viernes, agosto 31, 2007

¿Quieres adelgazar? ¡Divórciate!



Miraba anoche las fotos de la boda de una ex alumna mía, Lucy. Mi sobrina, intima amiga de la novia, volvía de Florida haciendo escala en Boston para vernos. Me hablaba con tanta rapidez y entusiasmo que las fotos iban pasando ante mí como golosinas sin darme tiempo a quitarles la envoltura. Tenía mucha curiosidad ya que en la boda había otros alumnos de esa clase a los que no había visto en años. Los chicos, más que las chicas, los encontré cambiadísimos. Ellas, típico de las bodas americanas, extremadamente arregladas y maquilladas, todas parecían mayores de lo que realmente son. La novia salía varias veces con una señora, más o menos de mi edad, a la que vagamente reconocía. Le pregunté a Laura que quién era. “Ah… ¿pero no lo sabes?” Aquí venía otra oportunidad para contarme lo que prometía ser más importante que la boda en si: “¡Es la madre de Emily!” Miré de nuevo las fotos y todavía tenía mis dudas…no era posible, la última vez que la vi, cuando daba clase a su hija, era una mujer tremendamente grande. Hermosa como una Botero, porque guapa era, alegre y rápida en entender mis alusiones al comportamiento de su hija en clase. Me solía acabar las frases, haciendo mi trabajo crítico más fácil. Era increíble…mientras que seguía buscando fotos donde estuviera ella, mi sobrina seguía disparando información sobre la situación. La madre de Emily había adelgazado más de 150 libras en menos de dos años. Estamos hablando de casi 70 kilos. “¿Cómo lo ha hecho?”, le pregunté… todavía asombrada. Laura contestó como la cosa mas natural del mundo: “se divorció del padre de Emily”. La miré con extrañeza y volví a las fotos. Efectivamente el padre de Emily andaba por allí cargando sus – también - 300 y pico de libras; él no había adelgazado.
La explicación entre las compañeras de clase, dada por Emily hacía unos años, era que su padre arrastraba –diariamente- a toda la familia a los sitios de hamburguesas, Pizza, tacos y todo lo grasiento que encontrara, digiriéndolo con cerveza y sodas. Emily, en rechazo al retrato que sus padres presentaba , había crecido rayando en la anorexia y avergonzada de ellos.
Lo cierto era que, ahora, su madre parecía mucho más joven y había recobrado cierta elegancia y gracia, y según mi sobrina había cambiado de trabajo y estaba saliendo con un profesor del colegio más joven que ella.¡Wow! Quién lo hubiera dicho.

Esta mañana, mientras cargaba la lavadora y el friega platos, quitaba cosas de en medio… me preguntaba qué iba a poner en el blog. De repente me siento como si lo hubiera dicho todo. Una sensación bien rara de vació y sorpresa. Sonó el teléfono; era una amiga de New Hampshire que había estado visitando Boston y no quería irse sin decirme hola. Así son las buenas amigas. Me dice que no puede verme porque su amiga Lucy ha comprado un apartamento en Gloucester que da al mar y tiene mucha ilusión en que lo vea. Yo no conozco a Lucy pero mi amiga pasa a contarme que Lucy se divorció el pasado enero y que desde entonces la ha querido ver. Le pregunté que si lo estaba pasando mal. “¡No!” respondió mi amiga…” ha rejuvenecido y tiene un montón de proyectos. Lo más importante es que ha adelgazado mucho y está fabulosa. Ahora con este apartamento está en la gloria, puede andar al trabajo y como está en el último piso tiene unas vistas fantásticas, en fin, concluye mi amiga, tiene muchas ganas de enseñármelo y contarme como le va en su nueva vida.

