domingo, septiembre 06, 2009

El blog de Chiqui: Entradas rescatadas.

Entre el 2006 y el 2007 quedaron perdidas, algunas para siempre, las primeras entradas de mi blog.
Voy a intentar, poco a poco, incorporar unas cuantas al blog actual. Dejaré los comentarios antiguos más pertinentes al tema de la entrada. Eran demasiados para reproducirlos aquí. Si quieren leerlos todos pueden ir a
http://www.bloggingchiqui.blogspot.com/



JUDITH Y JOY. Febrero 21, 2007

Una de las cosas - no, no era una cosa - que dejé en Chicago cuando me mudé a Boston fue a mi queridísima amiga Judith. Compañeras de trabajo inicialmente, nos llevó muy poco tiempo llegar a una estrecha amistad. Diez años más joven que yo, tímida, refinada y culta; su vida había quedado estancada en la posición de secretaria del decano. No que no pudiera aspirar a más, simplemente no tenía la ambición o la necesidad de cambiar de vida.Físicamente lo que mas resaltaba de ella era su pelo negro cortado a lo Cleopatra, sus ojos verdes y una tez de porcelana blanca. Cierto estilo deportivo en su atuendo y, eso sí, bolsos y zapatos de diseño. Nuestro cariño era incondicional pero ella era más generosa que yo.Por las mañanas, cuando llegaba a mi oficina se acercaba con un café justo como a mí me gustaba. Cuando llovía o nevaba ella era la que se ofrecía a salir y comprar el almuerzo. La comida no era lo más importante para mí. Si hacia mal tiempo podía seguir sin almuerzo hasta llegar a casa. Yo sabía que Judith tenía una hermana gemela, Joy. Siempre que me acercaba a su oficina estaban hablando por teléfono, prácticamente se hablaban cada hora o se mandaban correos. Joy tenía su consulta de veterinaria. El día que la conocí estaban las dos juntas. Llevaban el mismo bolso y los mismos zapatos, El pelo igual y las mismas gafas. Todo exquisitamente conjuntado. No daba crédito a mis ojos. Por fin descubrí que Joy era un poquito más delgada. Así lo dije...creando un pequeño malestar en Judith. Lo intenté arreglar diciendo “Pero, Judith tú sabes que te quiero más a ti”…y ahora el malestar venía de parte de Joy. Cuando su hermana se fue Judith se acercó a mi oficina y me dijo “no tendrías que haber dicho que me quieres más a mi, Joy es muy celosa”. En aquel momento me di cuenta que nunca podría contentar a las dos, por más que usara la balanza de los elogios, regalos e incluso críticas.La historia es complicada y no la podría contar de un tirón, pero de vez en cuando intentaré traérselas a ustedes para que las conozcan más. Les daré el inicio de lo que ahora es su vida familiar/sentimental. J y J nunca se han separado desde que fueron engendradas. Cuando acabaron el bachiller superior Judith tendría que haber ido con su entonces “boyfriend” Daniel a la fiesta de graduación. Judith cayó enferma con anginas y pidió a su hermana que acompañara a Daniel. Como dicen en ingles “to make a long story short,” Joy y Daniel acabaron enamorándose y se casaron. Judith se fue a vivir con ellos. Siendo Judith la más generosa y sacrificada se complacía en la felicidad de su hermana y Daniel. Pronto se convenció de que así estaba escrito en las tablas del destino. Unos años más tarde su hermana Joy se enamoró de un compañero de trabajo. Esto provocó el divorcio de Joy y Daniel y el consiguiente segundo matrimonio de ella. Judith no podía ver como sufrIa Daniel… Tampoco podía vivir con la hermana y el nuevo marido, a quien Judith consideraba un intruso en esta inocente relación de trío. Daniel y Judith decidieron vivir como amigos en la misma casa. De esto hace ya más de 6 años. Durante mucho tiempo Judith no habló con el nuevo marido de su hermana, Carlos. Realmente lo despreciaba. Daniel seguía dolido y preocupado al mismo tiempo por Joy. A Carlos le parecía el estereotipo de macho hispánico: sin sensibilidad e incapaz de entender a su exmujer. Muchas conversaciones, durante nuestros almuerzos, me llevaron a saber los detalles básicos. El resultado fue que - entre conversación y conversación- llegué a convencer a Judith de que tenía que aceptar a Carlos, y Daniel también. El antiguo trío era tan inseparable que, incluso después del matrimonio de Joy con Carlos, Daniel llevaba a las gemelas -todos los dias- al trabajo y cenaban juntos. Después de la cena Joy iba a su segunda casa con Carlos. No tenía sentido, le decía yo. Lo mejor era que los cuatro hicieran las paces. Así ocurrió. (Seguirá)

Esta entrada tuvo en su día 87 comentarios. He dejado 40 de los más interesantes.

