miércoles, noviembre 17, 2010

la union hace la fuerza


Sabía que Nick venía desde California a visitar a Carolina.
Este amor que no aguanta la distancia y los está volviendo locos. Por más que le diga a ella que vuelva a su tierra, siempre me hace recordar lo que hice yo a los 24...

Lo que NO sabía es que Nick había venido desde otro mundo para recoger los lechos de hojas marchitas que cubren las calles de Brookline, y de todos los estados donde pasan las estaciones y con ellas los cambios del alma.
Cuando vi las fotos en Facebook pensé: esta chica tiene futuro, es más lista que yo. Ahí estaba Nick limpiándole el sendero a la princesita mora.
Con razón que la chica anda de cabeza sin él.



Hoy nos hemos visto en una reunión y cuando le tomaba el pelo con aquello de 'explotar' al novio, muy seriamente - todo lo seriamente que lo pueda hacer una andaluza - me explicó:

"¡Qué va, niña, es que andábamos de paseo por el barrio y vimos a los viejitos intentando limpiar el 'yard' y dijimos: "pues anda, vamos a ayudarles". Hace un aparte para explicarme que ellos pensaban llenar un saco pero que al final acabaron haciéndolo todo.
Me dejó muda.
¿Me tendría que sorprender la historia? No.



Entonces, ¿por qué se la cuento?
Simplemente porque es inaudita en este país.
Lo que sí puedo explicar es por qué ocurrió: la unión de dos culturas diferentes hace la fuerza. Lo que no se le ocurre a ella se le ocurre a él. Claro que no pueden ser dos culturas cualquiera para que algo tan mágico y tierno ocurra... Una andaluza unida a cualquier otro espécimen siempre mejorará las condiciones de vida del planeta. Perdonen mi imparcialidad!
Carolina y Nick, que la vida os depare la misma generosidad y cariño que vosotros repartís a vuestro alrededor.

Les dejo esta serie de fotos que requieren atención. Miren a la pareja de ancianos con las manos entrelazadas...mientras que las manos de los jóvenes trabajan por ellos.

28 comentarios:

tu prima dijo...

Pues no sé si será lo de la unión de las culturas, prima, que te veo muy romántica hoy, pero el caso es que es una historia muy tierna y esperanzadora. Hechos así, que supongo que los habrá a millones todos los días, son los que hacen que la gente se guste a sí misma y que nos guste a los demás. Muchas gracias porque nadie suele pararse a contar estas cosas.

Chiqui dijo...

Pero prima, eres un rayo de rápida. Estaba intentando colocar las fotos! Ahora se lo mando a Carolina que no tiene ni idea de lo que acabo de hacer. Le iba a pedir permiso!!
Quiero pensar que hay millones de estos hechos pero me pregunto cuántos de ellos son espontáneos...Me vuelvo cada día más cínica.

tu prima dijo...

Sí, es bastante fácil ser cínica. Desgraciadamente, hay muchos motivos. Por eso es tan saludable dejarse enternecer por estos pequeños detalles. Además, son dos parejas muy atractivas.

coco dijo...

Es una preciosidad de historia.

vecina asiatica dijo...

Qué hay que hacer para poner un "Nick" en tu vida?

me dijo...

Hombre, vecina, es bien sabido que yo tengo un Nick como una torre. Ahora bien, si nos pudieran devolver a los dos - en el túnel del tiempo - a 30 años atrás... seria maravilloso.

No sabia que hablara usted español!

sofia simões dijo...

Conseguir mirar y descubrir el otro sólo en su condición humana, sin muros ni geografías, sin fronteras ni distancias, sin historias o políticas seculares, sin barreras de ideologías idiomas o religiones, y aún en la diferencia encontrar la similitud y la unión, en la unión la fuerza, es algo de extraordinario y muy bello. Un bien precioso.
Muchas gracias por esta historia de esperanza, Estrella. Acredítame que compartiéndola, hoy, también tú hiciste la diferencia para mí/nosotros. (Lo digo sin cualquier romanticismo.)
The worst of times, and still the best of times, isn't it?

