lunes, agosto 31, 2009

EDWARD KENNEDY,EL HOMBRE QUE NO CONOCIAMOS


No tenía pensado escribir nada sobre la muerte de Ted Kennedy. Una figura expuesta a las garras de la prensa durante tantos años. ¿Qué se puede decir de él que no se haya dicho antes? Un día gris y lluvioso nos impidió trabajar en el exterior de la casa; todas esas preparaciones que se hacen a final del verano para recibir el duro invierno de New England. La lluvia decía adiós al menor de los Kennedy y nosotros nos encontramos - sin buscarlo - viendo la ceremonia de despedida: primero en Boston en la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro; después en Washington... su parada ante las escaleras del Capitolio para que los que habían estado a su servicio durante más de 40 años le rindieran tributo antes de la llegada a la meta , el Cementerio de Arlington.
Ya en la completa oscuridad la escena se volvió más íntima y apenas se oían los comentarios y sollozos de los más cercanos a Teddy, como su numerosa familia lo llama.
Teddy, que en el congreso era conocido como ‘ el león’: su voz convertida en ‘rugido’ su risa en ‘trueno’. Ese Teddy que muchos hemos descubierto, incluida la prensa, después de su muerte.

Tuvieron que venir esos compañeros que jugaron al fútbol con él: sus amigos - y enemigos - en las Cortes y el Senado…y particularmente sus hijos y nietos, sus sobrinos - esos hijos heredados después de la trágica muerte de sus dos hermanos mayores - veintitantos, creo. Y los muchos que adoptó al proporcionarles lo que les faltaba, y que estaban en las calles de Boston y Washington aguantando el aguacero para despedirlo; y los millones que lo hacíamos en nuestras casas como una vez lo hicimos con sus hermanos. Tuvieron que venir todos ellos para dejarnos entrever la esencia de ese gigante que cayó y se levantó para volver a empezar y ser mejor de lo que era antes de la caída. Su hijo Ted Kennedy Jr. lo expresó elocuente y apasionadamente. Fue el momento en que muchos no pudimos retener esas lágrimas que nos recuerdan nuestra frágil existencia.

Durante la ceremonia eché de menos la mención de Joan Bennett, con quien estuvo casado 22 años y quien le dio sus tres hijos. Esta mujer lo ayudó en sus primeras campañas políticas y tuvo que pasar el trago del accidente en Chappaquiddick. Acabó recurriendo al alcohol, por lo cual le atribuyen - injustamente- el final de ‘Camelot’. Se dice que heredó de su familia el alcoholismo; el alcoholismo no - necesariamente - se hereda, a no ser que la vida te ponga a prueba y recurras a él. Ted Kennedy no fue el marido ideal; quizás ella no fuera la mujer que él necesitaba, pero no podemos ignorar que en 22 años juntos y tres hijos en común, esa mujer tuvo que ver en el éxito de su carrera. Nadie durante la ceremonia mencionó a Joan ni una vez; me pareció injusto.
La prensa dice que estaba allí, discretamente alejada de sus hijos y de Vicki, la segunda mujer de Ted Kennedy que fue la que recibió, como es natural, todos los elogios y gratitudes.

Veintidos años y tres hijos no se pueden ignorar. No, si consideramos el lema de Ted Kennedy: levantarse cada vez que uno cae y volver a empezar para ser mejor persona.

38 comentarios:

Elvi54 dijo...

"Levantarse cada vez que uno cae y volver a empezar para ser mejor persona". Ahí es nada, Chiqui. Un reto difícil. Gracias por las cosas que sugieres en tu entrada. Los Kennedy fueron referente de mi infancia y adolescencia: las muertes violentas de los dos. Sobre todo, Robert, por su cara de buena persona, me encantaba y leí musho sobre él y el clan. Caer, como Luzbel. Volver a intentarlo, como el santo Job. Pues así parece ser.

tu prima dijo...