El Pozo y El Numa said...Uno no acaba de entender (ni tampoco empieza a entender) la lógica de cierta melancolía que emerge en sus comentarios y en los de sus invitados, tal como Joaquinita. Eso de repasar el blog, como si fuera un viejo diario varado, buscando ¿qué?; no hace sino reflejar la inestabilidad emocional que nos recorre. Nos emplaza y nos coloca en la misma actitud del que mira viejas fotos polvorientas, tratando de revivir el tiempo en que se congeló aquel instante del retrato detenido. Como si fuera posible tal cosa; como si fuera posible volver a vivir. Se vive solamente una vez: desde Heráclito a Machín, que lo pregonaba bajo forma de bolero cantable y azulado. Que lo pregonó en tiempos duros y difíciles, de noches tan azules como sus palabras.Yo siempre había pensado que los viejos comentarios realizados, desaparecían con el tiempo y aún antes. Igual que los periódicos son bien/mal de un día, y que sólo duermen el sueño de las hemerotecas o el sueño moderno de archivos informáticos.Eran y fueron palabras presurosas, las deslizadas en el blog, rara vez pensadas y elaboradas, fruto del intercambio rápido que acontece en estas esferas radiantes, que aún nos sorprenden. Eran palabras que dictan tanto los deseos de cierta notoriedad (aunque sea anónima y oculta en nombres preñados de enigmas), como una impepinable soledad contemporánea de tantos urbanicolas y normópatas. El blog y los blogueros no son sino enfermos de una extraña melancolía en las palabras. Melancolías de aquellos tiempos en que nos carteábamos y nos relacionábamos con las palabras trazadas en tinta amarilla. Melancolias de unos tiempos en que cada vez se habla menos y se comunica peor. Por mucho contacto físico que pueda existir, en lo que ya llaman ‘Segunda revolución sexual’. ¿Ustedes lo entienden?

