martes, abril 24, 2007

LAS CORTINAS

La dependienta me miró cuando le dije los metros que necesitaba de tela. Era una seda semitransparente, arrugada y con un blanco plateado. Sí, le dije “ya sé que me van a salir caras”. Otras compañeras la rodearon y admiraron el tejido. Ya me conocían: era la señora que en una ocasión compró un trozo de seda incrustada con perlitas para cubrir un taburete…nunca se les olvidó. Les expliqué que era un taburete muy antiguo y especial y no quería que nadie se sentara en él. Les pareció ingeniosa, pero una idea extravagante. De nada valió la explicación; cada vez que compraba algo allí lo consideraban un lujo, un capricho. Casi podía oír -años atrás- a mi abuela : “la niña es muy delicada, muy caprichosa” luego alguien añadía... “pero muy trabajadora”. Para empeorar el comentario seguían…”el niño, tan inteligente y tan guapo…pero ¡qué poco le gustan los libros!” Ayer, después de tres años de colgar con el mismo esplendor que el primer día, y después de tres mudanzas, tenía que lavar las cortinas. Había resistido todo este tiempo porque sabía que su fragilidad era tal que no aguantarían ni el más delicado de los lavados a mano. El primer incidente ocurrió cuando nos mudamos a Boston. Chata (la gata) sólo tenía unos meses y era una funambulista de cuidado. En uno de sus juegos se enganchó en el borde de una de las cortinas. La separé con habilidad pero sus garras dejaron una raya horizontal de una longitud considerable. Como si una afilada cuchilla hubiera pasado por el tejido. Ella sabía lo que había hecho, estaba francamente avergonzada y yo a punto de llorar. Lo esperado y temido empezaba a ocurrir. No es que le quiera dar una vida propia a estas cortinas; la tienen. Cuando vendimos nuestra casa en Nashville, los compradores insistieron en que dejara las cortinas (era lo acostumbrado); decían “es lo que hace la casa”. Estaban dispuestos a no negociar el precio de la casa si las dejaba (podía comprar cortinas para un hotel con el negocio) Primero me cercioré de que tenían el mismo tejido. Las dependientas no podían creer que estaba de vuelta por más en menos de un año. Esta vez necesitaba el doble; la nueva casa tenía más ventanas.

Cinco años después, cuando vendimos la casa de Chicago ya sabía que hacer. Quité las cortinas antes de ponerla a la venta y puse otras menos especiales. Tuve suerte; para esta casa en Boston necesitaba el mismo número de paneles que tenia de la anterior. Las ventanas, agrupadas de tres en tres, forman un semicírculo y hacen que luzcan en forma de cascada plateada, hasta descansar en el suelo. Algunas cubren totalmente la ventana para evitar una vista no querida, otras están entreabiertas enmarcando un rincón del jardín o un árbol…los colores de la casa vecina... La luz pasa tamizada en diferentes reflejos según el tiempo o la hora del día. Con frecuencia me siento por la mañana en el salón, desde donde se pueden ver casi todas las ventanas al mismo tiempo. Me tomo el café, admiro su belleza en conjunto con la preocupación de lo inevitable. Lo inevitable pasó. Dieciocho paneles, tratados con extremo cuidado, una vez sacados de la centrifugadora individuamente los fui examinando uno a uno. Algunos estaban intactos. La tercera parte de ellos tenían las misma rajas horizontales que Chata había iniciado hacia tres años. Estaban por el centro, en forma de tres escaleras; en los lados... Un lado estaba tan deteriorado que tuve que amputarlo de arriba a abajo, pero no quedó mal, se salvó. Todo el proceso fue una operación quirurgica que ejerci con el corazón encogido. A las monjas…que con tan poco placer recuerdo, tuve que agradecer en este largo proceso sus enseñanzas. Sacando hilos del trozo desechado fui cosiendo, uniendo lo que parecía nunca acabar. Mientras unía una raja yo misma producía otro desgarrón por encima o por debajo. Mi paciencia y tozudez han salvado, por última vez, durante unos años más a las delicadas cortinas. Los amigos, familiares, el fontanero, volverán…y dirán ”¡que cortinas!” Sin fallar las mujeres, preguntarán dónde las compré. Los hombres sonríen cuando las miran sin saber por qué. Sólo ustedes y yo sabemos que ahí están colgadas de tal manera que no se les ve ni un cosido. Enterrados entre los pliegues o cubiertos por un mueble, las que peor quedaron, corridas a los lados… Están como el primer día. Tan sólo nosotros sabemos que la próxima vez necesitaran un “extreme make over” o reemplazarlas por otras. El placer y la gracia de vivir con ellas durante más de una década las acompañara al reciclaje o la basura. Así es la vida.