Me pareció una de esas coincidencias…la conversación con mi sobrina y ahora con esta amiga. Dos divorciadas alegres y delgadas. Discretamente le pregunto cómo es que adelgazó tanto (esperando que fuera por el dolor y la pérdida). Mi amiga me dice “Bueno tu sabes el estrés que uno pasa cuando las cosas no marchan (mi amiga es divorciada también, desde hace años, y una esplendida pintora y fotógrafa). La gente se consuela comiendo sin control y, lo peor, bebiendo…Ese era el caso de Lucy”.

Sí, estoy segura de que algo de esto hay. También el deseo de encontrar a otro hombre debe motivar a la mujer a cuidarse mejor, sobre todo si se es joven. Pero, según las estadísticas las que deciden no volver a casarse también adelgazan. En una ocasión, recién llegada a este país oí a una enorme señora, que sentada en frente de un plato de langostas con patatas asadas, le decía a su atractivo –en mi opinión- marido, en voz tan alta que lo pudo oír todo el restaurante: ”pues si adelgazo no será por ti… Si ves que adelgazo ¡empieza a sospechar!” Y aquí me quedo…yo necesito adelgazar 10 libras… ¿y tú, cuantos kilos?

29 comentarios:

Ramón dijo...

Aquí hay un caso donde dicen que la delgadez lleva al divorcio:
http://www.aollatinoblog.com/2007/07/26/divorcio-a-la-vista/
Luego tenemos la “notable pérdida del peso” de Britney, antes de divorciarse de Kevin.
http://www.amolatv.com.ar/index.php/2006/11/08/britney-pide-el-divorcio/

Chiqui dijo...

Claro que no hay una regla general ni a todos nos llueve al mismo tiempo. Lo de que alguien se divorcie por la delgadez del otro me parece una frivolidad, más aun si es un tipo de desorden médico.
Lo de Britney es distinto ya que nunca sabe uno por donde va a salir.
Gracias, dos casos interesantes, como los que se presentan aquí

Grammaticus dijo...

No, no, doña Chiqui, no es verdad que el matrimonio engorde. Lo que es cierto, según las estadísticas, es que la gente casada vive más tiempo y vive mejor. Los solteros se desintegran antes, tanto hombres como mujeres.

Cristóbal, creo que es usted el que pregunta por los verbos balbucear y balbucir. ¿O no es usted? Quizá fue otra persona. Bueno, primeramente diré al que pregunta que qué pregunta tan curiosa me hace. ¿Para qué quiere usar usted ese verbo en primera persona del singular? Tengo derecho a ser poco amable, ya que me hacen trabajar. Bien, balbucear y balbucir son dos verbos distintos, en efecto. Balbucir no tiene todas las formas, solamente algunas. Es un verbo defectivo, como algunos de nosotros. Cuando se necesitan formas de balbucir que balbucir no tiene, se usan las de balbucear. Son ustedes los que preguntan estas cosas, no soy yo el que las trae a colación. La primera persona de ambos verbos es “(yo) balbuceo”. No existe la forma *balbuzco, por si se le ocurre a usted usarla. Ya es raro decirle a alguien “oye, yo balbuceo” y más raro aún sería decirle “oye, yo balbuzco”.

Sobre LE y LO habría mucho que hablar. Lo recomendado es usar LO (LOS, LA, LAS) como complemento directo de cosa o persona:

lo saludé, lo vi, la miré, la vendí, los tiré a la basura

LE o LES debe usarse solamente como complemento indirecto, y siempre será de persona, porque los complementos indirectos son personas:

Les dije eso (a los chicos), le di la razón (a Juan), le conté la verdad (a ella)

Esto es lo recomendado por las academias, y en realidad es lo que se usa en gran parte del mundo hispánico. Pero los hablantes leístas (centro de España) usan LE en vez de LO, y dicen

le saludé, le vi, le miré (a ella), le vendí (a la moto)

Es aceptable usar LE en lugar de LO, siempre que se trate de personas, no de cosas. Es incorrecto decir "le vendí", "le pagué", refiriéndose a objetos, y aceptable decir "le miré", "le saludé", refiriéndose a personas. Pero es mucho mejor usar LO para el complemento directo: es más correcto decir "lo miré", "lo llamé", "la saludé", "las miré". Lo siento, así son las reglas, y no protesten los leístas.