Anonymous said...
Como dicen en ingles “to make a long store short,”Como dicen en castellano: "para acortar una tienda,"
Chiqui said...Pero sí, señor Numa, claro que lo entiende...mejor que yo que no había pensado tanto en el asunto. Repasando el blog, recordé cuando siempre era “mi”y “yo”. Me di cuenta que dejé allí mucho de mi (otra vez) vida. Siempre he sido melancólica -desde que puedo recordar- quizás por eso atraiga a personas con la misma bacteria, esa que nunca acabamos de eliminar. En muchos casos por haber probado todo tipo de antibióticos… la bacteria se resiste.Pero usted lo explica tan bien, quizás es uno de nosotros...no pretendo insultarlo.Nunca más ocurrirá. En mi caso - este blog - en estos momentos, es mi principal medio de comunicación. La vida aquí es dura en este sentido, la comunicación con sustancia. Pero no se confunda, amigos tengo muchos…pero yo diría que padecen del mismo síntoma.Solo hay una vida, por eso hay que volver y recordar de donde venimos y lo que nos hizo lo que ahora somos. Pero… ¡que le voy a decir a usted! No se nos vaya.
zenobia said...
además de melancólica eres una romántica incurable. te doy por perdida.me gustaría escribirle una carta al señor Pozo (ha sonado amenazante, pero para nada...) pero por falta de tiempo y retórica abandono esa idea. además, creo que mi credibilidad anda un poco deteriorada con eso del juego de los blogs: realidad / blog, personajes / personas. desisto en mi intento, pero podéis regañarme cuanto queráis (sigo pensando lo mismo... o casi)
Chiqui said...
NO, ZENOBIA. DE AMENAZANTE NADA DE NADA...NO LO HAS LEIDO BIEN.
zenobia said...
chiqui, me refería a mí: que le iba a escribir una carta y parece que yo lo decía en plan amenazante... y que para nada pretendía eso.
Anonimo said...
Creo que sí entiendo. El blog no es la palabra en el tiempo. Es la palabra fuera del tiempo y del espacio. Es la simultaneidad, es el antiguo sueño de los futuristas. Sueño tonto, ¡como si el pez soñara con vivir fuera del agua! Y a pesar de eso, tiene razon el Pozo y el Numa. En estas “páginas” divertidas se detecta a veces cierta melancolía, cierto deseo de revivir tiempos anteriores, en que lo virtual dormía todavía en la virtualidad y las cartas nos hacían sentir tan vivamente el tiempo y el espacio. ¿Y el sueño del Pozo? Es, quizás, el de la vida retirada, no ser “del vano dedo señalado” (ese rechazo de la “notoriedad”). Disfruto de sus palabras –unas pocas palabras verdaderas-- y espero que siga escribiendo aquí, aunque recuerdo estas palabras de Gracián, del que se habló del otro día: “Cuanto más luce una antorcha, se consume más y dura menos. Escaseces de apariencia se premian con logros de estimación”.Adolfo
zombie said...
Cualquier tiempo pasado fué mejor, simplemente porque no traerá consecuencias imprevistas. Ya está convenientemente procesado en nuestro interior, pulido y asumido para su mejor recuerdo. Y la melancolía que provoca al revivirlo es buena señal, porque aun significa algo, permanece en nosotros de manera positiva, suscitando nostalgia y no ansiedad. Cuando ya los viejos recuerdos no significan nada, cuando nada vibra en nosotros al desempolvar viejas historias, antiguas fotos, es que ya solo sobrevivimos al presente porque nuestras capacidades están bajo mínimos, porque estamos desgastados e incapaces de sentir, entonces mejor olvida y muere.Cultiva tu melancolía, relee a Becquer, rememora épocas pasadas, comparte con nosotros tus recuerdos, chiqui. Todo vale mientras siga teniendo sentido para tí. Significa que sigues viva.
cualquiera said...
Tríos, triángulos, a la señora de la casa le gusta el tres.Tres eran tres las hijas de Elena, tres eran tres pero ninguna era buena...Esta historia inverosimil que hasta los guionistas de telenovelas descartarían por irreal no es un trío al uso, más bien es la historia de una tal Joy con dos acólitos que le aguantaron todo lo habido y por haber. Si el final es medianamente lógico, imagino que acabará pagando la injusticia qe cometió con esos dos desgraciados que tan incomprensiblemente fieles le fueron...
Chiqui said...ZOMBIE, qué bien dicho. Si yo no voy a donde tú estás...que bien que vengas a este lado, hoy tan melancólico. Aquí dejo una canción que, para alguno de ustedes es posible que sea un poco antigua, pero que parece ser el tema del día.http://www.youtube.com/watch?v=V9uU3l-T0j0
Chiqui said...CUALQUIERA, creo reconocer tú voz. ¡Machista! Conque sí se pueden dar, los miles de casos, de un hombre y dos mujeres (estoy pensando en los mormones) pero lo contrario se tiene que castigar. ¡YA!Las cosas tienen que cambiar y me gustaría verlo antes de morir.Yo, ahora, a la vejez viruelas.Bueno, me hiciste reír!
zenobia said...