42 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo las lavo metidas en una bolsa gigante hecha con dos sabanas viejas y una crenallera. Asi no se enganchan y quedan muy bien.

Chiqui dijo...

Anónimo, buena idea para las próximas. Estas las tuve que lavar en la bañera una a una. La lavadora que tengo no es de tambor. Tiene una hélice en el centro y hay que distribuir todo alrededor o no funciona. Aquí las de tambor son charísimas, pero cuando se rompa ésta pienso comprar una. Lavan mucho mejor.Gracias

Provoqueen dijo...

Ustedes perdonen si no viene mucho a cuento. Les transcribo esto que dejé donde Azúa pero donde nadie parece tener ganas de echarme una mano. Un saludo

"A ver, unas preguntillas lanzadas al aire, principalmente para los caballeros.

¿Alguien me sabría decir si la actitud esa "tan masculina" de tratar a la mujer como algo de usar y tirar...

...Sigue en boga? (¿No estaba pasando ya de moda?)
...Es más propio de la derecha? ¿O de la izquierda? ¿Es independiente de la posición en el arco ideológico?
...Tendrá que ver, quizá, con la profesión? ¿Los empresarios más que los curritos? ¿Los militares más proclives a los civiles? ¿El sector primario se comporta diferente del industrial o del de servicios?
... varía con la edad? ¿Es más propio en los alrededores de la crisis de los, digamos, 50? ¿Más propio de los jóvenes? ¿De los viejos? ¿Es igualmente válido a cualquier edad?
...O depende solo del sexo, es decir, cualquier hombre por el hecho de serlo, tiene igual probabilidad que cualquier otro de adoptar tal actitud?"

(Hoy, no es que me haya levantado con el pie izquierdo: Peor: ¡hoy muerdo!)

hanako dijo...

provoqueen, nos has puesto unos deberes complicados... así a bote pronto y sin pensar mucho (y sin tiempo), te comento telegráficamente:

- no tengo ni idea de si nos tratan así, yo no me siento así, por lo menos. a lo mejor es generacional.

- últimamente oigo más quejarse a los hombres de esto, dicen que les utilizamos... será cosa de la naturaleza humana, y no de sexos?

- ni idea si es cuestión de ideología, va a ser que me junto siempre con gente de ideología tirando a izquierdas... y me falta perspectiva

chica, no es para tanto... o sí? no sé, bsos

hanako dijo...

claro, estaba pensando (solo un poco) que no entiendo las generalizaciones, me pierdo:
eso de todos los hombres son... o todas las mujeres somos... son conceptos abstractos que no comprendo.

ya paro, es que no tengo ganas de trabajar. astenia laboral??? seguramente. bsos

Chiqui dijo...

RESPUESTA A PROVOQUEN EN AZUA

Provoquen, buen cuestionario. A ver quien lo contesta. Yo no quiero irme al estereotipo pero creo que los peores son los que trabajan en la construcción. Se aprovechan de que están en lo alto de esos andamios y una no puede subir a darles una bofetá.
Le siguen los profesores, no los de aquí que perderían el trabajo si el asunto sale a la luz; pero los españoles creo que siguen ligando más o menos como hace 20 años. Con grandes excepciones. Los escritores usan la imaginación…ya!

Por otra parte, los hombres en este país no te miran ni a la punta de los zapatos. Tanta acción en las películas y por las calles parecen robots. Tampoco me gusta ese extremo. Rejuvenezco cuando voy a España. Claro hay que hacerlo con disimulo...lo de mirar digo.

hanako dijo...

Siempre he sentido admiración al ver trabajar a alguien con sus manos, con la meticulosidad y esmero de un artesano que sabe exactamente lo que tiene que hacer y cuida todos los detalles. Algo así me ha parecido tu texto chiqui, te imagino cuidando de tus cortinas y apreciando su valor. Tal vez sea porque lo he visto en mi madre, que es modista y cose con una perfección y un cuidado dignas de un artista. En contraste, yo soy un desastre, no sé hacer nada bien del todo, descuido los detalles y cuando arreglo una cosa, estropeo otra.

