sábado, junio 04, 2011

En casa.


Este año mi viaje a España ha sido también un largo viaje en la memoria. Quizás por eso me sienta agotada y vacía de vuelta a casa.

Casa. Afortunado el que puede sentirse 'en casa': la casa se lleva dentro, y no consiste de un edificio, unos vecinos; ni siquiera una familia. Yo nunca sabré - aunque tenga indicios - de lo que es sentirse en la propia casa. Por más que mis perros me hayan recibido con ansias de compañía y caricias, y el jardín estuviera esperando que cortara esas ramas que lo detenían en su crecimienento y holgura, me está costando sentirme en casa.

Hace un par de días, recién llegada, sonó el teléfono. Yo dormitaba en el sofá y contesté automaticamente. Al otro lado la voz de mi hijo. Mis respuestas lo debieron confundir: me preguntó que si me encontraba bien; que si debía llamar al 911!

Me di cuenta de la situación: le había contestado en el puro Limbo. Mis preguntas y respuestas no tenían sentido porque ni yo misma sabía dónde me encontraba. Podía ver a mis perros y a la gata, oír la voz de mi hijo...pero no discernía si estaba de visita en Boston o si hablaba desde España... si lo que me rodeaba era España o Boston. Su llamada había coincidido con un impreciso sueño. Lo tranquilicé y le dije que me acababa de despertar y estaba soñando.

¿Cuántos días más antes de volver a la realidad? Supongo que la respuesta depende de mi voluntad.
Mi voluntad no tiene prisa.

20 comentarios:

Elvira dijo...

Qué bonito es abandonarse en el sofá y que el sopor de la siesta confunda la realidad con lo soñado, lo vivido, lo deseado: como en un limbo; eso es. Y bien dicho, como siempre, Chiqui. Bienvenida a tu casa.

Elvira dijo...

http://youtu.be/l_jnOXhDF6c

Chiqui dijo...

Elvi, qué ingenuos los americanos de Wisconsin. Enternecedor.

amalia dijo...

Hola Chiqui, María esstrella.
No creo que sólo dependa de ti el volver a tu compartimiento "Boston".
El tiempo y el espacio se le infiltran a uno y poco a poco uno se acomoda a lo que hay.
Cada vez que vuelvo a Alemania siento un desasosiego que va desapareciendo con el correr de los días...

sofia simões dijo...

Eso, Estrella, concede tiempo al tiempo. Paulatinamente volverás a "casa", transferirás tus sentimientos, percepciones e ilusiones para ese espacio familiar y reconstruirás tu unidad interior, entre dos mundos, patria y matria. La intranquilidad de Ulises es también su riqueza. Habitar en sí tantas posibilidades, tantos caminos. Qué sería de Ítaca se no fuera por el camino? Ánimo.

Chiqui dijo...

Experiencia tenéis, Elvira, Amalia, Sofía (que hermosos nombres) para aconsejar. Todo fue ese estado de duermevela que con frecuencia me resulta angustioso.

Sofia, gracias por tu referencia a Itaca. Ulises parecía saber donde volver, mi caso es distinto; pero sí, lo importante es el camino.

Chiqui dijo...

Estoy descargando las fotos de este viaje y he sentido una presencia a mi espalda. La tele se autoprogramo (?) y silenciosamente ofrecía en la pantalla las imágenes de un partido de tenis.

Cuánto sufrimiento ver a Nadal extenuado y perdiendo en el primer set...
Ahora parece recuperarse. Ese sonido gutural de cada raquetazo es agobiante.
NO SE LO PIERDAN!

Chiqui dijo...

Para FY
...y Rafael Nadal ganó! No doubt about it.
Ojala se pudiera decir lo mismo de los políticos...pero el terreno en que juegan está cubierto de cieno.

Elvira dijo...

Ah, pero, ¿te has perdido el partido de fútbol estre EEUU y España, celebrado en Boston? Chiqui, sólo te lo perdono porque estabas aún recién llegada y desorientada con la experiencia viajera. Que si no...

Chiqui dijo...

Si, Elvi, mi hijo el futbolero me lo anunció un poco tarde. Creo que España los ha apabullado.
Es tiempo de revisar porches, puertas y escaleras...en fin, toda la madera que ha estado expuesta a la nieve de este duro invierno. Nos estamos haciendo viejos para estas tareas.
Quiero un apartamentito con lo esencial; lo antes posible (ASP)

camelot dijo...

Chiqui.Esa foto tan bonita me imagino que es de Espana. Del sur?
Por eso tu nostalgia?

Chiqui dijo...

Camelot, es la foto de la ermita de mi pueblo vista desde la iglesias.
Pero no, si no es nostalgia! Tanto la ermita como la iglesia siguen igual - mejor diría yo - que cuando era niña. El pueblo un poco cambiado, como era de esperar. Y, eso sí, sólo un puñado de seres queridos. El tiempo no perdona a los humanos.

Elvira dijo...

Crónicas de un pueblo; hubo una vez una serie de TVE que se llamaba así. Un tanto chusca, supongo, cargada de defectos; sin embargo, me encantaría ver aunque sólo fuera un episodio. Igual no lo aguantaría. El pasado es pasado, Chiqui. En el presente está tu baza, tu felicidad diaria. Yupiiiiiii

pinguino despistado dijo...

Tienes dos casas, eso es lo que te pasa; casi todo el mundo tiene "casas" por las que va y viene, chiqui. Bienvenida seas a la tuya bostoniana, que bien bonita es.

pinguino despistado dijo...

Tienes dos casas, eso es lo que te pasa; casi todo el mundo tiene "casas" por las que va y viene, chiqui. Bienvenida seas a la tuya bostoniana, que bien bonita es.

Cometa dijo...

Con la casa a cuestas o ligero de equipaje, ir y venir, avanzar y retroceder, buscar, hallar, perder, encontrar, correr, parar, seguir, triunfar, fracasar, sufrir, gozar, todo menos desistir. Volver para volver a salir. Siestas las justas que "el tiempo no perdona a los humanos"
Bienvenida de vuelta Estrella

Chiqui dijo...

Pingüino, de vuelta? y tan despistado como siempre.

Chiqui dijo...

Cometa, así es: levantarse para volverse a caer, o caer para volverse a levantar? "No desistir"...difícil para muchos, pero está bien recordarlo. Gracias.

Angela dijo...

Estrella, que alegria saber que has estado en Espana. Me pongo al dia con tu blog, pero echo de menos esas historias que has contado otros ayos.
Mi hermana y sus dos hijas y yo nos vamos a Venezuela. Fijate lo nerviosas que estamos. Vamos a conocer a familiares de los que solo hemos oido hablar.
Saludos a todos.

Chiqui dijo...

Ángela, que tengáis un buen viaje. Ya verás lo bien que lo vais a pasar. Para tu madre será un regalo las noticias que le traigáis. Un abrazo.