releyendo tu texto chiqui me doy cuenta de que hay cosas que no entiendo:¿por qué se fué a vivir con ellos? ¿sentía algo tu amiga Judith por su cuñado? ¿es tan fuerte el vínculo entre hermanas o más bien hacia Daniel? se dice que la realidad supera la ficción. no sé si es el caso, pero desde luego tiene todos los ingredientes para una serie de tv por capítulos (en el buen sentido).joaquinita, explicame lo de la chimenea de las hadas, estoy espesa.
otto said...
No sé si cualquier tiempo pasado fue mejor pero a mí me harían falta tres vidas para apuntar todos los pensamientos que me pasan por la cabeza, corren y vuelan, allá van, corro a casa para escribirlos y se han ido. Salvo épocas de depresión profunda —y tampoco hay tantas en una vida, en mi caso son desamores, y amores no hay tantos— lo demás es ver, a todas horas las calles estan llenas de una pequeña rama de árbol que se mueve aquí, una ventana cualquiera allá, cualquier calle en cualquier sitio, tres o más vidas se necesitarían, hay tantas cosas ahí afuera... y tantas ganas aquí dentro... En este sentido mi melancolía es no poder estar en todos los sitios donde cualquier cosa pasa. Con la edad se mejora, con la edad cada vez uno es más simpático, tengo cuerda para rato a pesar de no ser antorcha, simplemente espejo reflector. Pensamientos fugaces. Frases cortas. Muchas. Por eso sé apreciar el pensamiento mascado y saboreado lentamente en otros, y el esfuerzo —también por insano— que ese trabajo de búsqueda conlleva. Yo voy como una moto. Y no me canso. Me cansa trabajar, y es normal que así sea. Cansancio que desparece de repente al oír una frase que me ha hecho reír por ahí fuera. Recojo la frase y me la llevo de paseo. Luego hasta la olvido porque otra cosa llega. Si cuento algo lo hago ahora como una moto que pasa, también se descubren cosas así, el sentido lo ponen los ojos de los demás. El mundo significa mucho.Un saludo a todos.
cancer said...
Yo también quiero escribir una carta a la antigua usanza:Querido Otto:¿Que tal ha ido tu viaje? Deseo que la experiencia te haya resultado del todo gratificante.¿Sabes? me despistas mucho. Hay tres versiones de Otto en tus entradas.Otto primero: A veces me recuerdas mucho el estilo de mi amigo Neko. Digo amigo sin derecho, pero como él estaba cuando yo empecé a acercarme por aquí, le recuerdo con cariño.Otto segundo: El soñador. Este me da envidia, llevándose a Zenobia a románticos viajes virtuales por esos acantilados perdidos de la mano de Dios.Otto el solitario, el que cambia de canal con un palo y se pasa horas mirando por la ventana. Con ese me siento tremendamente identificado.Pero me gustan los tres, te lo aseguro, que la gente demasiado lineal y predecible me pone muy nervioso.¿Leiste al Zombie? Me ha matado con eso de los recuerdos y la melancolía porque a mi revivir viejas historias me saca de quicio, nada de una placidez melancólica, no, a mi me produce un nudo en el estómago y un desasosiego bestial, con lo que debe significar que ni tengo asumidos ni procesados ni leches parecidas mis recuerdos. O sea que si para poder ver viejas fotos sin desazón tengo que estar muerto pues me lo pone crudo el cabrón.Otra pregunta ¿Tu que opinas del suicidio? No es un proyecto que yo tenga al menos a corto plazo, no es por eso, pero no estoy de acuerdo que sea de cobardes. Ayer lo hizo una amiga que me consta que no lo era, simplemente no podía ni quería vivir más. Es que quitando el suicidio del que se pasa tomando pastillas cuando solo quería dormir, el que calcula mal en un intento de llamar la atención y el tonto la palma, y el suicidio del deprimido porque está enfermo, quitando esos, yo hablo del suicidio como mecanismo para terminar de una vez por todas cuando estás herido de muerte.Ese a mí me parece lícito, porque lo mismo que la eutanasia es de ley aplicarla cuando no hay solución y sirve para evitar una larga agonía, si la enfermedad mortal es de tu espíritu ¿Que demonios haces aquí agonizando lentamente? La muerte por lisis (poco a poco) es lamentable y poco digna. Sin embargo por crisis (de golpe) te permite abandonar airosamente (si la programas tú)Bueno, perdona el rollo que te he soltado. Me apetecía escribirte y te he contado lo que me rondaba por la cabeza, sin más.Un cariñoso saludo.Cáncer
Calle de La Luna, s.n.PD. Dile a chiqui que si todos los cualquieras o los graciosillos que pasan por aquí tiene que pensar que soy yo, que se equivoca. Hoy precisamente no voy de listo ni de pavo real, no tengo ánimos, vengo del tanatorio y de ahí siempre sales con sentimientos encontrados.
cancer said...
Joder Otto perdona, acabo de leer tu entrada y estás tan optimista y pletórico, con ganas de vivir no una sino tres vidas, y yo aquí jodiendo la marrana con la depre. Lo siento tío.