Ya sé, ya sé, Hanako siempre menospreciándose. No es eso, es que soy muy despistada y un poco torpe con todo. MuraKami, hoy te cuento una historia de un día inolvidable (en cierto sentido):

El verano pasado tenía unas zapatillas tipo converse que del uso se estaban abriendo de los laterales. Un día a las 8:00 antes de salir a trabajar se me ocurre la genial idea de pegarlas para que no se sigan rompiendo con un pegamento de contacto que compré en los chinos. Con cuidado estuve pegando las zapatillas y manteniendo unida la zapatilla alejada de mis dedos (por experiencias anteriores ya había aprendido que los dedos pueden pegarse). Dos o tres minutos después dejo la zapatilla en el suelo, en el pasillo y repito la misma operación con la otra. Para que se sequen bien, las dejo un rato y me voy a lavar los dientes.

Cuando voy a coger las zapatillas, una se me queda pegada en el suelo (tarima flotante) y me digo: “no, no es cierto, estoy dormida y esto es una pesadilla, no puede ser!!!”. Pues sí claro que era cierto… empecé a tirar y a pensar que me iba a llevar la placa entera con la zapatilla, sudaba. Por fin después de cinco minutos la goma cede y se queda un trozo pegada al suelo. “No me lo puedo creer, Hanako, mecagën tó”. Encima llegaba tarde al trabajo, asi que salí corriendo. Mis compañeros descojonados, claro (ya me conocen, y cada cierto tiempo tengo una historia de estas que contar, en fin) y yo buscando en google cómo quitar la dichosa goma. Es increíble, encuentras solución a todo: vinagre. Cuando llegué a casa me costó un par de horas quitar la dichosa goma del suelo, venga a frotar. Y claro, qué pasa cuando utilizas vinagre en la madera? Pues eso. Menos mal que la tarima era laminada de esas que dan el pego, se quedó un poco mate, pero con el tiempo me he acostumbrado.

Y así con todo, con el tiempo he llegado a apreciar las cosas rotas más que las nuevas, porque tarde o temprano me las cargo.

Hoy estoy parlanchina, me voy a descansar un rato, tanto hablar me tiene sendienta. Bsos

Chiqui dijo...

HANAKO, pero mujer eso que cuentas le pasa a cualquiera. Efectivamente, ayer, iba cosiendo con cuidado y sólo de mover la tela se iban haciendo otras rajas. No sé de donde saqué la paciencia.

Esta mañana he encontrado una de mis lámparas favorita en el suelo. No se si sería chata o el viento que empujó la persiana y …. No voy a intentar pegarla...todavía sigue en el suelo. Acabo, tengo problemas con el internet. Besos

tu prima dijo...

Tengo una amiga que seguro que diría que un hombre usa a una mujer si ésta se deja, y viceversa. Las viceversas existen. Hay mujeres expertas en utilizar y tirar sin miramientos.

Me encanta esa amiga porque se sale de todos los tópicos y casi siempre lleva razón.

Tengo otra amiga que diría que lo de usar y tirar es lo mejor que se puede hacer en todo caso; ella lo practica y no echa de menos la permanencia. Supongo que cambiará de opinión con el tiempo y que hoy no pensaría lo mismo si fuera ella la desechada.

A mi me gustaría que se inventasen las cortinas-cascadas-plateadas de un solo uso. Muy baratas, pero de un maravilloso efecto; y, cada dos meses, a la basura. Solución poco ecológica y, probablemente, nada elegante ni sofisticada, pero como es imaginaria me la apaño a mi gusto. Mis cortinas serían mundialmente admiradas y reconocidas, se fabricarían de residuos tóxicos que se convertirían en inocuos en el proceso de fabricación y al contacto con el resto de la basura, se volatilizarían.

Hanako, me encantan los zapatos viejos y rotos. Con los nuevos no puedo andar.

Chiqui dijo...

HOLA PRIMA, a punto estaba de llamar por si pasaba algo en la familia. Hombre, no que tengas que pasar todos los días.
Lo de usas y ser usado. Nunca nos pondremos de acuerdo. En la mayoría de los casos no es tan blanco y negro, no crees? En el término sexual los hombres, sin lugar a duda lo tienen más fácil. Le dan menos importancia, vamos como que no cuenta...a no ser que los sentimientos entren e por medio. Yo no soy experta y me confunde mucho el tema.
Cortinas baratas y bonitas las hay.
No de usar y tirar pero de ponerlas en la lavadora y colgar...
Creo que todo esto de la casa esta más caro en España que aquí

Chiqui dijo...

MA SALE UN CARTELITO DICIENDO QUE MI CONEXION CON INTERNET ES CASI NULA.POR ESO LOS ERRORES...VOY DE PRISA POR SI SE ME VA.

tu prima dijo...

Quizás para nosotras no. No sea blanco o negro. Pero para otros y otras que yo conozco, es claro como el agua y no se andan con paños calientes. Cuestión de sensibilidades.

Muchos jóvenes no entienden y niegan la diferente concepción del sexo que apuntas respecto a hombres y mujeres.