Chiqui dijo...

Grammaticus, está usted casado o soltero? gordo o delgado?. La entrada se refiere a matrimonios infelices!


GRAMMATICUS. Los complementos indirectos pueden ser animales y cosas, no?
Ejemplos: Ya les di la cena a los perros.

Le cambiaron el motor al coche.

cristóbal dijo...

Chiqui
No me sobra ningún kilo.
Hanako
¿Cuántos kilos pesa tu sobrina?
Grammaticus
Si seguimos así no voy a saber quién soy. Me puse Cristóbal adrede.
Agradezco su dedicación y espero continuar en octubre. El lunes me voy de vacaciones y no podré asistir regularmente a clase. Al volver me pasaré por aquí a comunicarlo. Si quiere continuar, yo encantado.
D.ª Chiqui nos pondrá una mesita y bebidas. Es muy buena y paciente.

Complemento directo e indirecto.

No estamos hablando de divorcios ¿De acuerdo? ¡Bien!
Sé que soy leísta y muchas veces he leído esas normas. Sé diferenciar personas de cosas pero nunca he sido capaz de distinguir complementos (también visto fatal) y menos saber si es directo o indirecto ¿Conoce algún truquito?
Suyo afectísimo, Cristóbal.

Grammaticus dijo...

Cristóbal, no hay truquitos buenos para distinguir el directo del indirecto. Pero el más simple es intentar una forma pasiva, así:

Compré un libro.

¿qué es LO COMPRADO? Un libro.

Vi a Pepe.

¿qué es lo visto? Pepe

El objeto directo siempre se puede pasivizar, el indirecto no, y eso permite distinguirlos.

Chiqui, creo en el matrimonio, o mejor dicho en la pareja, no en la institución misma, y he visto a muchos amigos florecer al casarse, vivir mejor, disfrutar de sus niños y demás. Yo no soy persona apta para el matrimonio, porque prefiero ser independiente y no quiero tener hijos, y por eso no lo intento, pero tengo una novia guapísima y de inteligencia brillante, Toni, que me hace muy feliz. Por lo demás, no soy gordo ni flaco ni guapo ni feo, y soy muy entretenido, lo mismo le hablo de las implicaciones lógicas que de las costumbres sexuales de las moscas, me gusta beber y charlar, soy alegre y muy positivo, tierno, dulce, en suma, una joya.

Tiene usted razón, algunos objetos indirectos --pocos-- son cosas y no personas, y por supuesto animales, o cualquier objeto animado. Los indirectos son, en términos generales, los que reciben provecho o daño de una acción, y pueden aparecer con objeto directo o no.

Cristóbal dijo...

Matrimonio.
Fueron seiscientos kilómetros y aceptó pasar una semana conmigo. Un cabo, una puesta de sol digna de un Turner, gaviotas y Tubular Bells de fondo musical. Me declaré y la … le … lo (no, lo no, seguro) pedí que se casase conmigo. Resumiendo: “No”. Insistí durante meses y meses. Tres días antes de casarnos la llevé al mismo lugar “¿Y ahora qué?” Pues, ni sí, ni no; solo risas. Ambos hemos engordado desde entonces cinco o seis kilos y seguimos juntos.
¿Suficiente? ¿Pregunte lo que quiera?

No lo pillo del todo, Grammaticus.
Mire, si le parece bien y en honor a la anfitriona, cuando yo escriba
algo mal usted me avisa. Va a ser lo mejor.

Chiqui dijo...

Grammaticus, mientras toni se lo aguante y no se ponga, como casi todas las mujeres, con la tabarrera de pasar por el juzgado...qué no sería una mala idea!

Con que una joya, eh?. Ya tendría que verlo yo para comprobarlo!