Este es un personaje que, como a vosotras, prima y Elvi, me transporta a la infancia y me lleva a reflexionar sobre mi propia visión y opinión de la vida que he visto pasar, como mera expectadora. Con este hombre, con sus hermanos, con su familia, me pasa como con tantísimos otros que he conocido únicamente a través de las películas que los demás se han encargado de realizar para presentarlos al público. Es verdad que los hechos desnudos pueden ser analizados y es verdad que a través del conocimiento de muchas opiniones se puede llegar de una cierta forma a la esencia del personaje, pero no en mi caso. Una y otra vez caigo en un sentimiento de simpatía y en su contrario, de animadversión, dependiendo del medio, de la anécdota, de la historia, de la interpretación... En fin, da igual, supongo. El caso es que tu comentario me ha gustado mucho, prima, porque, prescindiendo del fondo de la cuestión, al que no puedo aportar nada, me siento totalmente identificada esta vez con tu visión de las escenas que nos presentas y también, y especialmente, con tu recuerdo de Joan.

Chiqui dijo...

Y bien difícil Elvi. Pocos lo pueden conseguir. Pero viendo como este hombre ha salido de tanta tragedia personal y de un modo tan admirable – porque luchar a luchado por las cosas más necesarias – es una inspiración. Ahora que los demás hacen resumen de su vida personal me doy cuenta de que ha practicado aquellos de ‘obras son amores y no buenas razones’. Los que os defendáis con el inglés debéis escuchar a su hijo Ted Kennedy JR. Y leer los otros enlaces. Esta entrada mia sólo era un pretexto para llevaros a enlaces claves donde se dice mucho.

Chiqui dijo...

Mi querida prima. Te veo morenita y relajada, espero que te dure bastante. Te hemos echado de menos – creo que tadeusz preguntaba por ti; o era tex?
Llevas razón, la prensa nunca nos dará una imagen fiel de la persona a quien nos presenta, y es porque esa persona no se desnuda ante la prensa…bueno quitarse la ropa se la han quitado muchos, pero como te imaginas no es el tipo de desnudez del que hablo. Bienvenida!

tu prima dijo...

Tienes razón. Estoy descansada, aunque nerviosa porque el curso se presenta ya con alguna historia que centra toda mi preocupación. ¿Cómo se logrará aquéllo de "ocuparse sin preocuparse"?. Habrá que sacar fuerza de flaqueza, como los Kennedy. Desde luego, para tener éxito en algo, lo primero es creérselo, ir con moral de ganador. Como ellos. Eso no se lo puede negar nadie.

Lavingen dijo...

Pues, querida Chiqui, este Kennedy no debe de tener muscho fans porque ya ves tú l'éxito quas tenío... Las maldades, una vez dichas y aventadas, ya tienen mal remedio, hija. ¡Qué le vamo haser!

Elvi54 dijo...

Chiqui, no puedo abrir el primer enlace que incluyes. Aparece la fuente: UPI, peri se va rápido sin dejarme leer nada. ¿Lo habéis podido abrir los demás?

Chiqui dijo...

Lavingen, ya sabía que esta entrada no tendría comentarios. No hay mucho que comentar, a no sea que se lean los enlaces.
Lo ha hecho usted?. No, verdad? No hay tiempo.

Como digo siempre, no se confunda con el número de comentarios, el éxito de un blog está en el número de visitantes que leen la entrada, aunque no la comenten.

Gracias por comentar. Francamente , es más interesante y divertido si se establece una conversación...aunque no tenga que ver con el tema expuesto. Su andaluz está decayendo!

Chiqui dijo...

Elvi, no se que decirte, yo la abro perfectamente. Debe de estar conectado con la capacidad de tu ordenador.

Chiqui dijo...

Lavingen, veo que no contesté a tu comentario principal.
Las maldades que hizo o dejo de hacer - pero se le atribuyen - a Ted Kennedy están mas que PERDONADAS. Se redimió el solito trabajando como un coloso el resto de su vida por los necesitados, no sólo de Massachussets, sino del resto del mundo.

Ese espíritu de compasión y de identificarse con los más desvalidos no se le puede negar a los Kennedy. Precisamente porque desde muy jóvenes experimentaron la brutalidad de la vida en ellos mismos.
En este país se les quiere y se les admira. Claro que aquí somos muchos y hay de todo.

Lavingen dijo...

Huy, Chiqui; no se menfade Usté, por Diór. Es que anda uno cansado de vagar por las galaxias... y por la vida. Ahora mismo me miro lo que dice Usté que hay que mirarse. No faltaba más.

Chiqui dijo...

ando con prisas y veo que he cometido todo tipo de errores.

LAVINGEN, espero que no le importe si he pasado del usted al tu.

que prefiere?

tex dijo...