No voy a dar mi opinión en este tema. Hablaba por boca de otros. En estos asuntos fácilmente se desvela un poco de la propia experiencia y no me apetece.

Chiqui dijo...

Bueno, la opinión y la experiencia no tienen que estar igualadas. Yo puedo admirar un cuadro o cualquier obra de arte, dar mi opinión, y no poder ni sujetar un pincel!, pero… entiendo lo que dices.

¿Alguien sabe cuándo acaba la feria del libro? La verdad es que lo puedo ver en Google, no os molestéis.

prozac dijo...

Lo de usar y tirar está obsoleto, creo yo. Ya no pueden aunque quieran.

La maldición bíblica de las mujeres era "Parirás con dolor" y la de los hombres era "Ganarás el pan con el sudor de tu frente".

Desde que las mujeres parimos sin dolor gracias a la anestesia epidural y nos hemos apropiado de la maldición de ellos, los hombres se han quedado sin argumentos para mangonearnos, utilizarnos y desehecharnos cuando les place. No pueden, tenemos demasiados recursos para ser utilizadas engañosamente. Yo ahora conozco más víctimas masculinas que femeninas en cuestión de sentimientos. C'est la vie.

Tranquila, la feria del libro aun no ha empezado, Chiqui, no están ni las casetas. Suele ser de mediados de mayo a principios de junio, más o menos. Coincide con la feria de San Isidro (toros) Si vienes en Mayo puedes ir a los dos sitios.

Chiqui dijo...

PROZAC. A PROVOQUEN le va a gustar tu comentario...pero no exageres, tampoco hay que llamarlos victimas!
Se dice que los hombres son buenos profesores y nos han enseñado muy bien...las mujeres han tardado un siglo en aprender pero lo han hecho. Tampoco hay que generalizar, las excepciones andan por todas partes.

Me confundí con la feria del libro en Barcelona que creo que empezó el 23. Es que hace años que no me paseo por el Retiro durante la feria del libro. No es que vaya a comprar, sólo curiosear. Besos

hanako dijo...

hace mucho tiempo discutía con un amigo sobre machismo / feminismo y él me decía que las mujeres nos hemos convertido en hombres. al principio no le entendí, y hasta me cabreó un poco el comentario, pero después me dí cuenta de que tenía razón:

la mujer ha luchado no para cambiar el mundo, mejorarlo, sino para incorporarse al que ya existe, igualarnos al hombre y en esa adaptación hemos asumido tanto los aciertos como los errores. seguimos viviendo en un mundo de hombres, nosotras nos comportamos igual. estos temas son siempre un poco coñazo, parece que estuviéramos peleados o en posiciones antagónicas. me cansan.

ahh, si pudirera elegir me haría ardilla... me tendré que convertir al budismo, estaré a tiempo?. al final terminaré como Woody Allen, viendo una peli de los hermanos marx.

prima, estoy de acuerdo con tus amigas, no hay problema en usar y tirar si los dos están de acuerdo: complicado, normalmente uno de los dos siempre quiere más o distinto. creo que las nuevas generaciones lo resuelven mucho mejor (no quiere decir que sea mi experiencia, es mi opinión). bsos

Chiqui dijo...

HANAKO. Buenas tardes para ti. La próxima vez que hables con tu amigo le dices, de mi parte, que la igualdad de derechos no convierte a las mujeres en hombres.Yo que soy antifeminista reconozco eso. Cualquier ser humano que haga un mismo trabajo, sea cual sea su genero, debe ser pagado igual si se cumplen las mismas condiciones. Eso no ocurre hoy, no en EE.UU.
Por lo demás, las mujeres, creo, somos bien diferentes a los hombres, eso lo tengo muy claro y la diferencia es lo hermoso de la convivencia de los dos géneros.
Llevas razón, es un coñazo opinar sobre esto. Los hombres tienen miedo a perder el poder, que es lo que los hace más hombres.

hanako dijo...

hola chiqui, la verdad es que he expresado bastante mal la idea y no creo que se entienda: cuando hablo de que las mujeres nos hemos convertido en hombres, me refería a los roles masculinos que la sociedad (que somos nosotros) nos marcan. roles masculinos en el trabajo, en las relaciones familiares, sociales... sobre todo en el mundo laboral, y no hemos sabido crear o cambiar éstos. la igualdad nos hace iguales tanto para bien como para mal, nosotras también tenemos nuestros defectillos, no? de poder no sé nada, nunca me ha interesado.

y vive le différence!(por supuesto)

bueno, dejo aquí a unas amigas que bailan y cantan con gracia y salero (parecen sevillanas)

http://www.youtube.com/watch?v=VONSLzLE24Y

bsos

Chiqui dijo...

