieron las anémonas del jardín de Antoñito y fueron mis preferidas hasta que descubrí a las hortensias. Aunque la amapola puede con todas. Pocos campos de Amapolas he visto pero, así como a los poetas les da por las estrellas, qué palabras me vendrían para expresar esa cosa que me pasa cuando veo una amapola. Es una mezcla de sorpresa infantil en un principio que se convierte en asombro y nostalgia. No me atrevo a tocarlas. Con mis cinco sentidos las miro y con sentimientos revueltos las dejo por los caminos. Y así hacía de chica y de grande hago lo mismo. Nunca le he contado esto a nadie, es la primera vez que lo digo y mientras que les escribo un desasosiego me ha venido al recordar que estas flores en España sólo he visto, para ser más precisa, en los campos andaluces donde tanto yo he perdido.

Y volviendo a las hortensias: son generosas, no piden mucho, un poco de agua en los días de calor y a cambio se abren como panales de miel. Primero te ofrecen el blanco y van cambiando a rosado, luego vienen los azules, los malvas, los rojos y los morados. Así, si las vas cortando en diferentes estados pueden ofrecerte los colores que arriba ven. Lo de cortar es triste, ya lo sé, y lo pienso cada vez que lo hago, pero ellas siguen abriéndose hasta la primera helada de otoño (porque aquí hiela en noviembre). En invierno, cuando la nieve cubre sus tallos secos, yo las miro en casa, creo que - en secreto - me agradecen y les gusta que las tenga en compañía.

Acabo de leer lo que he escrito y, definitivamente, tengo que dejar de visitar el blog de mi vecino, porque me pongo a escribir y la rima (en mi caso ripiosa) me sale por todos sitios! Perdónenme, que no ha sido intencionado, es que todo se pega...Como se ha visto.

47 comentarios:

CAMELOT dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=209Se4Dbm90

Elvira dijo...

Bonitas hortensias, Chiqui; qué frescos son los poetas vecinos. Pero eso de que las hortensias son tan fáciles de cultivar lo pongo en duda. Estas ásperas tierras de Tarragona interior cuesta un montón sacarlas adelanter. Otra cosa es en Galicia, donde forman muros altísimos de enormes florones de colores. Una buena noticia sobre las amapolas: sí que hay por toda España, en los campos, a los pies de las montañas. Tenías que ver el paisaje que va desde mi casita campestre hasta los madriles cuando conduzco por esas carreteras en verano. Una beldad roja.

Elvira dijo...

En el comentario anterior te mando amapolas en mi nombre.

Chiqui dijo...

Bueno, veo que las amapolas han vencido a las hortensias. Gracias Camelot. De los tres me quedo con Carreras, es el que me hace sentir algo 'parecido' a lo que trataba de explicar. Nunca me di cuenta de la letra de esta canción. Increíble!
De amor en los hierros de tu reja,
De amor escuche la triste queja,
De amor que sonó en mi corazón,
Diciéndome así con su dulce canción:
Amapola, lindísima amapola,
Será siempre mi alma tuya sola.
Yo te quiero, amada niña mia,
Igual que ama la flor la luz del día.
Amapola, lindísima amapola,
No seas tan ingrata y ámame.
Amapola, Amapola,
Cómo puedes tú vivir tan sola!

Chiqui dijo...

Elvi, despues de ver tu magnifica foto, me di cuenta que no era eso lo que yo recordaba. Un paseo por la Red y mira lo que he encontrado. Eso era.

Anónimo dijo...

A propósito de ese desasosiego que describes, Chiqui... pues esta canción.

A coger amapolas,
madre, me perdí.
¡Caras amapolas
fueron para mi!

Elvi Peticionaria dijo...

¡¡¡Horreur, Camelot!!! Otra vez los Tres Tenores. ¿No tendrías por ahí una versión más modesta y dulce, menos exhibicionista? Vamos, que sé que tú puedes.

Chiqui dijo...

Elvi, que no te gusta Carreras cantando amapolas, pues menudo genio le pone al final...rabioso!

Chiqui dijo...

Bonita cancion, creo que la conocia y la tenia olvidada. Pues por eso que yo nunca las toco...Gracias.

camelot dijo...

Elvira, mi primera intencion:

http://www.youtube.com/watch?v=RvzevXv_MmU&feature=related

Elvira dijo...

DElicioso, Camelot, gracias; aun cuando se saltan una nota en el estribillo, pero esos violines...

Elvira dijo...

Yo la canto por el pasillo los días en que estoy de buen humor, Chiqui. Y hasta modulo y todo en plan Carreras, jajaja

Angela dijo...

Estrella esto esta muy animado con tantas flores y canciones. Siempre me maravillo como te quedaban las hortensias secas, pero no recuerdo que hubiera hortensias en tu jardin de Nashville. Me alegro que te vaya bien con tus clases y es natural que no te quede tanto tiempo para el blog. La ensenanza quita mucho tiempo.Yo queria comentar en lo de los besos que era muy gracioso. Eran otros tiempos. Pues un beso.

tu prima dijo...