Llevas razon Chiqui,yo no iba a dejar comentario. A los Kenedy se les trata como de la familia. Me gusto mucho el tributo que le hicieron sus hijos.

Lavingen, no se meta con ellos que en estas tierras lleva usted las de perder. Vamos, hasta los republicanos los quieren.

Me alegro que lo pongas en tu blog Chiqui. Es un honor.

lavingen dijo...

Ya logrado Usté su objetivo, Chiqui. Me ha conmovido, lo confieso. Ya no me son tan ajenos estos pro-hombres del clan Kennedy. También el hombre de Texas puede estar tanquilo. Que Ted y sus hermanos resquiescant in pacem.

Lavingen dijo...

Puede Usté apearme el tratamiento, Chiqui. Puede Usté hacer lo que quiera conmigo, si he de serle sincero. Me tiene namorao.

Chiqui dijo...

Gracias Tex, parece que hemos austado a Lavingen!

Chiqui dijo...

Lavingen, cómo me gusta ese acento. Usted y yo vamos a acabar siendo personajes de los Alvarez Quintero (ha leído “Mañana de Sol”…yo estoy en una edad que sólo puedo esperar algo parecido).

Usted se imagina cómo sería esta conversación con un acento catalán? Sería imposible, verdad?

Pué ya sabe…el amor eh lagañozo y no te deja ve ná…

Anónimo dijo...

Tener y mantener el cariño popular además de haber conseguido el respeto de muchos rivales políticos, tiene un evidente e innegable valor. Lo que pasa es que el poder también suele generar una inevitable suspicacia y uno tiende a resistirse a dejarse llevar a cualquier extremo de la cuerda, a favor o en contra.

Anónimo dijo...

Lo de la cuerda está muy bien. Pero entonces, ¿dónde te quedas y qué haces?.
Pedro

Chiqui dijo...

Pedro, hace tiempo que no oía ese nombre…Peter, pero no es lo mismo.
Si, dónde te quedas? Pues, como un equilibrista. En los tiempos que el cinismo nos invade nos tambaleamos y en los que las esperanzas vuelven la andamos con garbo. Yo me tambaleo con más frecuencia de lo normal pero no pierdo la esperanza en el ser humano, es lo que tenemos.

Acabo de ver “Cinema Paradiso”. Se me ha quedado la melancólica melodía y con ella me voy a dormir! Ya casi estaréis despertando por ahí.

http://www.youtube.com/watch?v=1FzVWlOKeLs

Camelot dijo...

Chiqui, veo que conservare mi nombre en tu blog.

Teddy K. no acabo con el.

Elvi54 dijo...

Camelot, no pillo los acentos. ¿El blog de Chiqui no acabó con TK? O ¿es udted quien no acaba de ver a YK? Es que me he quedado emocionada con la música de Paradiso: aún recuerdo lo que lloré viendo esa peli, hace la tira de años.

Camelot dijo...

No se si entiendo bien, Elvi. No tengo acentos en mi laptop. Lo que queria decir es que se dice que Camelot, que se le atribuye a JK, acabo con Ted K. Chiqui me dio el nombre de Camelot porque dice que soy un Quijote. Bueno, que veo que Chiqui le dice a Pedro que su esperanza esta en el ser humano; pues de ahí Camelot sigue vivo.

Yo voy a usar el ingles por aqui porque no me explico bien.

Para usted Elvi esta version, que creia que es la favorita de Chiqui, por lo de Yo-Yo Ma.

http://www.youtube.com/watch?v=emdM2uX2CWA

Camelot dijo...

Me gusta que Tex deje musica. Yo siento no tener tiempo.

Para Chiqui y los lectores del blog.

http://www.youtube.com/watch?v=9lN_ARlru_w&feature=related

Elvi54 dijo...

Gracias, Camelot; he estado algo lenta y torpe en el entendimiento, pero usted lo ha explicado tan bien... ¡Qué bonita canción! Tengo que aprender a dejar también yo canciones que me conmueven. How powerful the music, how deep and soft a feeling...

Tu prima dijo...

Prima, no me resisto a aplaudirte y a expresarte toda mi admiración por no perder la esperanza en el ser humano. Me enternece y me encanta. Quizás yo me tambalee menos que tú porque ya sabes que me empeño en cultivar el optimismo, casi como si de una religión se tratara, pero reconozco que me cuesta muchísimo trabajo mantener esa esperanza. Bien por tí. Mira, pensándolo bien esa actitud tuya es demostrativa de lo bueno que podemos esperar de la condición humana.