MUY SIMPATICAS. Hanako, no sólo te cambias de nombre, ahora te ha dado por lo japonés? No te preocupes en cuanto al tema. Básicamente pensamos muy parecido, te lo aseguro.
Oye donde está Makurami o era Kamurami...que vergüenza esto de mis dislexia.

Acabo de dejarle un mensaje a un amigo y lo estaba haciendo en español. Cuando le quise decir mi número de teléfono, en español, no me salía. Sólo me sale en inglés. Tuve que colgar, escribirlo y volver a llamar.
Qué te parece? Buerno, me da igual, no es que tenga que impresionarlo. Si no lo hice hace 20 años....

provoqueen dijo...

Bueno, ayer os iba a contestar, Hanako y Chiqui, pero este cacharro no me dejaba publicar. Ahora sí, y tengo muchas más contribuciones a las que dar las gracias.

Lamentablemente, un duelo súbito no permite que mis ideas fluyan con claridad. En fin, voy a intentarlo.

Si, yo también creía, Hanako, que esto eran cosas del pasado. De ahí mi extrañeza.
Por vuestras respuestas, parece que los jóvenes se quejan de lo contrario; y si a los más mayores (salvo que tengan profesiones de prestigio, escritores, profesores) se supone que se les presentan pocas buenas oportunidades... imaginemos que las intentarán conservar. Entonces, en cuestión de edad parece que lo más típico para el "usar y tirar" debe andar por la mediana edad.
Sigamos. Parece que en los entornos izquierdosos es donde la cosa suena más extraña (era mi caso, pardilla de mí, nunca me había ocurrido). De derechas y alrededor de los 50. Bien. Más en España que en USA. También cuadra. En cuanto a profesiones: Chiqui apuntaba a factores coadyuvantes como el prestigio, o bien, que ofrezcan un parapeto donde se encuentran a salvo (las alturas de la construcción). ¿Las armas pueden considerarse parapeto protector? Supongo que sí. Eso nos lleva al gremio militar, también nuevo y desconocido para mí.

Vaya, me he enfrentado al perfil típico, sin saberlo más que a posteriori. Nunca deja una de aprender. Maldita curiosidad de etnógrafa.

Pues sí, señoras, eso que casi casi parecía ya una leyenda urbana, existe: "No me ahorro ni una sola mentira en pos del objetivo; te llamo todos los días, te apoyo en todo, soy un dulce compañero, (sub)oficial y caballero; bromeamos, nos reimos... follamos... y si te he visto no me acuerdo. Se acabaron las risas, las conversaciones, el buen rollo, las llamadas. Marca en el cetme, una más al haber, y a otra cosa mariposa. Total, tres semanas".

¿Es porque una "se deja"? Sí, supongo que sí.

Pero de verdad que me gustaría que me respondiese algún caballero: ¿Tienen un gen del "si te he visto no me acuerdo"? ¿Si disfrutaban de la compañía de una mujer... a qué viene desaparecer de pronto? ¿O es que no disfrutaban, y sólo fingieron, como dicen que hacemos nosotras con algunos orgasmos solo que al revés (ellos fingen todo el resto del tiempo salvo unos segundos)?

Créanme, estas cosas aún pasan. No me tengo por tonta, pero ha quedado claro que se me puede engañar. Ya saben: no se fíen ni de un pronombre que les diga un tipo que acaben de conocer y que responda a ese perfil: español, de derechas, alrededor de 50 años...

Voy a correr y a dar puñetazos a algo hasta que se saturen mis ganas de hostiar a alguien.

Chiqui dijo...

PROVOQUEN, que bueno leerte por aquí. Yo soy muy desconfiada, no me fío de ningún hombre... por qué será, no es que haya tenido malas experiencias...sólo en la imaginación. Pero creo que tengo buen instinto y me he salvado de alguna de ellas. Hay hombre por aquí (mi blog) pero veo que hoy ninguno sale. Mujeres que valen un Potosí (mejorando las presentes) pero que estarán ocupadas. Yo soy una romántica, obviamente trasnochada, y me gusta la teoría (poesía) más que la acción. Siempre temí dañar a alguien. No me puedo quejar...pero tengo que admitir que soy un poco rarita y no me gusta compartir mi intimidad a no ser que sea con Becquer o Lope. Con esto te lo digo todo. Espero que tengas más respuestas. Eres una mujer admirable.

hanako dijo...

provoqueen, entiendo tu cabreo y tu razonamiento. gilipollas hay en todas partes y parece que has tenido una mala experiencia.