Luna llena dijo...

Yo engordo siempre cuando me separo de un hombre, porque no puedo parar de comer. Supongo que si odiara al hombre me sentiría feliz de quitármelo de encima y me pondría a hacer dieta y a tocar las castañuelas. Pero no hay correlación. Además, ahora dicen que la gordura viene de un virus.

Gramático, usted sería un marido encantador, con todas esas cualidades que nombra. La única que no tiene, al parecer, es modestia. Si su cuenta de banco es como su sabiduría, es usted el mejor partido existente, y envidio a su novia.

Cristóbal, qué bonita historia nos cuenta, muy bien, hombre, me gustan los hombres perseverantes. No nos dice cuál es su profesión. Podría ser abogado, o médico, quizá, pero los médicos no tienen interés en la gramática. Yo soy higienista dental y le aseguro a usted que no veo la hora, cada día, de salir de ese caldo de sangre y bacterias en que meto las manos diariamente. Gano bien, y por eso sigo, pero preferiría vender perfume o enseñar inglés.

Chiqui dijo...

Por dios, que lío, lo del trabajo iba para Luna. No me extraña. Dicen que el mayor número de suicidios entre las profesiones es en la de dentistas! Luna, chica búscate otro trabajo y no otro marido y verás que bien te sentará.

cristobal dijo...

Luna lunera, seguro que también tiene historias muy bonitas que contar. La noto tierna. Comprendo su disgusto con ese trabajo.
01-sep-2007 14:49:00

anonimo madrileño dijo...

Hola, vuelvo de vacaciones. Más gordo, claro, el dolce far niente es lo que tiene, pero merece la pena. Y aquí está mi jefe que es la mejor dieta que existe.

A mí divorciarme no me alteró el peso, me alteró la vida, y como método para perder peso lo veo poco recomendable, demasiados efectos secundarios, parece más factible y menos traumático darse a la lechuga una temporadita, digo yo.

Bien hallados, aunque no se si es una expresión correcta, he visto un técnico de la Lengua por aquí y no quiero meter la pata.

Ramón dijo...

Bueno, Chiqui, estoy de acuerdo con Anónimo. Hay métodos más fáciles...En California, donde vivo, el proceso suele ser fácil, pero aún así tengo una amiga que estuvo más de un año bregando con complicaciones de todo tipo y que puso más de 50 libras, creo que debido al estrés.

Anónimo americano dijo...

Hola, anónimo madrileño, me alegra verte otra vez por aquí. Yo también acabo de volver, alarmado por todas estos comentarios sobre el divorcio y la pérdida de peso y no digamos nada de la gramática y de los acentos. Sí, que Dios nos proteja de Grammaticus, aunque no puede ser mas amable.

Chiqui dijo...

PARA LOS QUE VUELVEN DE VACACIONE



Anónimo madrileño y Anónimo Americano, qué casualidad que hayáis llegado al mismo tiempo al blog...Muchas cosas han pasado por aquí desde que os fuisteis: Hanako es tía de nuevo, una niña. Esperamos que nos mande alguna foto...de momento se ha retirado para disfrutarla. Matemático no sabemos si colocó todos sus gatitos...ha tenidos sus discusiones con varios de los que pasan por aquí. El ha desaparecido y ellos también…ya volverán, espero. Francesca ha mantenido la sensatez y el orden en varios casos; COCO esta creando un nuevo método de traducción del inglés al español, lo va a patentizar; practicó con la receta de la tortilla de patatas. Francis lleva unos días ausente, espero que esté de vacaciones. A Graciela la hemos tenido de vez en cuando durante el verano, se le echa de menos. Grammanticus entró y, con paciencia, nos está volviendo locos intentando que desaprendamos lo aprendido. Lily, una muchachita de 15 años hizo un intento de practicar su español en el blog…pero no fuimos muy amables con ella, incluida yo, que le dije que no me parecía el blog adecuado para alguien tan joven y brillante.