zenobia said...
cancer, olvida la tontería que escribí, era una broma y tal vez de mal gusto, no pienso que seas un pavo real. aunque a mi no me preguntes sobre el suicidio y yo no pueda darte una respuesta, solo quiero decirte que lo siento. ya sé que no sirve de mucho, pero es lo único que creo que se puede decir con cierto sentido en una situación como ésta.
cancer said...
Gracias Zenobia, no te preocupes, si lo de pavo real me hace gracia, es verdad que a veces soy un chulo. Fue gracioso, en absoluto de mal gusto.Lo del suicidio lo planteaba más bien como cuestión filosófica. Esta chica era una compañera de trabajo más que una amiga, solo que no me ha gustado que la tachen de cobarde, la pobre ya había pasado demasiado y no le quedaban fuerzas.¡Escríbele a Otto que hoy está receptivo! Cuando te encuentras en un momento así, como él ahora, la vida es bella.
Chiqui said...ZENOBIA. Se fue a vivir con la hermana y el cuñado porque ellas no pueden pasar mucho tiempo separadas. Por otra parte el cuñado había sido medio novio suyo antes...y es un buenazo. Cuando la hermana lo deja para irse con Carlos Judith se siente rechazada por la hermana (también la deja a ella, los tres vivían juntos) y por otra parte ve que Daniel sufre. Judith tien un gran corazón. La otra alternativa es vivir sola y Daniel solo. Supongo que para Daniel vivir con Judith es, en cierta manera vivir con Joy. Físicamente son iguales aunque diferentes en personalidad. Ya ves que Joy domina la situación y Judith se deja llevar. Tienen tres hermanos pero cada uno tiene su familia, los padres han muerto.
otto said...
Querido cáncer:Cuando alguien te quiere es una putada suicidarte. Lícito, el suicidio, solo faltaría, a nivel cósmico o microcósmico. De la gente muerta —suicidada o "asesinada" por las circunstancias que sean— que conocí y amé de alguna manera, me quedan las ganas de pensar en ellos y su no-edad, que es lo más impresionante... Eran gente más bien joven, supongo.En todo caso, antes de suicidarte, deberías probar tomar una copa conmigo.Un abrazo.
matemático demente said...
ah, qué guapa era louis brooks... mira que poner una foto suya y no decir una palabra de ella, la única, la verdadera, la inimitable lulú...si no estuviese arrobado por tan mirífica visión, trataría de decir algo a propósito de los gemelos, el narcisismo del tal condición- evidente en el afán por asemejarse entre sí que exhiben muchos de ellos y que parece prolongar ese necio gusto por la homogeneidad y la simetría que incita a tantos padres a vestir a sus hijos con ropas idénticas-, las ilusiones y los delirios de la identidad... pero no tengo otra cosa en la cabeza que a lulú/ louis brooks, la mujer más inapropiada para ilustrar una historia de gemelas, pues era irrepetible y única, como esos cromos que no salían nunca- a tal extremo que muchos dudábamos incluso de su existencia- y cuya falta nos impedía terminar la colección...ah, qué guapa era louis brooks...
Chiqui said...
Otto, pienso como tú. Muy injusto tener sólo una vida. Veo que se me escapa y me parece no haber empezado. Todo a mi alrededor me dice que sí que ya he vivido esos años, mi mente se niega a aceptarlo. Para los que la única certeza que tenemos es que esto es lo que hay; la vida es bien corta.
otto said...
Chiqui, de tu útimo comentario solo he entendido Judith, Joy, Carlos judith, Daniel, Joy, Judith.Qué lío, lo siento. Demasiada gente. Que cada uno viva en su sitio y tal vez se darán cuenta de lo que quieren, o lo más probable: se disfrutarán en otras situaciones. El cambio es la (in)feliz constatación de otra (im)posibilidad. Ay, que me pongo trasncnscendental, y hoy, disculpadme, estoy más para saltar la comba con el hilo dental.
Chiqui said...
CANCER. Hombre, siento que hayas tenido que pasar por este mal trago. Yo tuve una estudiante que se suicidó hace un par de años. Nadie lo habría pensado. Me acuerdo de ella con frecuencia. Pero ya ves lo inspirado que está OTTO. Levanta los ánimos!Echo de menos a Neko. Tienes razón, a veces Otto suena como si fuera el padre de Neko…quizás lo es.
otto said...
Muevo el brazo en honor a maneki-neko. Allá vas, gato de escaparate... Se habrá fugado a Bohemia a escalar chimeneas de vieja fábrica de cerveza.En moto, en una bella Orion...
Chiqui said...
OTTO. Concéntrate. Ya sé que es un lío, pero realmente sólo hay cuatro nombres. Esto no es siete novios para siete hermanas. Además yo no me estoy inventando nada. Ellos hacen lo que les da la gana y parecen no ser más felices o infelices que tú o yo.Lo que te pasa a ti es que pareces fastidiado por algo ¿o no? Hoy puse mi primera canción de Youtube. Nadie me dijo si os gusto. Yo vivía en la Coruna en esos años.
zenobia said...