Angela dijo...

Linda pareja. Ahora que se acercan las fiestas de paz, esta historia es conmovedora. Tambien lo que dice Sofia es bello. Que descanses y disfrutes de tus chicos Estrella, te lo mereces. Angela

Anónimo dijo...

Chiqui, ¿Estás segura que tiene que ser andaluza? Mira que yo me he tropezado con andaluzas que sólo les gustaba bailar sevillanas. Suena mal pero es verdad.
¿De dónde es la princesita mora?. Me imagino que de Granada. Lo digo por lo de los ojos.

Chiqui dijo...

Sofía, qué bien lo dices, y eso que el español no sea tu lengua nativa. Y qué fácil sería esta vida si todos pensaran así. Me ha conmovido tu nota, Gracias.
Y no, no hay romanticismo, ni idealismo, en lo que dices; más bien una gran dosis de realidad irrealizable ( si se me permite la contradicción)

Chiqui dijo...

Gracias Ángela, igual te deseo a ti. Si vuelves a casa salúdame a tu madre.

Chiqui dijo...

Anónimo. Es que en Sevilla lo que más se da son las Sevillanas. De dónde es usted?
La princesita mora es de Córdoba. Total, lo mismo da la Mezquita que la Alhambra, no? Las dos son joyas.
Vaya, me acabo de echar un piropo, ándale!

Princesa Mora dijo...

Señor Anonimo,
Me ha hecho usted saltar los colores y eso que ahora es difícil con tanta caída de hoja y temperatura. Chiqui, estoy de acuerdo contigo, lo mismo da que da lo mismo una mora del Albaycín que del califato Andalusi. Y ole!

Pd: puede usted creer Sr Anonimo que en 27 años de existencia aún no he aprendido a bailar las sevillanas?

la jardinera dijo...

Ahora que lo pienso... este Nick y Carolina igual se pasaban por mi casa, que ando de lado para hacer unos retoques y... jejejejejeje...

Es bonito ver a gente desprendida y generosa.

Un placer conocerte. Mua,

Chiqui dijo...

Princesa Mora, yo tampoco bailo ni sevillanas ni flamenco... Sí los fandangos gaditanos!
Los americanos (anónimo?) creen que todas las andaluzas llevamos traje de cola y una rosa entre los dientes.
Estoy bromeando, con usted!,anónimo, pero no con lo de la generalización.

Chiqui dijo...

Jardinera. Me gustó mucho su blog y pienso pasarme por él siempre que tenga tiempo (que voy de culo, como diría coco, últimamente).
Creo que ahora entiendo lo de ese enlace que no me quería dar anoche...

Paul dijo...

Estrella, te doy la razon en eso de que nosotros (los de estados unidos) no hacemos esto de una forma espontanea. No son prejuicios pero quizas es comodidad, inseguridad y la idea de individualidad. Algunos jovenes que ven a esos ancianos limpiando las hojas pensaran que si se ofrecen a ayudarlos los ancianos van a pensar que estos jovenes piensan que ellos son muy viejos para mantener su independencia. Igual que si quieres ayudar a alguien en una silla de ruedas puede que esa persona se sienta herida porque la consideren menos que tu. Nuestra cultura tiene ideas preconcebidas que los excusa de ser generosos. Es una situacion muy conveniente para algunos y otros no saben que hacer.
Yo me siento confundido cuando viajo en Latinoamerica y Espana y veo lo bold que es la gente.
Necesitamos mas historias como esta.

Leopoldo dijo...

Chiqui,je ne comprends pas! La générosité américaine est évidente, proverbiale! je ne vois pas pourquoi vous dites le contraire!

Chiqui dijo...