El día que se hablo de los Padres Espirituales, Andrea entró e hizo intentos de explicar – gráficamente – la masturbación femenina. Algunos anónimos y Coco se quedaron con la miel en los labios, cuando la frené un poco. No ha vuelto. No era mi intención que no volviera. Esporádicamente tuvimos por aquí al Pájaro Pirulo, un par de Pescaditos y por supuesto los otros seudónimos que matemático adoptó según la circuantancia. Gamir, Iván, Francesc Cayetano, Lucia…todos con su blog vinieron de otros blog amigos – como el de Francis y Coco - cosa que me agrado muchísimo. Se me olvidaba a Ex gato y últimamente a Luna llena o Luna Lunera…las dos suenan familiares. Por último, seguro que se me olvida alguien, por favor PROTESTAD, por último… decía, que hemos tenido a Cristóbal (brevemente) que nos ha traído buena poesía y un anónimo que parecía acompañarlo que complementó todo lo que yo no dije, mucho mejor dicho, en la entrada de Montejicar. Cristóbal se va de vacaciones. Claro se me olvidaba. Nuestro Adolfo…siempre dispuesto a sacar el dato curioso y culto con el que no podemos dar. Y RAMON desde California acaba de entrar a esta sala de estar donde ocurren cosas interesantes, curiosas y tontas

Chiqui dijo...

RAMON. Bienvenido...no me daba cuenta de que estamos en el mismo continente. Hombre...no quería decir que el divorciarse es un método para adelgazar. Ya ves, por el título que he aprendido mucho del “The Globe”. Pero si que, en varias mujeres que conozco- no sólo en los dos ejemplos de la entrada- les ha favorecido, sin lugar a duda. Suelen ser matrimonios donde los problemas eran tantos que no merecía la pena luchar más por la unión de la pareja.
También es natural que, pasado un periodo de reajuste, tanto la mujer como el hombre, intenten recuperarse y una vez aceptada la situación decidan entrar de nuevo en el juego que lo inició todo. En muchos de los casos, según la edad y salud, la apariencia de los divorciados, con el tiempo, suele mejorar. Es mi opinión. Claro que habrá casos donde uno de ellos se hunda y no llegue a recuperarse. Tú estás en el estado en que esto ocurre con más frecuencia.

anonimo madrileño dijo...

Caramba, Chiqui, pues si que han pasado cosas este mes. Me alegro, mujer.

Felicito a Hanako, pero un sobrino tampoco quita tanto tiempo, que vuelva, que algún asunto dejamos pendiente ella y yo, aunque no recuerdo lo que era, pero eso da igual, lo retomamos igualmente. Cuando vuelva me reconvierto en "pirsin", como a ella le gusta

De todo lo que dices lo que más lamento es haberme perdido lo de la masturbación femenina, sonaba la mar de bien, a ver si eres un poco más permisiva con los temas escabrosos que eso sube la audiencia ¿sabes?

¿Y "Tu Prima"? Esa también me gustaba.

Bueno, mañana os leo, adios.

Chiqui dijo...

Madrileño, donde has estado - además de Argentina - parece que vuelves con gana de rollo...preguntando por las chicas! Qué tal las argentinas? Yo tengo que admitir, aunque la mitad de mis amigas son de allí, que son bien mandonas y creídas...claro, con los hombres (las he observado) son todo miel. Ojala Graciela nos hablara de esto, ella es almíbar con ellos.

Mis primas, bueno sólo una es fiel a mi blog, la otra entra cuando quiere hacerle la contra, debe de estar de vuelta de vacaciones o sentada en el coche en un atasco.
Me extraña que no haya entrado ni una vez...me huele muy pero que muy mal.Eso quiere decir que tienen algo más interesante entre manos y va a descansar de mi. Si quieres leer a Andrea, búscala en "Padres Espirituales", creo que te gustará esa entrada. Bueno, esa entrada le gustara a mi prima porque creo que la menciono en los comentarios!
Hijo, que quieres que te diga de Hanako, quizás además de la sobrina se ha enamorado! Todos los tíos que entráis por aquí os encapricháis con ella, le funciona muy bien el desden!