chiqui no estoy de acuerdo contigo: me parece que hoy otto está contento, se ve y me alegro por él.
Chiqui said...
OTTO. ¿ te gustan las motos? Mi hermano tenía una, hace muchos años, pero nunca me quiso llevar en ella. Son peligrosas.
zenobia said...
lo de la cobardía es un recurso que utilizan los demás para explicar el comportamiento de los que no comprenden. no me gusta esa palabra. me parece una visión simplista de algo que encierra muchas más cosas. sdos.
Chiqui said...
MATEMATICO. Ya lo iba a invocar. La foto no es una coincidencia. Mis amigas son muy parecidas a ella. Yo creo que Judith esta secretamente enamorada de ella (por lo que apunta usted al narcisismo) tiene una colección increíble de fotos de Louis Brooks. Las dos llevan el pelo exactamente igual que ella lo llevaba. Tienen el mismo color de tez. Estoy segura que cuando hayan entrado en el blog hoy y se hayan visto se habrán quedado de una pieza. Se habrán llamado inmediatamente por teléfono y habrán mirado el blog cada cinco minutos ¡El número de visitante habrá doblado hoy! Buen gusto, Matematico.
Joaquinita said...
Muy bien, empiezo….Queridos todos,Creo que tendré que acostumbrarme a que parece ser que aquí todos los días son raros. Pero raros, raros, raros… Yo hoy, no sabía demasiado bien como decir lo que quería deciros, pero como siempre, Zenobia me lo ha puesto plano. ( un aparte solo a ella: ahora te lo explico)¡las chimeneas de las hadas! ¡Qué precioso hallazgo! ¡qué bella expresión! ¡qué idea!¡¡qué imagen! Otto dice: ¡Uchisar!, y yo voy y miro. Y encuentro ¡las chimeneas de las hadas!.Y me refiero a eso. Os leo. Me decís cosas que yo tardaría mucho tiempo en llegar a ellas. Tiempo del que no dispongo. Sois una fuente de alimento. Calorías libres de grasa, pero nunca productos light. Chiqui cuelga unos poemas de un viejo amor, y una cascada de lo mejor de cada uno surge de repente. Eso es magia blanca. Al menos yo lo llamo así. Soy una vampira de vuestros textos, también me nutro de ellos. Hay veces que me afligen terriblemente. A veces me divierten, a veces me dan una envidia terrible, y casi siempre acostumbro a pensar ¿qué hago yo aquí? Pero algo instintivo, inexplicable me dice ¡adelante!. A veces pienso que estoy a punto de traspasar la línea e irme donde Zombie, o a un acantilado entre Otto y Zenobia cantándoles por Serrat . Hablar un rato con Lucy y los “chowmixtos”, oir la voz serena de Adolfo, como si levantara los ojos por encima de las gafas con un periódico abierto en la butaca del salón, inspirándome en los cuentos que me ofrece Francis, y apenándome porque cáncer no me aúlla, mirándome en un espejismo, y deseándole suerte en los exámenes a nuestra jacaranda vigorosa. Me veo tomándome una valeriana con Prozac, al lado de los pavos de Zenobia y perdiéndome entre muchos anónimos que valen la pena…y más cosas que no es posible ennumerar, ¡y solo han pasado dos meses!Y al fin, alguien ha descubierto la melancolía que hay detrás de mis rumberas palabras. ¿melancolía? ¿no era la calle donde vivía Joaquín? En el número siete, creo recordar.Hoy me he bajado en una parada de metro que no era la mía. Cuando me he dado cuenta me he sentido perdida. Cuando me he dado cuenta, la vergüenza me ha impedido entrar en el mismo vagón del que había bajado. Cuando me he dado cuenta, he pensado que era un presagio del destino. Hasta este momento no ha habido ninguna novedad.Suya de ustedes,Joaquinita.(Lo siento, sé que lo prometí, pero no me puedo resistir a ofrecerle unas olivitas a matemático, -qué ¿hacen?)
prozac said...
Pues parecen unos personajes muy patológicos, chiqui.Judith está presa de unos lazos que la unen a su hermana y no la dejan vivir su propia vida, Joy es capaz de abandonarla por Carlos, pero sin soltarla del todo no se le vaya a desmadrar Y Daniel vive en una ambivalencia poco recomendable. Todo muy sórdido.Entiendo que a Otto no le interese penetrar en el tema, si tiene un día tan ilusionado y vitalista como bien expresa ¡que suerte Otto!En fin, ya nos contarás como termina, pero tus personajes parecen víctimas de un delirio colectivo que como no rompan no les va a deparar nada bueno.A mi me gusta recordar, pero todavía me interesa más experimentar nuevas cosas antes que vivir de recuerdos. Solo cuando estoy cansada me gusta parar y más que evocar el pasado, soñar con un futuro donde me recree en la satisfacción de revivir lo vivido.
Chiqui said...
JOAQUINITA.Antes de hacer un comentario como el que acabas de hacer, me lo tienes que enseñar a mí. Co..no. Lo podría haber usado mañana para el blog. Te quedó perfecto. Te envidio.Lo de la parada del metro es muy típico. Como cuando tropieza uno y no sabe que hacer...Esos casos me recuerdan a la novela de Sábato que tanto me gusta “El tunel” Parece que es la única novela que he leído en la vida. No, pero es de la única que me acuerdo.