Paul, querido; y además entras con tu nombre! Este comentario es el 'meollo de al cuestión' - para usar una mezcla de Spaninglish! Entiendo perfectamente lo que dices. No es que los americanos, en general, no sean considerados o generosos, pero les falta la espontaneidad, y tú bien explicas el porqué.
Me alegra que hayas comentado, como esperaba, tan inteligentemente.

Chiqui dijo...

Leopoldo, esto es todo un homenaje a Berlanga! Creo que voy a tener en casa toda una serie de películas de este entrañable hombre, que acaba de morir. Y , sí, recuerdo esa leche en polvo y queso amarillo que me daban en la escuela. Me encantaba!
No olviden de pinchar en el nombre de Leopoldo!

vecina asiatica dijo...

Jardinera,
su jardín es una delicia para los sentidos y para las románticas como yo. A partir de ahora, nos encontraremos frecuentemente en el rincón de las begonias.

amalia dijo...

Hola Paul,
lo que dices acerca de tu pueblo se podría aplicar a los alemanes (vivo en Munich), que pueblan estas tierras. Tal cual.
Y Chiqui, lo que dices de la espontaneidad también. Tan es así, que necesitan usar el adjetivo "espontáneo" para calificar una "admirable" rareza como la de Carolina y su príncipe.
EN vez, para organización y eficiencia tienen moñes de palabras que nos faltan a los latinos...

Por eso soy tan partidaria de las mezclas, aunque a veces nos resulten difícil de transitar.

pingUino despistado dijo...

Yo hecho de menos aquí, en el Japón, modos de ser que con típicos de otros luagres en onde he vivido, entre ellos España, su sur; pero sin embargo "echo de más" otras conductas que harían ese extraño país que es España algo más llevadero y hermoso... Siempre igual: lo que hace el indivuo, lo que es habitual o costumbre en su sociedad; creo que al final la educación y la "idiosincracia" –perdón por el vocablo– personal juegan su partida: y unas veces, bien; otras, regular... Ayuda mucho finalmente la "relación" que hace chispa (de amor, odio, desdén...)
Perdón por el rollo, pero últimamente estoy algo pingüino

Chiqui dijo...

Veo caras nuevas por aquí. "vecina asiática" que acaba de entrar y amenaza con esconderse bajo las begonias de "La jardinera". No se lo puedo reprochar porque mi jardín está un poco desamparado.
Pingüino, sí que se enrolla un poquillo, pero no tiene que disculparse por lo de "idiosincrasia", es palabra rara para un pingüino pero no para el personal de este blog...no nos menosprecie que igual vamos y lo depositamos en el golfo de México, que algún aceite queda todavía.

Chiqui dijo...

Creo que este Post va a ser seguido de otro que he querido escribir desde que abrí el blog, pero siempre me entra pereza porque va a requerir tiempo y por mucho que le dedique siempre saldrá algo superficial.
Me refiero al tema de "la generosidad" de la gente de este país; que son generosos, no quepa duda.
Haré un intento. A mi manera. Quiero decir que no esperen un estudio con estadísticas! pero si con ilustraciones tipo Kinder.
Amalia, seguro que tienes historias que contar, por lo que ya vemos.

foca envidiosa dijo...

Por cierto que lo que tenía que hacer el pingüino, además de ponerse menos envarado, es saber escribir sin faltas de ortografía y decidir cómo va a escribir si "echo/hecho". Se le habrá olvidado el español, allí en Japón.

Chiqui dijo...

Foca, no se ponga tan exigente, ese error se hace hasta en las mejores familias...incluso las que no han salido al extranjero. Son las prisas!

Elvira dijo...

¡Que gran satisfacción debieron sentir Carolina y su chico al barrerles las hojas a los viejines! Sí que conmueven estas historias, escasas pero poderosas. Dan esperanza, sí. Un poco de calor en este invierno madrileño. Sigue contando, Chiqui. Muchas gracias.