bueno, yo como consejera es que no me veo, pero haré lo que pueda: ayer intentaba explicarlo contestando a la prima, el problema es que parece que no funciona el tema de "usar y tirar" a no ser que los dos estén de acuerdo. Enfádate conmigo si esto te sirve para liberar mala leche, pero es el eterno problema de siempre. Espero no caer en el tópico y en las generalizaciones (que no me gustan nada), pero creo que el problema es distinguir entre amor y sexo (sigo en el terreno de la opinión, no de mi experiencia). Probablemente el tío solo quería sexo y se acabó, pero parece que te ilusionaste. Siento que acabara así, pero a la larga a lo mejor es mejor para tí, no crees?

Nadie puede hacerte sentir lo que no eres y tú no eres de "usar y tirar", asi que olvídalo pronto y sigue adelante.

bsos

soledad dijo...

Hay que tener mucho cuidado con el nivel de implicación. En todo. Y más en cualquier relación humana. Siempre hay un pequeño desequilibrio. Es inevitable. Pero el desastre surge cuando el desnivel pasa a ser un plano completamente distinto. Entonces la parte sentimentalmente más implicada está condenada a sufrir. Por eso es tan importante conocer en profundidad a la otra persona. El problema es que solemos juzgar a los demás por nuestro propio rasero y nos dejamos engañar por nuestros sentimientos, que actúan como un peligroso distorsionador de la realidad. Si te encuentras sola, tiendes a creer que él también. Si te ríes con él, tiendes a creer que el ríe contigo. Si piensas que es una buena compañía, inmediatamente le atribuyes idéntico pensamiento respecto de ti. Y el batacazo es tremendo. Quizás el señor de turno ni siquiera se ha preocupado de engañarte, sino que el engaño ha surgido por generación espontánea, avivado por tu propia necesidad.

otra víctima dijo...

Lo mejor es llorar mucho. Así se olvida antes y cuanto antes se olvide, antes vuelve la capacidad de reirse.

Los Tenorios están ahí, como siempre. Seres egocéntricos que buscan un placer inmediato que nunca les satisface durante mucho tiempo porque su inmadurez e incapacidad de querer les lanzan compulsivamente a una nueva conquista. Lo bueno es que en su propia naturaleza llevan su castigo, ya que no pueden sentir el amor verdadero. Lo malo son las víctimas que van dejando.

Siempre me sorprende ver como caen en sus redes grandes mujeres, inteligentes y expertas, no solo inocentes y jóvenes monjas.

la reina de corazones dijo...

¡Qué les corten la cabeza!

verdugos y víctimas de la vida dijo...

y lo que nos queda por llorar

ira dijo...

Pues los verdugos que se harten hasta que se les agoten las lágrimas y tengan que llorar sangre.

soberbia dijo...

Conmigo no podrán, ni unos, ni otras.

pereza dijo...

Me voy a dormir.

intercambiables somos todos dijo...

nunca digas de esta agua no beberé

cervecero dijo...

de esta agua beberé pues la cerveza terminé

paria dijo...

PROVOQUEEN:

A mi me parece que ese tío que te ha desilusionado tanto no es es típico Tenorio a la caza del polvo. Nadie se esmera tanto hoy en día como cuentas tu que hizo él para conseguir un simple revolcón.

Mi impresión es que te entró ilusionado, a tí te gustó y empezásteis una relación que iba tan bien que se acojonó y dió marcha atrás. Cobardes que reculan cuando el objetivo les sobrepasa sigue habiendo, el tío será un inseguro de los que sabe que si te deja conocerlo mejor, pasada la época de cortejo te iba a defraudar seguro.

No lo lamentes, nena, eras demasiado para él. No tiene nada que ver con el usar y tirar de antes. El especimen del que te quejas tú abunda cada vez más, el mundo está lleno de mediocres que se rajan ante objetivos que les sobrepasan. Ni derechas ni izquierdas ni prestigio ni zarandajas de esas, simplemente idiotas, hay mucho idiota suelto.

Coco Becerra dijo...