cancer said...
Joaquinita yo te aullo lo que haga falta. Tu carta me ha conmovido, y en un día como hoy es muy de agradecer.Siete vidas tiene un gato y la séptima la quiero vivir a tu ladooo....Otto, una copa no, unas cuantas, ya que nos ponemos y la ley del alcohol ha pasado a mejor vida...Después conduces tu que a mi casi no me quedan puntos.Un abrazo a todos, que estoy tierno.
otto said......
y es que el circo tiene esa tristeza, y no me refiero a la decadencia, no, me refiero a la tristeza de la que nace la sonrisa, siempre tímida y vergonzosa antes y después porque allá en otra parte se matan, se destrozan, y eso... ni en tres vidas se cura.
zenobia said...
qué torpeza la mía. anónimo: antes de que tenga que corregirme ya lo hago yo: "espectadora"... con el sentimiento que quería ponerle! en fin, tú me entiendes.
Chiqui said...
PROZAC. Nunca lo había visto como sórdido. Los cuatro son de lo más ingenuo que te puedes imaginar. (Casi como niños) Con sus neurosis, por eso interesantes. Son capaces de hacer algo que los demás no podríamos, pero que en el fondo nos atrae. Ya se que tu eres muy tuya y dirás que tú No( no faltaba más, tienes la vida perfecta)Yo no lo haría pero me gusta soñar en la posibilidad de poder vivir con más de una persona a la que quieres, si no en armonía, en camaradería...no sé lo que digo.No lo veremos, pero algún día ocurrirá.
ninguneador said...
Siempre nos queda la ventana, cancer. Y tiempo. El suficiente, el que decidamos como suficiente.Nadie nos echará mucho de menos. Les va la supervivencia, como a nosotros. Sobrevivimos y con una vida basta.
prozac said...
No me malinterpretes chiqui, a mi me parece perfecto que cada cual viva como quiera, pero esos tres se están cerrando puertas proyectándose los unos en los otros como lo hacen, solo digo eso.Vivir en camaradería está muy bien, nada en contra de eso. ¿Por que no te atreverías?Mi vida no es perfecta, ahora la tengo más o menos controlada, que ya es mucho, pero no siempre ha sido un camino de rosas te lo aseguro.Me espanta un poco la imagen que tienes de mi, sin duda alguna culpa mía porque yo te la he dado, lo que me ratifica que me expreso de una manera poco afortunada.Buenas noches.
Chiqui said...
PROZAC. Lo siento si he sido un poco brusca. La verdad, me llegó al estomago oír de mi amiga que está metida en algo sórdido. Es una excelente persona. Puede parecer un poquito chlifada, pero ¿quién no? En cuanto a mí, que por qué no me atrevo a establecer una relación así, porque no se trata de mí sola…. Esas cosas surgen, no se buscan. Otra vez, lo siento. Tratándose de amigos soy un poco susceptible.
matemático demente said...
"el túnel" es una novela muy mala, doña chiqui, como todo lo de sábato... además es una justificación de la brutalidad del macho y del asesinato "por amor"... ciertamente, no creo que sábato- un tipo que me inspira la mayor simpatía- suscribiese tales impresiones, pero son las que me inspira su novela... las otras dos que escribió son aún peores. y, sin embargo, ah, sin embargo... algo parecido sucede con la novela "los demonios", de dostoievski, una novela malísima- como todo lo que escribió dostoievski- pero que acierta a retratar muy bien el alma negra de "la revolúción"...si de veras entiende usted "el túnel", entonces entiende ese pozo negro, ese abismo siniestro que es el alma del macho... por fortuna para usted, no creo que entienda "el túnel".
Chiqui said...
MATEMATICO, muy condescendiente anda usted a tales horas de la noche.El protagonista busca en Maria una respuesta que ni el puede encontrar: Su propia identidad. ¿Quién es él? ¿Por qué pintó esa ventana? Maria guarda el secreto, ella lo comprenderá. Su existencia quedará justificada cuando ella le explique lo que el no entiende. Ella es la solución a su ansiedad y desesperación. No la mata POR AMOR (no la ama) La mata porque al final no le sirve, porque en el rechazo de ella (imaginado por él) queda implicado el suyo propio. Opta por el asesinato en vez del suicidio. Lo que me interesa de El Túnel es el juego psicológico del personaje, creo que muy bien llevado por Sábato. Nos podemos identificar con los pensamientos circulares y obsesivos del personaje.¿Tiene que haber una única interpretación? No se trata de una demostración matemática. Creo que la interpretación mía será muy distinta a la suya, pero no por eso tenga menos valor. Como hombre, su lectura va a ser muy diferente a la mía. Así como sus experiencias, pasiones, y deseos lo serán también. Se lo puedo asegurar.
MATEMATICO. ME DIRA SI ANDO MUY LEJOS DE SU INTERPRETACION DEL TUNEL. TENGO CURIOSIDAD.