A mí también me gana la amapola, prima. Las hortensias son preciosas y nada fáciles de cultivar, como dice Elvi, pero las amapolas son tan generosas, tan rojas... Te entiendo muy bien cuando hablas de ese desasosiego, aunque no nos dices si es placentero o desagradable...

Chiqui dijo...

Ángela, tienes toda la razón. En mi jardín de Nashville no tenía hortensias, pero descubrí un sitio donde las vendían secas y fue así que empecé la colección. Todavía quedan en ese jarrón unas cuantas compradas allí. Que memoria! Besos para ti también.

Chiqui dijo...

Prima, el desasosiego, para mí, ni es bueno ni malo, es un estado más del cuerpo (iba a decir del alma...pero para qué.)

Chiqui dijo...

Camelot, me pregunto por qué no pusiste a Ennio Morricone, si esa era tu primera intención. Sabes cuánto disfruto de su música. Tenía olvidada esta película que prometo volver a ver. Wow, que joven de Niro!

http://www.youtube.com/watch?v=E0jFrXO22_o&feature=fvw

Chiqui dijo...

Elvi, se saltaron una nota? Pues yo estaba en el séptimo cielo y ni me enteré!
Como me gustaría sorprenderte canturreando a lo grande.

tu prima dijo...

Prima, pues yo sí distingo dos clases de desasosiego. A veces, cuando me levanto en una noche helada, el desasosiego empieza con el escalofrío y hasta puede terminar en una carrera pasillo adelante, como si me persiguieran mil demonios, en un puro ataque de pánico. Muy desagradable.
Pero otras veces, el desasosiego viene de la mano de la anticipación de un placer largamente esperado e inminente, de la expectativa de algo que hasta puede ser incierto, pero que sé o preveo bueno. Ese me encanta.
Por eso me preguntaba si las amapolas te evocaban algo agradable o no.

Chiqui dijo...

Pues nena, a lo primero yo llamo una friolera del demonio.

Tu segundo ejemplo sí. Vaya, yo diría que es un' malestar' producido por algo incierto. Se puede empeorar cuando se es exigente con uno mismo o por tener esos remordimientos absurdos...o simplemente por abandono, silencios, ausencias y grillos en la mollera...por muchas cosillas tontas que se amontonan.

Chiqui dijo...

No, no es desagradable el desasosiego de las amapolas, mas bien fascinante.

Nadia dijo...

Me gusta leer sus cosas.

tu prima dijo...

Sí, prima, tienes razón. Es puro frío. Pero esa misma temperatura, a las doce de la mañana, con un sol helado entrando por la ventana, no me produce ningún desasosiego que luego desemboque en un pánico incontrolable. No sé explicarlo mejor, pero el que yo decía, nocturno, es como un estadio previo a ese miedo irracional, producto de una imagen o una emoción latente, escondida, que no termina de definirse porque no obedece a nada, solo al escalofrío, al desasosiego, vamos.
El que tú nos describes con las amapolas es el otro, el que se siente cuando lo que se presiente es algo que se intuye maravilloso y por eso, excitante. Digo yo. Ese te hace caminar kilómetros por verte ante un campo rojo de amapolas y sentirlo a lo bestia.

amalia dijo...

"en los campos andaluces donde tanto yo he perdido"...
Estrella las amapolas me hacen pensar, por su fragilidad, en las alas de una mariposa.Los griegos usaban la misma palabra para nombrar a una mariposa y al alma...

Pablo Jauralde Pou dijo...

La envidia del bien hizo a Caín criminal, gloria a Caín, hoy es el mal lo que se envidia más... dijo el poeta. En realidad no me siento culpable del hurto, porque eran bienes mostrencos y, además, con ese motivo, han dado pie a una nueva y deliciosa entrada de mi buena amiga Estrella, a quien ya no robaré más flores, claro.
Abrazos para todos

Chiqui dijo...

Gracias, NADIA. Muy generosa.

Chiqui dijo...

PRIMA, no sé lo de "caminar kilómetros", pero sentirlo "a lo bestia" sí!

Chiqui dijo...

AMALIA, te echábamos de menos. Estás creando Almas y Ángeles para las fiestas venideras?
Tú lo has dicho ( y yo lo pensaba) "alas de mariposa". Las amapolas son así. Ni se quiere uno acercar mucho por si el aliento las marchita.

Chiqui dijo...

Pablo, "bienes mostrencos" llamas a mis descoloridas y secas hortensias? Y encima me has hecho un favor, eh?
Ya ves, yo quería traer aquí uno de tus poemas y al final mira lo que ha salido. Gracias, menos da una piedra.
Tengo abandonado a Machado! Pero si sé que algo bueno hay en mí (esto suena a Bécquer) es que nunca he conocido la envidia...ni los celos.
Soy más simple que una papa!

Anónimo dijo...

Te las traes. Mas simple que una papa? Me rio.

tu prima dijo...