Provoqueen, al generalizar pareces buscar defenderte de esta desgracia pasajera. Si todos los hombres fuéramos iguales tendrías de tu parte la salvación del "es lo que hay, no hay otra cosa". (Lo que, bien visto, sería una condena, por supuesto). Pero sí la hay, claro, (si no, es posible que ni te doliese). Sin la costra de la generalización, la desgracia queda desnuda; hay que afrontar el "me ha tocado a mí".
Por otra parte, puede que viniera bien analizar qué te ha traicionado a ti en este caso. (Lo que te haya traicionado de la otra parte puede ser más claro, y por eso enseguida dolerá menos). ¿Qué víscera te ha traicionado? ¿La cordial, la genital, la mental? (Es un principio, un ejemplo, no una tabla de multiplicar...).
Contando con los datos que ofreces, (tampoco creo que quisiera más detalles; el pudor me funciona a veces en sentido inverso) me atrevo a lanzar alguna idea:
Parece que hayas escogido "caer" con un estereotipo de lo opuesto, lo que no te cuadra. Si fuera así, -más que caer te habrías tirado de cabeza- puede que pretendieras salvarlo (de sí mismo), convertirlo a la luz de tu verdad, y/o bien puede que quisieras confirmar de una vez lo que tu experiencia, intuición y hasta prejuicios (porqué no) te vinieran diciendo.
Son un par de ideas tópicas, pero los clásicos lo son por algo. Espero que recordártelas te sea de alguna utilidad, Provoqueen.

Como ves no contesto al cuestionario, me parece que al personalizar ha quedado obsoleto. De todas formas, me parecía absurdo -ya me conoces algo-. Es como si a algún tipo (a mi no, yo soy muy fino) le diese por preguntar, por ejemplo, quienes ofrecen una prestaciones eróticas más jugosas, si las de falange o las troskistas. Absurdo y escasamente elegante.
Un saludito, Provo, Chiqui y el resto de personal.

Y, como creo que dijo alguien:
Nunca digas, ¡de esta agua no, bereber!

Chiqui dijo...

Pero bueno, no puede una ni ir al supermercado. En cuanto me escapo me pierdo lo mejor.
SOLEDAD, sigue dándole vueltas al asunto y te quedaras solo. No sé por qué, creo que eres un él, las mujeres no piensan así, somos mas apasionadas y más decididas, por eso que nos damos los batacazos, pero nos recuperamos antes.

OTRA VICTIMA, llorar es un buen remedio. Yo lo hice a los 20 y me quede tan contenta. Ahora pienso: si me hubiera casado con el tal....?
Qué desastre y aburrimiento!

A LOS PEQUES me los voy a saltar porque andan de cachondeo...que también lo necesitamos.

PROZAC. Nunca fallas, yo creo que el caso que tú expones es el más común. Menos Don Juanes y más hombres demasiado precavidos.
Claro que también están los que se lo toman a lo loco...y… a veces sale bien. Buenas noches a todos y gracias por velar el blog por mí!

Coco Becerra dijo...

Se me olvidaba la canción...
http://www.youtube.com/watch?v=82ecB5CxUyI

Chiqui dijo...

COCO, que sorpresa.Empiezas en tono de guasa pero te pusiste serio. Le das tela para pensar a Provoquen. Te lo agradecerá. Los hombres no han contestado, aunqueaquí creo que hay alguno disfrazado.

Me gusta tu blog. Espero que tengas éxito en el negocio de los videos. Si quieres puedo poner tu enlace aquí. Un abrazo

Coco Becerra dijo...

Sorpresa, sorpresa, Chiqui...He preferido contestarle a Provoqueen aquí porque se ha mostrado más que en Azúa.
Eso que dices de que los hombres no contestan...pues, para ser precisos, en este caso se nos preguntaba -de una manera nada precisa- a los hombres por otros hombres: por el resto de ellos. Eso, por ser demasiado extenso, no tiene una única respuesta que es lo que parecía buscar Provoqueen. Por eso, tal vez, puede haber sonado a pregunta tendenciosa, con respuesta ya incorporada.
Y ya que lo pide, pues sí, a ver si le damos que pensar, entre unos y otras.

Bona nit, Chiqui.

hanako dijo...

chaepau!!! caballeros: soledad, victimas y pecados varios, cervecero, paria y coco. una se siente un poco estúpida después de leeerles. (lo digo por mis comentarios, no me malinterpreten)

luego dicen que los hombres no saben expresar sentimientos (otro tópico, jajaja). bsos

provoqueen dijo...

Gracias a todas/os. Me encuentro mejor.

Coco: gracias. Es evidente que el "cuestionario" era irónico y tendencioso, yo ya sabía la respuesta (no pretendí ofender, creí que estaba claro). Digamos que pretendí, como otras veces, conjurar el dolor con el humor, sin darme cuenta de que quizá estaba ofendiendo al género masculino en general. Lo siento, a veces una en su cabreo se lleva por delante a quien no debe.