Elvi54 dijo...

Pueh, ¡claro hombre! Tor mundo e bueno

tu prima dijo...

Y olé!

Chiqui dijo...

Prima, mi esperanza en el ser humano viene de no creer en otra cosa. Es lo que hay .. Ayer las noticias decían que dos cardiólogos, a fuerza de persistencia e intentarlo todo, sacaron a flote a un paciente de un ataque cardiaco después de 45 minutos. El paciente se ha recuperado sin daño al cerebro. Habría médicos que después de 10 minutos lo habrían dado por muerto. Siempre están los que van más allá de su deber y cruzan otra frontera.

http://wcbstv.com/local/heart.stopped.45.2.1159223.html

Chiqui dijo...

Querido CAMELOT. Qué bien que te pases por aquí cuando sé que andas tan ocupado. El “Camelot” lo llevamos dentro de nosotros. Yo me resisto a dejarlo ir. Esa canción que pusiste lo dice todo: nunca es la estación apropiada para abandonar la esperanza.

En cuanto a la música de “Cinema Paradiso”, me alegro que me hayas corregido. Me confundí: dejé la versión de YO-YO Ma en le blog de Félix de Azua y pensaba que había sido aquí. Me falla la memoria…

Tu español es clarísimo y no te preocupes por la falta de acentos! Los que tenemos un sistema para el inglés lo entendemos.

Y sí, te sigue quedando algo de Quijote, a pesar de todo lo que has vivido. Cariños.

Chiqui dijo...

Pero bueno, Prima y Elvi!...se os está pegando el acento de Lavingen. Algo me suena a chamuscao chicas!

Adolph dijo...

What fascinates me about Kennedy, dear Chiqui (and thank you for your elegy) is the way he seems to have pardoned himself for past offenses, beginning with Chappaquiddick. How did he DO that? Wasn’t it JRJ who said that “para el remordimiento no hay consuelo”? He was right. After such an incident, for which he felt inconsolable remorse, most people would have curled up into the fetal position and dived under the covers. And yet Kennedy seems to have reached a truce with himself and come to life again -- by doing good for others. Over the past week, thousands of people have remembered the help he gave them in difficult circumstances. And then there’s his wonderful last year of life, his stoical attitude toward death. Morir bien! He sailed west, until he could no more. Until a month ago, he was writing his memoirs, which are to appear this fall, and which will surely be of interest.

Lavingen dijo...

Bien, Adolph; eso es resumir con éxito. En cuanto al acento, Chiqui, ya ves que ahora escribo con todassss lasss letrasss sin saltarme ni una. Con tu prima y con Elvi ya formaremos un grupo de presssión para afrontar calamidadesss con buen humorrr.
Eso es lo que venía a decir el Kennedy chiquito, ¿no? Que Dios tenga en la Gloria.

Chiqui dijo...

Muy bien dicho Adolfo ( lo de Adolph me suena a Hitler!) Parece ser que no ha evadido los errores y oscuros momentos en su vida. Ya verás como se vende ese libro. Dejo aquí un enlace.

http://www.independent.co.uk/news/world/americas/kennedy-memoir-reveals-his-remorse-over-scandal-1781481.html

Chiqui dijo...

Lavingen, ya sabía que tenías un montón de ssssssssss y rrrrrrrrrrr en los bolsillos! Espero que Elvi y mi prima se unan a tu propuesta, podríais ser los tres mosqueteros y quizás aparezca algún D’Artagnan…yo encantada, bien sabe dios que el buen humor nunca sobra. Pero, qué uso contigo el femenino, el masculino?…el neutro no me sale bien!

Chiqui dijo...

Para información sobre las memorias de Kennedy usar este enlace, el de arriba no se puede abrir.

http://tinyurl.com/lyhrur

Elvi54 dijo...

Leí, hace tiempo, una novela de Joyce Carol Oates, a quien debía entrevistar, que se llamaba, en español, "Aguas negras", sobre ese suceso luctuoso del puente Chappaquidick. Una novela sórdida y tremendamente triste que ahora me sentiría incapaz de leer, la verdad. Prefiero esas memorias anunciadas.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.