Chiqui dijo...

Aquí se echa de menos la poesía desde que no entra Criatura ni Espejismo
También las fotos de Miguel Albus, que paso por aquí hace poco. Las locuras-sensatas de Prozac y como no…la traidora de Joaquinita que se nos paso a Azua y no vuelve ni para decir Hola. Bueno, el amigo de Pessoa…noto su presencia de vez en cuando. Ah, otro enamorado de Hanako, Murakami? Asier, dice que sigue leyéndonos!

Anónimo madrileño (pirsin) dijo...

Bueno, las argentinas son bien bonitas y lo que más me cautiva es como hablan, bien relindo, como dicen ellas.
Estuve en la Patagonia viendo los paisajes más alucinantes del mundo y también esquié, le tenía ganas yo al cono sur. Bariloche es una estación encantadora con unas pistas preciosas.
Y Buenos Aires para quedarse a vivir, sin duda alguna. Estuve en una boda de amigos españoles en el consulado. EL consul era vomitivo pero el resto del personal de lo más atento y agradable.
No tengo ganas de rebuscar en entradas antiguas lo de la tal Andrea, mejor lo dejamos. Hay que vivir el presente y el mío mañana es de escalofrío, así que me voy al cine a terminar las vacaciones viendo a Bourne.
Hasta mañana

Chiqui dijo...

Hombre no hables así del cuerpo diplomático español, algunos leen el blog...

Patagonia! Allí tiene Graciela a su Familia; y Leda vive en Buenos Aires, de haberlo sabido! Qué te diviertas!

Montse dijo...

Yo tengo varios amigos, chicos en este caso, que se han divorciado, y han empezado a ir al gimmnasio, vestirse más modernos, e incluso hacerse tatus. Y uno ha encontrado una novieta 20 años más joven que és.
Yo siempre lo digo, al divorciarse, hay que ponerse nuevamene al mercado, por lo tanto hay que rejuvenerse.

Chiqui dijo...

MONTSE, creo que eres la única a la que le ha llegado el mensaje del Post; o quizás la única en leerlo con cuidado (bueno Ramón también andaba por buen camino). No se trata de lo mal que lo pasas durante el proceso de divorciase, Montse dice lo que yo no quise decir porque me parecía que podría ofender a alguien...pero quien se ofendería, es la pura verdad, ella dice: "Yo siempre lo digo, al divorciarse, hay que ponerse nuevamente al mercado, por lo tanto hay que rejuvenecerse", claro para los que hayan tenido bastante con una experiencia quizás esto no cuente, pero para ellos también. Cuídense, porque ahora que están solos...quién los va a cuidar?. Montse, visítanos cuando puedas!
Creo que tú no tienes pelos en la lengua y me puedes ahorrar que yo me exponga a críticas de mis usuales y gentiles amigos.

Luciano dijo...

Escribo desde el Midwest de la Gran Superpotencia, soy un ser perdido en exilio de un año y busco voces amigas o al menos comprensibles. No sé bien las reglas de este juego, pero os llevo leyendo unas cuantas semanas. Yo me puse gordo, fofo y además neurótico cuando me divorcié, aunque es lo mejor que pude haber hecho, dada la weltanschauung de mi señora esposa. Nunca estaba contenta de nada, y no lo decía agresivamente, sino con un gesto que unía la tristeza al tedio, un ligero movimiento del labio superior. Insoportable. Luego comenzó a disentir de cualquier cosas que yo dijera, siempre delante de los niños. Yo me veía a mí mismo como ella me veía, y era cada vez más imbécil y despreciable. Pero al perder a los niños me desplomé. Ahora he recuperado mi sanidad y mi figura normal de hombre flaco, y me he venido a este sitio con una beca, y no soy feliz ni tengo novia, no quiero novias de momento, pero estoy empezando a estimarme. No acuso a mi mujer de nada, porque supongo que tenía razón, que yo la decepcionaba, que, ella esperaba otras cosas de mí. Errores de percepción que solamente suceden en la juventud. La gente no debería casarse en la juventud.
Os copio un poema que me gusta mucho:


No demano gran cosa:
poder parlar sense estrafer la veu;
caminar sense crosses;
fer l’amor sense haver de demanar permisos;
escriure en un paper sense pautes.

O bé, si sembla massa:
escriure sense haver d’estrafer la veu;
caminar sense pautes;
parlar sense haver de demanar permisos;
fer l’amor sense crosses.

O bé, si sembla massa:
fer l’amor sense haver d’estrafer la veu;
escriure sense crosses;
caminar sense haver de demanar permisos;
poder parlar sense pautes.


Marti y Pol

Chiqui dijo...

Querido Luciano. Interesante tu historia. Supongo que todos aquí tenemos la nuestra. No hay reglas de juego. No es un juego. Es más como una sala de estar por donde pasamos y a veces coincidimos o dejamos una nota . Si podemos nos ayudamos unos a otros e intentamos entendernos. Algunos tienen mas paciencia que otros y otros son mejores consejeros que algunos (siguiendo tu poema, que me gusta)
quédate por aquí. Hay bastantes que guardan su intimidad y otros que juegan con ella pero todos aprendemos del resto. La idea es que te sientas acompañado y libre de hacer preguntas o plantear discusiones. Buenas noches y bienvenido!

prozac dijo...

Hola. Yo también vuelvo de vacaciones y os encuentro hablando de divorcios.
Bueno, tal como están las cosas es algo casi tan frecuente como casarse, tener hijos o trabajar, así que todos hemos de aprender a manejar el asunto y todos tenemos experiencias propias o cercanas de las que aprender.
Me siento mucho más cercana a la opinón de Luciano que a la de Montse. Cuando te divorcias es primordial recuperar la autoestima, lo de entrar de nuevo en el Mercado te importa un bledo. Eso viene después, casi sin darte cuenta, pero cuando te recuperas, porque las relaciones que estableces recién divorciada-o suelen ser desastrosas.
Esto hablando el lineas generales y desde mi experiencia, claro, que hay tantas y tantas formas y situaciones para esto de las rupturas que cualquiera se atreve a teorizar sobre el tema.
Saludos a todos, os encuentro muy bien y me alegro.

Chiqui dijo...

Hola PROZAC, me preguntaba si entrarías por aquí otra vez...me alegra verte de nuevo. Consejos muy sensatos. Sí, en los ejemplos de la entrada se supone que son situaciones que ocurren después de un tiempo de "luto"(en inglés hay una palabra mucho mas adecuada "grieving") y de una forma natural se pasa al ‘ mercado’ del que hablaba Montse. Digo yo, que nunca me he divorciado y que no creo ni en el matrimonio(a pesar de estar casada) ni en el divorcio...cuando se acaba se acaba.

Chiqui dijo...

NOTA: En los divorcios de este país hay un paso más complicado. La mujer al casarse cambia de apellido por el del esposo. El apellido paterno desaparece y el materno ni se usa. El resultado es, que si has hecho una carrera pública...bueno, todas son publicas, cuando se divorcian la mayoría de las mujeres se quedan con el apellido del marido ya que es por el que se les conoce. También porque la une a sus hijos. Los hijos sólo usan el apellido del padre. Todo esto debe crear una situación sicológica bien importante, especialmente si el divorcio destruyo la amistad entre ellos.
Cada día más mujeres conservan su apellido.
Yo llevo 27 años predicando a mis estudiantes (mujeres) que no cambien su apellido; para mi es como mutilarse para el resto de la vida.

jely dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.