17 comentarios:

Manuel Montero dijo...

Los blogs son monumentos. Dejandonos llevar de las sonoridades.

tu prima dijo...

¡¡Madre mía, prima!!. ¡Qué recuerdos y qué nostalgia de aquellos queridísimos personajes! Zenobia, Prozac, Otto, Cancer, Matemático, ...
Quizás ahora se relean y ni se reconozcan.
En todo caso, coincido con Manuel Montero. Hay que dejarse llevar de las sonoridades.

Chiqui dijo...

Pues, quE demonios quereis decir con eso??

Chiqui dijo...

Que Manuel tiene en su blog una cancion que es como el diablo, tentadora, ya la he oido dos veces y se ,me ha metido en la cabeza y no dejo de tararearla...Por otra parte me impide leer el texto que a colgado

Manuel Montero dijo...

Entonces, bien, volvemos a la mùsica, has encontrado algo màs adictivo que el blog en si mismo, la mùsica... Digo que blog me suena a monumento, como menhir o dolmen, blog. Con lo que tiene de piedad por los que se van, por el pasado. Evidentemente, he recorrido tu entrada transversalmente, porque toma su tiempo, pero lo que has puesto es agradable de leer. La chica de la foto es Louise Brooks ?

Manuel Montero dijo...

Uf, cuando quiero ser coloquial soy doblemente pretencioso, mes excuses.

Chiqui dijo...

Manuel, que momento más enternecedor pillarte diciendo lo de ‘doblemente pretencioso’. Esta es tu casa y te queremos como eres…Tu pretenciosidad, si la hay, es parte de tu encanto.

Y sí, es Luise Brooks. Si leyeras los comentarios (mucho pedir) verías que ‘matemático’ la adora. Mis gemelas son muy parecidas a ella.

Chiqui dijo...

Pues no, no lo 'a colgado' porque no hay H...de dónde lo colgaría?

HA COLGADO...Ahora sí.

Manuel Montero dijo...

Al hilo de la discusion que tuvisteis en 2007, cuando alguien hablaba de la fusionalidad, a proposito de la gemelidad, me viene una lectura : Burbujas (Bulles en la traduccion francesa que he manejado) de Peter Slotterdijk, que le dedica un capitulo.

Este filosofo tiene un razonar muy centrado por momentos en lo corporal, y se reclama heredero no tanto de Freud (al que conoce sin embargo bien, comme il faut...) cuanto de Franz Anton Mesmer, el inventor del magnetismo animal. Si no véase su novela El arbol magico, der zauberbaum, sobre ese médico. Sus libros de filosofia estan ilustrados profusamente.

La historia de las dos gemelas tiene continuacion ?

Manuel Montero dijo...

Las ediciones Allia han publicado en francés la memoria de Mesmer defendiendo el magnetismo animal y es muy emocionante su descripcion de una terapia que seria pre-psicoanalitica.

Manuel Montero dijo...

Y no insistiria tanto si no sintiese que la historia propuesta anda un poco por esas tematicas, Chiqui. Ya sabes que cuando no me siento concernido por la conversacion, me abstraigo...

Elvi54 dijo...

Pero prozac ha estado presente hasta hace poco; ¿qué fue de Prozac, Chiqui? He escrito un rollo larguísimo y no se ha quedado colgado en los comentarios. Me interesaba también por ese Der Zauberbaum, de Mesmer, que mencionaba MM. ¿Puedes ser más explícito a propósito del libro, MM? Me suena tan bien...

Elvi54 dijo...

Ah, no; ya veo. No es de Mesmer sino sobre Mesmer. Es de Slotterdjik or whatever. No sabía que hubiera escrito novelas el filósofo. Escribió "En el mismo barco", ¿no?

Chiqui dijo...

Manuel sería interesante leer algo sobre esa teoría. Veré si hay algo en inglés. Y sí, la historia de las gemelas tiene dos capítulo más…y no estoy al tanto de lo que ha pasado estos dos últimos años. Seguimos en contacto pero de tarde en tarde. Les tendré que dar una llamadita para decirles que han vuelto al mundo cibernético

Chiqui dijo...

Elvi. Sé, de vez en cuando, de Prozac. Creo que no entra al blog porque siente que está desconectada, y porque echa de menos el ambiente de los primeros blogs. De todas formas la verdad es que tiene un trabajo de mucha responsabilidad y trabaja largas horas.

Bastión dijo...

Todo es ponerse, si se quiere volver.
Revolverse y revolcarse.
Levantarse y revirarse.
Salir y entrar.
Largarse y perderse.
Retomar el rumbo y reencontrarse.
Irse y quedarse.
Enloquecerse y enredarse.
Volver a ser y estar. Nada más.

Entrenador dijo...

Pero es que tú no tienes remedio. He ahí el problema.