Lo de buscar un perfil sociológico pretendía ser una solución de compromiso entre el echar la culpa al género masculino en general ('todos los hombres son iguales'), y el singularizar completamente. Si no todos los hombres son iguales pero algunos se comportan de una determinada manera (si el tópico y el mito del Tenorio existen...) ¿dónde están las claves para ese comportamiento? ¿De qué variables depende?

Sobre mi experiencia fallida, lo de "buscar a un tipo muy distinto" es cierto que me resulta un aliciente, pero no "para enseñarle mi verdad", sino para encontrar las claves y experimentar el verdadero respeto y aceptación del otro. Quizá fue él quien quería llevarme hasta "su verdad", y en lugar de ello la vio peligrar. Vaya usted a saber.

Se cuenta una anécdota de Azaña y su mujer: él, ateo convencido; ella, católica de comunión diaria, al parecer eran un matrimonio muy unido, donde el propio don Manuel le urgía a su mujer o llegaría tarde a misa. Me parece precioso. Quise probarlo, supongo.

En este sentido, durante el breve tiempo que esta cosa ha durado, la sorpresa era compartida (un huevo y una castaña juntos y sin embargo "funciona"... ¡lo decía él, muerto de risa!), parecía que ese respeto era posible, gracias al sentido del humor. No, no me reía yo sola. ¿Se puede fingir la risa abierta? ¿Puedo habérmela inventado? No creo, pero quién sabe, está visto que me queda mucho que aprender, también sobre mí misma. ¿No me ha engañado nadie salvo yo misma? Puede. Sólo en parte. Creo. Gracias, Soledad, exploraré un poco más.

En fin, gracias a todos. Perdonen por esto del consultorio a lo Elena Francis.

De todas sus sugerencias y reflexiones, creo que en este caso concreto la que más podría ajustarse es la de Paria. El tipo entró ilusionado y se iba sorprendiendo cada vez más de que fuera posible lo de un huevo y una castaña juntos. Se acojonó... supongo... vaya usted a saber.

Llorar... ya me gustaría, pero como dice Chiqui ya no tengo 20 años. Me cuesta. Supongo que todo esto de compartirlo con ustedes, es mi manera de llorarlo.

Gracias, una vez más, a todos por aguantarme. Y mis excusas a los caballeros que se hayan podido sentir ofendidos. Un beso Coco.

Chiqui dijo...

PROVOQUEN. Sin darme cuenta me salté tu segunda entrada donde personalizas el caso. Eso lo cambia todo. Me lo habría tomado más en serio. Como te dije, no me fío mucho de los hombres, en el plan sentimental. Yo, desde luego no daría el primer paso a no ser que lo tuviera bien claro. Me estoy contradiciendo porque me casé después de un par de meses de conocernos, pesé: si sale mal pues a dejarlo y volver a lo mío (ya había decidido que el matrimonio no era para mi) Locuras de la edad, una se cree invencible a los 24. Pero no salió mal.
Hoy día, a mi edad, soy más cínica. No me casaría y las aventuras me las tomaría despacio y con precaución. Puede que Prozac tenga razón, el tío se acobardó cuando la cosa empezó a ponerse seria…vete a saber. También están los que les gustan las cosas difíciles y una vez que consiguen lo que quieren “a otra cosa mariposa” (curioso, esa frase la traje yo al boomerang (creo) y veo que se repite. Si la persona te interesa de verdad, lo mejor es tomarse las cosas con calma…y no hacerte muchas ilusiones. Llevas razón, en la situación que describes. Por otra parte quizá le debes dar tiempo a esta persona para que se aclare, quizá no conoces bien su situación. Pero chica, tres semanas se olvidan fácil; alégrate que la cosa no duró más si el resultado iba a ser el mismo. El tiempo es un buen compañero, lo cura casi todo.

Chiqui dijo...

PERDON, DONDE DIJE "PROZAC TENGA RAZON" DEBE DECIR "PARIA TENGA RAZON"

Provoquen, ya veo que nos hemos cruzado escribiendo. Me alegro de que te encuentres mejor. Me voy a dormir!

Anónimo dijo...

Cortinas México es líder en el mercado de cortinas de aluminio en el país, ya que es la única empresa fabricante.

La historia de Cortinas México, referente a las cortinas de aluminio, se remonta a finales de los años 80s. En esas fechas Cortinas México empezó a importar este tipo de cortinas, siendo la primera empresa en introducirlas al mercado. Mas adelante, a mediados de los 90s, la empresa empezó a fabricar estas cortinas en su propia planta, estableciéndose así como líder indiscutible del mercado de cortinas de aluminio en el país.
para mas información visitarnos en:
http://cortinasmexico.com/cortinas-de-aluminio-enrollables/cortinas-de-aluminio.html