El Sr. Jauralde se escuda en que tus hortensias estaban perdidas o abandonadas, pero luego reconoce que te las quitó, mediante robo o hurto, aunque tu dices que no te las devolvió, con lo que me tenéis hecha un lío, porque no sé que pasó. No es lo mismo coger algo abandonado por su dueño, que no devolverle algo que debe devolverse, que quitar algo a alguien sin emplear fuerza, o entrar en casa de alguno rompiendo la puerta y llevarse la cosa, en este caso tus flores, prima. En fin, supongo que serán licencias poéticas viniendo de quien vienen, todas ellas estupendas, empezando por la entrada.

Chiqui dijo...

Querida prima, deberías estudiar leyes! Yo no sé, pero lo que me picó fue lo de "mostrencos" que sin la palabra "bienes" delante ya sabemos lo que insinúa. Yo le mandé inocentemente las fotos de las hortensias, porque sé que él las cultiva en su jardín de Galicia, para que me escribiera un soneto y luego me lo devolviera todo junto para colgarlo aquí. Nunca me devolvió las hortensias o el soneto (que es de su propiedad). Lo que he armado aquí es una protesta por tan descarado hurto. Tienes que pinchar en el texto donde dice "han ganado los malos", en azul, para enterarte de si ha habido alevosía (se dice así?) por su parte o envidia, como dice él.

tu prima dijo...

Alevosía, sin duda, pero hay que perdonarlo porque se ha arrepentido y nos manda un abrazo a todos. Eso siempre hay que agradecerlo.

Chiqui dijo...

Sí, prima, es un descarado camelón y, si lo conocieras, se le puede perdonar 'casi todo'.
Espero que no te nombren Juez de la Corte Suprema porque te ablandas fácilmente. Besos.

Chiqui dijo...

Anonimo? con que no me cree?

Pablo Jauralde Pou dijo...

Reitero mis abrazos, mi arrepentimiento si hicera falta también; pero me daba la sensación de que sí que podía hacer algo con esas hortensias, porque es una de esas flores que nunca había guardado desecadas... Además escribí los versos que se me pidieron, malos, como míos y de encargo, buenos por la intención y las hortensias.

pingUino despistado dijo...

A mi lo que me parece es que ese Juaralde es un pedantón zalamero que quiere hacer pasar por galantería lo que es mala educación... ¿Por qué no le decimos que en esta págian no suele haber personas como él, que están demás?

foca envidiosa dijo...

Tú sí que has estado siempre de más, pingüino, y nadie te ha dicho nada. Dejémoslo estar.

El león de la serva dijo...

¿Qué pasa, que os escondéis todos en algun animalito porque os da vergüenzaa aparecer como personas, diciendo tonterías?
Pues os diré que sois peores que ellos, no os quepa duda

pingUino despistado dijo...

¿Ya este tío quién le ha dado vela en este entierro? ¡Socorro! ¡Chiqui....!

klaus dijo...

Es que sois como niños... ¿Os aburíais? ¿Por eso el blog? Basta de tonterías...

Chiqui dijo...

Pero que pasa por aquí. Miren que yo no recibo aviso en mi correo de los comentarios. Sólo de Manuel Montero. Habrá que preguntarle a él que hace para tener la exclusiva. Lo digo porque es una casualidad que los haya encontrado peleándose.
Don Pablo, afine su sentido del humor si no quiere sufrir en este blog!
Ya ve que el pingüino se la tiene tomada...
Y quién es Klaus?

klaus dijo...

Vivo en Hamburgo y soy profesor de literatura española; y habrá usted visto que de vez en cuando me asomo a su blog, que es muy interesante. Le saludo cariñosamente

foca envidiosa dijo...

¿Y ese león de la se"r"va que ha salido por ahí, es de Extremadura? porque a mi solo me gustan los animales de origen, como yo, que soy de Islandia, y no como el pingüino... ¡que dice que es japonés! Lo auténtico, lo auténtico...

Chiqui dijo...

Pues no, querido Klaus, es la primera vez que lo veo asomar en esta pantalla. Lleva razón con lo del aburrimiento y el blog, al menos en mi caso. El asunto es que se crea una especie de costumbre, no diría obligación, y aun cuando uno no está aburrido siente que hay que mantener esto a flote. Menos mal que visitantes como usted se atreven a entrar y dar señales de vida de vez en cuando.
Como es la vida en Hamburgo?

klaus dijo...

Hamburgo es una ciudad deliciosa para la gente joven, al parecer; pero como yo no lo soy tanto, prefiero disfutar de su excelente geografía –la mejor Europa al alcance de la mano– y de la parte de la historia que no se ha destruido, particularmente de la musical. No sea crea usted sin embargo, Chiqui, desde las distancias y hablando luego no hay tanta diferencia: yo disfruto con su blog, con el de mis colegas españoles (soy profesor de español, como habrá usted observado), con el de mis colegas americanos... En el fondo somos todos bastante parecidos.
Un saludo

Chiqui dijo...

Klaus. Aquí se ha quedado olvidado. A mí no me llegan al e-mail los comentarios al blog y, a no ser que revise los antiguos, no me entero. Me tengo que modernizar; pero no quiero poner restricciones porque nunca han sido necesarias en la historia de este ya viejo blog.
Yo enseño español pero en absoluto me considero Profesora...Ni creo que seamos todos iguales. Esto suena a soberbia pero sería un error interpretarlo así.